BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

La falsa historia del Grial de León

Por Luis Molina (CSIC)*

Ningún científico debería hablar del Grial –a no ser, claro está, que se trate de un especialista en literatura artúrica– por el riesgo de verse contaminado por esa amalgama de religiosidad heterodoxa, misticismo de saldo y esoterismo. En ese mundo de crédulos y de descarados, de cándidos y de aprovechados, poco tiene que hacer la ciencia, puesto que en él se habla un idioma y se siguen unos procesos mentales incompatibles con los usos de la labor investigadora.

Pero en ocasiones esos universos paralelos se presentan con ropajes científicos en un intento de ampliar su limitada grey. En esos casos es responsabilidad del científico acudir en ayuda de aquellos susceptibles de ser confundidos por las apariencias, ya sea por el empaque serio del producto o por el perfil académico del autor.

Caliz Urraca

Cáliz de Doña Urraca. / Vía José M. Benito Álvarez

Hace unos años, en 2014, se publicó el libro Los Reyes del Grial cuyos autores, Margarita Torres y J.M. Ortega, pretendían demostrar que un cáliz conservado en San Isidoro de León era el auténtico Grial, la copa en la que bebió Jesús en la ‘Última Cena’. Ese cáliz era conocido desde antaño como el Cáliz de doña Urraca, por haber sido donado por esa infanta, hija de Fernando I, a San Isidoro, y nunca se había visto en él más que un valioso ejemplo de la orfebrería hispana del siglo XI. La tesis defendida por los autores del libro sostiene que el cuenco de ónice que constituye la parte superior del cáliz es la auténtica copa de la ‘Última Cena’, es decir, el Grial. No tengo espacio en este artículo para comentar los argumentos que presentan para llegar a tan asombrosa conclusión. Otros lo han hecho ya y no han sido precisamente benévolos con el trabajo de Torres y Ortega. Yo me limitaré a tratar un punto de su estudio que, aunque en principio pueda parecer marginal, constituye la única prueba concreta que aportan para sostener su teoría, dado que el resto de los indicios presentados no pasan de ser, como es norma en los estudios griálicos, coincidencias forzadas, sospechas infundadas y saltos al vacío.

Se trata de una serie de documentos árabes que, según los autores, demuestran que el sultán de Egipto había regalado el cáliz, que se hallaba en Jerusalén, al soberano de la taifa andalusí de Denia, quien, a su vez, se lo habría entregado al rey de León, Fernando I. Los textos árabes que citan son de dos tipos. En primer lugar hay varios pasajes de obras bien conocidas y publicadas desde hace tiempo en los que Torres y Ortega creen encontrar inequívocas alusiones al cáliz regalado al rey de Denia. El otro tipo de textos son dos pergaminos hallados de forma casi milagrosa en una biblioteca de El Cairo que vienen a confirmar punto por punto la tesis de los autores.

San isidoro

Vista nocturna de la Basílica de San Isidoro de León. / Vía Nacho Traseira.

En lo que se refiere a los textos conocidos anteriormente y de autenticidad indudable, he demostrado en un trabajo reciente que la traducción que de ellos se ofrece en Los Reyes del Grial es absolutamente disparatada. En ninguno de ellos hay la menor mención a ningún cáliz, ni sagrado ni profano. Me imagino que habrá que achacar a la casualidad el hecho de que los numerosos errores de esas traducciones vayan siempre en la misma dirección: la de apoyar la tesis de los autores del libro.

Y en cuanto a los pergaminos de El Cairo, muchos especialistas han mostrado su incredulidad ante tan afortunado hallazgo, porque las circunstancias de su descubrimiento son inverosímiles. Por mi parte, aún estoy analizando el texto de ambos documentos y, por tanto, todavía no puedo ofrecer conclusiones definitivas, pero los datos preliminares me permiten hacerme una idea de en qué momento y en qué circunstancias se elaboraron esos pergaminos. Y ni aquél es remoto, ni éstas son cabales.

Cuando se publicó el trabajo en el que demostraba que las traducciones estaban manipuladas, Torres se apresuró a declarar que ellos se habían limitado a incluir los textos que les había enviado el arabista Gustavo Turienzo, a quien habían encargado la tarea y que había sido el descubridor de los pergaminos de El Cairo. Sin embargo, éste había escrito hacía ya tiempo un artículo en el que se desmarcaba completamente de lo dicho en Los Reyes del Grial. ¿Quién dice la verdad en todo esto? Por el momento eso no es relevante; el tiempo –tal vez con algún pequeño empujón por nuestra parte– lo aclarará. Por ahora bástenos saber que, aunque no conocemos el pecador, sí el pecado, y no es pecado venial.

Last Supper Juan de Juanes

‘La Última Cena’, con el Santo Grial en el centro, pintada por Juan de Juanes en 1562. / Wikimedia.

Por cierto, en los últimos meses estamos asistiendo a un posible caso de fraude científico que pone en entredicho el trabajo de una investigadora de prestigio en el campo de la biología molecular. Las sospechas de manipulación de los datos en los que ha basado sus trabajos han provocado una serie de medidas severas: cinco de sus artículos han sido retirados de las revistas en las que fueron publicados, ha sido despedida de la institución en la que estaba contratada y le ha sido retirada la financiación por parte del Europena Research Council (ERC). Estas acciones contrastan dolorosamente con lo que estamos viendo en el caso que nos ocupa: ningún organismo ni institución de las que han intervenido cobijando o financiando un trabajo tan sometido a graves sospechas ha dado señales de vida. Cuando finalice el análisis de los pergaminos de El Cairo y se confirmen las conjeturas, ¿cuál será la reacción de esos organismos? ¿Seguirán en silencio o recurrirán al clásico “no podíamos imaginar”? Porque no hace falta imaginación, sino únicamente interés en preservar la reputación de las instituciones y en velar por el destino del dinero de los contribuyentes.

 

Luis Molina es investigador de la Escuela de Estudios Árabes en Granada (EEA-CSIC).

 

15 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jimeno

    Por favor, hay varias iglesias que dicen tener la piel extirpada a Jesús cuando se le cincuncidó. Me temo que entre todas las pieles hay para hacer un tambor, pero que no decaiga, sigamos con las supersticiones, fábulas, documentos falsos etc. que el pueblo llano disfruta mucho con todo eso.

    27 diciembre 2017 | 12:37

  2. Dice ser Melocreoto

    Y con los trozos de la cruz construimos un Titanic de madera. ¡Qué siga la fiesta y la superchería!

    27 diciembre 2017 | 13:11

  3. Dice ser Por Supuesto

    Bueno, es religión. Casi todo es una cuestión de fe. Si ellos dicen que lo tienen ¿por que no?. ¿A cuantos supuestos sesudos estudios “cientificos” pagados por una u otra empresa o incluso organismos y asociaciones poderosas asistimos diariamente los lectores que demuestran o niegan las virtudes de tal y cual habito o producto relacionado? Pufffff, que cansancio

    27 diciembre 2017 | 13:12

  4. Dice ser infoshow

    Pero el grial no fue la copa en la que jesucristo bebió el vino en la ultima cena? No me digáis que en aquel mesón tenían copas de oro y diamantes para los clientes?

    Ni en un hotel de 20 estrellas te dan de beber en una copa como esa!

    27 diciembre 2017 | 13:27

  5. Dice ser AMagno

    Para no haber terminator sus trabajos, el autor despliega ponzoña sin cuartel: sicario valenciano parece o islamita nazari

    27 diciembre 2017 | 14:21

  6. Dice ser Entre crédulos y fanatismos

    Las grandes corporaciones religiosas han promovido hasta el hartazgo la mitomanía. La fe Cristiana en particular, desde sus orígenes y hasta el presente, ha pretendido implantar “verdades paralelas” a través de sus equipos especializados de adoctrinamiento y fe, claro está que ninguno de sus montajes supera el método científico de autenticidad, así sucede con todas sus supuestas originales reliquias sagradas como la lanza sagrada, la túnica sagrada, el santo sudario, el santo grial etc.etc. por ser originarios todos ellos, como mucho a épocas medievales, el adoctrinamiento y la manipulación de engañosos objetos y de historias fraguadas o inventadas sobre hechos divinos es en lo que se ha sustentado la fe y ha sido su forma de seducir, cautivar y/o esclavizar voluntades para así perpetuar su inmenso poder hegemónico –

    27 diciembre 2017 | 14:49

  7. Dice ser Tesla Lavoisier

    ¡Vaya, vaya! ¡Aquí no hay playa!

    27 diciembre 2017 | 19:48

  8. Dice ser fer

    Comentarist numero seis, se ve que te mola el lío o escribes libros sobre el grial de León 😀

    En fin, muy triste.

    Esperemos que devuelvan hasta el último euro de esta estafa….

    27 diciembre 2017 | 20:25

  9. Dice ser Javier

    El santo grial esta en Leon le pese a quien le pese.

    Las joyas fueron a posteriori puestas la copa original es sin los adornos.

    27 diciembre 2017 | 20:47

  10. Dice ser pini

    comentarista nº10, el mural, pq es originalmente un mural, fue pintado por leonardo davinci en 1495, la ilustracion es pura invencion del pintor, pq dudo mucho q estubiera presente para hacer la pintura en plan, decir patataaaaa. vamos q la ultima cena se pinto 1495 años despues o mas, el santo grial, es solo un cuento del q no se sabe a ciecia cierta si en realidad ocurrio, ya me explicaras como coño alguien va a una cena, y se le ocurre guardar una copa en plan, con esto pasare a la historia, pq no existe entonces un santo plato? o una santa servilleta? o un santo tenedor o cuchillo? ya puestos una santa sandalia, o un santo palillo para los dientes

    27 diciembre 2017 | 23:57

  11. Dice ser olof

    N° 11
    Este fresco, lienzo, o lo que sea, fue pintado por Juan de Juanes, siglo XVI.
    Da Vinci pintó otra “última cena” en el siglo XV, al igual que a lo largo de los siglos lo hicieron otros autores. Y no, no se ponían en plan paataaata. Eran modelos de la época, simplemente.

    28 diciembre 2017 | 11:23

  12. Dice ser olof

    Los Templarios hicieron de las suyas y guardaron muchos objetos; y por qué no, el grial puede que esté en alguna parte, pero vete tú a saber dónde.
    Luego llega la iglesia católica (sobretodo) y sigue alimentando leyendas de la historia. El negocio, es el negocio.

    El cáliz, seguramente en su orígen, sería de barro, piedra, o algun metal noble, porque eran pobres como ratas.
    Luego llega la iglesia católica (sobretodo) y comienzan a adornar el vaso con piedrecitas y ornamentos, con todo el oropel que caracteriza a la iglesia católica, lo cual no quiere decir que sea el original.

    28 diciembre 2017 | 11:40

  13. Dice ser infoshow

    Por qué en ese cuadro solo hay una copa y ningún vaso? los apostoles no bebieron nada durante la cena?

    30 diciembre 2017 | 14:08

  14. Vaya, con el Grial de León, resulta ser falso 😉
    Saludos

    10 enero 2018 | 15:34

  15. Dice ser feromonas

    Estaba en la dua si era el de León o el de Valencia

    20 enero 2018 | 00:21

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.