Entradas etiquetadas como ‘anillo de compromiso’

Urdangarin, el verdadero enemigo de Letizia

Mucho se ha hablado de que si Letizia se llevaba bien con la familia de su marido, de que si no se hablaba con sus cuñadas, que si el rey Juan Carlos no le hacía mucho caso…. Total, que al final, como casi siempre, la culpa es del cuñado.

(GTRES)

(GTRES)

Cuenta la revista Vanity Fair que “Letizia supo que Urdangarin ponía a Felipe en contra de ella”. Vaya,  vaya,  vaya parece que el otrora fuera el yerno ideal de España era un buen pájaro,  y no solo en los negocios.

Portada de la revista Vanity Fair.

Portada de la revista Vanity Fair.

Supongo que el hecho de ser los plebeyos de la Zarzuela le causaron inseguridades a Urdangarin que, quizá, quería imponerse sobre la periodista, aunque esta fuera la conosrte del heredero. ¡Qué cosas se cuecen en Palacio! y pobre Letizia, lo que habrá tenido que pasar. Encajar en una nueva familia ¡y qué familia! y encima que el cuñado te margine. Menos mal que el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Esta falta de feeling ya se notó cuando empezaron a salir los primeros escándalos del caso Nóos. A partir de ahí, los ahora reyes actuaron fenomenal desvinculándose del matrimonio Urdangarin y no apareciendo jamás con ellos en público.

Quiero recordar también a los lectores que tal animadversión tuvo su culmen con el famoso anillo ‘maldito’ de Letizia que os recuerdo aquí.

Letizia, una reina sin reloj

Os he dicho en alguna ocasión que me gustan las joyas y me gustan, no tanto para ponérmelas, sino para admirar la pureza de los materiales, el diseño, ese brillo centelleante tan hipnótico… vamos como si fueran una obra de arte. Pues ahora os confieso que los relojes también me encantan y me gustan como pequeños objetos de precisión y porque creo que dicen mucho de una persona.

Las muñecas de la reina siempre están desnudas. (GTRES)

Las muñecas de la reina siempre están desnudas. (GTRES)

Pues bien, Letizia ya no lleva nunca reloj y no puedo entenderlo. Yo miro el mio cada poco tiempo, soy una mujer muy condicionada por el tiempo, supongo que como vosotros, queridos lectores. Por eso no llego a comprender  como una mujer con las responsabilidades de la reina puede vivir sin un guardatiempo en su muñeca.

¿Por qué lleva tan despegados los brazos del cuerpo? ¿Le picará la lana del jersey? (GTRES)

¿Por qué lleva tan despegados los brazos del cuerpo? ¿Le picará la lana del jersey? (GTRES)

A veces he pensado que Letizia no lleva reloj para que no se le identifique con una marca o no se le critique que lleve miles de euros en su mano, algo que no entiendo cuando su marido lo lleva y cuando todos sabemos lo que cuestan los modelajes que le hace Felipe Varela y que él comercializa sin ningún tipo de pudor en su web y en unos grandes almacenes.

Ya sabéis que la austeridad de Letizia con las joyas es cuando menos llamativa teniendo en cuenta las piezas de las reinas de España que ahora ya puede lucir.

Otra imagen de Letizia sin reloj (GTRES)

Otra imagen de Letizia sin reloj (GTRES)

Sé que no le gustan los anillos porque al dar la mano le hacen daño (no se pone su alianza de casada), pero es que tampoco se pone su anillo de pedida, aunque como os conté ese es su anillo maldito. Lo que sigo sin entender es lo del reloj, aunque supongo que con el regimiento de asistentes que tiene seguro que no le hace falta mirar si llega tarde a los actos.

Aquí os pongo fotos recientes de Letizia. Fijaos bien que en ninguna lleva reloj.

El anillo ‘maldito’ de Letizia

Ando estos días leyendo el libro de María Luisa Funes, Estilo Letizia, editado por Planeta y con un precio de 18,90 euros (por si lo queréis comprar) y me he quedado muerta, pero muertita con la historia del anillo ‘maldito’ de Letizia. Lo de maldito lo digo yo, no la autora del libro, pero cuando os explique por qué lo pienso os vais a quedar ojipláticos.

Pinchad en la foto para ver el anillo. ¡Qué bien tenía las manos Letizia cuando era periodista! (GTRES)

Pinchad en la foto para ver el anillo. ¡Qué bien tenía las manos Letizia cuando era periodista! (GTRES)

En el apartado del libro Anillos, broches y condecoraciones, Funes hace especial hincapié en un anillo. ¡Nada más y nada menos que el anillo de pedida!

Un anillo talla baguette de la joyería Suárez, más típica en aquel momento en Cataluña que en el resto de España. Años después, al salir a la luz que lo había adquirido Iñaki Urdangarin utilizando fondos del Instituto Nóos, doña Letizia se despojó del anillo por siempre jamás.

Portada del libro Estilo Letizia. (JORGE PARÍS)

Portada del libro Estilo Letizia. (JORGE PARÍS)

¿Cómo os quedáis? supongo que como yo, asombrada y llena de pena. Uno de los misterios de por qué la reina no se ponía su anillo de pedida es este, que fue comprado con dinero corrupto de Nóos. Me parece una historia tristísima, el anillo más especial de toda mujer, esa joya que podría pasar a una de sus hijas, ese legado,  maldecido para siempre. Además, el hecho de que no lo pagara su prometido es como raro ¿no?, y lo segundo, que lo haya desterrado y haya decidido no ponerselo nunca más  porque fue comprado con dinero fraudulento, algo que me parece un gesto bastante loable.

Letizia, radiante y feliz enseñando su anillo a la prensa hace ya unos años. (GTRES)

Letizia, radiante y feliz enseñando su anillo a la prensa hace ya unos años. (GTRES)

Seguro que Letizia, como cualquiera de las plebeyas, hubiera preferido un anillo de latón, pero comprado con dinero honrado. En fin, Letizia tiene en su joyero muchas piezas, pero es una lástima que la más especial, a mi parecer, la haya enterrado para siempre.