Entradas etiquetadas como ‘ucrania’

Una joven protagoniza la persecución policial más absurda de la historia

Una disparatada persecución policial, al más puro estilo Charles Chaplin o Buster Keaton, se ha producido en la localidad ucraniana de Rzhishev, donde una joven, bajo los efectos de las drogas y el alcohol, se cachondeó de dos agentes con premeditación y alevosía. ¡¡¡Malaje!!!

Cuando la huida a toda pastilla llega a una rotonda del centro de la ciudad, el conductor del coche patrulla pierde el control y se estrella sin remisión contra el bordillo. Pero el vehículo, que era objeto de persecución, en lugar de poner pies en polvorosa, empieza a dar vueltas alrededor de la glorieta y la alumna aventajada de Sébastien Loeb comienza a cachondearse de los dos agentes en su cara, según publica un medio local. Lee el resto de la entrada »

Asesina al camarero tras encontrar una mosca en su sopa

Últimamente, parece que están los nervios a flor de piel. En una pequeña ciudad de la península de Crimea, en Ucrania, se vivió una historia sobrecogedora. Un sujeto se creyó Michael Douglas en Un día de furia o Samuel L. Jackson en Pulp Fiction. El individuo responde al nombre de Borys Bobak y ya está entre rejas.

La secuencia de los hechos es pasmosa. El suceso se desarrolla en un escenario cotidiano. Un tío entra en un restaurante y pide una sopa al camarero. Éste se la trae, con la mala suerte de que en la sopa hay una mosca (sí, es un tópico que no se inventó de la nada, a veces ocurre). Lo escalofriante llega a continuación. El nudo de la historia es una fuerte discusión entre el camarero, que intenta excusarse, y el cliente, que se va calentando hasta el extremo. El desenlace es trágico: el individuo saca un arma y descerraja un disparo sobre la cabeza del empleado del restaurante, que muere en el acto. Una escena muy repetida en thrillers de serie B que tiene su réplica en la realidad, donde resulta más impactante.

Bobak, en prisión preventiva a la espera del juicio, aseguró que para él “era un día normal. Iba a comer algo, pero vi la mosca en la sopa y la furia me cegó. Me asombra la tremenda frialdad del sujeto, al que algunos medios locales han rebautizado como William Foster (personaje principal de Un día de furia). El tío habla de matar como quien habla de la lluvia.

Aviso para su compañero de celda: yo no dormiría muy tranquilo.

PS. Hay uno en la redacción que como consiga un helicóptero Apache, la lía parda.

Una ‘bella durmiente’ con la que te tienes que casar si la despiertas

El arte es una cosa complicada, ya sabéis. Dicen que el Ecce Homo es arte, pero yo creo que el Ecce Mono también lo es. Quizás por eso se ha venido arriba el artista ucraniano-canadiense Tarás Polataiko y ha decidido recuperar un cuento tradicional para convertirlo en arte dentro del Museo Nacional de Arte de Ucrania, en Kiev.

Lo que ha hecho Tarás es un cásting para elegir ‘bellas durmientes’: chicas jóvenes y bien parecidas cuyo trabajo consiste en tumbarse con los ojos cerrados y una pose angelical sobre un lecho blanco esperando a que los visitantes del museo besen sus labios.

Sí, amigos, en esta versión de arte interactivo tú también participas. Puedes acercarte y darle un besito en los labios. BESITO, ¿EH? Que os conozco y alguno es capaz de tumbarse encima y quedarse ahí a dormir.

(El siguiente vídeo dura tres horas y algo, así que os recomiendo que veáis sólo un poco para haceros a la idea)

El problema (o no) es que tú firmas un contrato, que ellas ya han firmado, según el cual si abren los ojos después de tu beso os tenéis que casar. Así, sin hablar ni nada; del beso a la vicaría.

Coincidiréis conmigo en que lo normal es que la chiquilla no abra los ojos, dado que lo que le puede tocar no tiene pinta de ser muy alentador (¿un tipo que besa a una chica guapa a la que no conoce para ver si abre los ojos y se casa con él?), pero imaginad que, por lo que sea, la chica se vuelve indispuesta y de repente abre un ojillo, un parpadeo tonto.

Qué sé yo… imaginad que se echa una cabezadita, el beso la despierta, y abre los ojos sobresaltada. Probablemente frente a ella está un Howard Wolowitz de la vida, un tipo que vive con su madre y que descuelga el teléfono con “Digamelón”. Y ahora tiene que casarse con él. ¿No sería triste?

PD: Si queréis probar suerte no os sintáis mal por lo que yo he dicho. Tenéis hasta el 9 de septiembre para ir a besar a la ‘novia’.

Nunca encontrarás un barman más habilidoso que éste

En España hay muchos bares, pero tras la barra no suele haber genios de los malabares. Quizás porque no hizo falta, quizás porque el tipo de clientela ibérica es distinta, el barman typical spanish suele ser calvo y con bigote, y está especializado en tirar cañas y poner tapas. Si tiene que ponerte un cóctel te lo pone, ahora bien, con la velocidad del empleado de un resort en Cuba y el gracejo de un trabajador de una multinacional de cafés.

Por eso a nuestros programas de televisión rara vez va un barman. Aquí podemos optar al Guinness de poner cervezas, al de escupir el hueso de aceituna lo más lejos posible, al de esconder la botella de ron si viene la Policía y nos pilla haciendo botellón, pero… ¿un barman? Aquí no triunfa esa gente. Estoy convencido de que los semáforos están llenos de malabaristas que en su momento quisieron ganarse la vida como barman… y no pudo ser.

Afortunadamente eso no es así en todos lados y el ucraniano Alexander Shtifanov es prueba de ello. Alexander acudió a la versión de Tú sí que vales de su país (Ucrania, no confundir con Rusia, también conocido como ¿qué sabes de mi país, Rusia?) para demostrar sus dotes poniendo combinados (mezclados, no agitados). El vídeo en cuestión dura tres minutos, pero te deja boquiabierto de principio a fin, especialmente cuando lo ponen a cámara lenta.

Para comprender las habilidades de Alexander hay que tener en cuenta varias cosas que no quisiera que pasaran desapercibidas.

  1. En Ucrania hace frío y por eso la gente sale menos a la calle.
  2. En Ucrania hace frío y por eso la gente bebe más.
  3. En Ucrania la gente sale menos a la calle y por eso bebe más.
  4. En Ucrania la gente bebe más, por eso hace frío.

Esto ha facilitado que Alex se especialice en este ámbito de la hostelería, suponemos que gracias a horas de entrenamiento en los mejores locales de copas ucranianos, aquellos en los que lo mismo no te sirven el primer cacharro si no vas medio borracho.

Llegado este punto me veo en la obligación de hacer un inciso, antes de cerrar, para hablar de los miembros del jurado ucraniano que, en comparación con los del jurado español son una mezcla un poco rara. Bueno, tampoco rara del todo, el único que chirría es el tipo que parece Josema Yuste disfrazado de John Lennon. Ojo, que igual el tipo es una estrella en Ucrania y yo estoy demostrando (una vez más) mi ignorancia al ignorar su identidad, pero qué queréis que os diga… al lado de los dos tipos modernos me recuerda a la etapa de José Luis Moreno en la versión española del programa, cuando a todos los que eliminaba los fichaba para un espectáculo que iba a recorrer toda España.

En fin, que después de todo esto solo me queda preguntaros… ¿qué le habría dicho Risto a nuestro amigo el barman? Bueno, yo tengo dos teorías, la del Risto bonachón y la del Risto normal:

  • Risto normal: Supongo que te creerás muy original… pues que sepas que puedes cambiar las botellas por unos bolos y ponerte a pedir euritos en la calle.
  • Risto bonachón: Está muy bien esto que haces. Ya solo te falta encontrarle una utilidad práctica porque chico… ¿tú crees que alguien pagaría por verte hacer esto?

Efectivamente, no hay una gran diferencia entre uno y otro, jeje.

PD: Alexander lleva haciendo esto bastante tiempo (basta con hacer una búsqueda en YouTube para descubrirlo) pero yo no había oído hablar de él hasta ahora.

Intenta engañar a la Policía para librarse de la multa, pero al final le cazan

[Hoy hay varias formas de ver el post. Si tienes un nivel medio de inglés, salta el texto y mira solo el vídeo. Si no, puedes leer solo el texto. También puedes leer y luego ver el vídeo, o al revés. Y si nada de esto te convence puedes ir a los comentarios e insultarme o, mejor aún, cerrar la ventana y seguir navegando por 20 minutos]

“Tú hazte el loco, que seguro que cuela” es una de las frases que más daño han hecho a lo largo de la historia. El de hoy es solo un ejemplo más que viene a corroborar una teoría: tu plan A será siempre una basura si no tienes un buen plan B. Os cuento…

Una pareja de muchachos rusos viajaba en un coche por Ucrania y excedió el límite de velocidad. La Policía les pide que se paren y ellos deciden ejecutar su plan A: “Vamos a fingir que somos extranjeros y que el coche es alquilado. Seguro que no nos entienden y al final, en lugar de ponernos una multa, nos dejan en paz”.

De modo que llega el primer agente y les pide, en ruso, la documentación. Ellos, con un acento que tira para atrás, le preguntan que si no habla inglés, que son extranjeros y el coche es alquilado. “Do you speak English?” le dicen constantemente. Pero el policía no sabe ni inglés, ni japonés, ni catalán. Al final, medio apurado, el pobre hombre les dice: “Stop, one moment” (bueno, igual les ha dicho “Stop, один момент”, pero a mí me ha sonado “one moment”) y se va. ¿Victoria?

Ahí es cuando se produce el gran error. El protagonista de la secuencia, cuyo nombre ignoramos pero a quien llamaremos Dimitri, canta victoria antes de tiempo. Se viene arriba, sonríe, le falta sacar el champán y encender los aspersores para que la fiesta sea completa. Todo es jolgorio y alegría hasta que…

Efectivamente, hasta que llega un segundo agente y queda en evidencia que el plan B de Dimitri era una basura infame. Intenta seguir con la idea original y le dice que si habla inglés, a lo que el policía responde que sí, que por supuesto que lo habla. Entonces Dimitri le pregunta que por qué le han parado y el supermadero le explica, pacientemente, que ha excedido el límite de velocidad. El copiloto, amigo de Dimitri, pregunta que cuánto y, cuando este amable señor se lo dice, Dimitri dice que es un coche de alquiler y que son extranjeros… a lo que el supermadero responde, con toda la razón del mundo: “Eso no importa”.

Entonces Dimitri tira de recursos desesperados y cuando le piden la documentación él le dice que si puede probar que han excedido el límite de velocidad. Nuestro supermadero les confirma que sí, que sí lo puede probar y que le enseñen la documentación porque han incumplido la ley. Es el momento cumbre del vídeo, cuando el amigo de Dimitri, en un acto de locura, le dice al supermadero que en su país no tienen límite de velocidad lo que causa una sonrisilla del policía, que les dice: “Vamos, chavales, ¿de dónde sois?”… Y los muchachos terminan de meter la pata hasta el fondo cuando dicen…

“¡SUIZA!”.  No hombre no, Dimitri. Vamos… ¿Suiza? Haberte inventado un país en plan: “Somos de Itafe, una pequeña isla del Índico” o “Que no te engañe nuestro aspecto, somos del corazón de África, de un lugar donde aún no hay carreteras asfaltadas y no vive nadie”. Si vas a crear, hazlo a lo grande, porque de lo contrario te pasa lo que te pasó, Dimitri. Y lo que pasó fue que llegó el supermadero y les dijo: “En Suiza sí hay límite de velocidad, es de 50 km/h” (entendemos que para una carretera similar). Entonces les pide de nuevo la documentación y, a falta de más excusas…

A falta de más excusas le entrega su documentación, se resigna y el policía esboza una sonrisilla cuando comprueba que Dimitri y su colega tienen de suizos lo que yo de napolitana: absolutamente nada. Ahí llega el clímax del vídeo, cuando el supermadero descubre que son rusos y dice… “Ooohhh, Russian Federation. Welcome to Ukraine”. Absolutamente espectacular, ya sea real o una simple broma, me sirve para lo que quería, que era constatar los riesgos que conlleva el “hacerse el loco” y que sepáis que es importante tener siempre un BUEN plan B en la recámara. Y ahora sí que sí… el vídeo:

PD: Más de 290.000 personas han visto este vídeo. Ahí lo dejo.