BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

La importancia de la caída de Raqqa

http://www.20minutos.es/noticia/2764139/0/siria-provincia-raqa-feudo-estado-islamico/

Un grupo de combatientes den Estado Islámico en la ciudad de Raqqa durante el momento que la controlaron / GTRES

Esta semana hemos visto en todos los medios como triunfalmente el grupo armado Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) entraban en Raqqa, bastión del Estado Islámico (EI). ¿Pero por qué es tan importante la caída de esta ciudad situada en el norte del país?

Hace dos años, en este mismo blog relatábamos como se había constituido el EI de la mano del politólogo Grabriel Garroum. En octubre del 2015, Estado Islámico ocupaba buena parte del norte de Siria e Irak. De hecho, controlaban la mitad del territorio sirio y la tercera parte del iraquí. Sin embargo, ahora, tienen el poder en Al-Mayadín en Siria, donde está el principal cuartel del EI, y Qaim en Irak.

A parte de por su violencia, el Estado Islámico llegó a cuajar en esta región porque eran zonas sunitas, muy tradicionales, tribales, fronterizas y en la periferia tanto del gobierno sirio como iraquí. En esta región el concepto de estado nación no cuadraba porque se sentían muy lejos del poder central de Damasco y Bagdad.

Con todo este trasfondo, el Ejército de Irak y el Levante (ISIS) consiguió levantar unas estructuras de estado y suplir a los gobiernos centrales. Fue entonces, cuando cambiaron su nombre por Estado Islámico y decidieron poner la capital de su califato en Raqqa. Es por eso, que ahora la caída de Raqqa es tan simbólica. Si bien Mosul era una de las principales ciudades iraquíes y fue la más grande que llegó a controlar el EI; Raqqa no es más que una ciudad de provincia pero su perdida es un golpe más duro: es la capital del califato.

Y es que esta ciudad en el norte de Siria fue, realmente, un bastión poderoso. En 2014 no fue bombardeada durante medio año y, por eso, pudieron desarrollar su modelo de estado. Así pues en Raqqa llegaron a constituir servicios sociales o administrativos como hospitales, escuelas, una agencia tributaria, una oficina de atención al consumidor o cuerpos de policía desde local hasta el moral. Unos servicios y estructuras de estado que no habían llegado nunca desde Damasco.

Ahora bien, el EI implementó su régimen en Raqqa a base de violencia y terror. Una persona podría ser ejecutada por su orientación sexual, beber alcohol o hasta fumar. Ismael, un habitante de la ciudad que huyó hace medio año, relató al rotativo británico The Guardian que en la plaza del Reloj había trece ejecuciones mensuales. “Solían subir por la rotonda y yendo por las calles con máscaras y con una altavoz pedían a la gente que mirara”, explica este testimonio. En el caso de los espías, asesinos o blasfemos los decapitaban por delante, a los magos por detrás y a las mujeres “siempre las disparaban”.

El reto de Raqqa

Pero que Raqqa vuelva a una cierta normalidad no será fácil. Atrás deja tres años de gobierno de Estado Islámico y cuatro meses de guerra, que es lo que ha tardo el FDS, con soporte de una coalición internacional liderada por Estados Unidos, en tomar el control de la ciudad. Estas batallas han costado la vida de unos 1.200 civiles (entre ellos 276 niños y 203 mujeres) y el 80% de los edificios de la ciudad están destruidos, según el Observatorio de Derechos Humanos sirio. Además, según el diario El Periódico, a las afueras de Raqqa hay cerca de 240.000 refugiados esperando entrar.

Pero más allá de reconstruir la ciudad e intentar que las víctimas vuelvan a la normalidad, las fuerzas que se queden en Raqqa tienen un reto mayor: entender a la población local. Si el EI cuajó en la ciudad es porque se entendía con las tradicionales y conservadoras tribus sunitas. Ahora, el FDS, mayoritariamente kurdo, y la coalición internacional deberán suplir al EI. Eso se conseguirá si reconstruyen un sistema de servicios sociales, pero también si respetan, entienden y dialogan con las culturas de la zona. Así pues, los nuevos gobernantes de Raqqa deben de ser inclusivos y levantar de las ruinas una ciudad para todos.

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser israel

    “…Ahora, el FDS, mayoritariamente kurdo, y la coalición internacional deberán suplir al EI….”

    De eso nada. Ahora es el gobierno sirio el que tiene el control de ese sitio y de toda siria

    22 octubre 2017 | 13:15

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.