Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

Entradas etiquetadas como ‘Pablo Segarra’

Ábalos, el hombre fuerte de Pedro Sánchez en Valencia

El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, está perfilando su nueva Ejecutiva, con la que deberá encarar las próximas y decisivas citas electorales (comicios autonómicos y municipales de mayo de 2015 y los comicios generales previstos para noviembre de 2015).

Sánchez quiere realizar una profunda renovación tanto en la cúpula del partido como en la dirección del Grupo Parlamentario. Quiere caras nuevas y gente de confianza.

Pedro Sánchez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

Su principal apoyo en su enfrentamiento interno en primarias con Eduardo Madinaha sido la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, la poderosa lideresa del PSOE andaluz.

Pero no ha sido el único. Entre las federaciones más importantes que han apoyado a Pedro Sánchez está la valenciana, si bien el resultado en la Comunidad Valenciana de su  principal adversario Eduardo Madina ha sido bueno, y la victoria del nuevo líder del PSOE, por estrecho margen.

Ximo Puig, líder del PSPV, ha pregonado oficialmente una “neutralidad activa”, aunque ha respaldado de tapadillo a Pedro Sánchez. Por contra, sus adversarios internos en la Comunidad Valenciana, tanto Toni Gaspar, como el vicesecretario general y portavoz del PSPV Francesc Romeu han hecho campaña abiertamente por Madina.

En realidad, el más firme de los apoyos a Pedro Sánchez en el PSOE valenciano ha sido el del diputado nacional y secretario general del PSPV de la provincia de Valencia, José Luis Ábalos. Es quien ha estado en el equipo de confianza de Sánchez desde hace semanas y ha preparado con él la estrategia política y los actos de apoyo en Valencia.

Ábalos

El diputado nacional del PSOE José Luis Ábalos

Por ello, ahora Ábalos suena para un puesto relevante en la nueva dirección. Si Sánchez le ofreciera un cargo de relevancia éste debería renunciar a la secretaría general provincial en Valencia.

El gran perdedor en el socialismo valenciano ha sido el portavoz Francesc Romeu, que desafió abiertamente Ximo Puig, dijo que es muy débil y se atrevió a cuantificar en un 60% los apoyos que obtendría Eduardo Madina.

El resultado verdadero ha sido de un 45,5% para Pedro Sánchez, un 41% para Madina y un 13,5% para Tapias, el candidato de la corriente minoritaria Izquierda Socialista.

La cabeza de Romeu ahora podría rodar en el PSPV. Muchos cargos cercanos a Ximo Puig consideran que debe dar un golpe de efecto, destituirlo y quitarse un problema.

Al respecto, argumentan que Francesc Romeu está cuestionando constantemente el liderazgo de Ximo Puig “de una forma desleal”. “Si Ximo quiere evitar que haya otros que se atrevan a imitarle, debe cortar de raíz estas insubordinaciones que debilitan mucho al socialismo valenciano”.

Cuando el valencianista Mangriñán anuló a Di Stéfano y sufrió su ira

Alfredo di Stéfano no sólo es, ha sido y será historia del fútbol. También ha logrado generar muchas otras historias del fútbol a su alrededor.

Una de las más curiosas es la que le une a José Mangriñán, un centrocampista del Valencia, de calidad técnica limitada, que ha pasado a la historia del deporte rey por su férreo y limpio marcaje a Di Stéfano en la temporada 54/55. Tan férreo fue que logró anular completamente al astro hispano-argentino y contribuir a la victoria del Valencia en el Santiago Bernabéu por 1-2. “No le dejes ni a sol ni a sombra y no te preocupes de nada más”, ordenó Iturraspe, el entonces entrenador del Valencia, a Mangriñán antes del encuentro. Y cumplió la orden a rajatabla.

Mangriñán

Mangriñán, mítico centrocampista del Valencia.

Dicen las crónicas que en ese partido Di Stéfano sufrió una ‘persecución’ de Mangriñán por todo el campo y la estrella del Real Madrid apenas participó en el partido. Se hartó tanto del marcaje Don Alfredo que, durante el encuentro, ‘dedicó’ toda clase de descalificativos al centrocampista del Valencia. Mangriñán, no obstante, respondió con nobleza, aguantó estoicamente las andanadas de la figura del Real Madrid y se esmeró aún más en anular el juego del hispano-argentino.

Tal fue la eficacia del marcaje que ha pasado a convertirse en una frase hecha futbolera: “marcaje a lo Mangriñán”.

El centrocampista, apodado ‘El Motoret’ (motorcito en valenciano), nació en Vall d’Uixó (Castellón) en 1929 y falleció en 2006. Además de en el Valencia, jugó en el Deportivo de La Coruña, el Hércules de Alicante, el C. D. Castellón y en el Villarreal.

Una vez retirados del fútbol en activo, Di Stéfano y Mangriñán mantuvieron una muy buena relación personal y el futbolista del Valencia siempre piropeó a Don Alfredo, a quien calificó como el mejor jugador de todos los tiempos.

Di Stéfano también tuvo su particular idilio con el Valencia y su afición, club del que estuvo al frente como entrenador en tres etapas. En ellas, hizo al conjunto che campeón de Liga y de la Recopa de Europa, además de devolver el equipo a Primera División en 1987.

El terremoto Podemos sacude a la izquierda valenciana

La fuerte irrupción de Podemos, el partido de Pablo Iglesias, tras lograr cinco eurodiputados y algo más de un millón de votos en los pasados comicios europeos, ha sacudido la política nacional y, especialmente, la valenciana.

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, líder de Podemos.

El PSPV de Ximo Puig sufrió, como el PP valenciano, un descalabro absoluto (perdieron 331.176 votos).

Compromís se quedó en unos discretos 138.488 votos y sexta fuerza política, mientras que EU logró ser tercera fuerza, pero solo por 37.000 votos de ventaja sobre Podemos.

El partido de Pablo Iglesias y su mensaje contra la ‘casta’ logró en toda España un 8% de votos: dos sondeos ya le dan casi el doble, entre el 14 y el 15%. ¿A costa de quién? Los nervios afloran en los partidos tradicionales de la izquierda.

En Izquierda Unida, el diputado valenciano Ricardo Sixto ha dimitido por desavenencias con el coordinador general de la formación, Cayo Lara, (temen que el huracán Podemos se los lleve por delante).

Más enigmática es la posición de Mònica Oltra, referente de Compromís, que se ha dedicado a echar flores a Podemos y Pablo Iglesias. Sin duda, ella sería una candidata ideal a presidenta de la Generalitat por la formación del televisivo politólogo. Si así fuera, que no lo creo, Enric Morera y el Bloc (socios mayoritarios de Compromís) también podrían sufrir una bajada muy considerable.

El líder del PSPV, Ximo Puig

El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, en rueda de prensa tras conocerse el resultado electoral de las elecciones europeas. EFE/Gustavo Grillo.

Por su parte, los socialistas valencianos de Ximo Puig no saben qué hacer para evitar que Podemos se les acerque y amenace su histórico liderazgo en la izquierda.

Las últimas discrepancias en el PSPV se han producido a raíz del debate entre Monarquía y República. Mientras Ximo Puig amagó con defender la consulta ciudadana sobre el modelo de Estado, pero va a acabar votando a favor de la Monarquía (sin referéndum), Francesc Romeu (el verso suelto del PSPV) defiende la III República abiertamente.

Estas contradicciones son aprovechadas por Podemos para equiparar al PSOE con el PP. PPSOE, los llaman. Y así logran, entre la izquierda más indignada, debilitar a los socialistas poco a poco y recortarles distancia electoral.

La preocupación es gorda en el PSPV, en Esquerra Unida y en Compromís, menor en UPyD, e insignificante en el PP. En la formación que lidera Alberto Fabra la preocupación, y gorda, es recuperar y movilizar a una gran parte de sus votantes desencantados que se han quedado en casa (y muchos no volverán si no son capaces de ilusionarles) o han optado por partidos como Ciudadanos, VOX o UPyD. Ése es el reto de Alberto Fabra. La política valenciana está más apasionante, y abierta, que nunca.