Entradas etiquetadas como ‘subasta’

Una mujer compra el pescado vivo más caro del mundo por 1,6 millones de euros

S-Legend, una carpa Koi roja y blanca criada en Japón, se convirtió en el pez vivo más caro que se haya vendido, después de lograr un precio en una subasta de 203 millones de yenes (1,6 millones de euros). ¿Cuánto costará un trozo de sashimi de este ejemplar? O-O

La carpa Koi, de 99 centímetros de largo y de la reconocida variedad Kohaku, fue comprada por una coleccionista taiwanesa, después de una feroz guerra de pujas en la piscifactoría Saki, en la ciudad nipona de Hiroshima. ¡¡¡Mi tesoroooooooo!!! Lee el resto de la entrada »

Pagan 25.000 euros por dos melones

Dos melones Yubari, una variedad muy apreciada en Japón, se han vendido por la cifra récord de 3,2 millones de yenes (cerca de 25.000 euros), durante una subasta celebrada en Sapporo.

La astronómica suma, con la que se podría comprar un buen coche, supera los tres millones de yenes logrados hace dos años por otro par de melones de esta variedad. ¿Gritarían ‘a cala y a prueba’ durante la puja? 😉 Lee el resto de la entrada »

División de bienes extrema: su novia le dejó y cortó todos los objetos en dos

cama_ok

Un alemán, despechado por una ruptura de pareja inesperada, cortó por lo sano (nunca mejor dicho) ya que realizó la separación de bienes más radical que he visto hasta la fecha: partió en dos todos los objetos que le unieron a su novia durante los últimos doce años. ¡¡¡Ojo por ojo!!!

Un iPhone 5, cuatro sillas, una cama, una televisión, un ordenador portátil, un sofá, un coche, un tierno oso de peluche… Nada escapó a la hoja afilada de su radial. Cada uno de los elementos fue cortado por la mitad con una precisión quirúrgica. Lee el resto de la entrada »

Un finés saca a subasta a su esposa

Mientras el Primer Ministro finlandés Jyrki Katainen ejerce de azote de los países más afectados por la crisis de la zona euro, en su país ocurren cosas insólitas e indignantes, más propias del Medievo que de la era tecnológica en la que vivimos.

Una joven finlandesa (Fuente: Olli Pitkanen, Flickr).

¡Ah, Finlandia, morada de Papá Noel y escenario de hermosas auroras boreales! Un país nórdico, de esos que desde aquí miramos con admiración por su evolucionada democracia y su excelente nivel de vida. ¡Pues no todo es bonito en Finlandia! No solo hace mucho frío en invierno, sino que también tienen ciudadanos tarados (o que van de graciosos, según se mire). El más reciente ejemplo lo tenemos en un ciudadano de Helsinki cuyo nombre no ha trascendido, que no tuvo mejor ocurrencia que subastar a su mujer por Internet.

Su guiso de fideos es muy bueno y tiene otras cualidades geniales…”, fueron las palabras de elogio que dedicó a su santa, antes de alertar también de que “es insoportable e inútil, gruñona, se enoja fácilmente y es difícil de callar”. Poniendo en la balanza virtudes y defectos, al ciudadano de Helsinki (¿cuál es el gentilicio? ¿Podéis ayudarme?) se le ocurrió que el precio justo de salida para la subasta era de 5 euros. ¡¡5 euros!! ¿Eso es lo que vale tu mujer para ti, ‘Cretinonen’ (me he tomado la licencia de ponerle un apodo)?.

A pesar de que los contras parecen bastante más decisivos que los pros, otros fineses -muy aficionados al guiso de fideos, sin duda- creyeron que el ‘producto’ merecía la pena y la puja llegó hasta los 100.000 euros. Ahí se cerró la subasta, después de que las autoridades finlandesas tuvieran conocimiento de la noticia, decidieran con buen criterio que la broma ya no tenía gracia y mandaran eliminar el anuncio.

Moraleja 1: Lo de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio. Katainen, arregla primero las cabezas de tus vecinos y luego hurga en la herida del resto de los de la UE.
Moraleja 2: Tener dotes culinarias es una virtud muy valorada. Por cierto, ¿a qué otras cualidades se refería? ¿Una mente privilegiada, un físico agradable?

“Mamá, córtame el pelo ya, que creen que soy una niña”

Ser feo tiene sus ventajas. La experiencia me ha demostrado que los guapos solo se encuentran con problemas a su paso: automáticamente les etiquetan como tontos, muchas veces solo los quieren por su físico, se ven obligados a cuidarse y a machacarse en el gimnasio… lo suyo sí es tener un examen cada día y no lo de Torres e Higuaín.

No sé si sois guapos (o si tenéis amigos que lo son), pero ese martirio del que os hablo comienza en la más tierna infancia. Existe la costumbre de, a los niños guapos, dejarles el pelito largo, en plan “Hola, me llamo Yahel y tengo diez años”. Pero claro, con el cuerpecito aún por desarrollar, el niño, y esto de pequeño molesta mucho, tiene que aguantar comentarios del estilo: “Ay… pero qué niña más guapa, ¡madre!” o “¿cómo te llamas, preciosa?” y eso molesta. En cambio, como decían en un monólogo de El club de la comedia, a un niño feo jamás le dejarán el pelo largo, porque en lugar de Brad Pitt en una portada de la Súper Pop parecería Santiago Segura en una escena de El día de la bestia.

Después de estos párrafos de introducción seguro que entendéis por qué el pequeño Rean Carter, de cinco años, le ha pedido a su madre que le corte el pelo de una santa vez. Al pobre Rean no le han cortado el pelo nunca en sus cinco años de vida, como si fuera una chiquilla a la que esperan hacerle un peinado excepcional en su comunión, y eso ha provocado que al jovencito lo tomen por jovencita demasiado a menudo, algo que le toca la moral (a esas edades no te toca ninguna otra cosa porque no pueden decir tacos) al crío.

Actualmente la hermosa cabellera del pequeño Rean le llega a la altura de la cintura (45 centímetros de largo), pero le trae más disgustos que alegrías. No piensa lo mismo su madre, Leeanne Smith que desde un primer momento se negó a cortar esos “encantadores rizos de oro” a su pequeño y que ya ha confesado a la prensa británica “haber llorado” ante la idea de que Rean pierda su melena.

En el colegio le obligaron a hacerse coleta y los niños, que son crueles como Bart y Nelson de Los Simpsons, apartaban al pobre Rean de los juegos porque “parecía una niña”, según recogen los diarios ingleses.

Ahora bien, la batalla en casa de los Carter no ha acabado todavía. Primero, porque el niño quiere que el barbero meta a fondo la tijera mientras mamá prefiere que le corten lo menos posible y segundo porque al hermano de Rean, Regan (efectivamente, no se calentaron mucho la cabeza con los nombres en esta familia), tampoco le han cortado el pelo de momento, aunque tiene solamente dos años.

Por si os interesa… el pequeño Rean vive en Sunderland, como mi primo Miguel Ángel, y se cortará la melena en las vacaciones de Semana Santa. Lo digo por si aún no tenéis decidido a dónde ir de vacaciones y os apetece pasaros por allí para ver tamaño espectáculo (y saludar a mi primo, que os pilla de paso).

PD: La historia tiene también su parte tierna, porque Leeanne prepara una subasta del pelo de Rean para donar lo recaudado a una institución benéfica.

Se venden estas ‘patatas sagradas’

Por primera vez en lo que va de año 2010 os invito a que os subáis al troncomóvil del misterio.

Una semana más nos adentramos en lo inexplicable, en esas cosas que vemos publicadas en los medios y cuyo origen nos parece incierto. Hoy, sin ir más lejos, traemos un relato escalofriante: el de las patatas sagradas. ¿Casualidad o intervención divina? Creo que las imágenes no dejan lugar a dudas.

Tal vez penséis que es algo intrascendente, pero el asunto lo ha publicado incluso el New York Times. ¿Os intriga la historia? Bien, pues aún no habéis oído lo mejor. Las patatas se pueden adquirir. Sí, sí, hay un asunto monetario tras todo esto, pero no le quita ni un ápice de credibilidad (faltaría más).

A mí todo esto me recuerda al sagrado día en el que Homer Simpson encontraba alubias con la forma del líder… bueno, que me desvío del tema… la cuestión es que la primera de las patatas (la de la izquierda), encontrada el día de Navidad por Dennis Bort de Brunswick, Ohio, se vende por sólo 1.000 dólares en ebay. Que digo yo, qué son unos 700 eurillos si la recompensa es tener una patata sagrada en la despensa. O digo más, ¿qué es ese dinero si puedes hacerte una tortilla sagrada?

Si necesitáis más patatas para intentar hacer una tortilla como Dios manda, podéis adquirir también la segunda patata (centro y derecha de la imagen), encontrada por una pareja en Marion, Iowa, en la víspera de Año Nuevo. El precio de ésta supera yo los 50 euros y la puja finaliza el 13 de enero, así que a tiempo estáis.

Como entenderéis, las patatas han sido partidas por la mitad para que podamos ver bien las ¿cruces sagradas? que han aparecido mágicamente en los tubérculos.

No sé si os interesa saber cómo las hallaron, pero os adelanto que es bastante sosa. Estaban pelando patatas y… ¡zas! vieron inmediatamente el negocio la extraña forma y decidieron que no se lo podían comer.

“No soy una persona religiosa, en absoluto. No me estoy tomando esto como un signo del apocalipsis ni nada parecido“, dice Bort, uno de los elegidos que halló una de las patatas sagradas y a quien no le importa admitir que pretende sacarse unos eurillos.

PD: Lectores, tenemos que idear alguna fórmula para sacar dinero con métodos como éstos. Si pagan 50 euros por una patata… es que hay un mercado que no estamos explotando.

– Envía el post:

Bookmark and Share

Pene falso, tramposo y original: 750 $

Whizzinator, el pene falso más famoso del mundo (sí, ese viejo invento compuesto de un miembro de mentira con un depósito para almacenar orina limpia que fue diseñado a conciencia para beneficio de los más tramposos, quienes evitaban así dar positivo en algún control inesperado), está de vuelta.

Cuando en 2005 el ex jugador de fútbol americano de los Minnesota Vikings Onterrio Smith fue detenido en un aeropuerto tras intentar engañar con este aparato a unos agentes en un control de drogas (historia parodiada en el vídeo que veis a continuación), parecía que el invento había pasado a mejor vida. Pero no.

El invento no muere porque la vida está llena de nostálgicos… o de frikis, según se mire. Es el caso de Matt Little, un joven de 26 años que regenta un bar de cultura y decoración muy arraigadas a la NFL que ha decidido pagar 750 dólares (unos 530 euros) en una subasta para hacerse con el Whizzinator original. Y todo para exhibirlo cual trofeo en su bar de la ciudad de Mankato (Minnesota).

“Esto es un bar de deportes y yo soy un gran coleccionista, así que estaré encantado de exihibir el Whizzinator original“, dijo Little orgulloso.

-> IMÁGENES extraídas del vídeo de Fox Mancato

PD: Para mí, más que un nostálgico o un friki, es un mal hostelero. Yo no comería nada al lado de un pito de goma con un depósito para pis que encima está usado, con todos mis respetos hacia el señor Onterrio.

PD2: Si a alguno de vosotros le interesa saber cómo funcionaba este pequeño aparato, aquí tenéis el vídeo demostrativo:

Envía el post

Bookmark and Share