BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El Reino Unido, desorientado tras el Brexit

Amanecer en Londres tras el recuento de votos en el referéndum del Brexit. / EFE

Amanecer en Londres tras el recuento de votos en el referéndum del Brexit. / EFE

“No hay suficiente té en la nación entera para ayudarnos a mantener la calma y seguir (Keep Calm and Carry On) hoy. No en un día en que el prejuicio, la propaganda o la xenofobia han ganado por encima del sentido común del que nos gusta fardar. No en un día en que hemos recibido felicitaciones de Donald Trump, Marine Le Pen y nadie más”, escribía en Newstatesman Laurie Penny el día después de la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio.

Jóvenes británicos que hace dos años temían qué sucedería en Europa si el terremoto británico del UKIP arrasaba en las elecciones europeas se lamentaban el día de los resultados del referéndum de la victoria de una opción (el Brexit) que ganó en buena parte por el voto euroescéptico de las generaciones más mayores. ¿Y después, qué? se preguntaban entonces. ¿Y ahora, qué?, se preguntan ahora.

El mismo día de los resultados, como explicamos en este blog, David Cameron no tuvo más remedio que comparecer en el número 10 de Downing Street para tragarse el mandato que los británicos habían decidido [algunos sin saber exactamente qué comportaba el Brexit como vimos después con la búsquedas en Google]. A pesar del inesperado resultado – aunque los sondeos apuntaban a un resultado ajustado todos creían (creíamos) que ganaría el remain- el anuncio de la retirada de Cameron en consecuencia sí que era esperado puesto que así lo avisó el mismo en caso que ganara la salida del Reino Unido de la UE.

También era más o menos previsible que la reacción de Europa fuera la que fue, la de precipitar y acelerar lo antes posible esa salida del Reino Unido para rebajar el efecto dominó que pudiera causar (y que empezó rápidamente con una Marine Le Pen pidiendo un ‘Frexit’) en otros países. Lo que quizás era menos previsible es la noticia que esta semana ha sacudido otra vez la actualidad británica: la dimisión de Nigel Farage, el líder del UKIP que puso sobre la mesa la idea de abandonar la UE y que trabajó por este objetivo como el que más. Se despide el hombre del sarcasmo, los eslóganes antiinmigración y uno de los máximos artífices del Brexit tras 15 años vendiendo su discurso en el Parlamento Europeo, donde ha conseguido hacer crecer a su partido a golpe de humo.

“Durante la campaña para el referéndum había dicho que quería recuperar mi país. Lo que estoy diciendo hoy es que quiero recuperar mi vida y empiezo ahora mismo”, aseguró este lunes Farage tras anunciar su retirada.

La dimisión de Farage, que argumenta éste con el hecho de haber alcanzado el fin de su ambición política, no es la primera (ha dimitido anteriormente como líder y ha reaparecido al cabo de un tiempo) pero deja en esta ocasión un vacío en un partido, el UKIP, que ha sido excesivamente personalista en los últimos años. Pero sobre todo deja un sabor amargo a quienes ven como el humor británico alcanza su máximo con un país sin rumbo, desorientado y casi sin líderes que hace posible cualquier escenario, incluso alguno en el que el té que reivindicaba Laurie Penny será muy necesario. “Si el Gobierno retrocede demasiado y el Partido Laborista sigue desconectado de gran parte de sus votantes, puede que los mejores días de Ukip estén por llegar”, afirmó Farage.

2 comentarios

  1. Dice ser Andres

    El Reino Unido es un país Europeo y es Europa donde debe estar.

    Los referendos…….bueno mi padre tuvo que votar en muchos a favor de quien ustedes saben, porque si no no le pagaban el sueldo.

    Pista:

    Un pequeño hombre que estuvo mandando cuarenta años en España.

    07 julio 2016 | 12:39

  2. Dice ser Luis Fernández

    Los ingleses nunca fueron partidarios de una Europa unida.
    Entraron en la UE por un mero cálculo económico pero sin convicción.

    Desde mi punto de vista lo mejor que puede hacer la UE es deslastrarse del RU (o lo que vaya a quedar de él) y de todos los demás países que no asuman a conciencia que el futuro individual pasa por la unión fuerte del colectivo o serán carnada para los tiburones naciones-continente como China y la misma Rusia.

    07 julio 2016 | 20:21

Los comentarios están cerrados.