Entradas etiquetadas como ‘herbert chavez’

Lleva operándose 16 años para parecerse a Superman

Decía estos días en Twitter y Facebook que me ponía el traje de becario antes de trabajar. Pues bien, de momento solo es el traje pero, quién sabe, quizás algún día decida operarme y ponerme boca de becario, nariz de becario y pómulos de becario… aunque solo sea para entrar en nuestra lista de Cuando la cirugía estética se vuelve descabellada.

En cualquier caso, mientras me pienso si me pongo manos y pies de becario de por vida, podemos apuntar en nuestra clasificación a Herbert Chávez, un filipino de 35 años que lleva 16 años pasando por el quirófano (no todos los días, como supondréis) detrás de su sueño: ser Superman, tal y como vemos en la prensa estadounidense.

En condiciones normales (si es que se pueden dar “condiciones normales” en este caso) lo suyo sería que le implantaran unos propulsores para volar, acero en los puños para la superfuerza, que le cosieran unos calzoncillos encima del pantalón (ah, no, esto ya no), en fin, cosas que le conviertan en un superhéroe. Sin embargo, como la ciencia no está tan avanzada aún, el pobre se tiene que conformar con parecerse físicamente.

Y en eso anda Chávez, operándose la barbilla, haciéndose más fina la nariz, estilo Christopher Reeve cuando interpretó al personaje, unos labios más gordos y unas cuantas cosas más, que su dinero le habrán costado. Aunque ahora que hablamos de dinero, como me dijo una vez un amigo al que le debía veinte céntimos, podemos hablar también de la decoración de su casa: almohadas, fotos, estatuas de tamaño real… todo de Superman.

Que digo yo… nuestro Chávez, más que fan, es egocéntrico, ¿no? Pensadlo bien: gasta un dineral en parecerse a Superman y llena su casa de objetos de Superman que, supongo, le recordarán indirectamente a él mismo. Entonces nos encontramos con que su domicilio, más que un santuario al superhéroe libre de kryptonita, es una casamuseo de él mismo.

La diferencia con un tipo ególatra al uso es que en lugar de gastarse el dinero en revelar las fotos de sus vacaciones en La Manga lo ha gastado en comprar fotos de Superman: total, él creerá que se parecen y así evita que en alguna salga con los ojos rojos.

PD: Lo de operarme para ser becario de por vida podría estar bien, pero tener que aguantar a Trolly… uff, eso no está pagado.