BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Una historia congelada en el tiempo

El proceso de los hielos derritiéndose mostró el rostro perplejo de un anciano. No fue ningún hallazgo científico de importancia; simplemente un viejo detrás en una inmensa capa de hielo, sosteniendo una petaca y utilizando un rifle a modo de bastón. Parece estar escapando eternamente, cargando una mochila y protegiéndose del frío gracias a una abrigada manta de piel que hace juego con su calzado, confeccionado con la materia prima del mismo oso polar. Por la posición de su cuerpo puede observarse que fue atrapado por sorpresa, sepultado vivo, congelado al instante. Las especulaciones respeto al sujeto son varias, pero la mayor intriga no proviene de su identidad sino de la expresión de terror en sus facciones y la situación congelada en el tiempo. Ahora sólo resta esperar el lento pero constante proceso de derretimiento que con suerte revelará a su depredador, quien lo persigue desde quién sabe cuántos años.

11 comentarios

  1. Dice ser Metamorfosis

    Ocurrió durante una pausa en la cacería. El cazador tenía en contra muchos años de experiencia, que le convirtieron en excesivamente confiado. Tenía el viento en contra y su olor de viejo enemigo le dió en las narices a un joven oso polar, que reconoció al punto aquel aroma familiar, ahora teñido de muerte. Le siguió durante algunos kilómetros, esperando el momento propicio. Incluso haciendo un gran esfuerzo para un animal, intentó contar los disparos, como le enseñó su madre. Esperó a que el viejo, cansado de tanto andar, hiciera una pausa apoyado en su rifle ya descargado y tomara un trago para aliviar el frio.
    Entonces, si hubiera sido capaz de hablar, le hubiera gritado a la cara: “¡Tú mataste a mi madre! ¡Prepárate a morir!.”. En lugar del grito, desde lo profundo de su alma animal emergió un rugido que dejó helado al cazador, pillado de sorpresa, desarmado y frágil.
    Entonces la frustración le dejó inmóvil, mirando con aire abatido la avalancha de nieve que había provocado su rugido. Observó el montón de nieve durante algún tiempo, por si hubiera algún movimiento, pero definitivamente el asesino había dejado de oler a vivo.
    Se marchó, rezongando. Lección aprendida: la próxima vez que clamara venganza, lo haría después de desgarrar la garganta del intruso.

    15 Diciembre 2010 | 12:01

  2. muy bueno, coincide con una noticia ke vi ayer sobre los glaciares que se van derritiendo

    Clica mi nombre para conocer el nuevo blog de denuncia de lo cotidiano

    15 Diciembre 2010 | 12:59

  3. Dice ser jyji9

    vaya puta mierda de noticia

    15 Diciembre 2010 | 13:54

  4. Dice ser cagondios

    El hombre es el responsable del calentamiento en la actualidad y los Mamuts fueron los responsables de el calentamiento global en la era glaciar con sus pedos.
    Iros a cagar ecologistas.l

    15 Diciembre 2010 | 14:12

  5. Dice ser Penélope G.

    El verdadero hallazgo científico ocurrió cuando varios metros detrás del hombre, con los brazos en alto y una feroz mueca que dejaba vez sus afilados dientes, descubrieron al abominable hombre de las nieves, conocido también como Yeti.
    Me despido hasta el verano!! Nos vemos!!!
    https://www.youtube.com/watch?v=5D3yi-vQpZk&feature=related

    15 Diciembre 2010 | 14:28

  6. Dice ser Carla

    Ya no tenía sentido seguir juntos. Hacía años que su compañero le demostraba su cariño, su protección y su compañía. Pero una vez más el cazador ocultó su verdadero amor carnal y furtivo y le respondió con un gesto de triste indiferencia. Fué la última vez que le vió. Luego vino el terror a la soledad y la mueca amarga del miedo al abandono.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    15 Diciembre 2010 | 15:35

  7. Dice ser Al S.de Gomaranto

    Eso de morir congelado,
    es casi un privilegio,
    dicen que es muerte dulce.
    Que poco a poco se duerme,
    que no se sienten dolores,
    ni ningún tipo de angustias,
    que es como un anestésico.
    Es todo lo contrario, lo opuesto
    de morirse en un desierto.
    Abrasado por el sol y
    por el calor deshidratado.
    El líquido sanguíneo espeso,
    de tanto que se ha sudado.
    Luego, vienen alucinaciones,
    y las vista de espejismos.
    Hasta que el corazón se pare,
    se sufre mucho, muchísimo.
    En pasando varios días,
    el cuerpo queda reseco.
    No huele mal ni se pudre,
    solo queda pellejo y huesos.
    Si la congelación es instantánea,
    como es en nitrógeno líquido.
    No se sufre nada de nada,
    se quedas tal como estaba
    incluso con la misma expresión,
    que tenía en la cara,
    en el momento del óbito.
    Y así quedar indefinidamente,
    por los siglos de los siglos.
    O hasta que el bloque de hielo
    que a ese cuerpo contiene.
    Por alguna razón se derrita
    o que alguien lo descubra.
    Y con el pretexto de estudios,
    lo diseccione y examine.
    Hasta encontrar por supuesto,
    todas las enfermedades,
    que había padecido el cuerpo.
    Al igual que descifrar,
    la secuencia de sus genes.
    Y después de una recomposición
    quedar en una vitrina,
    de cualquier museo expuesto.

    15 Diciembre 2010 | 16:20

  8. Dice ser Marisa G.S.

    Caray, has pasado de que el protagonista de tu relato muera achicharrado por el sol y la sed en pleno Océano Pacífico ayer, al de hoy que no se sabe como pero se va amejor mundo congelado.
    De las dos formas de morir, creo que como dicen antes, la más dulce (es un decir) debe ser la de la congelación.
    ¿Qué nos espera mañana?
    Metamorfosis, muy buena la continuación o giro lateral que le das diariamente a los relatos de Walter. Menos mal que hoy, después de escribir sobre la muerte de la osa madre a manos del cazador en tiempos pasados, no ha salido alguien a comentar sobre las cacerías, o las corridas de toros, que todo puede ser, como ocurrió el otro día que desde el planeta del oro se montó la polémica de la religión, jejejejejj.
    Penélope G: me ha parecido como que te has despedido hasta el verano ¿Y eso?, creía que vivías en Alemania, al Norte. Perdona la indiscreción, no es cotilleo, es que me gustan tus comentarios y creo no haberlo mencionado nunca.

    15 Diciembre 2010 | 20:32

  9. Dice ser Penélope G.

    Sí, me despido hasta el verano.En 48 horas voy a estar en verano, al sol, y con unos 40 grados más de los que tenemos acá en este momento.
    Gracias, yo también te leo.
    Saludos!

    15 Diciembre 2010 | 22:34

  10. Dice ser Clica aqui

    He estado enterrado, o ennevado o mejor dicho enhelado, Al principio iba a escribir enterrado bajo una gruesa capa de hielo pero después de pensarlo un poco he llegado a la conclusión de que es más lógico escribir enhelado .
    Cuando he abierto los ojos lo primero que he preguntado es si habían cogido al oso que me perseguía cuando me ha sepultado el alud y todos los que se han ocupado de reanimarme se han reído mucho.
    Ya llevo varios días en observación y nadie me quiere decir como me han encontrado , ni como me han sacado de debajo del alud que me cayó encima ni el rato que he estado allí debajo , solo recuerdo que cuando me cayó el alud sentí que me faltaba la respiración y un frío intenso se apoderó de mi instantáneamente mientras me debatía intentando salvarme , fue algo terrible, el corazón me pagaba saltos pidiendo aire y de repente creo que perdí´el conocimiento como cuando te quedas dormido, no recuerdo nada más.
    No le puedo decir nada porque nos lo tienen prohibido los médicos para evitarle problemas , a partir de la semana próxima un psicólogo lo irá tratando para explicarle lo que usted quiera– Me dice la enfermera de turno.
    ¿Y a mi familia ya la han avisado de que estoy aquí?
    La enfermera me sonríe, añadiendo :–No debe preocuparse de nada, tiene que seguir el tratamiento tal como se hace aquí con todos los pacientes.
    ¡Pero si me encuentro muy bien! ¡Oiga que me quiero ir a mi casa!
    La enfermera no me hace caso me sonríe y dice Adios, ahora le traerán algo de comer.
    La comida consistido en una sopa fría y amarga que aseguran que es todo lo que necesito y que si no me la como me tendran que inyectar un suero especial que duele mucho , así que hago de tripas corazón y me la bebo de un tirón. No comprendo porque me cierran la puerta con llave, ni por que el psicólogo me va diciendo que estamos en el año dos mil ciento cuarenta. debe ser una broma de mal gusto , el otro día me dijo que de mi familia solo quedan Unos nietos de mis nietos de mis bisnietos , no lo comprendo y lo más raro es que hoy me han explicado que ya no se muere nadie helado que eso era antiguamente y que yo soy un caso especial y que tengo suerte que me sale gratis pues a los otros clientes que han estado helados algunos años les cuesta una inmensa fortuna el tratamiento. Hoy mismo me han enseñado algunas fotos de personas que fueron famosas en otros tiempo, y que las congelaron antes de morir para volverlas a la vida ahoran que hace poco se ha desarrollado el método de deshelar a las personas , no se que pensar estoy muy deprimido . creo que hubiera sido mejor que me hubieran dejado morir , pues yo no quiero vivir en este mundo sin mis seres queridos.

    16 Diciembre 2010 | 00:55

Los comentarios están cerrados.