Entradas etiquetadas como ‘canada’

Una historia de amor descabellada

No sabe uno si es el amor, la televisión, las ganas de salir en la prensa o que vivimos tiempos difíciles en los que si no vas a Mujeres y hombres y viceversa no puedes encontrar una pareja como Dios manda, pero hay gente que se complica mucho la vida. Ya me daréis vuestro veredicto cuando leáis la historia que viene a continuación.

Sandy Crocker es un dentista canadiense que ha volado desde su país natal hasta Irlanda para reencontrarse con quien él cree que es el amor de su vida: una mujer a la que conoció hace un año, con la que habló durante dos minutos en una cafetería de la localidad de Ennistymon y de la que no sabe ni tan siquiera su nombre.

Aunque habló poquísimo con ella, él está convencido de que esa pelirroja es LA mujer. Ignora si está casada, si es heterosexual, si vive en esa población… vamos, os diría que de las pocas cosas que sabe es el color de su pelo y que hace un año fue a una cafetería. Pese a todo, planea pasar cuatro semanas en el país buscándola, con la esperanza de convencerla de que no es un pirado obseso sino que es el hombre ideal para ella.

Sandy cuenta a la prensa que él y su hermano pararon un momento a comer en el local y preguntaron a una chica que se iba por una dirección. Lo típico. Ella ya se marchaba de la cafetería y tanto él como su hermano dejaban el país al día siguiente, de modo que en un principio lo dejó pasar sin darle mayor importancia.

El problema es que unos minutos después le entró la neura se dio cuenta de que probablemente no podría vivir sin ella y se puso a buscarla como un loco durante un par de horas por la ciudad. No la encontró, siguió haciendo turismo y por la noche volvió a buscarla otras dos horas. Agua, nuevamente.

Con su gozo en un pozo se volvió a casa y, aunque conoció a muchas mujeres canadienses, ninguna igualó esos dos minutos con la irlandesa. Por ello ha regresado al pueblo irlandés, eso sí, con pocas esperanzas. De momento ya ha visitado sin éxito la cafetería. Algo parecido (a pequeña escala) le ocurrió a un tipo en el metro de Nueva York y la cosa salió regular. ¿Qué posibilidades reales hay de que una chica recuerde a un extranjero al que le dio un par de indicaciones hace un año en un local?

PD: No se me olvida que os tengo que contar una cosa. Todos atentos el viernes.

El ‘racismo’ de los billetes de Canadá

Somos inconformistas, ya lo sabéis. Si ganamos la Champions decimos que vale, pero que no jugamos bien. Si jugamos bien decimos que vale, pero que los canteranos no juegan todo lo que deberían. Si juegan los canteranos decimos que vale, pero que nos arriesgamos a cortar su progresión precipitándonos al subirlos al primer equipo. Por eso en Canadá, donde la gente habla menos de crisis y más de otras cosas, están preocupados porque dicen que sus billetes están viviendo un caso de racismo nunca visto.

Sin haber estado jamás en el país, yo tengo a los canadienses por gente de bien. Será que me llegó al alma aquello de Bowling for Columbine, cuando Michael Moore abría las puertas de la casa de la gente, que no las cerraban con llave, porque no había peligro de ser atracados (al menos hasta entonces). Por eso no me sorprende que, mientras en Europa estamos con el agua al cuello viendo cómo los políticos se pasan la pelota de unos a otros, allí el gobernador del Banco de Canadá ha pedido disculpas por retirar un dibujo de un billete. Así como lo leéis.

Resulta que en la impresión de los billetes de 100 dólares, que se pusieron en circulación en noviembre 2011, hay una mujer mirando por un microscopio. Pues bien, en el diseño original esa mujer parecía asiática y los conejillos de indias a los que les mostraron los billetes antes de ponerlos en circulación, allá por 2009, criticaron esa circunstancia, porque consideraron que la imagen no era representativa de la mujer canadiense.

De modo que en la versión definitiva sustituyeron a la mujer aparentemente asiática por otra aparentemente caucásica, para evitar protestas. El problema es que ahora se ha conocido la historia y, en lugar de protestar porque hay una mujer asiática en los billetes, la gente ha protestado porque había una mujer asiática en los billetes y ya no. “¡RACISMO! ¡RACISMO!”, gritan algunos, que consideran un ultraje que Canadá, ejemplo de multiculturalismo, haya permitido esto.

Ante la avalancha de críticas, el gobernador del Banco de Canadá, Mark Carney, pidió disculpas y dijo, como supondréis, que admitía el error que habían cometido. Vaya por delante que la imagen fue retirada para darle una apariencia “neutral” a la figura del billete, aunque eso no ha calmado tampoco los ánimos. Sabéis de sobra que, de haber elegido la imagen original, ahora estaríamos diciendo que discriminaba a los canadienses no asiáticos, porque cuando nos ponemos pejigueros no tenemos fin.

Es sorprendente, ¿verdad? Yo ya no me meto en si hicieron bien o no en sustituir la imagen de los billetes, pero sí que digo que me sorprende que se arme este follón por una cosa así y que encima pasó hace tres años (aunque se haya sabido ahora). Será que, con la que está cayendo aquí, no termino de ponerme en situación para discutir de billetes.

PD: Mi hermano solía decir que el de los billetes de 100 (Manuel de Falla) se parecía a mi abuelo. No sé si con esto tenemos para discutir un ratillo.

Iniciativa en Canadá para acabar con los cotilleos

– ¿Te has enterado de lo que ha hecho Juan? Se ha liado con María y le ha dicho a Raquel que solo habían quedado para hablar.
– Peor es lo de Miguel, que le ha ido con el cuento al jefe de que Ramón le había criticado el otro día.
– Bueno, bueno, bueno… y no te he dicho. ¡Creo que Bea está embarazada!

Os suena todo esto, ¿verdad? Podría ser una clásica conversación del café de cualquier empresa española, donde corren más rápido los rumores que la fibra óptica. Tienen su punto divertido cuando los cuentas o te los cuentan, pero si eres el protagonista y todos hablan de ti termina siendo un poco tedioso.

Pues bien, eso tan típico en España podría tener los días contados en Canadá, porque la iglesia protestante más grande del país, la United Church of Canada, está promoviendo una iniciativa entre sus fieles para acabar con los cotilleos.

Dice la Iglesia en uno de sus congresos que los chismes son equiparables a “las apuestas y otros males de la sociedad” y que hay que acabar con ellos. Supongo que eso conllevaría el cierre de varios diarios deportivos y de toda la prensa del corazón en la zona, porque sin cotilleos, chismes y rumores solo podrían llenar media página de información.

FOTO: Duncan~

Además, según la congregación los cotilleos son equiparables al falso testimonio, algo que apoya también el antropólogo Jerome Barkow, quien declaraba a una agencia de noticias que (oh, sorpresa) los cotilleos no suelen ser fiables por norma general.

La teoría de Barkow es que la gente chismorrea información que refuerza su éxito social y que no necesariamente es cierta. Me explico: ponemos maquillaje a nuestras cosas malas y encendemos el ventilador para esparcir la mierda de los demás, mientras convertimos un puñado de arena en una playa.

Qué queréis que os diga… me da a mí que la iniciativa va a tener muy poco éxito, ni en Canadá, ni en ningún sitio. La gente dejaría de quedar los viernes por la noche, se acabarían las cañas a la salida del trabajo y las cenas de Nochebuena con la familia perderían todo el sentido.

PD: Con lo divertida que es la vida de los demás, ¿cómo vamos a dejar de comentarla?

Llamó a la Policía asustado por los ruidos de su vecino en el baño

[Antes de nada, deja de comer. Si no puedes dejar de comer, deja de leer el post. No digáis que no os avisé…]

Si regulas bien tu reloj biológico, serás capaz de sentir la llamada de la naturaleza a primera hora de la mañana, de modo que el repartidor de periódicos no te dará en la cabeza cuando lo tire (como pasaba en aquel anuncio) y, además, el día te irá sobre ruedas porque no sentirás esas molestias estomacales que a muchos jefes de España les impiden ser agradables con los trabajadores. Bueno, a muchos jefes y a muchísimos compañeros.

Ahora bien, no hay que obsesionarse con esto. Si se puede, bien; si no, no fuerces. Porque puede que, por obcecarte con el asunto, en lugar de que suceda de forma natural, te obligas a forzar y al sentarte en el inodoro la llamada a la naturaleza la termines haciendo tú, como le ha pasado a un tipo de Canadá, cuyos alaridos en el cuarto de baño asustaron a un vecino que llamó a la Policía porque creyó que sus gritos eran porque pasaba algo grave y no solo porque estaba en pleno proceso de evacuación.

Lo contaba la Policía de Victoria (Canadá) en su blog oficial, llamado Stories Beyond The Beat: un hombre les había llamado porque su vecino, a las 5 de la mañana del pasado miércoles, llevaba un rato gritando en su cuarto de baño.

Las autoridades se trasladaron hasta el domicilio del señor, escucharon unos gemidos, tocaron insistentemente a la puerta y al final el hombre esfínter abrió desconcertado, sin saber qué estaba ocurriendo.

Los agentes le explicaron que un vecino había llamado alertado por sus gritos y le preguntaron que a qué obedecían esas voces. El hombre, ni corto ni perezoso (esta expresión seguro que hacía tiempo que no la leíais) les dijo que había sentido la llamada de la naturaleza y había ido al baño a reencontrarse consigo mismo. Vamos, que estaba haciendo caca.

Supongo que ahí la situación se volvió incómoda y los pobres agentes le pidieron que de ahí en adelante sus encuentros con su flora intestinal fueran algo más silenciosos, en la medida de lo posible. Después se fueron y no sabemos si el pobre hombre terminó lo que estaba haciendo o no.

PD: Si alguna vez queréis dar berridos mientras hacéis este tipo de esfuerzos, siempre podréis ir a un baño de 60.000 euros ubicado en una isla deshabitada

Vetan el escote de una política canadiense

BecConsejo: “Pregúntate siempre por qué”

¿Es irreverente un escote? Bueno, hay matices. Cuando el escote es el todo y no la parte podemos debatir. ¿Estamos preparados para que nuestras políticas lleven escote? A juzgar por el revuelo que se levanta cada vez que publican la foto de una diputada en biquini… lamento decir que no, pero tranquilos muchachos, en Canadá ocurre lo mismo.

La prueba de ello es Rathika Sitsabaiesan, una política canadiense de 29 años que se ha hecho famosa en todo el mundo muy a su pesar. Había alcanzado cierta notoriedad en su país porque es la primera mujer tamil en llegar al Parlamento (es de Canadá y Sri Lanka), lo cual tiene mérito, pero ha sido una foto suya y no su récord lo que la ha catapultado a los diarios de todo el mundo.

El bloguero Parker Donham contaba en su blog (y triunfaba como un refresco de cola muy muy famoso) que en la web del Parlamento habían retocado la foto de la bella Rathika porque en la original se podía ver un poco de escote. Apenas nada, como podréis comprobar, pero demasiado para los políticos canadienses (claro, como allí no tienen Tuenti no están tan acostumbrados) que decidieron ponerle un poquito de tela sobre la piel.

Yo no estoy de acuerdo. Primero porque no me parece que la foto ofenda a nadie y segundo porque soy partidario de hacer las cosas bien. Igual que cuando restauran un cuadro o una obra, que queda claro cuál es la parte original y cuál es la parte retocada, yo propongo que con los montajes de Photoshop se haga lo mismo. Ya que a casi todos los montajistas los cazan, sugiero hacer que las manipulaciones canten.

Por ejemplo, para el caso de Rathika propongo el montaje que podéis ver a la derecha en vuestras pantallas. Dos pendientes de Stich (que le dan un toque muy juvenil), unas gafas de sol (no sea que lleve una sombra de ojos demasiado sugerente) y el escudo del Madrid (para que se vea que no es que le hayamos quitado el escote, es que le hemos puesto la camiseta de su equipo favorito… con el escudo en el otro lado, eso sí).

No sé, muchachos, me parece que han armado más follón quitando el escote que si lo hubieran dejado. ¿No habría sido más fácil hacerle o pedirle a la chica otra foto? ¿Era necesario gastar tiempo en quitarle los dos centímetros de escote? Bueno, vosotros diréis, que yo estoy recién aterrizado en Madrid y a lo mejor tengo todavía jet lag.

PD: Cualquier día de estos vemos a Rajoy sin bigote y a Rubalcaba con peluca.

Un videoaficionado graba un unicornio en Canadá

BecConsejo: “Si te dejas lo mejor para el final, te quedará un buen sabor de boca”

“Brrrrrrrrrum, brrrrrrrrrrum” (sonido ficticio). ¡¡Arranca Tiempo de juego el troncomóvil del misterio!!

Me consta que esta sección es odiada por muchos y querida por otros, así que la metemos así, intermitentemente, para que todos queden contentos. Hoy hablaremos del misterioso unicornio al que un videoficionado grabó en Canadá. Hemos pasado dos semanas (bueno, yo no, los canadienses… e imagino que no todos, sólo algunos) hablando del unicornio. ¿Será real? ¿Será falso? ¡Pues claro que era real! ¡Cómo no va a ser real un caballo con un cuerno! ¡No lo habéis visto nunca! ¡Qué país!

Resulta que después de dos semanas, el centro de ciencias de Ontario, en Canadá (autoridades científicas investigando esto… yo flipo ya era hora que alguien tomara cartas en el asunto) ha desetimado que el animal que aparece en la grabación que veis sobre estas líneas sea un unicornio. ¡Será posible! ¡Quiénes son los científicos para llevarnos la contraria a nosotros, los unicorfílicos!

Además, si no existen los unicornios… ¿qué es el animal que aparece en Dragones y mazmorras? Y al que me diga que es ficción o dibujos animados me lo como…

Bueno, a lo que iba, que ha salido el Science Centre de Ontario para decir que, después de “un examen más detallado”, desestiman que lo que aparece en el vídeo sea este animal. Lo que ya no sé si creerme es lo que cuenta la prensa australiana, donde estos días publicaban que la organización científica ha pedido a los usuarios que no hagan tonterías si creen que han visto un unicornio, no sea que al final se hagan daño por la bobada el afán investigador.

Es más (esto ya es el acabose), al parecer abrieron una línea de información para que quienes crean haber visto vean un unicornio, aclaren sus dudas. Desde Men in black no asistía a un ataque de este calibre. Seguro que a quienes llaman les flashean.

Se sorprendían los científicos de que haya gente que siga creyendo en los unicornios ya que, después de tanto tiempo, “no hay ninguna prueba científica”. ¡Qué más pruebas queréis! ¡Ahí tenéis el vídeo! ¿Qué va a ser si no…? ¿Un engaño? ¿Alguien que le ha puesto un cuerno de mentira a un caballo para reírse de los crédulos? Mmmm…

PD: Sabéis que las PD muchas veces no tienen que ver con el post. Hoy es uno de esos días. Me escribió la semana Antonio para contarme una cosa bien curiosa, que hoy os transmito.

“Estoy utilizando el gestor de fotos de mi macbook, iphoto, y cuando intento etiquetar una foto en Madrid la etiqueta en ‘los madriles’. No hay manera de cambiarle el nombre. Lo extraño es que si entras por web sale Madrid, pero con el programa, que utiliza la base de datos de Google, nada”

Un español perdido en… Canadá

Abrochaos los cinturones y poned el respaldo de la silla en posición vertical. Guardad las bandejas y apagad los móviles. Hoy estrenamos la sección “La vuelta al mundo en 20 minutos (.es)” (gracias por el nombre, Willy Fog q no Phileas Fogg). Preparaos… ¡VOLAMOS A CANADÁ!.

Allí nos recogerá Jaime. Os lo presento:

1) Nombre

Jaime.

2) Edad

26 años.

3) En España vivía…

En Villajoyosa, Alicante.

4) Ahora vive…

Stoney Creek, Hamilton, provincia de Ontario (Canadá).

5) Se mudó…

El 27 de Noviembre del 2007.

6) ¿Por qué se fue?

Nací en Canadá. Mi padre es español, de Villajoyosa y mi madre es de Sicilia. En la zona donde yo vivo hay mucho italiano y la familia de mi madre emigró de Sicilia a esta ciudad.

Bueno, pues mi padre conoció a mi madre aquí, se enamoraron, se casaron, tuvieron a mi hermana y dos años después nací yo. Cuando yo cumplí un año nos mudamos a Villajoyosa y desde entonces siempre he vivido ahí.

Sólo venia a Canadá de vacaciones y no es lo mismo ir a un sitio de vacaciones que vivir allí, así que siempre tenía el gusanillo de saber cómo era vivir durante todo el año.

1) De España añora…

Muchas cosas: la familia y los amigos (en España tengo a mis padres, hermana y amigos de toda la vida), la comida (mi madre es italiana, pero hace unas paellas y tortillas españolas increíbles), la fiesta (a las 3 de la mañana ya está todo el mundo camino a casa a dormir), el clima, la música (escuchar la radio española mientras conduzco) y la playa.

2) En España no tenía, y ahora sí…

Aquí está todo verde, mucho césped, bosques, lagos, mas fauna animal, las casas son increíbles y enormes. Las tiendas son mas grandes, hay mucha más diversidad gastronómica y los coches son muchísimo más baratos y hay más modelos.

3) De Canadá no le gusta…

El clima en invierno. He llegado a estar a 30 grados bajo 0.

4) Recomienda que vayamos a…

Toronto, las cataratas del Niágara y el zoo, que es como un safari.

5) La mejor comida de allí…

Las barbacoas canadienses. Steaks y ribs, buenos entrecots de ternera y buenas costillas de cerdo, con sus salsas barbacoa para chuparte los dedos.

Ya hemos llegado. Espero que el viaje no se os ha hecho muy largo.

Jaime trabaja de informático (lleva toda la administración de los ordenadores de una oficina de finanzas). Su horario laboral es de lunes a viernes de 8.30 am hasta las 5.00 pm y tiene una hora para almorzar/comer. “Aquí el tema de las comidas es algo raro, pero te acostumbras. La gente suele comer entre las 12.00 pm – 1.00 pm y la cena la suelen hacer entre las 5.00 pm – 7.00 pm”.

El invierno

No se ve mucha gente por fuera de casa. Los fines de semana son bastante impredecibles. Juego en una liga de fútbol y el campo (de césped artificial) está cubierto por una carpa enorme de nieve. Aquí ni de broma te sale un día soleado en Febrero.

El verano

El ritmo de vida es totalmente distinto. A la gente le cambia la cara y sacan las sonrisas, están todo el día por fuera de casa, aunque sea arreglándose el jardín y las flores que tienen plantadas por casa.

La comida

Aquí hay mucha comida rápida, cocinan con mucha grasa y eso a mí no me gusta. Por otro lado que todo es XXL, perfecto para que los nunca se sacian a comer.

La fiesta

La gente sale bastante temprano: a las 10 de la noche ya están todos en las discotecas, porque a las 2 de la mañana dejan de servir alcohol y a las 3 ya está todo el mundo fuera.

El alcohol te lo sirven dosificado: Pides un cubata de lo que sea y te ponen un chupito, que te lo tiran dentro de un vaso y luego te lo mezclan. Es como beber chupitos rebajados con Coca-Cola.

Por cierto, mucho cuidado en la playa. El top less está prohibido.

Las fotos del post son propiedad de Jaime, que amablemente me las cedió para que las usara. Ya sabéis que si vosotros también sois españoles expatriados podéis escribirme a elblogdelbecario@gmail.com y os cuento cómo funciona esta sección.

Aerolíneas Bec os agradece vuestra confianza y espera que éste sea el primer vuelo de muchos.

Envía el post:

http://www.wikio.es

Gana casi 15.000 euros por ser muy rápida escribiendo SMS

Mis trolls siempre me lo dicen, y al final va a resultar que llevan razón: soy tonto. Tonto de remate. Digo esto porque, de lo contrario, hubiera aprovechado mi velocidad digital a la hora de escribir SMS y me habría apuntado al concurso que se celebró en Canadá y que premió al Billy el rápido de los mensajes de texto.

En este caso, Billy se llama Kathy Spence y tiene 16 años. Bueno, 16 años y 25.000 dólares en el bolsillo (algo más de 15.000 euros -y no 18.000, como dije al principio, porque son dólares canadienses-) sólo porque escribe muy rápido los mensajes, según leo en la prensa canadiense.

(El vídeo está en inglés, aunque a veces no se oye… simplemente es para que sepáis quién es la campeona)

Es la segunda vez que se organiza este concurso y lo celebra una marca de móviles (bueno, de móviles y unas cuantas cosas más) bastante conocida.

Creyó que no iba a ganar porque tenía un error en el mensaje. Aunque claro, después de un duro entrenamiento (enviaba 200 mensajes al día) y de escribir en menos de 90 segundos “Of course you can say it backwards, which is Suoicodilaipxecitsiligarfilacrepus!” (era la prueba final), lo raro es que sólo tuviera un error, para qué engañarnos.

Sus padres le regañan por pasar tanto tiempo enganchada al móvil (casi tanto como el que yo paso enganchado al blog y Kathy bromeaba con lo que le iba a decir a su madre: “He ganado 25.000 dólares para no tener que escucharte más”.

200 mensajes al día… ¿no acabará la pobre con agujetas en los pulgares?

PD: Gracias por el aviso de los dólares.

Envía el post:

http://www.wikio.es