BLOGS

Juan Carlos Escudier

Archivo de septiembre, 2007

Ibarretxe tiene otro plan, y no es de pensiones

Tiene Ibarretxe una constancia encomiable. Nada desanima a este hombre, que una vez tuvo un plan y ahora tiene otro, y no es de pensiones, precisamente. La novedad de su última ocurrencia es que pone, por fin, fecha a la autodeterminación de Euskadi, que si el tiempo o la autoridad gubernativa no lo impide, tendría que producirse en el segundo semestre de 2010. Utilizando su lenguaje, Ibarretxe nos va a solucionar el contencioso con un referéndum resolutivo –si Zapatero traga- o habilitador –ni no lo hace- mediante el cual la sociedad vasca ordenará al Gobierno español que vuelva a negociar con ETA y a los partidos vascos que decidan si el País Vasco es un Estado libre asociado, un cantón helvético o una marisma confederada, tras lo cual otro referéndum resolutivo inaugurará un nuevo tiempo de paz, prosperidad y libre albedrío. Uno echa en falta un tercer referéndum para decidir en qué caserío se levantará por suscripción popular una txapela en mármol blanco de dimensiones ciclópeas que engrandezca su memoria.

Lo del lehendakari es ciertamente de traca. Llevaba razón Rosa Díez cuando afirmaba en una entrevista publicada por este diario que el nacionalismo vasco se radicaliza cuando ETA está débil y se modera cuando sus pistoleros matan a destajo. Lo que nos ha quedado claro es que su intención es realizar una primera consulta el 25 de octubre de 2008, e inmediatamente después convocar las elecciones, lo que, cuando menos, le permitirá asegurarse el puesto de candidato. Si la retirada de Imaz era un paso atrás para tomar impulso, ya se puede ir olvidando de hacerse fotos junto al árbol de Guernica.

La pretensión inicial del libertador vasco es alcanzar un acuerdo con Zapatero en una charla de café con pastas para que el presidente del Gobierno cambie el ordenamiento jurídico y acepte reconocer el famoso derecho a decidir de los vascos. Como presumiblemente, bien porque las elecciones son en marzo, bien porque su salud mental se mantenga intacta, Zapatero le mandará a hacer gárgaras, el lehendakari celebrará su referéndum habilitador, para que la voluntad popular le diga si tiene que estar a setas o a rólex. Y seguro que sale setas.

Políticamente, la propuesta de Ibarretxe da alas al PP, que nuevamente podrá recuperar en esta larga precampaña sus temas preferidos, entre ellos la negociación con ETA, la ruptura de España y hasta la rendición de Navarra si hay excusa. Los socialistas están obligados a ser inflexibles porque no está el horno para bollos ni las elecciones para exhibiciones de talante. “Constitución, Constitución, Constitución”, ha dicho con mucho énfasis la vicepresidenta Fernández de la Vega. Pues eso.

De los niños hablamos, pero a Franco ni lo mientes

Los últimos suspiros de la legislatura están significando para el PSOE una vuelta a sus clásicos, o lo que es lo mismo, un retorno a los pactos con sus aliados de izquierda, a los que Zapatero había orillado cuando lo que tocaba era hablar de temas territoriales. Pero como lo que ahora se lleva son las medidas sociales, ya sea el ‘babycheque’ o las ayudas al alquiler para jóvenes, a los socialistas se les vuelve a ver bebiendo los vientos de los chicos de Esquerra o de IU, que son progres pero se duchan.

En el PSOE ya se sabía que no se puede dejar a la novia en el altar y querer volver con ella gratis et amore, porque la susodicha tiene su corazoncito y sólo perdona con los euros por delante. Así, billetera en mano, se consiguió anoche que ERC decidiera dar su apoyo a la ‘canastilla ZP’ a cambio de aumentar la cuantía de los cheques a 3.500 euros en el caso de madres solteras, familias numerosas y niños discapacitados, además de dejar exentas de tributación todas las ayudas a la natalidad.

La negociación había empezado hace una semana en el Ministerio de Trabajo, en una reunión a la que acudieron Joan Tarda y Georgina Oliveras por parte de Esquerra, el ministro Jesús Caldera y el secretario de Estado Octavio Granados, en representación del Gobierno, y los diputados socialistas Diego López Garrido y Esperanza Estevez. Caldera dio allí mismo el visto bueno a las pretensiones de los republicanos, que se concretaron anoche en el despacho de López Garrido.

Eso sí, como después de lo visto hasta la fecha, los de Esquerra confían menos en Zapatero que un budista en la Virgen de Lourdes hicieron que todo lo acordado se aprobara hoy en una moción cuyo texto dice así: “Aquellos puntos de la presente moción que afecten directamente al proyecto de ley por el que se establece la deducción por nacimiento o adopción en el impuesto sobre la renta de las personas físicas y la prestación económica de pago único por nacimiento o adopción de la Seguridad Social, se integrarán en su articulado”. Por si las moscas.

Pese a que con el apoyo de Esquerra y de algún otro aliento llegado desde el Grupo Mixto hubiera podido salir adelante el ‘babycheque’, los socialistas decidieron pedir la ampliación del período de enmiendas hasta el próximo 2 de octubre, plazo más que suficiente para sumar el apoyo de IU, pese a que los de Gaspar Llamazares venden cara la piel del oso. “No tenemos prevista ninguna reunión; vamos a defender una enmienda a la totalidad”, aseguraba un portavoz de esta formación.

Otras fuentes parlamentarias aseguraban, no obstante, que el apoyo de IU está más que asegurado ya que la intención del PSOE es pactar con ellos la universalización de la escolarización de los 0 a 3 años, una medida de la que los socialistas pretenden hacer bandera en su programa electoral.

El enésimo giro a la izquierda del Ejecutivo tiene a CiU fumando en pipa. “Pues que se lo hagan con Esquerra”, bramaba un destacado diputado democristiano. La intención de los nacionalistas catalanes es mantener su exigencia de retroactividad de esta ayuda a los niños nacidos desde el 1 de enero. Para empezar a hablar, lanzan un mensajito al portavoz socialista: “Todo lo que pasa por López Garrido es un desastre”.

El PSOE se desenvuelve bien con los niños pero de Franco no quiere oír hablar más de lo necesario. Para tocar un poco las narices, IU defendió una proposición no de ley en la que se pedía que el Estado realizara un inventario de los bienes de la familia del dictador -que algunos historiadores valoran entre los 60.000 y 100.000 millones de las antiguas pesetas- y que procediera a la incautación de aquellos de los que Franco se hubiera apropiado ilegalmente y expropiara otros que se consideraran bienes de interés público, tal es el caso del Pazo de Meirás.

El encargado de pasar el trago de oponerse a la expropiación de bienes de los Franco fue el diputado socialista José Andrés Torres Mora, quien, no obstante, consiguió que se aprobara la siguiente enmienda de sustitución, con la oposición del PP: “El Congreso de los Diputados insta al Gobierno para que, en el ámbito de sus competencias, colabore con la Xunta de Galicia en las actuaciones que ésta le solicite, derivadas de la declaración como Bien de Interés Cultural del Pazo de Meirás”.

¿Que qué quiere decir esto? Pues poca cosa. Los Franco se habían opuesto a que la Xunta pusiera un pie en el Pazo y, posiblemente, tengan ahora que aceptar que algún día el edificio pueda ser visitado. Nada más. Eso sí, se trataba de la primera iniciativa relacionada con el patrimonio de la familia del dictador que se veía en el Congreso. Algo es algo.

Se alquila suelo para viviendas de alquiler. Razón en el Ayuntamiento

Después de anunciar su plan de ayudas al alquiler para jóvenes y la implantación de desgravaciones fiscales a los inquilinos con rentas inferiores a los 28.000 euros, el Gobierno ultima medidas para estimular la oferta de arrendamientos privados y facilitar la creación de un parque público de viviendas de alquiler. Son los cimientos de una política que se ha empezado por el tejado.

Para conseguir incrementar el insignificante número de viviendas públicas en alquiler que existen en la actualidad, el Ministerio que dirige Carme Chacón pretende involucrar a los Ayuntamientos en una mayor utilización de los derechos de superficie. El esquema sería el siguiente: en vez de vender suelo público para completar su financiación, los Ayuntamientos cederían su uso a promotores de viviendas por un tiempo no superior a los 70 años. Los promotores –públicos o privados- construirían pisos en régimen de alquiler y, a cambio, abonarían un canon anual a los municipios, que seguirían siendo los propietarios del suelo y a los que revertiría cumplido el plazo estipulado.

Sobre el papel, todos quedan contentos: los promotores, que además de las rentas del alquiler, se beneficiarían de una batería de incentivos fiscales; los Ayuntamientos, que conservarían su patrimonio intacto y aliviarían sus arcas; y los inquilinos, que podrían obtener mejores precios.

Según explicaron a 20 Minutos fuentes de Vivienda, la idea fue lanzada por Chacón en la reunión que mantuvo con la Federación Española de Municipios y Provincias el pasado 28 de agosto, y tuvo una buena acogida. Estas mismas fuentes aseguran que acabará plasmándose en un convenio entre el Ministerio y la FEMP.

Simultáneamente, se pretende dar un nuevo impulso a la Sociedad Pública del Alquiler, un ente que nació para animar a los propietarios a sacar al mercado sus viviendas vacías, y cuyo fracaso está siendo estrepitoso. Se entendía que los dueños de las viviendas estarían dispuestos a rebajar el precio del alquiler si, en contraprestación, tenían la garantía del Estado de que sus inmuebles les serían devueltos en tiempo y forma. A la vista está que no ha sido suficiente. “Queremos mejorar las condiciones de los propietarios”, dicen en Vivienda. Es decir, que reciban más dinero. Además, se quiere publicitar convenientemente la existencia de estos pisos mediante acuerdos con distintos portales inmobiliarios de Internet.

Finalmente, tal y como ha explicado la propia ministra a este diario, se está trabajando para agilizar los procedimientos judiciales por desahucio, de manera que los propietarios no sufran un calvario para recuperar sus propiedades en caso de impago o de incumplimiento grave de los contratos.

El Ministerio de Justicia ya tiene claro cómo poner en marcha las denominadas oficinas de señalamiento inmediato, sobre las que recaerá esa responsabilidad: pagando más dinero a los jueces. Quizás sea ésta la receta para conseguir que los ‘lanzamientos’ no se demoren hasta dos años. Por citar un ejemplo, el tiempo medio para conseguir un desahucio legal en Estados Unidos es de poco más de 20 días.

Polanco que estás en los cielos

Iñaki Gabilondo, que como presentador de telediarios no acaba de cuajar pero como conductor de celebraciones solemnes no tiene precio, lo definió ayer como “un acto ciudadano más”, forzosamente sobrio, de evocación de su memoria. Se trataba de recordar a Jesús de Polanco, el patrón de Prisa, y a tal fin, se dieron cita en el Círculo de Bellas Artes de Madrid amigos del finado y trabajadores de sus empresas ¡Qué facilidad la de este hombre, por cierto, para hacer amigos en el Gobierno! Desde la vicepresidenta, Teresa Fernández de la Vega, pasando por Pérez Rubalcaba, Mariano Bermejo, Elena Salgado, Bernat Soria, José Antonio Alonso, Mercedes Cabrera y Miguel Ángel Moratinos. ¡Qué despliegue monclovita! Faltó Zapatero, sí, y la ministra de la Vivienda, Carmen Chacón, de cuyo plan para fomentar el alquiler no ha dejado títere con cabeza ese bastión de la objetividad que es el diario El País, pero estuvo ese genio de la comunicación llamado Moraleda y hasta el fontanero mayor del Reino, José Enrique Serrano, todos amigos y residentes en Madrid. No faltaron Manuel Marín ni Bono, estuvieron Manuel Chaves y Enrique Múgica, Iñaki Anasgasti y Martín Villa; vimos incluso a Víctor Manuel sin Ana, clamorosa ausencia la suya. Quedó claro que en el PP Don Jesús no tenía ni amigos ni trabajadores.

Estábamos –decía Gabilondo- en un acto ciudadano más, que abrió Diego El Cigala tirando de ‘Lágrimas Negras’ y en el que no faltó Mozart, porque al empresario le iba el flamenco y la música clásica. Asistimos a un pase de diapositivas a ritmo de violonchelo por el que desfilaron todos menos Aznar, en ese “viaje” que Polanco hizo “del subdesarrollo a la novena potencia del mundo”, ya que, por lo visto, el periodista estrella de Cuatro no se cree que hayamos superado a Canadá en eso del bienestar y la renta per capita como sostiene el Ejecutivo. Más que sobria, la vida en imágenes del difunto tiraba a cutre, algo insólito en el testamento gráfico de quien fue dueño del mayor conglomerado audiovisual que han conocido los tiempos y las autoridades de la competencia.

Lo mejor estuvo entre el gemío y el violín, justo cuando tomaron la palabra el ex presidente Felipe González y el alcalde de Madrid, Alberto-Ruiz Gallardón, llamados a glosar su figura junto a Emilio Lledó, Juan Luis Cebrián y el heredero del imperio, Ignacio Polanco, que ha perdido la preposición de su padre hasta en sus propios medios de comunicación. Gallardón se derramó en epítetos. Polanco era “vital, enérgico, creativo, audaz, minucioso y sobrio”, “tenaz ante la dificultad y el desafío”, un “pionero” de la globalización, un hombre criticado e incomprendido por su sinceridad –que se entere Rajoy, por si todavía no ha hecho las paces con Prisa-, que no sólo tuvo una vida colmada sino que “colmó la de los demás”.

Fue sólo un aperitivo de lo que vendría después con González, que hace años perdió el poder y ayer también la vergüenza. El ex presidente nos contó cómo se fraguó su amistad con Polanco, cómo después de perder las elecciones y asistir como espectador a la “primera guerra del fútbol”, “injusta e ilegal” como la de Irak, anudó los lazos con quien, por fin, pudo pasear, comer y compartir cumpleaños sin que mediara otro interés que el del placer por la conversación.

Aunque pueda resultar extraño, González estaba allí para hablarnos –especialmente a sus compañeros en el Gobierno que le escuchaban desde la primera fila- de la guerra del fútbol, de la segunda, de la que enfrenta a Sogecable con la La Sexta, y de cómo “Jesús estaría sufriendo por los daños colaterales del fuego amigo, por las circunstancias tan absurdas que estamos viviendo”. Ya lo saben: arréglense y no provoquen muertos en su propio bando.

Si el ex presidente quería partirnos el corazón lo consiguió cuando explicó cómo Polanco aceptó el monopolio de la televisión de pago, que él mismo le concedió, porque lo de Canal Plus era un riesgo –“todos decían que sería una ruina”- , una putada en definitiva, que el empresario asumió con el coraje acostumbrado. ¿Alguien habló de trato de favor? Pues se equivocaba. Conmovedor.

Luego, volvió a desgarrarse El Cigala. “Aunque tú me has dejado en el abandono…”.

Zapatero tira con pólvora de rey

Porque nos lo ha negado Zapatero y esa ministra tan resultona que se llama Carmen Chacón y que encabezará la lista del PSOE por Barcelona en las generales de marzo, que si no parecería que los socialistas se han puesto a pegar tiros electorales con pólvora de rey, que ya se sabe que es esa munición tan barata que todos pagamos a escote.

Después de que el ministro Caldera revelara a este diario que donde ahora pone el ojo pondrá en el futuro una guardería a un ritmo de 100.000 plazas al año, le ha tocado el turno al alquiler de viviendas para jóvenes. Si desde el debate del Estado de la Nación los niños vienen con un ‘cheque ZP’ bajo el brazo de 2.500 euros, ahora serán los inquilinos de entre 22 y 30 años que no ganen más de 22.000 euros al año los que recibirán 210 euros del ala al mes durante cuatro años, además de otro aguinaldo de 600 euros para la fianza y un aval del Estado. Los alquileres de quienes no ingresen más de 24.000 euros netos al año deducirán asimismo en el IRPF en la misma proporción que la compra de vivienda.

Con estas medidas, que nos costarán un pico –436,5 millones de euros irán a los inquilinos y otros 348 millones se dejarán de ingresar-, Zapatero trata de pintar de rosa el gran fiasco de la legislatura, porque las prometidas 720.000 viviendas a precios asequibles ni están ni se las espera. Y, probablemente, consiga lo que ya algunos han advertido, esto es, el incremento de los precios del alquiler.

Los chicos del Gobierno han descubierto las bondades del contante y sonante, una fórmula que además de producir una ilusión financiera en los beneficiarios del talón presidencial, fija los recuerdos de manera indeleble a la hora de meter el voto en la urna. “Yo me empeñé en que los 2.500 euros por nacimiento se pagarán en efectivo”, reconocía el lunes a este diario el ministro Caldera, quien lejos de ver electoralismo aprecia fomento de la natalidad.

No hay que ser Einstein para predecir que las ayudas al alquiler se transmitirán automáticamente a los precios, toda vez que el parque de viviendas seguirá siendo el mismo, o sea, escaso y caro, ya que los efectos de esa otra panacea que fue la deducción completa en el IRPF de los ingresos obtenidos por alquileres cuando los inquilinos tienen menos de 35 años han sido inexistentes. Ello unido a que poner a los morosos en la calle viene a costar dios y ayuda y entre dos y tres años de espera, convierte la misión de alquilar en una proeza.

Sólo la desaceleración del mercado de la vivienda podría repercutir en el aumento de pisos de alquiler, pero no los generosos cheques girados desde Moncloa. Obviamente, lo que menos preocupa en el Ejecutivo es que su ofertón electoral atente contra la igualdad de los ciudadanos y quiebre principios fiscales básicos, aunque se trate de una derivada más.__Cerrado el acuerdo sobre inversiones en Cataluña, Zapatero tiene ya asegurado el apoyo de Esquerra a los Presupuestos de 2008. La munición parece inagotable.

Un poco de memoria histórica, por favor

Si éste fuera un país normal, si, realmente, no fuera necesaria recuperar algo de la memoria de tantos años de olvido y dictadura, un personaje como Alberto Bayo y Giroud sería un personaje familiar de cuyas aventuras hubieran dado cuenta no sólo los historiadores sino también los directores de cine. Sin embargo, de la memoria de Bayo sólo nos hablan hoy un monolito en el cementerio de La Habana y un libro que acaba de publicar el periodista Luis Díez en Debate, titulado Bayo, el general que adiestró a la guerrilla de Castro y al Che.

A Bayo, hijo de un militar español y de madre cubana, un militar formado en la Academia de Infantería de Toledo, el promotor del primer aeródromo civil de España, le debemos en primer lugar que Rafael Alberti no fuera ejecutado en 1936, cuando fue apresado en Ibiza y enviado al castillo de la isla poco después de la sublevación franquista. Fue lo más destacable de su intento de reconquistar las Baleares, operación que culminó con un fracaso memorable y con un juicio que le retiró del mando.

Este militar antimilitarista, que profesaba un odio africano a las dictaduras, quizás hubiera brillado más en la guerra civil española si Indalecio Prieto no hubiera aborrecido de sus teorías sobre la guerra de guerrillas que el socialista tachaba de terrorismo.

El teórico de la ‘guera de las pobres’, dicho sea en palabras del periodista que ahora recupera su memoria, tuvo que esperar a la década de los 50 para ver aplicadas sus enseñanzas cuando un cubano llamado Fidel Castro se plantó en su residencia mexicana y le pidió ayuda para adiestrar a los 83 del Granma, los barbudos que tras dos años y medio de acoso expulsarían del poder a Fulgencio Batista y entrarían victoriosos en La Habana.

Bayo era un Quijote, un tipo singular que crearía escuela con su estrategia del ‘pica y corre’ y el ‘muerde y huye’. Llegó a ser general del Ejército cubano y a perder innumerables partidas de ajedrez con ese icono de la boina negra llamado Ernesto Guevara. El libro de Luis Díez es altamente recomendable. O a mi me lo parece.

El PSOE prometerá 100.000 plazas de guarderías al año hasta 2013

El PSOE se propone crear 600.000 plazas de guardería en dos legislaturas, en lo que se presume la medida estrella con la que los socialistas concurrirán a las elecciones generales de marzo de 2008.

La intención del ministro de Trabajo, Jesús Caldera, redactor del programa del partido, es configurar un sistema universal de atención a niños de 0 a 3 años que deberá cubrir las necesidades de los 500.000 bebés que cada año nacen en España. La previsión es generar 100.000 plazas anuales hasta el año 2013.

Según las cifras facilitadas por empresas y comunidades autónomas, los centros públicos y privados dedicados a esta tarea absorberían en la actualidad sólo el 27% de la demanda potencial. “Aunque no me creo mucho estos datos”, reconoce Caldera.

En cualquier caso, las estimaciones del titular de Trabajo es que en un plazo no inferior a seis años una red mixta de escuelas infantiles públicas y privadas den servicio a 900.000 niños, lo que supondría añadir 600.000 plazas a las 300.000 actuales.

Con una estructura similar al sistema de Dependencia, la red de guarderías recibiría aportaciones del Estado, comunidades autónomas, ayuntamientos, empresas y de los propios usuarios, en función de su renta. “La gratuidad es un error, y además no nos lo podemos permitir”, afirma el ministro.

En estos momentos está en estudio la manera en la que las empresas contribuirán al sistema, toda vez que se se ha descartado detraer un porcentaje de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social. Lo probable es que la aportación empresarial se realice en a través de algunos de sus impuestos específicos como el de Sociedades, pese a que algunas empresas están exentas.

Caldera afirma que la universalidad de este sistema de atención a la infancia genererá un número importante de puestos de trabajo -aún sin determinar-, que revertirán en la buena marcha de la economía.

El ministro, que como él mismo reconoce ha pasado algunos años “en la sala de máquinas” del Ejecutivo, un eufemismo para describir que ha vivido alejado de la primera línea del combate político, asegura que lo importante se decide ahora.

Ana Pastor a Bernat Soria: “Toma, ahí tienes 300.000 embriones para investigar”

Suele ocurrir entre los médicos. Se caen bien entre ellos hasta sin motivo. Es como si el corporativismo fuera epidérmico y el fonendoscopio estableciera lazos casi sanguíneos, que se anudaran por encima de las creencias y hasta de las ideologías. ¿Un médico de derechas puede sentir simpatía por uno de izquierdas? Pues sí.

Posiblemente, sea lo que le pasa a Ana Pastor, médica y ex ministra de Sanidad del PP, con Bernat Soria, médico y ministro de Sanidad con el PSOE. Pastor no escatima elogios hacia Soria, aunque no le perdona algunas de sus ocurrencias, como afirmar que “el PP puede ser malo para la salud”, titulo de la entrevista con el ministro publicada en 20 Minutos.

La dirigente popular recordaba la pasada semana en esa singular inauguración de baldosas que tuvo lugar en la sede del partido en la calle Génova que su relación con Soria siempre había sido cordial y que respetaba su faceta de investigador hasta el punto de haber conseguido que las puertas no se cerraran para el científico después de que el ala más conservadora del PP ganara la batalla y prohibiera los trabajos con células madre embrionarias.

“En aquella época soporté muchas presiones”, recuerda Pastor, especialmente tras la aprobación de la Ley de Reproducción Asistida, que pese a limitar la fecundación de ovocitos, daba a los investigadores acceso a los embriones congelados sobrantes de las reproducciones in vitro realizadas hasta ese momento. “Bernat Soria estuvo en mi despacho y le dije: toma, ahí tienes 300.000 embriones para investigar”, sostiene la ex ministra. “La verdad –concluye- es que luego no investigó mucho”.

Zapatero, en el mercado persa

Mientras Rajoy dedicaba el arranque de la semana a proclamarse candidato y a inaugurar un alicatado en la sede del PP, Zapatero se presentó este martes antes los parlamentarios del PSOE para mostrar a los incrédulos su versión del Jardín del Edén, un lugar en el que el PIB crece el doble que en Alemania y el triple que en Italia; el paro se reduce dos veces más rápido que en ningún sitio; se crea más empleo que el que puedan sumar a un tiempo alemanes, franceses y británicos; disminuye la deuda pública aunque en otros sitios crezca y, además, el Estado tiene superávit.

Daban ganas de pedir a los parlamentarios socialistas que abandonaran sus aburridos trajes oscuros, se enfundaran unas vistosas hojas de parra y se dedicaran a crecer y multiplicarse a discreción o, en su defecto, contemplaran en abierto cómo España no sólo jugaba en la «Champions League de las economías mundiales» sino que es «la que más partidos gana, la que más goles ha metido y la menos goleada», dicho todo en palabras de nuestro Ronaldihno monclovita.

A Zapatero, que ha abrazado el discurso económico desde que lo de ETA le volvió implacable, le está ocurriendo últimamente que no mide las consecuencias de sus palabras y mucho menos las de algunos actos, como el de irse a casa del banquero Emilio Botín para escuchar sus alabanzas, porque los hipotecados que ven cómo cada vez les sube más el agua en dirección a su cuello juran en arameo, y con razón. «¿Creéis que a mí me interesaría una foto como ésa?», se preguntaba Rajoy este martes ante la prensa.

Ayer, en la sesión de control al Gobierno, su otrora aliado Gaspar Llamazares le aconsejó que se hiciera ver por un especialista en ‘síndromes de la Moncloa’ porque, en su opinión, sólo alguien que ha perdido el sentido de la realidad puede considerar de primera una economía con trabajadores de tercera e infraestructuras de segunda.

Cuando algunos datos anticipan un cambio de ciclo, al socialista le ha dado por sacar pecho y por desgranar toda una cascada de promesas electorales que empezaron con el ‘babycheque’ y que han continuado con el anuncio de subida de las pensiones y del salario mínimo, el dentista gratis para niños e incentivos al alquiler.

Zapatero está sobrado. Afirma que en 2008 habrá 7.500 millones de euros para investigación, que el AVE surcará valles y mesetas, que se extenderá la educación infantil gratuita y que sobrará dinero para llegar al 0,7% de ayuda al desarrollo. De no ser por Solbes y sus jarros de agua fría en la espalda presidencial, hace tiempo que el de Valladolid hubiera alcanzado el clímax.

Tanto ha prometido, que Rajoy se ha visto obligado a contraatacar, con lo que esto parece ya un mercado persa. Los populares, quizás por tocar las narices a Botín, proponen que los bancos no puedan cobrar las hipotecas de quienes se queden en el paro y que baje el IRPF para ayudar a las familias. Han distribuido, además, un estudio según el cual cada hogar necesita hoy 500 euros más al mes que en 2004. Aseguran que entre marzo de ese año y julio de 2007 sólo ha bajado el precio de los huevos, pero no el de los grandes sino el de los medianos. Seguro que Zapatero lo hace para que nos suba el colesterol.

Gallardón lo tiene crudo

Jornada de inauguraciones ayer en el PP. Se inauguraba candidato y unas nuevas instalaciones de prensa, razón ésta última por la que se convocó a la ídem a tomar un piscolabis con Rajoy. Es como si uno cambia el alicatado de la cocina y lo celebra yéndose de vinos con la gente del trabajo. La excusa, en cualquier caso, sirvió para departir con el líder de la derecha, que cuando se relaja es muy gracioso y no repite cinco veces ‘España’ en una misma frase.

Dice Rajoy que tiene posibilidades de ganar y se apoya en una encuesta que encargó en julio y que le daba cinco diputados más que a Zapatero. En la encuesta se utilizó una muestra de 5.000 personas pero sólo de la mitad del país porque, como afirma el del PP parafraseando a los de Media Markt, “yo no soy tonto”. Para entendernos, que no se pregunta a los del Albacete porque ya se sabe que allí unos y otros sacarán dos diputados “Y yo no me gasto el dinero en balde”, proclama.

-Supongamos que pierdes-, le digo.

-Ese es una hipótesis imposible-, responde.

-Imaginemos que pierdes -insisto- y que te da por dimitir de presidente. ¿No sería razonable que las principales figuras del partido estén colocadas en los puestos más convenientes por si es necesario echar mano de ellas?

-¿Y cuáles son las principales figuras?-, pregunta a la gallega.

-Eso lo dicta el sentido común y el líder del partido.

-Ah, entonces, sí-, concluye.

Resumiendo: el vino está bueno, los canapés son manifiestamente mejorables y Gallardón lo tiene crudo, o eso parece.