La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Bertín Osborne’

La casa de Bertín Osborne a la venta por 3,5 millones de euros

Esto de buscar casa en Madrid es una auténtica locura. Los precios están desorbitados y los alquileres tienen muy poco sentido, pero en ocasiones el que busca, encuentra. Y eso es lo que me ha pasado a mí.

Estaba navegando por diferentes webs buscando viviendas y ¡tachán! me he topado con la casa de Bertín Osborne.

“Construido en 2009 con magnificas calidades. El estado actual es impecable. La vivienda tiene dos plantas y sótano. Muy luminosa con patios interiores que dotan a la vivienda de una luz espectacular. La planta de acceso se distribuye en hall, aseo visitas, salón, comedor, despacho y gran cocina con electrodomésticos de alta gama. Amplios porches…”

Así es la casa es la que se puede ver en el exitoso programa de Telecinco Mi Casa Es La Tuya. Programa en el que, por cierto, ayer estuvo Alejandro Sanz y me encantó. Se encuentra en la famosa urbanización de La Florida, en Aravaca, donde Bertín vivió de alquiler (con derecho a compra) junto a su familia. Está situada en una zona en la que también viven famosos como Jorge Javier Vázquez o Malú, y donde también residieron Victoria Beckham y el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez.

¿Quieres saber más sobre la casa? Aquí tienes todos los datos de la mansión de lujo:

  • Casa o chalet independiente
  • 3 plantas
  • 937 m² construidos, 732 m² útiles
  • 6 habitaciones
  • 6 baños
  • Parcela de 2.435 m²
  • Terraza
  • Plaza de garaje incluida en el precio
  • Segunda mano/buen estado
  • Armarios empotrados
  • Trastero
  • Orientación norte, sur, este, oeste
  • Construido en 2009
  • Calefacción individual: Gas natural
  • Aire acondicionado
  • Piscina
  • Jardín

Impresionante ¿verdad? Pues mira las imágenes.

¿Te sobran 3,5 millones de euros? Haz click aquí.

Bertín Osborne: “El futuro de mi hijo es lo único que me quita el sueño”

“Por ley de vida Fabiola y yo nos tenemos que ir antes y me mata que Kike no tenga una vida feliz cuando no estemos. Por eso trabajo como un auténtico burro. Su futuro es lo único que me quita el sueño, no el de mis otros hijos, que van a estar bien, porque son inteligentes. Pero a Kike debemos ayudarle.”, explica Bertín Osborne en una entrevista en profundidad que ofrece el último número de la revista Semana.

Bertín y su mujer, Fabiola, con sus dos hijos, Kike, de casi nueve años, y Carlos, de 7

Bertín y su mujer, Fabiola, con sus dos hijos, Kike, de casi nueve años, y Carlos, de 7

“Supongo que el día de mañana habrá gente en la familia que le quiera tener, porque es muy fácil hacerle feliz, disfruta con cosas nimias y es cariñosísimo. Es una monada de niño ¡y tan bueno! ¡Es todo tan fácil con él!”, declara sobre su hijo Kike, que tiene casi nueve años y que, como sabemos, nació con una lesión cerebral causada por la listeria.

Bertín se sincera en este aspecto doloroso para él en el que nunca se dio por vencido, ni si quiera cuando los médicos le dijeron que no tenía nada que hacer. Sí hubo que hacer: los progresos de su hijo Kike han sido enormes. “Desde que tenía un año aprendió a leer con el método Doman, que utilizan muchos colegios aquí y enseña a los niños a leer antes de saber hablar. Su comunicación es perfecta y se hace entender. El otro día dio un par de pasitos y se tuvo de pie con un andador, tiene fuerza en las piernas, pero aún no anda y es nuestro objetivo”, cuenta también.

Pero no sólo habla de su hijo. Habla también del éxito que está teniendo con su programa de TVE, de lo cansado que está, de lo difícil que le está resultando compaginarlo todo. No olvidemos que Bertín ha vuelto a la cresta del panorama rosa y televisivo merced a las audiencias espectaculares que está obteniendo en un programa, En tu casa o en la mía, que ya han renovado hasta Semana Santa.

Me falta tranquilidad, que cualquier día me va a dar un chungo, como dicen mis hijas, y me van a ingresar. Soy hipertenso con medicación y lo primero por la mañana es tomarme la tensión y por la tarde, que a veces me falta el aire, por estrés y eso me puede pasar factura”

También le falta, según dice, algo de presupuesto. Y es que tiene más aspiraciones. “Aunque suene extraño nuestro presupuesto es ridículo, cinco veces más barato que cualquier serie que produzca TVE, y no llega ni para ir a Los Ángeles, que me gustaría hacer a Gasol, a Melanie Griffith, a Eva Longoria, a Banderas en Londres… Pero el dinero vendrá, estoy seguro”

Sobre la lluvia de críticas que le cayeron cuando llevó al programa a Carmen Martínez Bordiú por aquello de que la figura de Franco no se trató de forma crítica, él lo tiene claro: pasa olímpicamente. “¡Me parece de coña! lo menos que se les puede llamar es poco profesionales y me digo, ¡estos tíos son idiotas!”

Bertín con Carmen Martínez Bordiú

Bertín con Carmen Martínez Bordiú

En el terreno amoroso también se explaya. De hecho, la entrevista la hace en su casoplón a puertas abiertas con su mujer, Fabiola, de la que dice verdaderas maravillas, además de confirmar que tiene asentada la cabeza y que es la mujer de su vida.

“Una vez que pasan los años y has hecho todas las barbaridades que he hecho yo, este matrimonio ha llegado en el momento justo para los dos y funciona. Tenemos nuestros líos y discusiones… la fidelidad no es asignatura pendiente para mí”, cuenta en la entrevista, despejando rumores sobre su fama de Don Juan.

ejemplar de © Rosy

ejemplar de © Rosy

Y ahí es donde interviene su mujer: “Es parte de su forma de ser que le guste gustar. Saber que todavía puede, le pone totalmente, eso no cambia, aunque ahora se apoya en otras cosas y no le compensa ser como antes”

La vida le sonríe a Bertín: éxito masivo, música, disco, empresas, mucho dinero, amor. Pero él lo tiene claro: “cambiaría todo por ver bien a mi hijo”

La valentía de Manuel Díaz ‘El Cordobés’ hijo (y la cobardía del padre)

“Orgullosa de que hayas formado parte de mi vida y que mi hija tenga un padre como tú… Eres muy grande! Pedazo de corazón el tuyo”, le dijo Vicky Martín Berrocal después de ver el programa de Bertín Osborne, ese programa que nos dejó a todos con el corazón encogido porque Manuel Díaz ‘El Cordobés’, una vez más, contó su historia.

Manuel Díaz charlando con Bertín en el programa.

Manuel Díaz charlando con Bertín en el programa.

Pero esta vez la cosa fue más lejos: vimos su casa y las fotografías que tiene bien a la vista, algunas de su padre, el mismo padre que no ha querido reconocerle pese a que toda España sabe que es su hijo.

“Es muy duro, es muy complicado, esa vida que yo he vivido, ese vacío que tengo yo ahora mismo en mi alma”, explicó a Bertín Osborne en la que, para mí, fue una entrevista de lo más sincera.

Bueno, para mí y para 4.066.000 espectadores, porque conviene recordar que el programa batió record de audiencias, demostrando una vez que se pueden hacer entrevistas sin acosar al entrevistado (¿verdad, María Patiño?) y que sin embargo sean un éxito de audiencia. De hecho, desde ya voy aclarando que cada semana soy más fan de Bertín Osborne y su programa: ni las de Jesús Quintero, oiga. Conversaciones íntimas, respetuosas y repletas de jugosa información.

También les dio tiempo a... cocinar huevos fritos

También les dio tiempo a… cocinar huevos fritos

Una de las fotos que tiene de su padre

Una de las fotos que tiene de su padre

Pero a lo que íbamos: ese padre orgulloso que ha sido incapaz de reconocer a un hijo que vale millones y que el otro día, por primera vez, contó cómo fue la historia de amor de su madre con su padre: “Ella limpiaba en una casa. Le pareció feo. Era un hombre con mucho poder y una personalidad arrolladora. Feo, sí, pero le pareció que tenía algo”

Cuando la madre se quedó embarazada y cuando se lo contó a su padre (el abuelo de Manuel Díaz) éste la echó de casa. Y la mujer se las apañó para salir adelante y que a sus hijos no les faltara de nada en unos tiempos en los que la mujer no tenía las cosas nada fáciles. Dice Manuel que ese sentido de lucha se lo ha transmitido su madre y que tiene muy claro que hay que luchar todos los días de la vida.

Con su madre

Con su madre

La casa desde el cielo

La casa desde el cielo

La casa de Manuel Díaz y su mujer, Virginia Troconis, es impresionante: enorme, preciosa, en el campo. Viven como marqueses y lo merecen, pues nadie les ha regalado nada.

La casa

La casa

Siempre fue el hijo de Manuel Benítez ‘El Cordobés’. Su abuela, que fue quien le crío, lo iba diciendo por ahí: “Este es el hijo de El Cordobés”.

manuel joven

nene

“Nunca se me ocultó mi verdad… No fue un trauma. Aunque los niños que nos hemos criado en mi situación tenemos muchas ausencias… Yo tengo ahí una cosa que es difícil. Tengo la palabra de mi madre que es lo más grande que puede tener un hijo. Pero no puedo decirle, ‘he estado con él, me he tomado un café con él, puedes morir tranquila”

Dijo que lo ha intentado todo y que ya se ha rendido. “Esto está zanjado ya”, contó.

Bravo. Nada de resentimientos. Al contrario: tiene una foto de él saludando a su padre en el salón. La única vez que le vio. La única vez que pudo mirarle a los ojos… Qué pena.

Jesulín de Ubrique: “Ganaba mucho dinero. Con media temporada me compraba una finca”

jesulin abrir

“Estuve saliendo con una chica de Ubrique, pero ella (Belén Esteban) fue la primera formal. Fue mi pareja con la que estuve tres años, tuvimos a mi hija y después la relación no funcionó”, explicaba Jesulín a Bertín Osborne en el programa ‘En la tuya o en la mía’. Y sí, desde ya voy diciendo que al fin me he tragado la hora y diez minutos de entrevista con Jesulín, el gran acontecimiento televisivo y del corazón de la semana, y lo cierto es que me ha gustado, no tanto por lo que dice de Belén Esteban, a la que respeta e ignora a partes iguales, sino por la naturalidad con la que se ha explayado bien a gusto, hablando de todo y con total tranquilidad. Me ha parecido sincero.

Se sabe, desde luego, que no se ha puesto a estudiar en todos estos años, porque hablar habla exactamente igual que cuando era torero en activo, aquellos tiempos en los que las mujeres se derretían por él, como bien recuerda en la entrevista. “Quillo, que yo he visto pelearse en el tendío por mí, mujeres”, dice, y por eso quiso homenajearlas con aquella corrida histórica en la entrada solo les estaba permitido a ellas.

En la casa de Bertín

En la casa de Bertín

Entonces superó el mismísimo récord de El Cordobés, llegando a hacer 161 corridas en un año, algo que muchos calificaron de barbaridad y que él, según explica en el programa, pudo afrontar porque iba “de sobrao”. “Cuando un tío está sobrao, es muy potente”, llega a decir.

Se refiere a que no tenía miedo ninguno al toro. El miedo le entró luego, cuando ya estaba casado con María José Campanario y tenía sus hijos. “Yo me he ido dando cuenta del daño que te puede hacer un toro cuando eres adulto y miras para atrás y tienes más que perder que ganar. Dices: ¿me merece la pena seguir?, ¿y si esta tarde sale un toro retorcido? Yo ya tengo una prioridad, mi mujer y mis hijos. Y ahí es cuando tu voluntad flaquea”

Se forró. Antes del miedo se forró. “Yo ganaba mucho dinero –reconoce-. Desgraciadamente ahora con una temporada te compras una maceta pero en aquella época con media temporada me compraba una finca de 600 hectáreas. Lo justificaba llenando la plaza. Y a mí me surgían los contratos uno detrás de otro. 38 tardes en el mes de agosto. Y encima me pagaban lo que yo quería, por qué voy a decir que no, si físicamente me encontraba bien y disfrutaba toreando.”

a caballo por la finca

Gracias a ese pastizal pudo afrontar luego la millonada que le costó la broma de Toda, toda, toda, te necesito, toda, es decir, su faceta como cantante. Porque cuando vio que había metido la pata se echó atrás. “Suspendí toda la gira y asumí los gastos: cincuenta y tantos millones de pesetas. A tomar por culo. Cerré el kiosko y a seguir toreando”

Dice que tiene muy buena relación con su hija Andrea (lo cual es milagroso, después de la de años que lleva Belén Esteban declarándole la guerra) y que no tiene relación casi con ninguna persona del mundo del toreo, ningún amigo.

“No tengo relación con gente del mundo del toro. Me han quedado conocidos. Amigos ninguno. Cuando yo estaba en la plaza el primero yo, después yo y siempre yo, y después de mí a mucha distancia todos los demás. Cuando tú pierdes ese espíritu… estamos delante de un animal que nos puede quitar la vida. Nos tenemos que proteger unos a otros. Cuando sales de la plaza, a mí me da igual Fulano y Mengano, porque yo sé que le doy igual a Fulano y Mengano. Digo en mi caso. Yo me he aislado bastante. Yo he sido un torero que he ido muy a mi aire, y que no se me ha condicionado nada.”, explica, y pueden parecer declaraciones duras, de hecho lo son, pero también son sinceras.

Habló maravillas de la relación con su santa esposa, María José Campanario, que es cierto que ha aguantado carros y carretas en todo este tiempo en el que Belén Esteban ha ido diciendo lo que le ha dado la gana. María José ha resistido a la tentación de forrarse en los platós, y está estudiando en Oporto (¿será vecina de Sara Carbonero?) algunos días al mes, algo que a Jesulín no le gustó en un principio, pero que luego le pareció bien.

Fuera rumores de ruptura: “Yo es que a mi mujer la conocí en un momento de mi vida que me hacía falta tener una mujer a mi lado, y fue ella… Mi mujer me hace feliz, me encuentro cómodo y feliz con ella. Tiene su espacio y yo el mío. Estoy muy orgulloso de que haya terminado su carrera. Es muy tentador todo lo que le han ofrecido a mi mujer, y mi mujer no ha tirado por la calle del medio… Le han ofrecido mil historias, de programas, y ella siempre ha dicho, ‘pero si yo no soy conocida, el conocido es mi marido’

Total, que el Bertín, ahí donde lo veis, se lo está currando. Vale, no es Jesús Quintero, pero hay que reconocer que lo está haciendo bien. Está consiguiendo entrevistados que no consigue nadie (¡Pablo Alborán hablando de sexo!) y esta semana se marcó hito histórico con Jesulín de Ubrique, el personaje del corazón más perseguido de todos los tiempos. No quiero ni pensar lo que hubieran podido pagar en Sálvame Deluxe por una entrevista a Jesulín de Ubrique. Pero éste se la concedió a Bertín, más de una hora de conversación en la que sacamos como conclusión que está encantado con la vida que lleva y que no quiere ni oír mencionar el nombre de Belén Esteban. ¿Pactarían no nombrarla en ningún momento?