BLOGS

El regalo sorpresa de los Reyes Magos y sus 8 formas de reducir la factura de la luz

¿Cómo se han portado los reyes contigo este fin de semana? Hay algo que no pediste y te llegó en el pack de 2013 te hubieses portado bien o no: el “tarifazo” de la luz y el consiguiente incremento del 3% de media en tu factura. Lo más astuto cuando te ha caído un regalo que no te gusta es portarte mejor para tratar de que los siguientes te desagraden menos. Y teniendo en cuenta que antes de volver Papá Nöel recibirás al menos una docena de cartas con otros regalos indeseados, será mejor que consumamos energía de forma más inteligente. 1.	Aíslate contra el gasto innecesario: el aislamiento de puertas y ventanas contra las pérdidas de calor es clave para reducir tu consumo. Lograrás mantener el calor dentro de casa si colocas burletes, como te contaba en este post, u otras soluciones como masilla o silicona en ventanas y puertas. Si tu presupuesto es mayor y te estabas planteando acometer una reforma para mejorar tu hogar, también puedes instalar ventanas de PVC y doble acristalamiento, mucho más eficaces y rentables a largo plazo. 2.	La calefacción, mejor a temperatura constante. Sé que en este punto hay opiniones para todos los gustos, pero mantener en tu casa un calor estable para evitar esfuerzos bruscos (y caros) en diversos momentos puede ahorrarte hasta un 7%. Puedes probar a regular tu temperatura a 18º/20º C durante el día y entre 15º y 17º C por la noche, comprobar la sensación y la comodidad térmica que te proporciona y compararlo con el gasto anterior, para confirmar si es una buena solución para ti. Por supuesto, esta idea tiene sentido solo si hay movimiento en tu hogar durante todo o gran parte del día. Si nadie disfruta de él durante la jornada de trabajo, reduce al mínimo la exigencia a la calefacción durante ese momento. 3.	¿Lo estás usando? Entonces, ¿por qué está encendido? El botón de standby y su compinche el mando a distancia son los peores inventos para nuestra barriga… y para nuestro bolsillo. Dejar la tele, el DVD, la TDT, la consola y hasta al toro y la bailaora que viven sobre la tele pendientes de tu próximo movimiento conlleva pagar sus respectivos sueldos en forma de lucecita y detector de ondas siempre encendidos.  La solución: enchúfalos todos a un solo ladrón con botón único de encendido y apágalo cuando no estés en casa o te vayas a la cama (de paso harás una sentadilla durante el proceso, ¡y ese consumo sí es bueno!). 4.	El router te hurga en la cartera cuando no miras… El otro día un amigo descubrió que un vecino le estará “robando” la conexión a Internet y por eso últimamente le iba tan lenta. Le dije que el vecino no era el único “ladrón” en esa ecuación: tener el router encendido las 24 horas si no nos conectamos más que unas pocas horas supone pagar unos cuantos euros más al año. Así que añade el router a la colección de aparatos anteriores e invita a tu vecino a comparar ofertas de operadoras. 5.	Hay otra cocina light que también adelgaza, pero tus facturas. Podemos llamarla cocina inteligente y supone optimizar el consumo de tus aparatos de preparación: emplear tapaderas u ollas exprés para reducir el tiempo de cocción, por ejemplo. Emplea el calor residual en hornos y fuegos para terminar de cocinar o mantener caliente (e igual con la plancha). 6.	Tu frigorífico no necesita provocar una nueva glaciación para conservar bien ese tomate. Unos 3º C serán suficientes para mantener en buen estado tus alimentos (a partir de los 4º C se fomenta el crecimiento bacteriano), e incluso un exceso de frío puede deteriorar antes sus propiedades. Comprueba otras ideas para optimizar tu uso de este electrodoméstico aquí. 7.	¿No sueles mancharte? Entonces no necesitas castigar más la ropa lavándola con agua caliente, y el agua fría en cada lavado supondrá un ahorro importante. ¿Vas a calentar un vaso de agua o leche? El microondas te lo dejará mucho más barato que la vitrocerámica. 8.	Dios dijo “¡hágase la luz!” y después, creó el LED para ahorrarse una pasta en ella. La iluminación supone el 4% de la factura. Y mantener en condiciones bombillas y electrodomésticos mejorará mucho la eficiencia de tu hogar.  No esperes: ve haciendo méritos para que la próxima carta que abras se porte mejor y no te pida aquel Ferrari rojo que pagaste ese enero tan crudo que hacía un Aprende con el mejor profesional del hogar de Reparalia cómo ahorrar dinero en tu factura de la luz cada mes. Estas ideas y consejos optimizarán el consumo de tu hogar, reduciendo tus gastos.frío que rascaba… ¡el bolsillo!  ¿Se te ocurren más formas de evitarlo?

¿Cómo se han portado los Reyes contigo este fin de semana? Lo sé. Hay algo que no pediste y te llegó en el pack de 2013 te hubieses portado bien o no: el “tarifazo” de la luz y el consiguiente incremento del 3% de media en tu factura.

Lo más astuto cuando te ha caído un regalo que no te gusta es portarte mejor para tratar de que los siguientes te desagraden menos. Y teniendo en cuenta que antes de volver Papá Nöel recibirás al menos una docena de cartas con otros regalos indeseados, será mejor que consumamos energía de forma más inteligente.

Aprende con el mejor profesional del hogar de Reparalia cómo ahorrar dinero en tu factura de la luz cada mes. Estas ideas y consejos optimizarán el consumo de tu hogar, reduciendo tus gastos.1. Aíslate contra el gasto innecesario: el aislamiento de puertas y ventanas contra las pérdidas de calor es clave para reducir tu consumo. Lograrás mantener el calor dentro de casa si colocas burletes, como te contaba en este post, u otras soluciones como masilla o silicona en ventanas y puertas. Si tu presupuesto es mayor y te estabas planteando acometer una reforma para mejorar tu hogar, también puedes instalar ventanas de PVC y doble acristalamiento, mucho más eficaces y rentables a largo plazo.

2. La calefacción, mejor a temperatura constante. Sé que en este punto hay opiniones para todos los gustos, pero mantener en tu casa un calor estable para evitar esfuerzos bruscos (y caros) en diversos momentos puede ahorrarte hasta un 7%. Puedes probar a regular tu temperatura a 18º/20º C durante el día y entre 15º y 17º C por la noche, comprobar la sensación y la comodidad térmica que te proporciona y compararlo con el gasto anterior, para confirmar si es una buena solución para ti.

Por supuesto, esta idea tiene sentido solo si hay movimiento en tu hogar durante todo o gran parte del día. Si nadie disfruta de él durante la jornada de trabajo, reduce al mínimo la exigencia a la calefacción durante ese momento.

3. ¿Lo estás usando? Entonces, ¿por qué está encendido? El botón de standby y su compinche el mando a distancia son los peores inventos para nuestra barriga… y para nuestro bolsillo. Dejar la tele, el DVD, la TDT, la consola y hasta al toro y la bailaora que viven sobre la tele pendientes de tu próximo movimiento conlleva pagar sus respectivos sueldos en forma de lucecita y detector de ondas siempre encendidos.

La solución: enchúfalos todos a un solo ladrón con botón único de encendido y apágalo cuando no estés en casa o te vayas a la cama (de paso harás una sentadilla durante el proceso, ¡y ese consumo sí es bueno!).

Tu router te roba energía en todo momendo: todas sus luces y su gestión de datos, multiplicada por 24 horas al día, supone un gasto innecesario que puedes cortar cuando no lo estés usando.4. El router te hurga en la cartera cuando no miras… El otro día un amigo descubrió que un vecino le estará “robando” la conexión a Internet y por eso últimamente le iba tan lenta. Le dije que el vecino no era el único “ladrón” en esa ecuación: tener el router encendido las 24 horas si no nos conectamos más que unas pocas horas supone pagar unos cuantos euros más al año. Así que añade el router a la colección de aparatos anteriores e invita a tu vecino a comparar ofertas de operadoras.

5. Hay otra cocina light que también adelgaza, pero tus facturas. Podemos llamarla cocina inteligente y supone optimizar el consumo de tus aparatos de preparación: emplear tapaderas u ollas exprés para reducir el tiempo de cocción, por ejemplo. Emplea el calor residual en hornos y fuegos para terminar de cocinar o mantener caliente (e igual con la plancha). ¿Vas a calentar un vaso de agua o leche? El microondas te lo dejará mucho más barato que la vitrocerámica.

Tu frigorífico no necesita generar otra Glaciación para mantener ese tomate apetecible durante unos días.6. Tu frigorífico no necesita provocar una nueva glaciación para conservar bien ese tomate. Unos 3º C serán suficientes para mantener en buen estado tus alimentos (a partir de los 4º C se fomenta el crecimiento bacteriano), e incluso un exceso de frío puede deteriorar antes sus propiedades. Comprueba otras ideas para optimizar tu uso de este electrodoméstico aquí.

7. ¿No sueles mancharte? Entonces no necesitas castigar más la ropa lavándola con agua caliente, y el agua fría en cada lavado supondrá un ahorro importante. Recuerda: los programas largos consumen más agua y electricidad, y están pensados para lavar ropa realmente sucia, como la de los niños o los deportistas. Para tu día a día, un ciclo corto de entre 15 minutos y media hora con agua fría cumplirá con creces.

8. Dios dijo “¡hágase la luz!” y después, creó el LED para ahorrarse una pasta en ella. La iluminación supone el 4% de la factura. Y mantener en condiciones bombillas y electrodomésticos mejorará mucho la eficiencia de tu hogar.

No esperes: ve haciendo méritos para que la próxima carta que abras se porte mejor y no te pida aquel Ferrari rojo que pagaste ese enero tan crudo que hacía un frío que rascaba… ¡el bolsillo!

¿Y a ti? ¿Se te ocurren más formas de evitarlo?

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jordi

    grano a grano se hace paella, lo del router descarao que tiene que consumir un huevo siempre encendido. Algunos como el de la foto parecen un ovni!

    09 enero 2013 | 11:58

  2. Dice ser malena

    tiene razón con respecto a lavar la ropa con programas cortos y suaves. Si solo hay que quitarles el sudor diario u olores como el tabaco y poco más con ciclos cortos se ahorra tiempo, dinero y encima se maltrata menos la ropa.

    buenos consejos

    09 enero 2013 | 12:57

  3. Dice ser Adrian

    Yo estropee una televisión por apagar la y encenderla todo el rato ya que no están preparadas para tener que encenderse desde el principio tantas veces… Menos mal que tuvo arreglo pero fueron 50€, además el técnico me dijo que gastaba menos en standby que encendiéndose desde el principio… Así que al menos con los electrodomésticos medianamente modernos no recomiendo apagar los del todo al menos aquellos que se queden en standby que a lo mejor tienen sus razones porque mi DVD si que se apaga del solo y no se queda gastando nada no hace falta desenchufarlo.

    09 enero 2013 | 13:52

  4. Hola chicos!

    Un aparato en standby por si solo puede llegar a suponer alrededor de unos 12€ al año así que, como veis, si sumáis una serie de pequeños gestos como estos se terminan ahorrando unos buenos euros en electricidad al mes.

    Sobre lo que comentas, Adrián, imagino que debía tratarse de un modelo antiguo o con mucho rodaje encima, pues las televisiones actuales traen en su diseño sistemas optimizados de encencido y apagado, que las previenen de daños. Los LED, además, no sufren ningún tipo de deterioro en este proceso.

    Los cálculos para saber en qué punto merece más la pena dejar la tele completamente apagada o solo en standby dependen de cada aparato: tamaño de pantalla, tipo de luz, etc. Pero os aseguro que en aparatos nuevos, compensa apagar completamente el equipo a partir de unos pocos minutos de descanso.

    ¿Qué me decís del frigorífico? ¿Se os forma hielo en zonas donde no debería? revisad la temperatura y cuidaréis mejor las propiedades de vuestros alimentos 😉

    09 enero 2013 | 15:40

  5. Dice ser maria b

    esta claro que hay trucos que ayudan a ahorrar un poco, pero con los precios de la luz……..milagros a lourdes

    09 enero 2013 | 17:03

  6. Dice ser Juan

    Comprar un televisor LED ,nunca un LCD,aunque el LCD cueste un poco más barato, el ahorro de consumo del LED hace que se amortize en un año o menos.
    Incluso sale rentable deshacerse de los televisores CRT(catódicos) y cambiarlos por LED:
    Televisor 21 Pulgadas CRT + TDT consumo: 110 Watios/hora
    Televisor 22 Pulgadas LED consumo: 22 Watios/hora
    El ahorro en electricidad usando un LED en vez de un CRT es de unos 40 euros/años, por lo que el precio de un LED 22 Pulgadas (de 150 a 200 euros) se amortiza en 4 ó 5 años.

    10 enero 2013 | 16:56

  7. Dice ser Luisa

    habrá que empezar a ahorrar por algún lado… Gracias por las recomendaciones, Salvador, estaré atenta a tus futuros consejos que me parecen muy útiles.

    10 enero 2013 | 23:13

  8. Muchas gracias, Luisa! siéntete como en casa en este blog, y pregunta todo lo que quieras, cualquier duda que se te pase por la cabeza 😉

    Totalmente de acuerdo contigo, Juan, muchas gracias por ilustrar tu opinión con ese cálculo de ejemplo.

    Olvidé recordaros en el punto 3 que os hagáis siempre con buenas regletas eléctricas, capacitadas para proteger vuestros electrodomésticos de picos de tensión y otros problemas de la red.

    No tengáis la menor duda de que pagar unos euros más por ellas en un establecimiento con productos de calidad os ahorrará muchísimo más en materia de dinero y disgustos. La protección tiene un precio. La falta de ella, otro infinitamente mayor!

    Os recomiendo que os hagáis amigos, fans y visitantes habituales de vuestra ferretería de barrio: nadie os recomendará tan bien como ellos qué materiales y herramientas necesitáis para cada trabajo.

    11 enero 2013 | 9:12

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.