Entradas etiquetadas como ‘estados unidos’

2.500 dólares de multa para un niño de tres años por orinar en su jardín

¡Atención! Apuntad bien este nombre: Dillan Warden. Podría ser un peligrosísimo delincuente. Hablo en condicional, puesto que sólo tiene tres años y aún puede romper en “hombre de bien”. Eso, al menos, deja intuir un policía de Piedmont (Oklahoma). Allí, al chaval le han puesto una multa de 2.500 dólares… ¡¡por orinar en el jardín de su casa!! ¡¡A un niño de tres años!!

“Dillan se bajó los pantalones para hacer pis”, relata la señora Warden, madre del infante sancionado. “En ese momento, el policía que iba patrullando por la calle se detuvo y me dijo que le iba a imponer una multa por orinar en público”, concluye, entre estupefacta e indignada, que no me extraña. Ante lo estúpido de la situación, la abuela de la criatura, más tranquila que la mamá, trató de interceder. “Le dije que tiene tres años y que es nuestro jardín, pero el policía me respondió que no importa, porque se trata de orinar en público”.

Tras comprobar que el agente –Ken Qualls es su nombre-, no hacía la vista gorda con la ‘infracción’, la familia Warden puso una queja al Departamento de Policía de Piedmont, donde también les ignoraron. Con el nivel de indignación in crescendo, los Warden llevaron el asunto ante la Justicia. “No es sólo que se trate de un niño de tres años, sino también del abuso de poder, porque el policía puso la multa en vez de arreglar la situación de una mejor manera”, aseguró mamá Warden.

Hartos de la indiferencia institucional, la familia afectada hizo público el asunto y el caso obtuvo una repercusión abrumadora en la región, lo que obligó a las autoridades a disculparse. El jefe de la Policía de Piedmont, Alex Oblein, visitó a los Warden, pidió disculpas por la severa actitud del agente Ken Qualls y se ofreció a retirar la multa.

Ante este hecho, me surgen dos dudas:
1. El jardín de tu casa, ¿no es particular? ¿Todos los jardines de casas son públicos?
2. El agente Qualls, ¿forma parte del reparto de la saga ‘Loca academia de policía’?

Un atracador rocía su cara con zumo de limón para hacerse invisible

Foto: Lakelandlocal (Flickr).

Foto: Lakelandlocal (Flickr).

Mi red de investigadores online va creciendo poco a poco, lo que me congratula sobremanera. Hoy, gracias al talento de @dutx12, os traigo una información que debería abrir las portadas del New York Times. Total, no ha pasado nada importante en EE UU en las últimas horas.

Que el mundo del latrocinio estadounidense está un poco loco, ya lo sabíamos (ejemplo 1, ejemplo 2), pero va alcanzando niveles inimaginables. El señor McArthur Wheeler, perseguido por la justicia por acometer robos a mano armada, ideó un método infalible para ser indetectable para las cámaras de seguridad de los bancos que asaltaba. ¿A que suena tentador? ¡Pues no lo es! Resulta que el truco consistía en rociarse zumo de limón en la cara, porque pensaba que así las cámaras no captarían su rostro. ¿Qué clase de estúpido es?

Por lo visto, la idea de que el ungüento le hacía invisible la sacó de un experimento con su móvil. Wheeler se disparó una fotografía, pero el escozor de los ojos a causa del limón le hizo desviar el enfoque, por lo que su imagen no quedó retratada…

Feliz como una perdiz por su espectacular invento, perpretró un atraco en Pittsburg (Pensilvania, donde ha ganado Obama, que no estoy tan desinformado). Allí, a plena luz del día, el iluminado señor Wheeler irrumpió armado y a cara descubierta en un banco, pensando que su mejunje para el rostro haría la función de un pasamontañas. ¡Craso error!

Suponemos que entre risas, la policía visualizó la grabación y poco después atrapó al delincuente, que se preguntó extrañado -¡agarraos!- “¿cómo es posible que me hayan visto, si llevaba la cara impregnada con zumo de limón?” Pues, amigo Wheeler, no sólo te vieron, sino que, además, comprobaron desternillados cómo tenías los ojos más hinchados que Özil y más llorosos que Federer a causa del escozor producido por la acidez del limón.

Y, por cierto, queridísimo ladrón de medio pelo, me permito darte un consejo: idea un plan más eficaz para pasar desapercibido en las duchas de la cárcel. No me lo agradezcas…

Huye desnudo de casa porque había una araña en la cama

Permitidme unos párrafos de introducción, que me quiero dar el gustazo

Hace unos años fui a un partido amistoso en Birmingham. Jugaba el Mallorca contra el equipo local y cada vez que había un cambio en el equipo español la afición gritaba “¿Quién eres?” al jugador que entraba. Por ejemplo, entraba Eto’o y salía Ibagaza (por aquel entonces estaban) y pasaba lo siguiente:

Megafonía: Cambio en el Mallorca, sale con el dorsal 10 Ariel Ibagaza.
Afición: Uh, uh, uh.
Megafonía: Y entra con el número 9 Samuel Eto’o.
Afición: Uh, uh, uh, WHO ARE YOU? WHO ARE YOU?

Sabiendo esto no os extrañará que yo le grite a ese tal Arquímedes, cuyo principio conocemos y cuyo final ignoramos, eso de “Who are you, Arquímedes?”. Un tipo que se mete en la bañera, ve que rebosa el agua y sale corriendo como alma que lleva el diablo. ¿Quién eres, Arquímedes? ¿Quién te crees? Estoy harto de esa gente que va por ahí presumiendo de talento. Si Arquímedes salió desnudo fue para que todos le preguntaran eso de “Arqui, ¿por qué vas desnudo, tío?” y así poder responder él, “acabo de descubrir una cosa con la que el rey va a flipar” dándoselas de importante. Insisto, un descubrimiento como ése no es motivo suficiente para corretear en cueros por las calles de Siracusa.

Porque si quieres estar desnudo en la calle tiene que ser por una buena razón, como por ejemplo, el miedo. El miedo justifica mejor las locuras que la euforia. De ahí que yo a Arquímedes no le respete, pero admire al muchacho estadounidense de 20 años que el otro día escapó de casa sin nada de ropa encima porque había encontrado una araña en su cama. ¡Una araña, chico! ¡Con lo peligrosas que son!

Diréis que es insuficiente, que para salir corriendo de casa hace falta un terremoto, un incendio, un recopilatorio de las mejores jugadas de Drenthe o incluso un maratón de Sálvame. Os lo respeto, pero encontrarse con la araña me parece mucho peor. ¿Sabes qué tipo de araña es? ¿Y si es una como la que picó a Peter Parker? ¿Estás dispuesto a convertirte en Spiderman y apechugar con lo que toque? Recuerda que un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Ahora ya no tienes tan claro lo de permanecer en casa, como tu madre te trajo al mundo, junto a ese bichejo, ¿eh?

El caso es que la Policía de Albion, Illinois (Estados Unidos), recibió un montón de llamadas para avisar de que había un tipo desnudo y ensangrentado corriendo por las calles de la ciudad. Sí, amigos, era nuestro amigo el Aracnofobiaman. Al parecer, había terminado de trabajar en una fábrica y se echó a dormir, llevándose el susto (que casi termina en soponcio) de su vida al descubrir que compartía cama con una araña.

Salió corriendo de casa con lo puesto (nada, concretamente) y atravesó una puerta de cristal, que le provocó cortes en una pierna, en los brazos y en un dedo. Estaba tan desorientado cuando la Policía lo encontró que los agentes se encargaron de llevarlo de vuelta a casa con unos pantalones cortos poco antes de que una ambulancia lo trasladara a un hospital donde trataron sus heridas, según recoge la prensa estadounidense.

Sé que alguno pensará que las famosas sales de baño de los zombis estarán implicadas en este caso, pero las autoridades no tienen constancia. Es más, han preferido no revelar su identidad y se han limitado a contar que no creen que en el estado del joven “influyeran el alcohol o las drogas” sino que “simplemente estaba durmiendo desnudo y se desorientó cuando encontró una araña en la cama”.

PD: Suerte que le pilló durmiendo y no jugueteando con un tubo de acero, ¿verdad?

¿Ya tienes el armamento necesario en tu búnker antizombi?

Llega Halloween y en breve se estrena la segunda temporada de The Walking Dead. Es normal que volvamos a hablar de zombis. Los seguidores habituales del blog quizás recuerden el recopilatorio que hicimos recientemente sobre muertos vivientes y los esporádicos tendrán grabado a fuego el búnker antizombi que estaba construyendo Dani. Bien, ya hemos comprobado que es un tema recurrente en el blog… ¿qué hay de nuevo entonces?

Lo nuevo es que quizás tengáis construido un búnker para protegeros pero, ¿tenéis el armamento necesario? Y si os convertís en zombis, ¿tenéis lo que os hace falta para evitar las trampas? (Eso contando con que seáis zombis inteligentes, que no sé yo si hay de eso). Probablemente no.

Pues para llenar ese vacío llega una cadena de tiendas en Estados Unidos, que han preparado un arsenal para zombis y contra zombis en sus establecimientos. Mike Dowling, responsable de uno de los establecimientos, reconocía a la prensa que el objetivo no es “matar zombis”, pero que sería “útil” en caso de que hubiera que hacerlo.

Lo cierto es que lo han montado muy bien. Es una campaña publicitaria extraordinaria para dar salida y promoción a unos productos que difícilmente se pueden ofrecer de forma atractiva, menos aún a un público joven, que no son los compradores habituales de estos objetos.

En su web tienen una guía para retrasar tu descomposición si te has convertido en zombi y un apartado de preguntas frecuentes para muertos vivientes, del estilo: “Estoy construyendo una casa árbol a mi hijo zombi, para que puedan venir a jugar sus amigos” o “Desde que soy un zombi, tengo muchos insectos a mi alrededor”… y aprovechan para venderte sus productos.

Igualmente, tienen una guía dirigida a los humanos para que nos preparemos de cara al posible alzamiento con su apartado de preguntas frecuentes: “¿Cómo detengo a un zombi que ha entrado en casa?”, “¿pueden abrir puertas?”.

La campaña de marketing no acaba ahí. Además de las guías y los artículos pro y antizombis, han creado una serie de vídeos donde podemos ver, entre otras cosas, una protesta de muertos vivientes.

PD: Definitivamente, hay gente que sería capaz de vender una nevera a una familia de esquimales.

Una española perdida en… Pensilvania

BecConsejo: “Firmeza”

Puedo prometer y prometo que algún día finiquitaré los viajes que empecé con La vuelta al mundo en 20 minutos. Hoy me toca pedirle perdón a Sole, madrileña expatriada en Estados Unidos, cuya historia conoceréis hoy.


1) Nombre

Sole.

2) Edad

38 años.

3) En España vivía…

Soy de Madrid, de Aluche.

4) Ahora vivo…

Eynon, Pensilvania, EE UU.

5) Me mudé…

Me mudé hace ya cinco años, llegué un 14 de noviembre.

6) ¿Por qué me fui?

Mi marido es de esta zona.

7) La mejor comida de aquí es…

A mi marido le encantan las alitas picantes, pero a mí, personalmente, un plato típico de Polonia llamado Pierogies,similar a los raviolis.

1) De España añoro…

La comida, los amigos y la familia es lo inmediato, lo primero que se me viene a la cabeza, pero también echo de menos sentarme en un café, las cervecitas con tapas, el carácter de la gente, el sol continuo, las vacaciones interminables y luego paisajes concretos.

2) En España no tenía y ahora sí…

Un trabajo decente donde me pagan hasta las horas extra.

3) De Eynon no me gusta…

Que es aburridísima, sobre todo en invierno, no hay nada que hacer, solo ver la televisión, ir al cine.. no hay mucha oferta cultural.

4) No puedes dejar de visitar…

Visitar las montañas y hacer senderismo o campo a través con la bici. Y para los más marchosos, New York y Filadelfia están a dos horas ambas.

Bienvenidos a Eynon. ¿Os parece que aprovechemos y nos demos un paseo por la zona? Bueno, os dejo con Sole, ella os cuenta de qué va la película…

La vida por estos lares

“Yo vivo en un pueblecito llamado Eynon, que es mayoritariamente de inmigrantes polacos, rusos y lituanos, pero la ciudad más grande se llama Scranton, que es donde trabajo. Si alguno sigue la serie The Office, que sepa que la versión americana se desarrolla aquí. Por supuesto no se graba aquí, pero los actores vienen una vez al año y aquí se monta una buena.

Scranton es mayoritariamente de inmigrantes de origen irlandés, y que me perdonen los irlandeses en España, pero tienen muy mala leche. Saint Patrick es el día a celebrar, hay un desfile descomunal, mucha bebida y todos se llena de verde, desde la decoración hasta la gente que va toda vestida de este color. La población es de unos 72.500, pero en vez de crecer, los últimos años esta decreciendo.

El sobrenombre de Scranton es The Electric City porque fue la primera ciudad de Pensilvania que contó con un servicio de tranvía. Es una zona muy rica en carbón, y debido a eso a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX estaba entre las 38 ciudades más grandes en EE UU, contando con una población más numerosa que en la actualidad. Era una zona extremadamente rica y próspera, pero al terminar la Segunda Guerra Mundial otros combustibles tomaron la delantera a el carbón y la zona decayó.

Así como curiosidad, que sepáis que aún hay zonas que se hunden debido a que se construye sobre pasadizos de antiguas minas y con el peso se colapsan. Algunos dicen que ocurre con casas y propiedades, pero yo no he conocido ningún caso de primera mano. Lo que sí que he visto es hacerse un cráter de unos 30 centímetrosde diámetro en medio de la carretera, y secarse un lago al desplomarse una de esas minas.

En la actualidad hay un tour para visitar el interior de una mina, es mi atracción favorita y siempre llevo a verla a todo el que viene a visitarme. Otra atracción de la zona es el museo de Houdini, (el mago, sí), pero yo no la he visitado aún (ya debería darme vergüenza). Eso sí, si te quieres divertir lo mejor es ir a Nueva York o Filadelfia que están a unas dos horas en coche”.

El tiempo

“El tiempo es fresco y agradable en verano, que es cuando se pueden hacer todo tipo de actividades al aire libre, desde nadar (hay montones de lagos y ríos), senderismo, montar a caballo, así como ciclismo campo a través que es lo mío. Hay montones de senderos para montar en bicicleta con diferentes niveles de dificultad, desde caminos amplios y llanos para los novatos hasta rocosos y con pendientes de vértigo para los súperexpertos.

Lo más asombroso es encontrarse con un animal salvaje como un oso negro, que son normalmente inofensivos, pero te dejan impresionada. La naturaleza es alucinante. También es una zona estupenda para la pesca y aquí viene gente de todo el mundo en busca de la trucha salvaje más grande.

Lo peor viene con el invierno que es muy largo y muy frío, nieva constantemente, y las tormentas de nieve son interminables y aquí nada se para, hay que ir a trabajar, hacer la compra… todo con un metro de nieve en los laterales. Peor es cuando hiela, que es muy peligroso y la temperatura, muy baja.

La falta de sol durante unos 5 meses es casi total y tienes la sensación de vivir en la oscuridad. A pesar de tener sistemas de calefacción muy buenos en las casas algunas veces me ha dolido el cuerpo debido a la temperatura, y salir de la cama por las mañanas es una misión, no imposible pero sí difícil, aunque yo trabajo de noche así que duermo como un lirón.

Para no cargarse el coche lo tienes que arrancar unos 15 minutos antes de conducirlo y lo tienes que lavar al menos una vez al mes. La sal que usan en las carreteras para acabar con la nieve es muy corrosiva”.

La cocina

“La comida no es que sea lo mejor del mundo, pero hay un par de sitios buenos de hamburguesas y algunas fiestas populares, de diversas zonas, que tiene comidas muy curiosas, las que a mí me gustan más son las de Polonia, Italia, Grecia y Líbano. El resto son cadenas de restaurantes típicamente americanas a las que no entro mucho. Yo invito mucho a comer en mi casa que cocino dieta mediterránea de chuparse los dedos”.

Curiosidades

“El deporte nacional, como en el resto del país, son las compras, y el día para volverse loco el Black Friday, el viernes después de Acción de Gracias, una pura locura. Hay que hacerlo al menos una vez para entender lo que es, cómo se vive y cómo se siente. Si no eres muy de gastar dinero en cosas que no necesitas es altamente recomendable hacerlo solo una vez, como yo: ir, ver y vencer, fuera y hasta siempre.

Y esto es todo, venir de visita todo lo que queráis”.

Bueno, dejamos a Sole que siga con su vida normal, que bastante ha tenido con que haya ido yo a molestarla. Gracias por todo, Sole, y perdón por el retraso.

PD: Aún queda alguna que otra historia más, a ver si las voy publicando…

Cosas que sólo pasan en las pelis americanas (II)

BecConsejo: “No hagas lo que no quieres que te hagan”

En abril se me ocurrió publicar una entrada hablando de esas cosas que parece que sólo pasan en las películas americanas. Visto que se me quedaron muchísimas cosas en el tintero (más de 240 comentarios en el post, y unos cuantos en Twitter y Facebook hacen que lo sospeche), voy a ir publicando entradas recopilando todas vuestras sugerencias sobre las americanadas (vale, que igual la palabra correcta sería estadounidensadas, pero coincidiréis conmigo en que queda peor).

Ya sabéis que podéis seguir mandando, porque la lista está abierta a vuestras sugerencias (basta con escribirlo en las comentarios, mandarme un correo, postearlo en la página de fan de Facebook o tuitearlo (a ser posible, con el hashtag #americanadas).

1. Tommy/Timmy siempre se acuerda que su padre no fue a verle en el partido de béisbol (vía @ferendus)

2. Cuando hay una persona que cae de un edificio siempre caerá a cámara lenta (vía @_inigo_)

3. Si te arrestan, SIEMPRE te leerán tus derechos… (vía @pixelillo)

4. Los malos internacionales de la pelis suelen ser japoneses o rusos (vía @arwen_park)

5. Después del sexo la sábana les llega justo encima del pecho (ellas) y cintura (ellos). ¡Clavao! (vía muchos, entre ellos, @merylspider)

6. Las buenorras y buenorros pasan por mil aventuras, cruzan junglas, escalan montañas, pero nunca nunca están despeinados (vía Ari)

7. Siempre aparcan a la primera. Nada de tirarse tres cuartos de hora buscando un puñetero hueco (vía muchos, entre ellos, mmm)

8. Sólo hay un chaval negro en una fiesta en casa de un blanco y el ponche sieeeeempre tiene alcohol (vía Ukio)

9. Los que persiguen nunca miran atrás, así que la mejor manera de escaparse es, una vez cruzas una puerta, pegarte a la pared, esperar a que pasen y correr por donde habías venido… Que ni los pasos escuchan los perseguidores (vía Liliputiense)

10. En todas las pelis de terror, cuando suena el teléfono, o esta lloviendo o hay una ventana abierta con el viento moviendo las cortinas (vía eva2)

11. La llave de la casa siempre está en debajo de una maceta o sobre el marco de la puerta… (vía Jesús)

12. Si eres estadounidense y te detienen en el extranjero, no olvides decir “¡Soy ciudadano americano!” (vía Sir Arthur Wellesley, 1st Duke of Wellington)

13. Una imagen puede ser ampliada 100.000 veces su tamaño sin perder definición (vía keku)

14. Cuando persiguen a alguien siempre se encuentra con una manifestación, o un desfile, y se camufla entre los manifestantes o los músicos (vía oscar)

15. Cuando le das un regalo importante a alguien, tienes que colocárselo sobre la palma de la mano y cerrársela tú, no sea que no sepa (vía Zhukov)

PD: Bueno, ya sabéis, si se os ocurren más… estoy a vuestra disposición.

Un español perdido en… Seattle

BecConsejo: “No te quedes con las ganas”

El último viaje lo hicimos a Lovech, Bulgaria. Ahora cogemos un vuelo transoceánico para ir lejos, muy lejos, que para algo estamos apurando los últimos expatriados (sí, una alegría para los detractores, esta sección tiene activada ya su cuenta atrás). ¡¡VAMOS A SEATTLE!! Allí espera Guille… bueno, esperaba (hace un año). Espero que su vida no le haya cambiado mucho y sepa perdonarme.

1) Nombre

Guillermo.

2) Edad

20 años.

3) En España vivía…

En Paracuellos del Jarama, Madrid.

4) Ahora vivo…

En una ciudad que se llama Bellevue, como a media hora del centro (downtown) de Seattle.

5) Me mudé…

Hace más de dos años.

6) ¿Por qué me fui?

Para empezar mis estudios universitarios aquí. La oportunidad educativa que ofrece Estados Unidos es enorme y era un sueño desde pequeño: poder estudiar en América.

1) De España añoro…

La comida, mi familia y mis amigos… Un buen plato de jamón  y tortilla, charlar y salir de fiesta con mis amigos por Madrid… disfrutar de la compañía de mi familia…

2) En España no tenía y ahora sí…

El ‘Black Friday’, después de Acción de Gracias. Las tiendas rebajan sus precios al máximo, especialmente en electrónica.

3) De Seattle no me gusta…

Lo malo del clima húmedo, que la gente va a todos sitios en coche.

4) La ciudad es…

Muy limpia y tiene un ambiente muy agradable.

Bienvenidos a Seattle. Hoy no nos vamos a enrollar mucho, que Guillermo tiene cosas que hacer (un año de trabajo acumulado…). Él os va contando:

El tiempo

“El tiempo por aquí es bastante lluvioso y eso tiene sus cosas malas y buenas. La buena es que Seattle y el estado de Washington en general poseen una de las mayores riquezas naturales del planeta con paisajes, lagos, montañas y bosques que no verás en ninguna otra parte del mundo. Cada estado en Estados Unidos tiene un nickname o apodo y Washington es llamado The Evergreen State y este nombre hace referencia a sus bosques siempre verdes durante todo el año.

Lo malo del clima húmedo de Seattle es que la gente va a todos sitios en coche (aunque esto en EE UU es muy común). Sales de casa y no ves a nadie paseando ni por las calles. Seattle es conocida como The Emerald City o Ciudad Esmeralda (por el mismo motivo que Washington es The Evergreen State, debido a sus verdes paisajes) y también como The Rainy City, la ciudad lluviosa. Cuando se observan datos de precipitación por metro cúbico, Chicago, New York o Miami estan por encima de Seattle y esto se debe a que la lluvia en Seattle no es intensa, es una lluvia débil sin tormentas ni truenos (podría ser comparable al Norte de España, Galicia o Asturias en Otoño o Invierno).

El Black Friday

La fiesta de Acción de Gracias es muy famosa por el pavo, pero lo mejor viene el día después… en América se llama Black Friday (Viernes Negro)… y las tiendas rebajan sus precios al máximo, especialmente en electrónica. Ese día puedes conseguir portátiles por menos de la mitad del precio que tenían el dia anterior.

Y un descuento de un 50% en un portátil de 900 dólares (algo más de 640 euros) se nota bastante, ¿qué  ocurre entonces? La gente termina su cena de Acción de Gracias y se va a hacer cola a las grandes tiendas de electrónica. Yo llegué cuando la tienda iba a abrir el otro día, alrededor de las 5 am, y la cola que habia era de miles y miles de personas para entrar… con sus mantas, sus cafés, sus sillas y su música para hacer la espera más amena.

Un entorno distinto

Echo de menos hablar con la gente, cuando vas a comprar el pan en Madrid, saludar a la gente que conoces, preguntar qué tal… aquí tienes muy pocas posibilidades de encontrarte a tu vecino en la misma tienda que tú, o a alguien que conozcas, la gente suele utilizar el Drive Thru, un método para hacer pagos en el banco, comprar medicina en la farmacia o pedir comida sin bajarte del coche. Es algo cómodo, pero se pierde en el contacto social con al dependiente, la gente de la tienda… En España no puedes imaginarte ir a una farmacia y pedir un jarabe por un micrófono, abrir la ventanilla de tu coche y recoger el jarabe…

Otro aspecto interesante que es muy diferente a España es la propina o tips. El camarero es más tu amigo que un trabajador normal; en la mayoría de los restaurantes se presentan, te dicen su nombre y te dan un servicio excelente, vuelven a la mesa después de servirte para preguntarte si te ha gustado, si necesitas algo más… Por ello, debemos darles propina, y en general, es el 10% del importe de la comida. Si el servicio te ha parecido excelente, les darás de un 15 a un 25% y si el servicio no te gustó, alrededor de un 5% (lo que sería un insulto a los camareros).

La universidad

El método educativo es mucho más moderno. En cada clase tenemos una web o apartado on line para ver notificaciones del profesor, notas de exámenes, deberes o fechas de entrega de trabajos. En EE UU se trabaja mucho en grupo y de forma práctica. Desde mi campo (Ingeniería Química) se piden a veces las mismas horas prácticas que teóricas: tenemos alrededor de 5 horas semanales de laboratorio para cada clase, Química Orgánica, Física, Biología… Para los americanos, la práctica es lo que de verdad enseña y lo que se te quedará en un futuro.

En general estoy muy contento en Seattle, el ambiente de la ciudad es muy agradable, la ciudad es muy limpia… ¡pero cuento los días para un buen plato de jamón y unas tapas en un bar en Madrid con mis amigos!”.

PD: Así es la vida en Seattle. Echo de menos en los comentarios a algunos a los que no se irían allí ni por todo el oro del mundo 😉