En capítulos anteriores En capítulos anteriores

"Odio la televisión del
mismo modo que detesto
los cacahuetes. Pero no
puedo dejar de comer
cacahuetes". Orson Wells

Entradas etiquetadas como ‘house of cards’

‘House of Cards’ libra su guerra más fría

House of Cards no es lo que era”. Me he cansado últimamente de leer esa frase en diferentes medios de comunicación. Es evidente que igualar el nivel de la primera temporada, que nos regaló giros argumentales casi de manera frenética, es difícil, pero eso no significa necesariamente que la historia original haya mutado en una temporada para dejar en el olvido.

Es más, después de leer esas afirmaciones y de devorar casi de manera maratoniana los diez primeros episodios, me pregunto si de verdad he visto la misma entrega que los demás, si de verdad hay personas que no han disfrutado de esta nueva tanda de episodios que va en paralelo con la situación política del país y una carrera desenfrenada hacia el despacho oval. Aquí no tenemos ni a Donald Trump ni a Bernie Sanders. Pero la figura de Hilary Clinton bien podría estar representada por una de las protagonistas. Nunca antes una temporada había llegado a ser tan actual como esta última.

257843-770-472

La cuarta entrega -que está disponible de manera íntegra en Movistar+, encargada de los derechos de este drama político en España y no Netflix– vuelve a estar cocinada a fuego lento, y así es como se entretejen las mejores tramas. Pero incluso siguiendo ese ritmo pausado que busca posicionar las piezas del tablero político que se aproxima, el buque insignia de Netflix se presta al maratón. La tercera temporada que tanto decepcionó a los seguidores incondicionales de la serie ya es historia.

El drama marital de los Underwood, del que ya fuimos testigos al final de la tercera temporada, centra la trama de la cuarta, mucho más ligera en cuanto a temáticas políticas que la anterior. Los guionistas han dejado a un lado los hilos argumentales densos y algo liosos sobre las relaciones diplomáticas con China -y que creo que muy pocos entendieron (me incluyo)- para centrarse en la carrera política del clan familiar que, en esta ocasión, libra su guerra más fría. Con una Claire Underwood que, siguiendo la estela del final de temporada, lucha en cuerpo y alma por brillar con luz propia y alejarse así de la baja popularidad de su marido. No ha nacido para estar a la sombra, y ahora está capacitada y predispuesta para demostrarlo.

Uno de los puntos fuertes de House of Cards –que además se acentúa esta temporada- son las aristas y reveses de los personajes secundarios. En especial de los femeninos: tan inteligentes, tan elocuentes, tan voraces. Mujeres con hambre y ansias de poder, incapaces de mantenerse en un segundo plano. Robin Wright ha llevado esa bandera con total dignidad a lo largo de las últimas cuatro temporadas, pero en los nuevos episodios se rodea de unos personajes que desprenden un poderío incluso aun mayor que el de ella. Por primera vez aparece en escena su madre, que nos ayuda a entender un poco mejor la fría personalidad de uno de los mejores personajes de la serie.

Ambición desmedida, grandes dosis de drama familiar, la lucha por el poder encarnizada y las malas relaciones con Rusia hacen de la cuarta una de las mejores entregas de la serie. Ya el viernes pasado, antes de llegar a casa y reproducir los nuevos capítulos, era consciente de que me iba a costar racionalizar los episodios. Olía a atracón y a empacho. Y sí, así ha sido. Si este fin de semana tenéis tiempo, desde aquí os invito a que os dejéis seducir por las nuevas tramas. Bienvenidos, otra vez, a las cloacas de la política Underwood.

No habrá más ‘Fargo’ hasta 2017 y ‘House of Cards’ lanza teaser durante el debate republicano

Malísimas noticias para los fans de Fargo. Después del final de la segunda temporada -que se emitió el lunes y del que os hablaré posiblemente este viernes-, el creador de la serie de Fox, Noah Hawley, ha anunciado que la tercera entrega no llegará a la pequeña pantalla hasta 2017. ¡2017! Nos va a pasar como con Sherlock, que casi nos salen canas con la espera.

¿Los motivos? Porque la tercera temporada, según anunció su creador a Deadline, estará ambientada durante el invierno y ahora mismo no disponen del tiempo necesario para grabarla en los próximos meses: “el invierno es una seña de identidad de la serie y ahora no tenemos tiempo para grabar“.

De momento, el único detalle que ha facilitado sobre la nueva temporada es que se desarrollará en 2010, cuatro años después de la historia de Lorne Malvo y Lester Nygaard. Aunque no es seguro, el creador está intentando crear conexiones con los antiguos personajes y los protagonistas de la nueva entrega. La espera será larga, seriéfilos.

Aparcamos Fargo; el turno ahora es de House of Cards. Apuntad la siguiente fecha en el calendario: el 4 de marzo terminaremos de mordernos las uñas porque se estrenará (¡por fin!) la cuarta temporada del buque insignia de Netflix. Y con ella, llegará la campaña electoral del candidato a la reelección, nuestro despiadado protagonista, Frank Underwood. La carrera hacia el despacho oval ha comenzado.

Así lo anunció ayer el twitter oficial de la serie, que además escogió un día estratégico para lanzar las novedades. En concreto, durante el debate de los 14 candidatos republicanos que optan a la presidencia del Gobierno en Estados Unidos. Una cita en la que pudimos ver a los aspirantes que lideran los sondeos, Donald Trump y Ted Cruz, entre otros. Ya conocemos a Frank Underwood, siempre boicoteando a la oposición, incluso en la vida real.

No es la primera vez que la serie se involucra en el tablero político actual. Hace unos días, sin ir más lejos, el twitter de la serie siguió en vivo el debate a 4 que celebró Atresmedia y dedicó todo tipo de comentarios a los candidatos al 20-D.

Dejando a un lado la política, la fecha de estreno no vino sola, llegó acompañada de una serie de novedades que suponen los primeros detalles de la cuarta entrega, como por ejemplo la página web. También los carteles electorales con las siglas FU2016, las de su candidato demócrata, Frank Underwood, aunque también pueden hacer referencia a la abreviatura de ‘Fuck You’ (que abreviado se escribe Fuck U). ¿Nos encontramos ante una indirecta a Claire después del final de la temporada anterior?

En el spot de su campaña, al más puro estilo americano, podemos ver que Underwood viene pisando fuerte y que se postula como el candidato que se preocupa por sus ciudadadnos (me río yo de esto último). “América, esto no ha hecho más que empezar“, avisa. ¡Qué ganas! ¡Ya queda menos!

 

‘House of Cards’ y ‘El Ministerio del tiempo’ se cuelan en el debate ‘decisivo’

Si os preguntabais dónde diantres se había metido Mariano Rajoy durante el 7-d, el protagonista de House of Cards tenía la respuesta: “Mariano Rajoy, aquí sí estás, dando guerra. Gran partida”, comentaba haciendo referencia a una escena en la que se ve al protagonista jugando a la Play.

Atresmedia no había invitado al debate ‘decisivo’ a Frank Underwood, pero es que el despiadado demócrata de la serie de Netflix no necesita invitación alguna para hacerse notar, porque él solo ha caldeado el ambiente en Twitter. O más bien, la cuenta oficial de House of Cards en España, que ha animado el #7dElDebateDefinitivo con sus comentarios en directo. Y ha habido de todo: desde desafíos, consejos hasta críticas.

Con un nada sutil “que empiece la carnicería” (100% fiel al estilo Underwood) ha arrancado el minuto a minuto del Twitter de House of Cards, que ha acompañado el mensaje con la mítica escena del protagonista a su llegada al despacho oval. “El precio de la presidencia es la soledad. ¿Podréis pagarlo?“, preguntaba a los principales candidatos de los partidos que se repartirán el pastel electoral el próximo 20-D.

Minutos más tarde ha llegado la lluvia de críticas de manera individual. Qué os pensábais, Frank Underwood tiene dardos para todos. “Hay dos tipos de vicepresidentes, los que se dejan pisotear y los que pisotean. Tú pareces de los últimos”, ha comentado a Soraya Sáenz de Santamaría, todo un halago viniendo de él.

“No sé si sentirme orgulloso o aterrorizado de ti. Quizás, de las dos maneras”, le decía a Rivera, mientras a Pablo Iglesias le aconsejaba saludar con la “mano derecha” para guardar “una piedra en la izquierda”. Pedro Sánchez se ha llevado, quizá, el dardo más envenenado: “veamos si te quedas con el rebaño o te unes a la jauría”.

El ministerio del tiempo (La1) no tiene mucho que ver con política, pero aún así también se ha zambullido en el debate. En su caso, el equipo ha hecho referencia a la ‘sala del tiempo’ desde la que se cronometraba a los candidatos.

“Otra vez la sala del tiempo. Como tengamos problemas de Copyright, Javier Olivares [el creador de la serie] nos cuelga”, se ríen desde su cuenta oficial. También han recordado a Jordi Hurtado, después de que Rivera y la vicepresidenta mencionaran durante el debate el programa Saber y ganar. Os recuerdo que Hurtado hizo un grandioso cameo en la temporada pasada que explicó, por fin, el secreto de su inmortalidad.