Entradas etiquetadas como ‘helsinki’

Un finés saca a subasta a su esposa

Mientras el Primer Ministro finlandés Jyrki Katainen ejerce de azote de los países más afectados por la crisis de la zona euro, en su país ocurren cosas insólitas e indignantes, más propias del Medievo que de la era tecnológica en la que vivimos.

Una joven finlandesa (Fuente: Olli Pitkanen, Flickr).

¡Ah, Finlandia, morada de Papá Noel y escenario de hermosas auroras boreales! Un país nórdico, de esos que desde aquí miramos con admiración por su evolucionada democracia y su excelente nivel de vida. ¡Pues no todo es bonito en Finlandia! No solo hace mucho frío en invierno, sino que también tienen ciudadanos tarados (o que van de graciosos, según se mire). El más reciente ejemplo lo tenemos en un ciudadano de Helsinki cuyo nombre no ha trascendido, que no tuvo mejor ocurrencia que subastar a su mujer por Internet.

Su guiso de fideos es muy bueno y tiene otras cualidades geniales…”, fueron las palabras de elogio que dedicó a su santa, antes de alertar también de que “es insoportable e inútil, gruñona, se enoja fácilmente y es difícil de callar”. Poniendo en la balanza virtudes y defectos, al ciudadano de Helsinki (¿cuál es el gentilicio? ¿Podéis ayudarme?) se le ocurrió que el precio justo de salida para la subasta era de 5 euros. ¡¡5 euros!! ¿Eso es lo que vale tu mujer para ti, ‘Cretinonen’ (me he tomado la licencia de ponerle un apodo)?.

A pesar de que los contras parecen bastante más decisivos que los pros, otros fineses -muy aficionados al guiso de fideos, sin duda- creyeron que el ‘producto’ merecía la pena y la puja llegó hasta los 100.000 euros. Ahí se cerró la subasta, después de que las autoridades finlandesas tuvieran conocimiento de la noticia, decidieran con buen criterio que la broma ya no tenía gracia y mandaran eliminar el anuncio.

Moraleja 1: Lo de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio. Katainen, arregla primero las cabezas de tus vecinos y luego hurga en la herida del resto de los de la UE.
Moraleja 2: Tener dotes culinarias es una virtud muy valorada. Por cierto, ¿a qué otras cualidades se refería? ¿Una mente privilegiada, un físico agradable?