BLOGS
Con el 10 a la espalda Con el 10 a la espalda

"De todas las cosas sin importancia, el fútbol es, de largo, la más importante" Juan Pablo II

Archivo de la categoría ‘Real Madrid’

El Mallorca, indignado: “Cogería una piedra y haría una locura”

Lo primero de todo, para que quede rotundamente claro, no estoy a favor de la violencia en ningún entorno y, mucho menos, en el deporte.

Partiendo de esa premisa fundamental, entiendo el cabreo del Mallorca y la frustración de sus jugadores por la actuación del árbitro Pérez Montero en la remontada del Madrid el sábado (1-2). Y entiendo las duras palabras de Víctor como una metáfora de su indignación. Él fue el protagonista del error más grave del colegiado, al pitarle fuera de juego, cuando el mallorquinista había partido de su campo y encaraba a Casillas, con el marcador 1-0:

“El gol era completamente legal. Hay momentos en los que cogerías una piedra y seguramente la utilizarías para cometer una locura”

Aunque Víctor lleve razón en que no era fuera de juego, se equivoca en que era gol porque Casillas podría haber parado su disparo. El portero del Madrid se quedó parado cuando pitó el árbitro. El jugador del Mallorca siguió con sus quejas:

“Sabemos que el Madrid es muy superior al Mallorca, pero hicimos un gran trabajo y por eso duele que el árbitro se equivoque en jugadas como esa que nos acaban perjudicando en el resultado”

“Están haciendo una Liga a la medida de Barça y Madrid.Tenemos cara de bobos. Es indignante”

Para terminar, una duda: ¿alguien ha oído a Mourinho quejarse de los árbitros ahora que favorecen al Madrid y perjudican al Barça? Pues eso, como siempre, el que no llora no mama.

El Barça está perdiendo la Liga lejos de casa

Cuando se pasen las alabanzas hacia Messi y el Barça tras la entrega del Balón de Oro de este lunes, Pep Guardiola y sus hombres deberían reflexionar sobre qué les pasa fuera de casa. La gala de este premio ha servido de analgésico para el empate ante el Espanyol (1-1), en uno de los partidos más simplones que se recuerdan del equipo culé en los últimos tiempos.

Digo todo esto porque el Barça pasa enormes apuros lejos del Camp Nou, un mal que a este paso le va a costar la Liga, que ahora está a cinco puntos, los que le saca el líder, el Real Madrid. Estos son los datos:

– 11 puntos perdidos, por 2 en su estadio.

– 12 goles marcados, por 39 en casa.

– 9 encajados, por ninguno en can Barça.

De todas formas, el dato más sangrante para los azulgrana son los ocho puntos que llevan menos que en la anterior campaña.

Esta depresión visitante también afecta al mejor jugador del mundo, Leo Messi, quien solo ha marcado un tanto fuera, contra el Madrid. Arropado por su afición suma otros 16.

Aunque el Barça demostró en el Bernabéu que, hoy por hoy, le tiene cogida la medida al conjunto blanco, la Liga es un premio a la regularidad y los culés no están aguantando el tirón de un Madrid hambriento de títulos.

 

 

Nadie se atreve en el Real Madrid a parar los pies a Mourinho

Sinceramente, no entiendo por qué nadie le para los pies a Mourinho. Comprendo que el presidente blanco, Florentino Pérez, haya unido su futuro al destino de Mou en su segundo proyecto galáctico, pero el portugués, en mi opinión, ya se está pasando. Lo último ha sido decir en Inglaterra que le busquen equipo allí para dentro de dos años. ¡Y nadie del Madrid ha salido a responderle o a puntualizarle! Como tampoco se lo dijeron cuando se le ocurrió la brillante idea de irse a dirigir un par de partidos a Portugal. No le dejaron, pero no hubo reprimenda oficial.

Algo ha cambiado en los últimos tiempos. En un movimiento extraño, el Marca ha publicado en sus dos últimas ediciones dos sorprendentes portadas en las que se especula con el nombre del técnico que sustituirá a Mou: el seleccionador alemán, Joachim Löw.

Quizás, Floren ya está casando de las bravuconadas del portugués y, por eso, ya piensa en su recambio. O, quizás, es un toque de atención para que Mou se esté tranquilito y centrado en el Madrid. Aunque lo veo complicado después del poder absoluto que le ha dado.

El vestuario blanco se siente inferior al Barça

La peor lectura para el Real Madrid del clásico de la derrota este sábado (1-3) ante el Barça no es el resultado, sino la sensación de que, hagan lo que hagan, los blancos no pueden con el equipo de Guardiola. No saben cómo jugarle y menos cómo ganarle.

Eso se percibió en las caras y en las declaraciones de los jugadores blancos al final del encuentro. Nadie buscó excusas y se esforzaron en recalcar que eran solo tres puntos, cuando, unos días antes, todos daban por hecho que si lograban el triunfo la Liga estaría sentenciada. Casillas y Sergio Ramos apostaron por seguir trabajando. Mientras, su entrenador, Mourinho, que no tuvo reflejos para cambiar tácticamente la situación, buscó una explicación menos científica: la suerte. Se acordaba del segundo gol del Barça, pero se le olvidó que el tanto merengue llegó tras dos rebotes.

La muestra más clara de la impotencia madridista es Cristiano Ronaldo, quien pretende disputarle a Messi el trono del fútbol mundial. El portugués estuvo egoísta y desacertado y acabó siendo pitado por un sector del Bernabéu. Excepto el año pasado cuando marcó el tanto de la victoria blanca en la Copa, Cristiano siempre dimite en los clásicos. Se bloquea.

Este domingo, la Cope ha desvelado que la herida anímica en el vestuario blanco es profunda. Según pesos pesados de la plantilla, no se creen que puedan ganar al Barça:

“Nos puede la tensión y la ansiedad. Tras el 1-1, nos vinimos abajo”

Como reconocieron muchos aficionados al salir del Bernabéu, el Madrid está empezando a sufrir el mismo complejo de inferioridad con el Barça que el que sufre el Atlético con ellos. Unas veces será por el árbitro, otras por la mala suerte y otras porque el Barça les da “un baño”, como afirmó ayer el presidente blaugrana, Rosell, pero el caso es que no ven la forma de meterle mano al equipo de Pep Guardiola.

 

Piqué no hizo lo mismo que Alonso y Ramos

La pérdida de tiempo de Piqué ayer contra el Rayo, con la intención en el horizonte de no perderse el clásico contra el Madrid, está trayendo cola. Y más que traerá.

El caso es tan delicado, sobre todo por la comparación con el Real Madrid, que fue sancionado por la UEFA en Champions por algo parecido, que el Comité de Competición se ha reunido hoy para decidir las sanciones de la última jornada, pero será el viernes cuando entre a estudiar este caso concreto. Todavía resuenan las palabras de Mourinho cuando afirmó que “el Madrid es el único equipo que no puede provocar tarjetas”.

Para mí no fue igual la actitud de Piqué que la de Ramos y Xabi Alonso contra el Ajax. En mi opinión, la UEFA no les sancionó por perder tiempo, sino por “reírse” de un organismo al que no le gusta que le tomen el pelo. Y eso es lo que sintió cuando vio a Mourinho cuchichear al oído de Dudek, que le dijera a Casillas, que le dijera a Sergio Ramos y a Xabi Alonso que provocaran la tarjeta.

Más allá de las comparaciones, si Competición encuentra algo para demostrar que Piqué provocó la tarjeta, que le sancione, como recoge el artículo 112 del Código Disciplinario de la RFEF. Hasta donde se sabe, el árbitro Pérez Lasa escribió en el acta: “Amarilla por retrasar la reanudación de un saque a favor de su equipo con ánimo de perder tiempo”.

De hecho, coincidencias futboleras, Víctor Valdés también vio la amarilla por perder tiempo en el partido contra el Rayo. ¿Debería ser sancionado también con dos partidos, como puede hacer el viernes Competición con Piqué?

 

¿Puede estar el Barça cansado de ganar?

Una de las grandes preocupaciones de Pep Guardiola, entrenador del Barça, ha sido siempre que sus jugadores no pierdan la motivación. Por eso, les recuerda continuamente que los títulos no se ganan solos, a pesar de haber levantado 12 de los 15 que ha jugado el equipo culé bajo sus órdenes en las últimas tres temporadas.

Los síntomas del equipo está temporada no son buenos. Se percibe a un Barça cansado física y mentalmente, como se pudo comprobar en Getafe. Pudo ganar, es cierto, pero se echó en falta fluidez y verticalidad. Como atenuante también está que Guardiola no pudo contar con Iniesta ni con Cesc, dos desatascadores profesionales.

Los números no mienten y al Barça le cuesta competir fuera del Camp Nou. Como visitante ha cosechado tres empates, una derrota y dos victorias. En casa, ha ganado todos sus partidos menos el empate contra el Sevilla.

El fútbol se mueve por ciclos y en el Madrid están pensando que el suyo va a empezar esta campaña. Los hombres de Mourinho están mostrando más hambre de títulos que los de Pep. ¿Puede estar el Barça cansado de ganar? No creo. Sin embargo, mantener el nivel y la tensión de los últimos años durante muchos es harto complicado.

Otro símbolo del posible cambio es un chascarrillo que corre entre los aficionados: el Barça ganaba porque mandaba Zapatero, hincha azulgrana. Ahora que el presidente será Rajoy, es el Madrid el equipo del Gobierno. Es solo un poco de humor. El tiempo nos dirá si las casualidades o coincidencias existen.

Que no se crezca el Madrid

Miro la clasificación de Primera y parece que no ha pasado un año.

Tras diez jornadas de Liga, el Madrid es líder de Primera, con tres puntos sobre el Barça. La campaña anterior era solo uno y los blancos llegaron crecidos al duelo con los azulgrana en el Camp Nou.

Habían encadenado siete triunfos seguidos desde octubre y afrontaban el clásico con una exceso de confianza que al final pagaron con un 5-0 que dejó tocado para toda la temporada a Mourinho y a sus hombres. Este año, el Madrid suma diez triunfos seguidos y también parece que va lanzado.

El objetivo de los merengues es jugar el derbi del 10 de diciembre con algún punto de ventaja a su favor. Además, ese día, a diferencia de la campaña precedente, el partido se disputará en el Santiago Bernabéu.

Por lo que pueda pasar, tanto a Mou como al resto del madridismo se les nota, por ahora, prudentes.

Cristiano Ronaldo afina, por fin, la puntería en las faltas

Desde hace un tiempo se escucha un run run entre la afición blanca: ¿por qué Cristiano Ronaldo siempre tiene que tirar las faltas cuando, últimamente, solo se estrellan en la barrera o le dan a algún aficionado en la grada? ¿No se merecen Xabi Alonso u Özil tirar alguna?

Que Cristiano tire todas las faltas es una orden directa del entrenador blanco, José Mourinho.

El delantero portugués  tapó muchas bocas este miércoles cuando marcó su gol número 100 con el Madrid en un lanzamiento a balón parado contra el Olympique de Lyon.

Sin embargo, si vemos sus estadísticas, no estaría mal que, de vez en cuando, dejara tirar alguna a algún compañero.

– En Champions League no marcaba de falta desde el 19 de noviembre de 2010 ante el Milan.

– Esta temporada, es su primer gol de lanzamiento directo en cualquier competición. Ha necesitado 20 disparos.

– La campaña pasada, marcó cinco goles de golpe franco (cuatro en Liga y uno en Champions), pero para lograr estas dianas tuvo que lanzar 78 faltas (53 en Liga, 14 en Champions y 11 en Copa del Rey).

Sinceramente, no son estadísticas de un gran lazador, pero, eso sí, cuando marca una falta, esa es superespectacular. Ahora hay que estar atentos para ver cuándo es la próxima.

El Barça y el Madrid copan el Balón de Oro

La FIFA y la revista France Footbal tienen decididos los 23 aspirantes al Balón de Oro 2011. Entre ellos, hay ocho jugadores del Barça y cinco del Madrid. Los culés son el equipo que más futbolistas tiene como candidatos: Messi, Xavi, Iniesta, Cesc, Piqué, Alves, Villa y Abidal.

Por el Madrid, están Iker Casillas, Benzemá, Özil, Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo.

Destaca, además, que de la anterior lista de 50 jugadores se han caído los azulgrana Puyol y Alexis.

El resto de candidatos son: Agüero, Eto’o, Forlán, Müller, Nani, Neymar, Rooney, Schweinsteiger, Sneijder, Luis Suárez.

El próximo 5 de diciembre se dará el nombre de los tres candidatos definitivos, los que serán máximos protagonistas de la gala que organizará la FIFA el 9 de enero en su sede de Zúrich.

El ganador de los dos últimos galardones ha sido Leo Messi y, si el año pasado no se lo llevaron Xavi ni Iniesta después de ganar el Mundial de Sudáfrica, todo apunta a que el argentino tripitirá.