BLOGS
Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

¿Influye algo Valencia en Madrid?

Bauzá y Fabra

Los presidentes de Baleares,  Bauzá, y la Comunidad Valenciana, Fabra.

Un servidor, que trabaja y vive en Madrid, tiene la sensación de que la Comunitat Valenciana pinta poco, muy poco, en los ámbitos de decisión política y empresarial de España.

Aquí es donde se cuece casi todo lo gordo (grandes inversiones extranjeras, los contratos millonarios de obra pública estatal, incluso las grandes campañas mediáticas o publicitarias, que pueden catapultar a una región o castigarla…).

¿Pinta algo la Comunitat Valenciana? En mi opinión, Valencia, Alicante y Castellón son vistas en Madrid como zonas de buenas playas, donde se come bien y se roba mucho.

En la capital del reino, lo que importa ahora es si llega de una vez (y cómo) la recuperación económica en España, cómo se resuelve el ‘problema’ catalán o saber si el Real Madrid o el Atlético ganan la Liga y la Champions.

Monago y Floriano

El presidente de Extremadura, Monago, con el número 3 del PP, Floriano.

Por ello, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, puede olvidarse de que su órdago por lograr que se cambie la financiación autonómica en esta legislatura le salga bien. No es una prioridad para Rajoy y sí un engorro (como suele dejar claro Montoro).

Ni Monago (presidente de Extremadura), ni Cospedal (presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP) ni Núñez-Feijoo (presidente de Galicia y persona muy influyente en Rajoy) quieren saber nada de perder dinero en un nuevo sistema de financiación autonómica (ni Aragón, Cantabria, Asturias…). Si ha de ser, que acabará siendo, será durante la próxima legislatura y dependiendo de cómo vaya el tema catalán y de qué partido y con qué fuerza gobierne en España.

Madrid (Ignacio González) y Baleares (Bauzá) son dos buenos aliados de Alberto Fabra, pero insuficientes aún para dar la vuelta a la tortilla. Así que el tema de la financiación no será más que un espejismo que, por mucho que se  insista desde Valencia, no va a ninguna parte ahora. Es más, sólo sirve para evidenciar que la Comunitat Valenciana hoy en día pinta poco… porque Rajoy no va a abrir ese melón antes de las elecciones europeas, ni tampoco de las municipales y autonómicas ni de las generales. Como mucho habrá reuniones para aparentar que se avanza, pero poco más.

Fabra con Bataller

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, con el alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, imputado en Gürtel.

¿Y la corrupción? Por mucho que Alberto Fabra fulmine a presuntos corruptos de su partido, en Madrid queda como eso, como que en el PP valenciano está repleto de ladrones. A la ciudadanía sí le gusta que los dirigentes políticos sean contundentes contra los corruptos, pero sus ‘adversarios’ internos en el PP nacional (Monago entre ellos) pueden aprovechar la corrupción en Valencia (que inevitablemente acaba aireando Fabra con su contundencia) para debilitar las pretensiones de modificación del sistema de financiación autonómica del presidente valenciano.

¿Y el PSOE valenciano? De momento ni está ni se le espera… Ximo Puig es casi desconocido en el resto de España y, aunque se está moviendo (se ha dejado ver con Susana Díaz o Pere Navarro), su influencia en Madrid es casi nula. Las encuestas dicen que, a día de hoy, el socialista Puig podría llegar a gobernar en la Comunitat Valenciana (aunque sería en un gobierno tripartito y desde una posición de debilidad, condicionado por Compromis (partidarios de plantar cara a Madrid sin contemplaciones y reorientarse hacia Cataluña) y, en menor medida, Esquerra Unida.

Ximo Puig con Rubalcaba

El líder del PSPV, Ximo Puig, con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

¿Y los empresarios valencianos, influyen? ¿Hay un lobby que presione y logre inversiones? Hoy por hoy, nada de nada. En Madrid conocen a «Roig, el de Mercadona». Y poco más.  La Confederación Empresarial Valenciana (CEV) o la patronal Cierval deberían tratar de articular un grupo influyente en Madrid, promocionar la Comunitat Valenciana, explicar y tratar de convencer al empresariado madrileño, y a los políticos gubernamentales, de que construir el Corredor Ferroviario Mediterráneo es bueno para ellos, es bueno para España. Convencerles de que Valencia y Barcelona deben también estar conectados por AVE. En definitiva, pintar algo.

El llamado ‘poder valenciano’ que acuñó el expresidente de la Generalitat y ex ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, (este sí, bien enraizado en los círculos de influencia de la sociedad madrileña) no es real. No existe.

2 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Un antiguo alcalde valenciano dijo que los catalanes eramos , emprendedores , ahorradores , muy trabajadores, responsables , buenas personas, pero que hablabamos muy mal el valenciano

    Clica sobre mi nombre

    07 mayo 2014 | 11:16

  2. Dice ser ANTONIO LARROSA

    De Madrid no dijo nada más que el chotis no le gustaba.

    Clica sobre mi nombre

    07 mayo 2014 | 11:20

Los comentarios están cerrados.