Nuestro cuerpo es como una máquina. Hay que engrasarla, revisarla, meterle un buen carburante... Sólo tenemos una, y nunca es tarde para empezar a cuidarla

Entradas etiquetadas como ‘principios’

El Pilates (I): ¿En qué consiste?

“Si tu columna no es flexible a los 30 años, eres viejo. Si tu columna es flexible a los 60, eres joven”. Con estas palabras de Joseph Hubertus Pilates, creador a principios del s. XX del método que lleva su apellido, también llamado Contrología, se podrían describir los efectos que pretendía conseguir el alemán con la práctica de esta disciplina.

El Pilates ayuda a mejorar la postura corporal y busca el equilibrio entre la mente y el cuerpo. Ideal para mejorar los dolores de espalda y prevenirlos, se ha convertido en una disciplina muy adecuada para los tiempos actuales, en los que el trabajo delante de un ordenador potencia las patologías relacionadas con la columna vertebral.

Eso ha hecho que, desde hace unos años, su práctica se haya extendido por todo el mundo, compitiendo con otras más arraigadas en el tiempo como el yoga o el tai chi.

El Pilates otorga fuerza, buena posición corporal y elasticidad muscular sin necesidad de realizar grandes esfuerzos.

Los principios básicos del Pilates:

1. Fortalecer el “centro de energía” o la “mansión del poder”. Según Pilates, para mantener un buen equilibrio físico los músculos de la cintura y la pelvis tienen que estar fuertes. Si conseguimos un buen tono en la zona abdominal, lograremos una buena postura.

2. Es importante realizar los ejercicios con un buen nivel de concentración, prestando atención a cada movimiento que realicemos. El método Pilates se basa en la calidad del ejercicio, no en la cantidad.

3. El control del cuerpo y de los movimientos que realizamos es básico. Por eso los ejercicios presentan distintos grados de dificultad, según el nivel de control que tengamos de nuestro cuerpo. El control es muy importante para evitar lesiones.

4. Precisión en cada ejercicio. Está relacionada con el anterior punto.

5. Respiración controlada y con el ritmo que marca el ejercicio. Es uno de los aspectos que más se cuida en Pilates, cuya práctica ayuda a incrementar la capacidad pulmonar.

6. La fluidez de los ejercicios. No se trata de hacerlos ni muy rápido ni muy lento, sino ligados entre sí.

7. La flexibilidad es otro de los factores que se desarrollan en Pilates. Se huye de la rigidez.

El lunes te proponemos seguir cinco vídeos que te acercarán, de manera práctica, a esta disciplina.