En capítulos anteriores En capítulos anteriores

"Odio la televisión del
mismo modo que detesto
los cacahuetes. Pero no
puedo dejar de comer
cacahuetes". Orson Wells

Archivo de febrero, 2016

Los actores de los Oscar también actuaron en series de televisión

leodicaprioHubo un Leonardo DiCaprio antes de ese Jack de Titanic que enamoró a toda una generación. Y si yo lo hubiera sabido, habría suspirado por él mucho antes de ver cómo conquistaba a Rose en ese buque imponente. Me pilló pequeña, qué se le va a hacer. Pero internet -y, por supuesto, IMDB- son unas herramientas magníficas para encontrar los títulos en los que participó DiCaprio durante su adolescencia. ¡Porque los hay!

Como la mayoría de los actores, su carrera se inició en la televisión y las series le sirvieron de trampolín para llegar a la gran pantalla. Con sólo 15 añitos, participó en Dulce hogar… ¡A veces!, una dramedia familiar sobre la educación de los hijos que aguantó en antena una temporada y que tiene sus raíces en la película del mismo nombre de Steve Martin.

Pero la ficción que le dio más visibilidad -y que es posible que os suene- no es otra que la exitosa Los problemas crecen (Growing Pains), en la que interpretaba a un adolescente de 17 años (Luke Brower) abandonado por su padre. Se unió al elenco en la última temporada, la séptima, y lo hizo como uno de los protagonistas, no como personaje recurrente. Os dejo un vídeo debajo para que veáis cómo se desenvolvía a esa edad. ¡Menudo desparpajo! Este fue su último papel en televisión. Esta noche opta al Oscar por El Renacido, y si gana pienso ir a Colón a celebrarlo. Y no seré la única, que hay quedada, lo digo en serio. #TodosSomosLeo


Otra de las actrices nominadas al Oscar que también se inició en la televisión es (la gran) Jennifer Lawrence. Siento adoración por esta mujer, lo admito. Me gusta tanto que he buscado los capítulos de la serie que protagonizó de 2007 a 2009, The Big Engvall Showy me he visto un par. Se trata de una comedia muy noventera (como la de DiCaprio) y de toque familiar (también como la del actor). Es lo que se ha llevado durante dos décadas. Tantos títulos familiares han terminado por matar el interés hacia este género, que en la actualidad está en peligro de extinción.

En la serie, Lawrence, que opta al Oscar por Joy, se mete en la piel de Lauren Pearson. Aunque más bien la veo a ella todo el rato con esas caras tan expresivas y tan suyas que nos ha regalado en todas las galas de premios y que se han convertido enseguida en memes. (Espero con impaciencia la de esta noche). Os dejo una escena de la serie para que comprobéis por vosotros mismos que tengo razón.

De Bryan Cranston, nominado por Trumbo, tengo poco que decir que no sepáis. El por siempre Walter White de Breaking Bad, que le ha valido su mejor papel hasta la fecha, se dio a conocer por Malcom en el rol de padre panoli que interpretó durante 6 años. Pero antes de eso le hemos podido ver en Seinfeld, referente en la comedia ochentera. Si en Breaking Bad convierte al profesor de química en el mejor cocinero de coca del país, como dentista en Seinfeld deja mucho que desear. Debajo os dejo una escena que lo demuestra con creces.

Buceando en su filmografía he encontrado dos sorpresas. La primera, que Cranston salió en un capítulo de Expediente X en 1998 y la segunda, que también participó en un episodio de (atención) Sabrina, cosas de brujas, la serie adolescente que, admito, me obsesionó de pequeña. Y como siento una debilidad especial por How I Met Your Mother (Cómo conocí a vuestra madre), me veo obligada a recordar sus cameos en la sitcom estadounidense. #MuyFan

No sé si os acordáis pero Eddie Redmayne, que opta al preciado galardón por La chica danesa, protagonizó Los pilares de la tierra en 2010, la serie que basa su historia en la novela de Ken Follett. Fue hace seis años, cuando era casi un completo desconocido. En ella encarnó a Jack, el hijastro de Tom, ese hombre que nos dio dolor de cabeza con la dichosa catedral.

michael

Michael Fassbender, nominado por su papel de Steve Jobs en el biopic que lleva su nombre, participó en la enorme Hermanos de sangre, una de mis series favoritas y que en su día contaba con un elenco de lujo. Y lo hizo junto a Tom Hardy, que también está nominado aunque en la categoría de actor de reparto por El renacido.

Matt Damon, nominado por Marte, también tuvo su huequito en televisión. Más concretamente en 30 Rock, la comedia de la divertida Tina Fey que fue todo un éxito de crítica (y una pasarela constante de cameos de lujo) y que sigue la vida de una guionista, Liz, que en la quinta temporada tiene sus idas y venidas con el atractivo personaje de Damon. Fey no iba a dejar escapar esa oportunidad, claro.

matt

En cuanto a las actrices, la veterana Charlotte Rampling (45 años) le lleva la delantera a sus contrincantes. Seguro que la recordáis de la segunda temporada de Broadchurch, la serie británica que investiga la muerte de un niño con David Tennant (Jessica Jones, Harry Potter) como inspector y que llegó a España de la mano de Antena 3. La segunda temporada fue cancelada por la cadena.

La seguramente ganadora del Oscar Brie Larson, según las predicciones de mi compañero Carles Rull, apareció en unos cuantos capítulos de Community, una ficción que desde aquí os invito a ver. La más jovencita de todas, Saoirse Ronan (Brooklyn), también empezó en la pequeña pantalla, pero en series muy poco conocidas: The Clinic y Proof. Hasta aquí mi aportación del día porque de Cate Blanchett (Carol) no he sido capaz de encontrar nada seriéfilo al que hincar el diente salvo una miniserie, Heartless. ¡Mañana os espero por redes para comentar la gala!

¡Arriba ese lunes!

‘El Ministerio del tiempo’ se supera

Llevo meses esperando este momento. Y mentiría si no dijera que he vivido con una ministeria inusitada cada uno de los avances que ha ido difundiendo con cuentagotas TVE. A decir verdad, pocos productos nacionales me provocan tanta expectación como El Ministerio del tiempoPero la serie de Onza Entertainment no sólo cambió la manera de consumir televisión en España -con una audiencia en diferido que evidenciaba su fidelidad-, sino que logró que muchos escépticos creyeran de nuevo en la ficción patria y en la oferta seriéfila de la cadena pública.

Así, la segunda temporada de El Ministerio del tiempo lo tenía difícil. Después de una primera entrega que aterrizó en nuestras pantallas como un soplo de aire fresco y con capítulos tan redondos como el de Lorca, las expectativas de esa legión de fans sufridora iba in crescendo conforme se eternizaba su regreso, que finalmente llegó anoche a TVE.

RTVE / Tamara Arranz

Y aunque se suele decir que las segundas partes nunca fueron buenas… las nuevas tramas de la patrulla de agentes que luchará por preservar la historia de España (Alonso, Amelia y Julián) tira por tierra ese dicho tan trillado.

Javier Olivares, creador de la serie junto a su hermano fallecido Pablo, prometió nivel, oscuridad y aventuras. Y, desde luego, ha cumplido.

Sabía que su público, que el año pasado demostró una presencia y dedicación extrema en redes a pesar de que a la serie le costó encontrar su sitio en la parrilla, era exigente y no iba a consentir una segunda temporada floja. Es pronto para decirlo, pero el primer episodio supera con creces todas las expectativas.

Arranca, precisamente, con el regreso de Julián (Rodolfo Sancho) al Ministerio, meses después de que fracasara tratando de salvar a su mujer en la misión que cerró la entrega anterior. Esa fatal desenlace le obligó a desvincularse temporalmente de su trabajo como agente y a someterse a un tratamiento psicológico para superar el trance. Pero las secuelas perduran. Y por ese mismo motivo se verá apartado de la primera línea, así como de la patrulla que encabeza Amelia Folch (Aura Garrido).

Es la excusa perfecta para que Sancho compagine otros trabajos, como Mar de plástico, con la serie de La1. Pero tranquil@s, aunque su protagonismo se verá rebajado y ahora recaerá sobre los hombros de Garrido y Fresneda, la cadena ha dejado claro que no desaparecerá del todo. Veremos cómo evoluciona. Pero estoy convencida de que la historia tiene potencial como para sobrevivir sin el personaje de Julián entre sus filas, aunque preferiría no tener que llegar a ese extremo.

La serie revelación de 2015 tiene muchos aciertos. Pero siento debilidad por uno de ellos: los chistes ‘privados’ con los que la serie deleita a sus espectadores -que por lo general se centran en la ignorancia de Alonso de Entrerrios- se convierten en una fórmula exitosa de conectar con su público. Me refiero a las escenas en las que palabras tan aceptadas por nuestro tiempo -como ADN- suponen todo un misterio para el personaje al que encarna (el gran) Nacho Fresneda.

¡Qué grandes son estos tipos (actores, creadores, guionistas, directores)! ¡Y qué larga se ha hecho la espera! Menos mal que ya los tenemos cerca. Con la nueva temporada El Ministerio del tiempo demuestra, una vez más, que se puede hacer ficción española entretenida y de calidad.


Post dedicado a Eduardo Casado y Arancha Serrano, dos ministéricos hasta la médula 🙂


Os recuerdo que me podéis seguir en Twitter y en Facebook para seguir comentando frikadas varias. ¡Os espero!

Así es el perturbador teaser de lo nuevo de ‘Juego de tronos’

Si no viste la quinta temporada de la serie, HUYE. Si sigues es bajo tu responsabilidad. 🙂


Juego de tronos sigue jugando al despiste. Así lo demuestra el primer teaser de la sexta temporada que llevamos esperando desde el sábado y que se filtró un par de horas antes de que HBO lo emitiera aprovechando el estreno de su nueva serie, Vinyl.

El vídeo, de poco más de un minuto de duración, nos traslada a la Casa de Blanco y Negro, y muestra las cabezas inertes de personajes que a lo largo de las primeras cinco temporadas pasaron a mejor vida, como Ned Stark, Robb, Catelyn…. y sí, también está Jon Snow. Hasta aquí todo normal. Lo aceptamos, el hijo bastardo del norte murió a manos de sus compañeros de la Guardia de la Noche.

¿El problema? Que los rostros de personajes que aún siguen con vida, como Daenerys o Tyrion, se suman a la colección de cabezas inertes que se agolpa en la vitrina de la Casa de Blanco y Negro, que, por si no os acordáis, es la casa a la que llegó Arya al final de la quinta entrega.

Para que os hagáis una idea, las 26 imágenes inéditas que difundió el viernes pasado HBO son más reveladoras que el primer teaser de la serie, que no hace más que incendiar los rumores y avivar la llama de las teorías.

Os recuerdo que Juego de tronos se estrenará el próximo 24 de abril en Estados Unidos y que Movistar+ hará lo propio el mismo día aquí en España, irá al compás que marque HBO, de manera que la televisión de pago no esperará las 24 horas habituales para emitir el arranque de temporada. También os puede interesar un mapa sobre la ficción para descubrir las localizaciones de las principales casas.

¡A por el lunes, seriéfilos!

¿Dónde se quedó ‘The Walking Dead’?

Sufrimos, lloramos y nos indignamos. La sexta temporada de The Walking Dead trajo consigo la mayor horda de zombies de su historia y algunas escenas que han traído de cabeza a los seguidores.

Ocho episodios después, la ficción zombie se despidió temporalmente de su legión de fans en noviembre, dejando un sinfín de tramas inconclusas y unos cuantos interrogantes que han bombardeado nuestro cerebro durante las últimas semanas. ¡Qué digo semanas! Han pasado casi tres meses desde que los protagonistas se pasearon por Alexandria tratando de disimular su olor con tripas de muerto. O desde que vimos a Glenn -el personaje más sufridor de esta entrega- aproximándose a la valla que divide esa conflictiva porción del mundo. 

La espera ha sido eterna, pero The Walking Dead regresa (por fin) esta noche a las 22.20 horas a FOX con la segunda parte de su sexta temporada, y con Rick Grimes y el resto del grupo tratando de sobrevivir en una tierra hostil infestada de caminantes mientras Daryl hace lo propio despojado de sus posesiones más preciadas (su ballesta y su moto). ¿Se volverá a juntar el grupo en algún momento?

La sinopsis del noveno episodio, No way out, desvela más bien poco, pero anuncia el inicio de una nueva era. Así, ¿qué debemos esperar de este regreso que se torna cada vez más oscuro?

En primer lugar, un nombre: Negan, uno de los villanos más temidos por los lectores de los cómics y cuya aparición se espera como agua de mayo. Si bien es cierto, todo parece indicar que no será hasta el final de temporada cuando el actor Jeffrey Dean Morgan llegue pisando fuerte. Y también esperamos la de un tal Gregory que promete convertirse en el nuevo dolor de cabeza de Rick Grimes. A nuestro sheriff le crecen los enanos. Aunque también habrá personajes buenos dentro de las nuevas incorporaciones, como Jesús (Tom Payne), uno de los miembros de la comunidad Hillpop.

El reencuentro de Glenn y Maggie, del que ha hablado la actriz Laura Cohan para anunciar que “no será un momento feliz” -veremos si el pizzero llega a tiempo-, se convertirá en otra de las escenas decisivas de esta segunda parte. Ya nos lo han adelantado: el drama (y los zombies) se cierne(n) sobre Alexandria. Pero tendremos que esperar a esta noche para encontrar respuestas a nuestros miles de interrogantes. De momento, os dejo los primeros cuatro minutos de episodio para ir abriendo boca.

¡Arriba ese lunes!

PD: os recuerdo que me podéis seguir en Twitter y en Facebook para compartir frikadas varias. ¡Os espero!

‘Allí abajo’ viaja al norte y regresa más fresca y fuerte que nunca

Allí abajo -sobran las presentaciones- se hizo querer durante la primera temporada. Buenos diálogos, grandes actores (muchos de ellos desconocidos) y unos personajes que conectaron con el público desde el piloto fueron garantía de éxito para una serie que nacía bajo la estela de Ocho apellidos vascos y que ahora ha logrado desprenderse de esa mochila. Tiene identidad y sello propio.

Pero, sobre todo, Allí abajo nos abrió los ojos y nos demostró que se puede hacer comedia de calidad: tiró por tierra la imagen de la estética humorística pobre a la que nos tienen acostumbrados en España. Aquí, cada plano se cuida con delicadeza. Y eso se agradece.

allíabajo1

La segunda temporada llegó después de meses de espera. Lo hizo, concretamente, el viernes. Vale, ya empezamos mal. Estrenar un viernes la serie más vista de la cadena en 2015 debería ser delito. De hecho, debería estar penado.

Pero Antena 3 lo hizo con el único propósito de rellenar el hueco que ha dejado Tu cara me suena, que consiguió ser líder en su franja horaria por delante de Sálvame Deluxe. Y sabe que la comedia protagonizada por (los enormes) María León y Jon Plazaola no va a ver mermada su audiencia porque cuenta con un público fiel. Así lo demostraron, además, los datos, que avalan su fortaleza. Casi 4 millones siguieron su regreso en ese fatídico día de la semana. Perdió unos pocos televidentes, es verdad, pero estoy segura de que la mayoría de ellos (me incluyo) la verán a partir de ahora en diferido.

Allí Abajo / Atresmedia

En esta ocasión, la serie retoma la historia de amor donde se quedó la otra vez. Con la relación de Iñaki y Carmen más que formalizada. Juntos, viajarán al norte, a Donosti, para abordar el choque cultural a la inversa, con la (graciosísima) recreación de una tamborrada, la cuadrilla siempre al acecho, la suegra (qué personajazo) al borde del colapso, las excesivas comilonas norteñas y un frío que entumece el salero andaluz de la enfermera.

Todo ello mientras nos introducen con cuentagotas -todo un acierto, no hay prisas- a esos secundarios que aportan, sin necesidad de grandes apellidos, novedad y frescura a la trama. Pero la escapadita al norte será simplemente eso, una escapadita, algo fugaz. Desde aquí reivindico que vuelvan, que dejen las bulerías y se asienten en el norte, hay mucho material todavía por explotar.

Es cierto que la serie no aporta nada nuevo, pero entretiene sin necesidad de recurrir al chiste malo y la carcajada forzada y constante. Allí abajo regresa de Euskadi por la puerta grande: más fresca, fuerte y atractiva que nunca.

‘Buscando el norte’… y la gracia

Una serie sobre españoles expatriados tiene que funcionar sí o también. Y la nueva apuesta de Antena 3 lo hizo por todo lo alto en lo que a audiencia se refiere. Más de 4 millones de espectadores arroparon el estreno del miércoles de Buscando el norte, esa comedia que tiene sus raíces en la taquillera película de Yon González y Blanca Suárez y que, al igual que el largometraje, ha trasladado la trama a Berlín, regalando unos exteriores de escándalo que ya le gustaría a la mayoría de las ficciones patrias.

Pero cifras aparte, el piloto (por muchas esperanzas que tuviera puestas en él) carece de chispa, punch, ritmo y gracia. No aburre, pero tampoco engancha ni aporta nada nuevo al espectador. Y un primer episodio exige mucho más de lo que mostró el primer día.

Buscando el norte / Atresmedia

Es blanco, es aséptico e incurre en uno de los errores más graves que cometen la mayoría de ficciones españolas: presentar a un sinfín de personajes en los primeros 80 minutos de serie, otro error mayúsculo. ¿Por qué en España nos empeñamos en alargar como un chicle los episodios? Volviendo a los protagonistas… ¿De verdad es necesario que les conozcamos a todos el primer día? Así pasa, que terminamos picoteando personalidades sin que ninguna nos seduzca especialmente.

Pero siempre hay excepciones, claro. Belén Cuesta, por ejemplo, aporta frescura con ese punto gamberro y alma arrolladora que deja entrever su personaje, que en el inicio decide desprenderse del drama de una ruptura amorosa y acompañar a su hermano a Berlín para empezar una nueva vida. ¿El objetivo de ambos? Buscar un futuro profesional más digno que el que les ofrece su país de origen, el eterno dilema de los jóvenes de ahora que se palpa a la perfección en la pantalla.

Si bien es cierto que Cuesta está más que correcta -y estoy convencida de que irá a más a medida que evolucione la serie-, no hablemos de Manuel Burque, nominado en la pasada edición de los Goya a Actor Revelación, y que en este caso se mete de manera muy acertada en la piel de un español que presume de su vida en la capital alemana cuando la realidad no es tan idílica como la pinta en las redes sociales. Por desgracia, no puedo decir lo mismo de Antonio Velázquez, a quien no he encontrado todavía la vis cómica. Y me da rabia, porque en el género dramático se mueve como pez en el agua. 

En líneas generales, la serie tiene fallos, pero se aleja (por fortuna) de formatos como Con el culo al aire, Anclados o Algo que celebrar. Es una serie que tiene potencial para seguir creciendo durante las próximas semanas si sabe explotar algunas tramas y si encuentra la chispa ausente en el piloto. La nueva apuesta de Antena 3 está Buscando el norte, su sitio, su espacio y también la gracia. Y creo que la van a encontrar. Todavía no está todo perdido.

‘Juego de tronos’: los creadores confiesan que el piloto fue “un desastre”

Después de unas semanas en las que he estado un tanto ausente, ya puedo decir que vuelvo a coger las riendas del blog con fuerza. En breve os hablaré de las nuevas series a las que deberíais dar una oportunidad y esas otras de las que será mejor que huyáis.

Pero, de momento, os traigo una noticia que me ha llamado mucho la atención y que tiene que ver con la dudosa calidad de Juego de tronos, esa ficción fantástica que se suele mover en la excelencia. Pocas quejas tenemos los miles de fans repartidos a lo largo y ancho del globo con uno de los buques insignia de HBO. Así que si os digo que el piloto fue “un desastre”, estoy convencida de que no me vais a creer. Sé que puede parecer inverosímil, pero esta afirmación es verídica. Y no la digo yo.

Así lo han confesado los productores David Benioff y Dan Weiss en una entrevista con Scriptnotes que recoge Io9 Gizmodo, donde han mostrado su malestar con el capítulo original. Entonces, ni Catelyn Stark ni Daenerys Targaryen estaban interpretadas por las actrices actuales. El director tampoco era el mismo. El cineasta Tom McCarty se puso tras las cámaras y fue uno de los artífices de ese primer y fatídico episodio.

Ver cómo mis amigos veían el piloto fue una de las experiencias más dolorosas de mi vida, similar a la apendicitis“, confiesa Weiss. “Tan pronto como terminó, Craig Mazin [guionista de Resacón en las Vegas] dijo ‘tenéis un gran problema‘”. Lo mismo pensó Benioff, que al parecer no paraba de escribir esa frase en su bloc de notas. Los productores dedicaron cuatro años de trabajo a ese piloto para que ninguno de los allí presentes entendiera que Cersei Lannister y Jaime eran hermanos, un dato fundamental en la trama.

Después de que se les partiera el alma con las reacciones de sus compañeros, Benioff y Weiss decidieron hacer ‘borrón y cuenta nueva’. Siguieron apostando por Juego de tronos, pero el piloto fue regrabado casi en su totalidad. “Volvimos a grabar el 90% del episodio”.

Realizaron, además, un nuevo casting para encontrar a las actrices que encajaran a la perfección en los papeles de Catelyn y Daenerys. No sé cómo lo hicieron las anteriores, pero desde luego Michelle Fairley y Emilia Clarke lo hacen de maravilla. Dijeron también adiós a Tom McCarthy y escogieron a un nuevo director para que capitaneara el desembarco de Juego de tronos.

Y todas esas modificaciones fueron positivas. Después de ver los cambios, Craig Mazin se quedó sorprendido: “Es el mayor rescate de la historia de Hollywood. Rescataron una mierda y la convirtieron en algo brillante”. Y yo que me alegro. La sexta temporada, que, como sabéis, se desliga de las novelas porque George R. R. Martin aún no ha publicado Vientos de invierno, llegará a HBO el próximo 24 de abril. ¡Ya no queda nada!