BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

«El Infiltrado», por Gabriel Bevilaqua

Además de su jugoso vocabulario, de los curiosos nombres de sus personajes y de las excelentes vueltas de tuerca de sus historias, Gabriel tiene un increíble talento para otorgarle veracidad a las fantasías más fantásticas.

Me recuerdo leyendo el remate de «Mito Solidario» y sintiendo algo muy similar a la envidia. Si la memoria no me engaña, desde ese microrrelato en adelante comencé a leer cada una de las publicaciones de Gabriel Bevilaqua, y «El elefante funambulista» se convirtió en uno de mis blogs preferidos.

Bienvenidos a la serie «Inspiraciones Ajenas», un espacio creado para disfrutar de escritores y blogueros que leo desde hace tiempo. Hoy, en la primera entrega, Gabriel Bevilaqua nos escribe en 150 palabras.

El infiltrado.

CORRÍA EL RUMOR de que un dragón se ocultaba en la Corte bajo forma humana. Era la única explicación racional a los cadáveres medio comidos y chamuscados que empezaron a aparecer en el castillo. Los ministros le sugirieron al rey la comparecencia del ilustre hechicero Batelius a fin de dar con el infiltrado. Una vez en la Corte, Batelius congregó a todos en la sala principal y dijo: «Majestad, aunque los dragones son especialistas en el arte de la transformación, esta aguja tiene la propiedad de devolverlos a su forma original». Uno a uno, nobles, soldados y siervos, se expusieron al pinchazo verificador sin consecuencias. Al cabo, el hechicero dijo: «Sólo faltáis vos, Majestad…». Entonces el rey despertó, se dirigió hasta un ventanal y desplegó sus alas. Confiaba en llegar a la casa de Batelius antes que sus enviados.

Seán Ó Conaill, Breves historias de dragones y hechiceros (Dublín, 1893)

12 comentarios

  1. Dice ser Enmascarado

    Muy bueno, Walter, es una grata sorpresa.
    Me lo apunto para cuando tenga un rato.
    Muy bien llevada la trama, gran osadía la de Batelius. Osadía que le pudo costar la cabeza al hechicero.

    26 Mayo 2011 | 13:17

  2. Dice ser Metamorfosis

    Hay mucho dragón disfrazado de rey- o cambiando de siglo, de persona con influencia que gobierna o manda sobre los demás- Si una aguja bastara para desenmascarlos, yo me pediría una. Me lo iba a pasar pipa pinchando a diestro y siniestro. Pinchando a “inocentes” me iba a ganar una buena, pero lo auténticamente peligroso llegaría cuando el infiltrado se convirtiera en dragón cabreado por ser descubierto. Necesitaré al menos un buen escudo de escamas de dragón para protegerme tras él. Mejor dejo la peligrosa misión para Batelius, que para eso es hechicero…

    26 Mayo 2011 | 13:53

  3. Dice ser Metamorfosis

    Perdón: desenmascararlos!!!

    26 Mayo 2011 | 13:54

  4. Dice ser ana...

    Walterrr… que buena idea la de escribir sobre otros escritores y blogueros que te gusten a la vez que nosotros los conocemos y te conoceremos un poquito más 🙂
    Siempre pasa lo mismo y el fabuloso Batelius lo sabía de sobra… casi siempre lo que tanto procuras afuera esta a tu lado, solo hace falta aplicar una manera ingeniosa de descubrirlos, en este caso pinchándolos.
    Me encantan ‘”estas inspiraciones ajenas”… voy por mis alfileres jejeje

    26 Mayo 2011 | 14:39

  5. Dice ser Buscandovengo

    Me di una vuelta por la esquina buscado la dirección y di con ella. Muy buena impresión me ha quedado a pesar de ser corta la visita. Eso si, la visitaré a diario. (comentario ajeno)

    26 Mayo 2011 | 17:15

  6. Dice ser xulita

    Gracias Walter.
    Me parece un gesto muy generoso por tu parte.
    Me encantan las historias fantásticas …Me ha gustado el infiltrado.
    Ahora entro a echar un vistazo.

    26 Mayo 2011 | 17:48

  7. Dice ser Clica aqui mismo

    Esa historia me parece excesiva, los dragones siempre se han reconocido sin mayor problema haciendoles la pregunta tipica¿Tienes fuego? Y si echa una bocanada en lugar de ofrecerte un mechero , no cabe duda es un dragón . Yo con este sistema tan rudimentario he llegado a descubrir a más de un millón , y eso que no fumo.

    26 Mayo 2011 | 19:19

  8. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Hay dragones camuflados
    que van dejando cadáveres.
    Medio comidos y quemados,
    que son unos malandrines
    aunque vayan trajeados;
    guantes blancos en sus manos,
    encorbatados y con botines,
    como en el siglo pasado.
    Dios te libre, Dios te guarde
    de que en tu vida con ellos
    tuvieras que tropezarte.
    Siempre van con malas uvas
    y actúan con malas artes.
    Hay también otros y otras
    camuflados de dragones,
    que no queman, no mutilan,
    pero tocan los…”cajones”
    a todo el que se aproxime.
    Que Dios de ellos te libre,
    también, que de ellos te guarde.
    Ya que estos son peligrosos
    igual, o quizás mucho más,
    que lo son los anteriores.

    26 Mayo 2011 | 19:52

  9. ¡Qué buen texto! Coincido con la apreciación de Walter, sobre Gabriel. Habrá que pincharlo con una aguja para si es humano

    26 Mayo 2011 | 23:15

  10. Dice ser Walter de 150xdía

    Chicos, lamentablemente hoy estuve todo el día ocupado y no pude seguir los comentarios, así que me engancho al final del día (11 de la noche en España).

    Me alegra de corazón que les haya gustado la serie que, por supuesto, sin tan excelente microrrelato no hubiese sido tan buena.

    Desde ya, mis más sinceros agradecimientos a Gabriel por coparse con esta movida.

    Saludos a todos y nos vemos mañana.

    26 Mayo 2011 | 23:47

  11. Dice ser Elisa

    Leer a Gabriel es siempre un placer, por el cuidado que pone en sus textos, por su ingenio y por la variedad de registros y temas que acomete. Es un escritor en constante crecimiento.

    27 Mayo 2011 | 21:51

  12. Dice ser Gabriel

    Gracias a vos, Walter, por la invitación y la generosidad de la presentación; y a todos tus comentaristas por sus opiniones. Espero que la propuesta continue viento en popa.

    Saludos.

    27 Mayo 2011 | 22:07

Los comentarios están cerrados.