Todo sobre las estrellas del baloncesto

Entradas etiquetadas como ‘basket’

Se rifan a Ricky en la NBA

Leo en varios medios on line de aquí y de allí (tubasket.com, ESPN, marca) que la cosa está que arde con el futuro de Ricky Rubio al otro lado del Atlántico. Se lo rifan. Su agente Dan Fegan se multiplica. Los frentes son varios y conocidos: negociar para que le bajen la penalización de seis millones de euros del DKV (tiene contrato hasta el 2011) y promocionarlo entre las franquicias de la NBA para revalorizarlo todo lo que pueda.

Memphis Grizzlies son una opción muy probable. Eligen en segundo lugar en el draft. Se lo pueden quedar o especular con sus derechos y utilizarlos para un posible trueque con otros jugadores. Ahí intervienen los New York Knicks. Si hay traspaso con los Grizzlies, los Knicks alcanzan uno de sus deseos: el base de El Masnou. A Ricky le encanta NY. Y el equipo tiene a Mike D’Antoni en el banquillo, un técnico con garantías. La jugada a tres bandas acabaría en carambola para Rubio.

Sacramento también está en la terna. Los Kings conocen que a Ricky le tienta esta posibilidad y ya negocian con Oklahoma su cambio de orden en el draft. La permuta sería así el número 3 de Oklahoma por el número 4 y el ala-pívot Jason Thompson.

Según sacbee.com, Ricky Rubio estaría dispuesto a hacer workouts, entrenamientos privados, con los equipos más interesados en él antes del draft, el 25 de junio. Sería con Memphis Grizzlies, Oklahoma City Thunder y Sacramento Kings.

Chad Ford, el experto en draft de la prestigiosa revista ESPN, asegura que hay varios destinos posibles. Son Houston (Rockets) y Dallas (Mavericks).

Los Washington Wizards, con el número cinco del draft, también están al acecho.

La cosa se calienta. ¿Quién da más?

Los sueños de casa Rubio (Ricky Rubio)

Ricky descansa. Su entorno trabaja frenéticamente. Ellos son Dan Fegan, su agente, americano, y Esteve, su padre. Su madre y sus hermanos le acompañan en el camino emocional. Una familia unida y un destino. Quedarse en casa o volar alto, muy alto, al cielo del baloncesto: la NBA.

La calculadora echa humo y la máquina de los sueños también. En la pared un mapa con diferentes puntos señalados en rojo: Memphis, Nueva York, Oklahoma, Houston, Dallas… ¿posibles destinos? Badalona está en el corazón.

La ecuación es por igualación. A un lado, las cifras; al otro, la ilusión. Seis millones de euros de rescisión y el salario a percibir. ¿Cuadra? Aparece la segunda parte. “Proyecto, queremos un buen proyecto”. Ricky quiere un futuro deportivo. Quiere ir a América a ganar. A progresar. A tener talentosos compañeros. Aprender. Sufrir. Triunfar. El ciclo del deportista que fabrica la excelencia.

Idas y venidas. Llamadas. Visitas. Ahora llega Marc. El pequeño de los Gasol podría ser compañero de Ricky si los Grizzlies le eligen en la segunda posición del draft. Una hora intensa de conversación. Debate.

Tona, su madre, también quiere lo mejor para su niño. Que esté bien. Que se forme sano, con valores. Anna, la peque, la que muchas lo acompaña en coche por Badalona, anhela pasear por New York City, coger un taxi amarillo y tomarse un helado gigante.

Ricky, mientras, cabalga por la pista moviendo los dedos, señalando jugadas, afinando la orquesta, jugando cada día mejor con las estrellas (Paul, Wade, Anthony, Bryant, LeBron…) a las que hace poco tenía en cromos o a las que casi arranca el oro olímpico. Lo ve todo con los ojos cerrados. Imagina.

Ricky es un valiente. El pulso no lo tiembla. Está preparado para cualquier desafío. El más joven en obtener un metal plateado en unos Juegos, el más precoz valor de la ACB. Las puertas de la decisión te están llamando Ricard. Harás lo correcto. Quienes más te quieren están contigo. Ya queda poco.

Las luces de casa Rubio se apagan. Se encienden sus sueños.

Ricky deshoja la margarita

Ricky Rubio no se prodiga mucho en las declaraciones. Hay que leer entre líneas y con atención. Por eso estas revelaciones que ha hecho al diario El Punt son muy significativas. Hablaba por primera vez tras el sorteo de las rondas de elección del draft. Esto es lo que dijo Ricky:

Sobre su posición: “El número es importante porque quiere decir que tienes mejor status“.

Sobre su destino:”También se tiene que valorar si el equipo que te escoge tiene un buen proyecto y los jugadores que hay”.

Sobre su continuidad en el DKV: “Hay posibilidades de continuar en el Joventut. Depende de qué número salga y la negociación final, pero sobre todo de la cláusula que está negociando mi agente con el club (es de 6 millones)”.

Sobre su futuro en la NBA: “Si no hay un buen proyecto en la NBA no voy. Si voy es porque hay un buen futuro”.

Dicho lo cual se intuye que en Can Rubio hay una actividad frenética, sopesando el bolsillo, el equipo al que iría, seguir en casa…Deshojando la margarita. De momento, nada decidido. Quedan 15 días para echarse atrás en la decisión de presentarse al draft y algo más de tres semanas para el acto en el Madison Square Garden de Nueva York. Como os adelanté y corrobora Ricky, una opción real sería seguir una temporada más en Badalona a cambio de rebajar la cláusula de rescisión.

La pelota está en el tejado. Veremos de qué lado cae.

Ricky, mentirosillo o precavido

Nada más acabar el partido del sábado, en que el Real Madrid eliminó a la Penya en los play off por el título, todas las cámaras enfocaban a Ricky Rubio. En el banquillo, desde que faltaban 1 minuto 57 segundos para la conclusión del juego, se veía su fin en la ACB. El próximo draft a la NBA está a la vuelta de la esquina y el base de El Masnou tiene muchos números para coger la maleta hacia América.

Le entrevistan en TVE. ¿Ha sido su último partido en España? Ricky responde con diplomacia. “La verdad es que no había pensado en eso en ningún momento”. Creo que estuvo en plan mentirosillo. Creo que sí. Desde luego, sí lo hizo el lunes pasado cuando los verdinegros se enfrentaron al Real en Badalona.

Era consciente que podía ser su último encuentro ante su afición. . Estuvo híper concentrado en todo el match. Con un rictus muy serio. Motivadísimo. Luchó como nunca. Se esforzó como un jabato a pesar de su dolor en la cadera. Quería vencer y agradar. Despedirse a lo grande y ganarse una nueva oportunidad. Lo hizo. Y con unos números muy brillantes: 16 puntos: 7 asistencias y seis rebotes. Buscaba una salida personal excelente. Como es él.

El sábado, quizá, fuera diferente. En Vistalegre estaba más despojado del traje emocional, del corsé de su afición. Tal vez sólo pensara en obtener el triunfo en el partido y progresar una ronda más con el DKV. Otro partido en casa. Ganar tiempo. Por eso, tal vez estuvo precavido.

El tiempo ahora es esencial. Quedan tres semanas (15 de junio) para ratificar su presencia en el draft o renunciar a él. La cita es en el Madison Square Garden para San Juan. Ricky quiere 15 días de descanso. Pensar en la mejor opción y decidir acertadamente. Es un paso trascendental en su carrera y en su vida. Si sale en lo más alto del draft le saldrán las cuentas. Tiene que pagar al DKV una cláusula de 6 millones si se va ahora.

En el club de Badalona suspiran por un acuerdo: una rebaja en la indemnización a cambio de que juegue un año más en la Penya.

Ahora mismo no hay nada decidido. Seguro que cuando Ricky tome una opción el bolsillo no será lo más importante. El corazón y el baloncesto le guían.

Tócala una vez más, Ricky

Lo peor que le puede pasar a Ricky es tener un adiós sin poder jugar. Sufriría tanto. Y no lo merece. Este lunes su equipo, el DKV, se enfrenta al Real Madrid en Badalona en el segundo partido de los cuartos de los play off por el título. Si la Penya pierde y finalmente se va a la NBA puede ser su último encuentro de verdinegro.

Ricky está fastidiado. Se ha pasado el domingo en vilo tras caer el sábado en Vistalegre (foto) al resbalarse cuando intentaba parar un contraataque guiado por Llull. ¿Fatídico minuto 13? Lo cierto es que tiene tocados los ligamentos de la cadera derecha y espera una recuperación rápida y milagrosa para poder estar en la pista.

“La resonancia que le han practicado sale bien”, según me ha confesado una persona muy cercana a Ricky. “Hay que esperar para valorar y ver si está en condiciones de jugar”. Es el as en la manga del técnico Sito Alonso, que ha convocado al júnior Josep Franch y lo hará jugar si Ricky no está en plenitud.

Pero no adelantemos acontecimientos, que diría el ilustre periodista deportivo Juan José Castillo. Ojalá Ricky venza al dolor y sus ligamentos se alíen con los astros para que la estrella de El Masnou pueda deleitarnos con una nueva noche de baloncesto.

Tócala una vez más, Ricky. Si después decides marcharte a América que sea con el calor de tu gente, en casa. Y jugando, dejándote el sudor en la cancha, siendo parte del equipo, porque tú eres magistral y compañero, hábil y solidario, un virtuoso en la orquesta. Tócala una vez más, anda.

El ‘showtime’ de Ricky Rubio

Ricky Rubio se está despidiendo a lo grande. Como una estrella. Si es cierto que entra en las primeras posiciones de los draft (queda un mes y un poco más para saberlo) y el año que viene se va a la NBA, estamos viviendo sus últimos partidos con la Penya en la ACB.

Y Ricky Rubio está enchufadísimo. Superada la lesión de la muñeca y con la mente despejada brilla a su mejor nivel. Ayer, ante el Alta Gestión Fuenlabrada firmó la mejor tarjeta de la temporada. Nada más y nada menos que 16 puntos, 10 asistencias y seis recuperaciones de balón para alcanzar 31 de valoración.

Con un Moiso espectacular y un juego de equipo muy sólido (cinco jugadores anotaron más de 10 puntos cada uno), el DKV aplastó al Fuenla (84-101) en el adiós del base Ferran López.

El mejor asistente y recuperador

Vimos a un Ricky excelente. Con sus números, el jugador de El Masnou cierra la fase regular como el mejor asistente y el mejor recuperador de balones con un 6,14 y 2,18 de promedio por encuentro respectivamente. De eso os hablaré en un nuevo post.

Sobre la pista del Fernando Martín se movió como quiso. Ricky controló el tempo, dirigió la orquesta verdinegra y se exhibió. En el primer cuarto hizo una jugada que demuestra su gran valor: robó un balón, cruzó cual gacela toda la cancha y se la dejó en bandeja a Moiso para que machacara. Ricky es así. Puro espectáculo. Es su manera de concebir este deporte: llegar a la eficacia por la excelencia. El tercer cuarto, para enmarcar: suyo fue con un festival de recuperaciones, asistencias y entradas.

El showtime de Badalona llevado a Madrid por un par de horas. Y precisamente ahora toca el Real en los play off. El sábado primer encuentro en la capital y el lunes, el segundo en tierras catalanas. Preparad el video: Ricky va a por todas. América le espera. Se quiere ir a lo grande.

Ricky Rubio, hombre anuncio

Ricky ha entusiasmado a una todopoderosa marca deportiva, especialista en fichar talentos y estrellas. En estas imágenes lo vemos mostrando una de sus joyas: avance superando al rival pasándose el balón por la espalda. Un regate como el que le hizo a Jason Kidd en la final olímpica. ¿La NBA está más cerca?

Cuando se trata de magia, la tiene y mucha. Aquí anima a la ACB. Como no, robando un balón.

value=”true”>

Si se trata de encestar por un buen bocado las mete todas ¿Con truco?

En esta presentación de su candidatura para el prestigioso premio NEXT, que ganó en su día Kobe Bryant -él no-, nos revela que es tímido, que le encanta la música y ama el básket.

Aquí con su Mercedes, su coche oficial esta temporada.

Y hasta ha emulado ya a un grande la pantalla como Dustin Hoffman en la mítica película El graduado.

Ricky Rubio, el deseado

Ricky Rubio es una perla muy deseada en la NBA. No es ningún secreto. Pero a medida que se acercan los draft, en Nueva York a finales de junio, y el propio Ricky decide si se presenta o no a la elección, crecen los rumores y los deseos por conseguir al base del DKV. En cada partido que juega hay algún observador venido de América. Contra el Real Madrid en Vistalegre el sábado vinieron de los Lakers y de los Cavaliers.

Según revela en exclusiva tubasket.com anotaron lo siguiente de Ricky: “Asistencias increíbles, gran visión de juego…”. También siguieron al base blanco Sergio Llull y al joven del DKV Pau Ribas.

Sondeos de expertos avalan desde hace meses que Ricky Rubio estará en las primeras posiciones del draft. Del 1 al 3 le dan los vaticinios más optimistas. Si eso fuera así, probablemente apostará por intentar el sueño americano.

De acuerdo con la mecánica de los draft, los peores equipos son los que tienen mayores opciones de ficharlo. El portal tubasket.com se hace eco de los últimos rumores. Y asegura que tanto los Wizards como los Kings suspiran por tenerlo en sus filas.

Los Washington Wizards son ahora el segundo peor equipo de la NBA. Llevan 14 victorias y 49 derrotas, y de seguir así podrán elegir muy bien en el draft. El blog Truth About It hace referencia a que con Ricky Rubio ganarían dos aspectos fundamentales: visión de juego y defensa. Se considera al joven de El Masnou como un excelente director de orquesta y se le ve como un complemento perfecto de Gilbert Arenas y Javaris Crittenton.

También en Sacramento están muy pendientes de lo que haga Ricky. Los Kings tienen actualmente el peor balance de la liga con 49 partidos perdidos y sólo 13 victorias. Si Rubio está en los draft, los Kings lo elegirán como primera opción porque quieren a un base de altas prestaciones, según escribe Scott Howard-Cooper en el Sacramento Bee.

En esa quiniela, Ricky Rubio estaría en el top de los elegidos, concretamente en segundo lugar, tras Blake Griffin, ala-pívot de Oklahoma.

Ricky Rubio, un Tocapelotas con premio

Ricky Rubio tiene muchos méritos. Magia, sabia dirección, imaginación, intensidad defensiva… Este último valor se traduce básicamente en intangibles como la presión al rival, pérdidas de balón del oponente…Y en números: los rebotes defensivos y los robos de balón. Tal cualidad ya le valió el sobrenombre de Tocapelotas, con el que le bautizó Marc Gasol durante los pasados Juegos Olímpicos de Pekín.

“Es un tocapelotas”, dijo el hoy jugador de los Grizzlies como metáfora para destacar que casi todos los balones pasaban por las manos de Ricky, tanto en su faceta de conductor de juego y, muy especialmente, como recuperador.

Ésa entrega tiene premio. Ricky Rubio ha recibido el galardón al ‘Mejor Defensa ACB’ del 2008, que da Actimel en su primera edición y con el que quiere reconocer al mejor jugador de la liga en tareas defensivas y de la selección en los JJOO.

Los números avalan a Ricky en este capítulo. La temporada pasada recuperó 74 balones en 34 encuentros de la fase regular. A ellos sumó uno más en cada uno de los cinco partidos de los play off. Este año, en sólo 12 partidos suma 22 recuperaciones. La estadística dice que en los 108 partidos de la ACB que ha jugado ha recuperado 198 balones. Esto es, una media de casi dos por partido.

En la faceta de rebotes defensivos tampoco anda mal a pesar de que se enfrenta con jugadores mucho más altos y fuertes. En la campaña 2007-08 sumó 87 en 39 partidos.

¿Opinas como Marc Gasol que Ricky es un Tocapelotas?

Festival de un jugón Ricky Rubio

Bajo la atentísima mirada de un enviado especial de los Timberwolves en el Olímpic de Badalona, Ricky Rubio firmó su mejor partido de la temporada contra el Bruesa (106-70 para el DKV).

Ricky Rubio estuvo en plan jugón total. Metió 17 puntos, incluidos los dos triples que cerraron el marcador, y estuvo infalible desde la línea de libres (cinco de cinco). Parece que se ha tomado muy en serio lo de mejorar el tiro, una de sus asignaturas pendientes. Firmó seis asistencias y tres robos de balón marca de la casa, además de cuatro rebotes. Especialmente bueno fue un campo a campo en el segundo cuarto con una magistral conducción de balón culminada con un pase por detrás del cuerpo en forma de asistencia a Sonseca. Ricky ejerció, otra vez, de mago del balón. Derrochó imaginación y lideró con acierto el torrente ofensivo de la Penya.

Lo miran con lupa

Ricky Rubio está en una fase determinante de la temporada. Con el adiós a la Euroliga y el prematuro KO en la Copa del Rey ya en el olvido, está muy concentrado en hacer lo mejor para el DKV y para él mismo. En todos los encuentros, más que hasta ahora, va a tener ojeadores de la NBA para evaluar su estado de forma y sus opciones de dar ya el salto a América.

Ricky Rubio tiene un mes y pico para decidir si es elegido o no para el draft de la temporada 2009-1010. El plazo se acaba el 25 de abril, aunque podría revocar su decisión hasta el 15 de junio, 10 días antes del draft, que se celebrará en Nueva York. Ricky sabe que lo están mirando con lupa. Superada la lesión de la muñeca derecha y estando cada vez mejor de forma va a lucir mucho hasta final de temporada.