Entradas etiquetadas como ‘dormir’

La curiosa manera en la que duermen los astronautas en una misión espacial

Lewis Vaughan Jones, periodista de la BBC, compartió en su cuenta de Twitter un vídeo de @talkwidtech en el que se puede ver cómo unos astronautas duermen en el espacio, en condiciones de ingravidez. Una escena de lo más sorprendente.

Mientras que unos miembros de la misión espacial descansaban en posición vertical, otros estaban acostados con cinturones especiales para evitar pegarse un trompazo. La gravedad cero es lo que tiene. Lee el resto de la entrada »

Un pulpo cambia de color continuamente mientras duerme, ¿estará soñando?

Un avance de un documental sobre la vida en las profundidades marinas, que se estrena este octubre, muestra a un pulpo cambiado de color, a una velocidad de vértigo, mientras duerme. ¿Por qué? Un misterio de la etiología.

¿Con qué sueñan los pulpos?” De manera similar a aquella curiosa cuestión que planteaba Philip K. Dick en el libro que originó Blade Runner, el vídeo muestra a un cefalópodo boca abajo y en brazos de Morfeo, que es igualito a un camaleón. Lee el resto de la entrada »

Duermen plácidamente al volante de un Tesla en pleno viaje

Un automovilista grabó muy sorprendido el momento en que circula paralelamente a otro vehículo cuyo conductor y su acompañante estaban en brazos de Morfeo, en plena marcha. ¡¡¡Bendito piloto automático!!!

La escena tuvo lugar en una autopista cerca de la ciudad de Newton, Massachusetts, EE UU, la tarde del pasado domingo, y Dakota Randall, el ‘piloto delator’, captó un Tesla Model X. Aunque la imagen es impagable, no se debe utilizar el móvil al volante. Que quede constancia. Lee el resto de la entrada »

El duro primer día de clase de un niño de cuatro años: se duerme y la lía

Una cámara de seguridad grabó el divertido momento en que un pequeño, que había echado una cabezadita como el rey emérito en un acto oficial, se despierta repentinamente y se carga algo a la espalda que no es su mochila. o-O

Dean Lewis Pagtakhan, de cuatro años, se vio superado por el primer día de clase, en una escuela filipina, y cayó en manos de Morfeo en menos que canta un gallo. Lee el resto de la entrada »

Atan su pelo al techo para no dormirse cuando estudian

La sabiduría popular dice: “la letra con sangre entra“, aunque para este caso concreto sería mejor expresarlo: “la letra con un tirón de pelo entra“. Al menos así lo piensan varios estudiantes chinos, que no dudan en sujetar su cabello al techo cuando están hincando los codos duramente para no recibir de forma inesperada la llamada de Morfeo. ¡Cómo están las cabezas!

pelo_techoDos alumnas de la Universidad de Fujian lo han experimentado en sus propias carnes (más bien en su cuero cabelludo, que debe ser a prueba de bombas). El método es muy sencillo: unas cuantas pinzas, cabellera bien tensa y si la cabeza osa abandonar la verticalidad en busca de un sueño reparador, ¡zas! Sacudida al canto. ¡Qué dolor!

Soy muy exigente con todo lo que hago y en época de exámenes no puedo perder el tiempo durmiendo. Siempre quiero obtener las mejores calificaciones y esta es una buena opción para lograrlas“, comentó a un medio local Huang Lu, una de las estudiantes que aplica a rajatabla ‘el método del tirón‘.

pelo_china2¿Qué será lo siguiente: clavarse agujas en la piel? Pues parece que no voy desencaminado ya que hace más de 2.500 años, un político llamado Su Qin se hundía un punzón en la pierna para evitar dormirse a toda costa. El suplicio era tan insoportable que vencía cualquier tipo de cabezada. Con semejantes antecedentes, ahora comprendo por qué los entrenadores chinos son tan exigentes con sus pupilos.

También está el caso del joven Sun Jing, un ávido lector de libros que vivió durante la dinastía Han (siglo III a.C.), y al que la cultura china atribuye la invención de tan original método de estudio, que pudo haber bautizado como: ‘Dame un mechón y te quitaré el sueño

Yo, si os soy sincero, prefiero los sistemas más tradicionales: un café bien cargado, unas cuantas latas de refrescos energéticos… Puede que sean opciones menos saludables pero mucho más placenteras.

(Fotos: news.163.com)

¡Una ciudad en vela porque unos ‘vecinos’ están en celo!

pecescelo¿Quién no ha pasado parte de la noche en vela porque sus vecinos se dedican a amarse con demasiada pasión? Que levante la mano si es que hay alguien. Casi forma parte de la rutina de esta vida cosmopolita, en la que las paredes son tan finas que si una mariposa bate sus alas en la casa de al lado genera un huracán en la nuestra. Pues en Southampton, una ciudad costera del Reino Unido situada al sur de Inglaterra, estos ruidos son tan constantes que están afectando seriamente a la vida de sus vecinos. Pero, ojo, que algunos expertos aseguran que los culpables no son otras personas, ¡sino peces!

Según cuenta el Daily Mail, las aguas del Canal de La Mancha podrían andar algo revueltas últimamente. Se ha disparado la actividad sexual de los peces, que atraviesan una inusualmente intensa y prolongada etapa de celo. Para hacer saber a las hembras que ellos están dispuestos a un escarceo, los machos emiten un zumbido que empieza a ser insoportable para los habitantes de Southampton. De este modo, el Ayuntamiento de la ciudad ha recibido más de 30 quejas formales de unos habitantes que no logran conciliar el sueño, ya que el ruido empieza alrededor de las 22.00 horas y perdura hasta altas horas de la madrugada.

La Asociación Escocesa de Ciencias Marinas está absolutamente convencida de que el sonido procede de los peces en celo, si bien también señala que ese zumbido se amplifica por el efecto rebote que producen las ondas sonoras al chocar con barcos y edificios.

Sea como fuere, dormir empieza a ser un lujo en la localidad británica. De hecho, muchos vecinos  han decidido hacer las maletas e irse a pasar las noches a casas de familiares o amigos de municipios cercanos. La diáspora continuará mientras los peces sigan dando rienda suelta a su libido.

Un amigo me asegura que no bebe jamás agua porque en el agua copulan los peces (O_O). ¡¡¡Anda que si viviera en Southampton!!!

Llama a la policía porque su madre lo obligó a irse a dormir

dan_davisEl ingenio de los niños nunca dejará de sorprenderme. Sus pequeñas cabecitas guardan una serie infinita de curiosas ocurrencias que dejarían a Daniel el Travieso como un simple aficionado. El protagonista del relato de hoy, Dan Davis, encajaría perfectamente en el citado perfil. Este chico de 10 años, residente en Brockton, Massachusetts, lleva fatal lo de acostarse pronto cuando está de vacaciones. Por eso, cuando a eso de las ocho de la tarde, su madre le ordenó por enésima vez que se fuera a la cama, el chaval, que debe tener más agallas que un tiburón, no se dejó amedrentar por las amenazas y pasó al ataque. Sin pestañear, soltó una frase que firmaría el protagonista de ‘Solo en casa‘: “Si no me dejas un rato más, llamo a la policía“.

A la mamá se le debió quedar la cara como un poema. Pero lejos de arrugarse, respondió categóricamente: “Pues hazlo. Dicho y hecho. Dan se escondió en su cuarto, y bajo el abrigo de las mantas, llamó sin dudarlo al teléfono de emergencias. Eso sí, el pobre infante fue incapaz de articular una palabra: el miedo al castigo lo debió bloquear. Sin buscarlo, el daño ya estaba hecho.

Según publica la NBC, la historia hubiera quedado en una simple travesura, si la policía de Brockton no tuviera la orden expresa de acudir al lugar desde que se realice cualquier llamada sospechosa. Así, poco tiempo después de que el chico colgara el teléfono, dos agentes se presentaron en su casa, y el resultado ya os lo podéis imaginar: reprimenda de la autoridad y dos semanas de castigo sin salir a jugar al parque.

¿Cuánto estás dispuesto a pagar por dormir sobre el trasero de una señorita?

En mi enésima vuelta al mundo virtual -dice @willysabater que soy el Phileas Fogg de la Red- me ha llamado la atención un club muy peculiar de Tokio. Se llama Soineya, abrió sus puertas en el distrito de Akihabara y ha tenido tanto éxito que sus dueños han abierto una sucursal en Shinjuku, la principal zona de negocios de la capital japonesa. ¿Su secreto? Ofrece un servicio sorprendentemente casto para clientes solitarios.

soineya

Bajo el eslogan “la comodidad simple y definitiva de dormir junto a alguien”, Soineya ha desarrollado un negocio entorno a la necesidad de afecto, algo bastante común, por lo visto, en la estresante Tokio. El local nació como cafetería y evolucionó a “café del abrazo”. Tras una intensa jornada laboral, con sus sinsabores correspondientes, los clientes podían encontrar allí los brazos cálidos de una hermosa mujer. Eso sí, sólo abrazos, nada de sexo. NADA DE SEXO.

Ahora, sus servicios han dado un paso más. No sólo puedes tomarte un café y ser abrazado por una ninfa asiática, también puedes echar una cabezadita reposado en sus nalgas. Pero, que quede claro, NADA DE SEXO. Eso sí, la siesta puede salirte muy cara, ya que el precio por usar tan original almohada es de de 1.000 yenes (unos 10 euros) por minuto. Si tu economía no da para tanto, también tienes un servicio ‘soft’: si optas por dormir en su regazo, los 1.000 yenes te dan para tres minutos.

Ésta es su lista de precios por servicio:

  • Dormir en los brazos de la chica (3 min) – 10 euros
  • Recibir palmaditas en la espalda (3 min) – 10 euros
  • Darle unas palmaditas a la chica en la espalda (3 min) – 10 euros
  • Recibir un masaje en los pies (3 min) – 10 euros
  • Dar un masaje en los pies a una chica (3 min) – 20 euros
  • Reposar tu cabeza en el regazo de una chica (3 min) – 10 euros
  • Que la chica duerma con su cabeza en tu regazo (3 min) – 20 euros
  • Reposar tu cabeza en las nalgas de una chica (1 min) – 10 euros
  • Mirar fijamente a los ojos de una chica (1 min) – 10 euros
  • Ver cómo la chica se cambia de ropa – 10 euros

Su menú es ¿sugerente?, ¿peculiar?, ¿atractivo?, ¿absurdo? Ponedle el calificativo que queráis. Yo, mientras sea legal y dé un buen rendimiento económico, lo respeto.

¿Cuánto aguantamos sin dormir?

Seguro que a vosotros también os ha pasado. De repente estáis muertos de sueño, pensáis que no podéis aguantar más, y una hora después volvéis a estar (más o menos) como nuevos.

Es más, si repetís la hazaña, probablemente volvéis a sentir lo mismo al día siguiente. Más o menos a la misma hora tenéis tanto sueño que parece imposible aguantar despierto. Pero si os lo proponéis, al final también lo conseguís.

Así llegamos a la gran pregunta: ¿cuánto aguantamos sin dormir? Pues no hay un número de horas a partir del cual caes rendido o mueres, pero si hay un récord. Hasta el momento (que se sepa) no hay nadie que haya aguantado más de 264 horas sin dormir sin usar ningún tipo de estimulante, lo equivalente a 11 dias.

El récord está en posesión de Randy Gardner y data del año 1965. Randy tenía entonces 17 años y estudiaba secundaria en San Diego (California).

Después de cuatro días de estudio Randy empezó a sufrir alucinaciones y llegó a creer que era un futbolista famoso, según cuenta la BBC.

En cualquier caso, durante los 11 días que permaneció despierto no sufrió ningún problema médico serio al contrario de lo que muchos médicos auguraban. Lo único destacable, aquello que ya sabíamos: Randy padeció una pérdida gradual de la concentración y la percepción, pero aún al final del experimento fue capaz de ganar al científico jugando al pinball, lo que demuestra que sus habilidades motrices permanecían intactas.

¿Cuánto creéis que durmió del tirón después de esos once días? Pues no sé si os defraudaré, pero sólo durmió 14 horas y 40 minutos. Se levantó a las 10.00 p.m., permaneció despierto 24 horas y durmió sus ocho horas correspondientes.

PD: ¿Vale este Guinness lo mismo que el de los pokémon?

(FOTOS: orangeacid, mamassage y THEfunkyman, respectivamente).

Hoy hace un año…

Pagar a las embarazadas para que dejen de fumar

Ridículo televisivo por un truco de magia

– Envía el post:

Bookmark and Share

“Me sentí el más inútil del mundo”

Me llegó un correo el otro día de un ex becario, uno de esos afortunados que ha conseguido un trabajo fijo (eso sí, antes de que las cosas estuvieran como están ahora).

Me cuenta que no es muy de dejar comentarios en el blog pero que desde que vio la historia de Fergie (“cómo obtener queso mozzarella de una fotocopiadora”) estuvo pensando en alguna anécdota estúpida para enviarme. Y al final me mandó ésta:

Madrugar no siempre es positivo

“Cuando era becario solía levantarme a las seis porque a las seis y media cogía el metro. Dormía poco muy poco. Aquel día, si no recuerdo mal, me acabé durmiendo casi a la 1:30 de la madrugada, pensando “levántate a las seis, no te duermas”. No sería la primera vez.

Pues bien, oí la alarma y cogí el móvil. Lo paré, vi que eran y cuarto y me vestí a toda prisa. Salí de casa a y media, después de haberme adecentado un poco.

Me desperté con mucho sueño y, como hacía cuando iba al instituto, me prometí una siesta a cambio de levantarme. Así llegué a la calle.

Noté frío y miré la marquesina de autobús que había enfrente de mi casa. Se alternaban reloj y temperatura. Eran y 36, había seis grados.

La calle, desierta

Me sorprendió no encontrar a nadie por la calle, porque por las mañanas solía cruzarme con una o dos personas, además de los coches, que empezaban a despertar, y un autobús que me tenía cogida la hora.

Llegando a la boca de metro vi poca luz, poquísima. Nadie salía, nadie entraba. Llegué a su altura y me di cuenta de que estaba cerrada.

¡Cerrada! ¡Mierda! Así que cogí el móvil para llamar a un compañero y decirle que tardaría más en llegar, que no sabía qué había pasado pero tenía que irme a otra boca de metro porque la que solía coger estaba cerrada. Al coger el móvil me fijé en la hora y eran… ¡las 3:38!.

No me había sonado la alarma, tan sólo lo había soñado, y estaba delante de la boca de metro a las tres de la mañana, inútil como yo solo, tres horas antes de la hora a la que tenía que estar.

Guardé el móvil y volví andando deprisa a casa. Me puse de nuevo el pijama y repetí el proceso otra vez tres horas más tarde, esta vez con el metro abierto. Entre medias, una pesadilla y cinco minutos de vuelta a casa que me hicieron sentirme el más inútil del mundo. No había nadie para verlo… gracias a Dios”.

(FOTOS: dominiqs81 y diesmali)

Envía el post: