BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

La contaminación de un microclima

El aire se torno denso, espeso, y nubló nuestra vista. La pestilencia penetró por nuestras narices e hirió la sensibilidad de nuestro sentido del olfato, el cual seguramente se arruinó ante el impacto. Éramos cuatro y nos miramos a la cara, atemorizados por la situación. Nuestros rostros estaban arrugados de tanto hacer fuerza para soportar la tortura. Nuestras opciones eran simples: respirar el aire contaminado, seguramente tóxico, y correr el riesgo de desmayarnos frente a la potencia de su hediondez o bien, morir por asfixia. Uno de los presentes cedió ante la falta de oxígeno, respiró y cayó redondo al suelo. Sólo quedábamos tres: una señora mayor, un hombre con corbata y yo. Alguien era el culpable y mi inocencia estaba en juego. «El que lo hizo, al menos podría haber esperado a salir del ascensor», reclamé con marcada indignación, escondiendo mi nariz detrás del antebrazo derecho, disfrazando mi culpabilidad.

13 comentarios

  1. Dice ser Clica aquí

    Cuado vayas en ascensor no lo hagas nunca . Es de muy mal gusto y de muy mal olor.

    01 Marzo 2011 | 11:42

  2. Dice ser maria b

    eso sucede muchas veces y todos se miran como quien ha sido? al final nunca es nadie …

    01 Marzo 2011 | 12:26

  3. Dice ser Penélope G.

    Ja ja ja, asqueroso!!!!!!
    Me imaginaba que los protagonistas serían seres microscópicos, extraterrestres, insectos…..pero este final no me lo esperaba, jajaja!!

    01 Marzo 2011 | 12:27

  4. Dice ser Metamorfosis

    La culpabilidad suele reflejarse en un rubor de las mejillas, en casos de gente con conciencia, o de contención de la respiración inmediata, antes de que los inocentes perciban nada. Las pocas veces que me he topado con un caso de contaminación semejante tampoco me he caído redonda. Hay cosas mucho peores, y podría citar otros muchos olores terribles, que tampoco han conseguido tumbarme. Debe ser que tampoco tengo el olfato muy fino…

    01 Marzo 2011 | 12:43

  5. Dice ser Michan

    Esto me recuerda a la famosa niebla tóxica de Londres…

    Clicka sobre mi nick! ^^

    01 Marzo 2011 | 12:43

  6. Dice ser www.mi-apple.es

    SOLO EN LAS PLAYAS ENCUENTRAS UN POCO DE AIRE FRESCO…

    http://www.mi-apple.es

    01 Marzo 2011 | 13:23

  7. Dice ser xulita

    El primero que comenta la jugada siempre es el culpable. 🙂
    Te delataste solito. Podrías haber esperado un poco.
    ¡ Guarrito!

    01 Marzo 2011 | 14:21

  8. Walter de 150xdia

    Metamorfosis, hay gente que no se ruboriza nunca. Tengo una lista de diputados argentinos para pasarte si querés comprobarlo.
    Jajaja! Xulita, gallina que cacareó puso el huevo.

    01 Marzo 2011 | 14:29

  9. Dice ser Enmascarado

    …Pero hombre Walter!!!
    Vaya trola que te has inventado para esconder la cortina de tufillo ¿eh?
    Que va, muy bueno. Hoy te has salido, pero no era necesario reclamar la atención de una forma tan realista, que hasta aquí llegó. 🙂
    De niños, decíamos: “Er que tenga las manos más coloras ha sio”. Que curioso que siempre había uno que caía y servía para llevarse la autoría.
    Simpático y muy bien escondido Walter.

    01 Marzo 2011 | 16:24

  10. ¡¡Cuánto se ha dicho y se ha escrito,
    sobre la ventosidad sin ruido.
    a lo que aquí, no sé porqué,
    se le suele llamar “Cuesco”,
    Los de la montaña un “Follón”,
    Y en la planicie “Un degollao o un peo ”
    Pero que en todas las partes,
    Aquí como en la Conchinchina,
    es un “Pedo con Sordina”.
    Durante mi larga vida
    He vivido situaciones,
    Sin ruido, sin avisos
    y si, con muy malos olores,
    cuando alguno suelta de gases.
    El último ha sido en el metro,
    en un vagón más que repleto.
    Alguien se fue de vareta
    con alevosía, y en silencio,
    como a cañería olía.
    Hubo quien pinzó su nariz
    apretándola con dos dedos,
    Otros nariz y boca taparon,
    con el guante o un pañuelo.
    Aunque movían las cabezas,
    nadie decía ni pío.
    Hasta que un jovenzuelo,
    con la nariz tapada dijo:
    -¡Joope! ¡Hiede que amarga!
    ¡Vaya un apestoso cuesco!
    Yo le respondí muy serio:
    -Chaval, despéjate la nariz,
    si tú respiras tu parte,
    nos descarga a los demás,
    así tocamos a menos,
    y el mal olor pasa antes,

    Ha nevado, no ha cuajado,
    pero mucho frío hace.
    Con un poquito de humor,
    desde el Sur de Gomaranto
    mis saludos y, buenas tardes.

    01 Marzo 2011 | 16:45

  11. Dice ser flack

    …………………….METANO…………………..

    01 Marzo 2011 | 18:44

  12. Dice ser Rocio

    jajajaja muy buen relato!! felicitaciones
    No creo que hayas sido tu, pero por las dudas, te dejo estos consejos que encontré sobre “cómo aceptar la culpa”
    http://latinguru.com/relaciones-y-sexo/como-aceptar-culpa-cuando-lo-mereces.html
    Saludos!!

    01 Marzo 2011 | 20:35

  13. Dice ser Rastafari

    jajaja, en mi casa el culpable siempre es el perro.

    02 Marzo 2011 | 16:54

Los comentarios están cerrados.