BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Es el patriarcado, no la religión

Omar Mateen era homófobo y maltrataba a su mujer, según sus allegados / Twitter

Omar Mateen era homófobo y maltrataba a su mujer, según sus allegados / Twitter

La de Orlando (Florida) ya es la peor matanza en Estados Unidos desde el 11-S. Más de 50 personas asesinadas y otras tantas heridas en el pub Pulse, un local símbolo del colectivo homosexual y que fue fundado hace años en homenaje a un joven que murió de sida en 1991. El atentado, reclamado dos veces por Estado Islámico y perpetrado por un islamista radical neoyorkino de 29 años que fue posteriormente abatido por la policía, se ha dirigido esta vez a la comunidad gay. En muchos medios, sin embargo, la autoría del crimen brilla más en los titulares que las propias víctimas.

Eran 300 las personas que se encontraban en Pulse cuando Omar Mateen abrió fuego con un rifle de asalto y una pistola. Parece que Mateen no era capaz de manejar su aversión hacia los homosexuales ya que, tal como explicó su propio padre a una cadena estadounidense, ya había manifestado indignación hace dos meses cuando vio a dos hombres besándose en Miami. El progenitor añadió que la matanza perpetrada por su hijo “no tiene nada que ver con la religión”. Y es que, quizás, si el asesino hubiese sido blanco, católico practicante e incluso miembro de alguna congregación ultraconservadora, sus creencias religiosas habrían ocupado un espacio menos destacado en los titulares mediáticos. A eso se suma que sus padres son afganos, a pesar de que él nació en Nueva York.

Una de las personalidades destacadas que se apresuró en atribuir el atentado a la religión fue el aspirante a candidato republicano a la presidencia de la Casa Blanca, Donald Trump. Lo hizo en Twitter, aprovechando, por un lado, la carrera electoral para pedir la dimisión de Obama, y sin mencionar en ningún momento al colectivo homosexual. Excepto aquí:

Pero Omar Mateen era, además, un maltratador, según su exmujer. “Me pegaba por cosas como que la colada no estaba hecha”, explicó tras enterarse de que él había sido el autor de la masacre.

Entre las circunstancias que envuelven el atentado de Orlando, el capítulo homófobo no se quedó ahí. Entre las cientos de personas que acudieron a donar sangre tras el ataque, las homosexuales que se ofrecieron fueron rechazadas. Su sangre no valía. Y es que según una normativa estadounidense de 1983, promulgada tras la gran epidemia del sida, los gays que hayan mantenido relaciones sexuales en un período menor a un año no pueden donar. Ni siquiera hoy, cuando la enfermedad crónica está más controlada que nunca y a la que, muy probablemente, le quedan pocos años de existencia, pero la normativa no ha variado en la medida en que sí lo ha hecho la lucha contra el virus.

Cabe mencionar que en esta ocasión se ha mencionado más bien poco la tenencia de armas en Estados Unidos como causa de la matanza. Además de que Mateen trabajaba como agente de seguridad y, por lo tanto, podía tener fácil acceso a ellas, incluso fuera de sus horas de trabajo.

El de Orlando es un nuevo caso de atentado yihadista donde la religión se utiliza de cortina de humo para tapar otras cosas. Como si la homofobia fuera exclusiva del fanatismo islámico. Como si el odio hacia las personas homosexuales no estuviera aquí, entre nosotros, llenando de odio el mundo.

 

5 comentarios

  1. Es lo mas malo que puede pasar hoy en dia, el rasismo el terorismo 🙁

    13 junio 2016 | 21:19

  2. Dice ser EV

    No estoy de acuerdo, el patriarcado también tiene que ver con la religión, mucha de la cultura de diferentes zonas se basa en los usos y costumbres, por lo tanto también en las creencias. Ciertamente no se puede atribuir la homofobia solamente al islamismo, pero sí a las diversas religiones que la condenan.

    13 junio 2016 | 22:55

  3. Dice ser Opinador

    No estoy de acuerdo. El problema en este caso es la religión. No se puede debatir con aquel que ha renunciado al uso de la razón; es como dar medicina a un muerto.
    La religión aquí no es ninguna cortina de humo, sino el verdadero problema.

    Me parece vergonzoso que compares el problema del fanatismo religioso con “el odio hacia las personas homosexuales” que “está aquí mismo”.
    Sí, la homofobia en España puede ser problema, pero compararlo con la matanza de 50 personas en Orlando, (o la muerte de cientos de miles en Oriente Medio) me parece de una ignorancia épica.

    Ningún homófobo haría algo semejante, mientras no fuera un fanático religioso. El religioso es el más peligroso de los terrorismos, sin duda, por la ausencia del miedo a la muerte; (además se contempla la muerte como la llegada a un lugar mejor).

    Redirigir lo que debería ser la critica a la locura del fanatismo religioso hacia los casos de homofobia en los países desarrollados es menospreciar un hecho mucho más grave aún.

    PS: en ningún momento trato de defender la homofobia, ni menospreciar su importancia.

    14 junio 2016 | 02:40

  4. Dice ser danko9696

    Por favor, comparar la situación de los gays en paises de mayoría islámica con la prohibición de donar sangre es algo patético.

    No veo qué tiene que ver el patriarcado. Los griegos no tenían problema con la homosexualidad y también eran una sociedad patriarcal. Son dos cosas separadas. Puede haber patriarcado sin haber odio a homosexuales.

    Se trata de una religión en la que los gays deben morir, como un imán de Orlando proclamó poco antes del atentado, las mujeres pueden ser condenadas por ser violadas (por sexo fuera del matrimonio o por adulterio, a elegir), esclavas sexuales, tiran a gays por las azoteas o como mínimo la homosexualidad suele estar prohibida/castigada del algún modo (Marruecos sin ir más lejos) y la pederastia es válida, de acuerdo al ejemplo del Mahoma, el ejemplo a seguir por cualquier musulmán.

    Que alguien defienda el islam y ponga excusas siendo mujer o gay es algo surrealista. No, el problema sí es la religión, y no sólo por los atentados sino porque desean imponer su religión a todo el mundo, son expansionistas. Y su sistema ideal de gobierno, la Sharia, no sería del agrado de la mayoría de los que les excusan.

    Indicar las armas como causa es algo ridículo. En Francia las armas no están permitidas y ya ves lo que pasó. No es como si comprase un arma, disparase al azar y matase por accidente a 50 personas. No, algo le movía, y ese motor fue la religión, incluso el lo afirmó. Las armas solo fueron la herramienta. Si no hubiese sido con un fusil de asalto comprado habría sido con uno de contrabando, quizás habría tardado más pero el resultado sería el mismo. O pistolas, o explosivos. Con la dedicación de alguien dispuesto a morir por su religión es muy difícil parar a alguien.

    Y no, si el atacante hubiese sido cristiano y blanco se habrían cebado con él, como de hecho así ocurrió durante un rato antes de conocer que el atacante era musulman, al darse por hecho en un principio que era fundamentalista cristiano, con varios deslices en las portadas de algún medio. Y por supuesto con comentarios de gente en las redes sociales, deseosos de ganar brownie points. En cambio, ya mismo, en varios medios generalistas la noticia está escondida en una esquina. No gusta nada, no es políticamente correcto que haya sido musulmán el autor.

    La verdad es una lástima que la izquierda le esté poniendo la alfombra a la ultraderecha, todavía con excusas y justificaciones sobre la religión musulmana cuando se trata de una cultura y religión cuyos valores son opuestos a los propios de la izquierda liberal. La derecha ricachona no tiene problemas con ellos porque ganan con los negocios que se montan con oriente medio, vendiendo armas, equipamiento y comprando petroleo, pero la izquierda ¿que excusa tiene?. Su razón real es porque dependen de sus votos, sobre todo en Europa, pero eso es pan para hoy y hambre para mañana.

    14 junio 2016 | 04:58

  5. Dice ser Lerele

    Todo es ‘hetero-patriarcado-machista-opresor-falocéntrico’. Y con eso cubres todo el cupo de las cosas que ocurren en el mundo.

    ¿Por qué no os detenéis a pensar en la raíz de ese ‘patriarcado’ al que achacáis la matanza? ¿De dónde viene? ¿Es acaso la sociedad estadounidense tan homófoba como para dar cabida a esto? ¿O es la cultura mamada del islamismo, la que le han inculcado sus padres?

    Quizá no lo haya hecho en nombre de la religión.
    Pero los valores de esa religión suya sí que son heteropatriarcales, machistas y opresores.

    Aunque, qué podemos esperar de un blog que defiende el uso del velo, símbolo del patriarcado más machista.

    14 junio 2016 | 08:50

Los comentarios están cerrados.