BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

¿Qué opinan los candidatos presidenciales de EE.UU. sobre el deshielo cubano?

La bandera cubana se izó en la embajada en Washington después de 54 años. El proceso de “deshielo” en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba sumó un nuevo hito con la reapertura de embajadas ayer.

Sin embargo, lo que parece ser el gran legado de Obama en el ámbito de las Relaciones Internacionales corre peligro de cara a la carrera presidencial de 2016. ¿Qué opinan los principales precandidatos sobre la nueva coyuntura?

La bandera cubana ondea en la Embajada de Cuba en Washington después de más de medio siglo. Foto: EFE (Andrew Harnik)

La bandera cubana ondea en la Embajada de Cuba en Washington después de más de medio siglo. Foto: EFE (Andrew Harnik)

MARCO RUBIO (REPUBLICANO)

El senador republicano Marco Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, fue uno de los más críticos a la política del presidente Obama. “Es el peor negociador que hemos tenido desde Jimmy Carter y probablemente sea el peor que hemos tenido en la historia moderna de este país”, dijo Rubio en una entrevista con Fox News.

El senador de Florida dijo que va a hacer lo posible por bloquear las relaciones con los Castro. Rubio ocupa un puesto clave en este sentido, dado que es el director del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado.

“Estamos levantándole sanciones a un gobierno que le enseñó a los venezolanos a cometer violaciones a los Derechos Humanos. Es absurdo. Es parte de los antecedentes de la administración Obama, que se ha codeado con dictadores y tiranos”, sentenció.

Tuit: “Es hora de que abandonemos la Política Exterior de ayer. Click aquí si estás de acuerdo [y acompaña una imagen que muestra las banderas de Irán y Cuba con la leyenda ‘lunes de rendición de Obama’]”

TED CRUZ (REPUBLICANO)

Otro republicano descendiente de cubanos. Este, también, está en contra de levantar las barreras que separan a Estados Unidos del régimen cubano.

En un comunicado de prensa dijo: “Hemos visto cómo terminaron los anteriores intentos de la administración de Obama por negociar con regímenes poco confiables como Rusia e Irán: nuestra influencia disminuyó y nuestros enemigos [SIC] se hicieron más fuertes“. Y agregó que lo mismo sucederá con la “diplomacia desastrosa” que está llevando adelante con los Castro. “Con la historia como referencia, los Castro explotarán ese poder para debilitar a Estados Unidos y oprimir al pueblo cubano”, aseguró.

Tuit: “Qué triste que bajo la administración Obama los Estados Unidos van a tener una embajada en La Habana antes que una en Israel”.

HILLARY CLINTON (DEMÓCRATA)

La precandidata demócrata estuvo a cargo de la Secretaría de Estado durante cuatro años y es una especie de madrina de las negociaciones con Cuba. Fue ella quien llevó a cabo los primeros acercamientos para repatriar a Alan Gross, el norteamericano acusado de espionaje por el régimen cubano, hoy convertido en uno de los emblemas del deshielo.

Cuando fracasaron las primeras negociaciones del caso Gross, Hillary Clinton le echó la culpa a los cubanos y dijo que el “núcleo duro” del régimen aprovechó la captura de Gross para frenar todo tipo de acercamiento de los Estados Unidos y las reformas que esto traería.

Sin embargo, logró hacer las paces con los Castro y se declara artífice del deshielo.

En su libro Hard Choices (Decisiones Difíciles), Clinton escribió que fue ella quién le sugirió a Obama que “le eche un vistazo” a su postura sobre el embargo. “No nos estaba dando resultado y nos impedía avanzar en otros temas de nuestra agenda general en Latinoamérica”, dijo la exsecretaria de Estado.

Tuit: “La nueva embajada en La Habana nos ayudará a conectarnos con el pueblo cubano y construir esfuerzos para dar soporte a un cambio positivo. Buen paso para los Estados Unidos y el pueblo cubano”.

JEB BUSH (REPUBLICANO)

Hijo del clan Bush, este republicano de pura cepa es el actual gobernador de Florida, un estado en el que viven 1,2 millones de cubano-americanos. Habla español fluido y está casado desde hace más de 20 años con una mexicana.

El hijo y hermano de dos expresidentes dijo que restablecer las relaciones con Cuba es un “error de la diplomacia de Obama” y que sólo contribuye al fortalecimiento del presidente Raúl Castro y de su hermano Fidel. En varias ocasiones aseguró que los acuerdos “debilitan la credibilidad de Estados Unidos y alejan la posibilidad de que Cuba sea democrática y libre”.

Tuit: “El apuro de Obama por restablecer las relaciones con Cuba está mal. Esta embajada sólo servirá para dar legitimidad a un régimen represivo”.

LINCOLN CHAFEE (DEMÓCRATA)

Chafee, competidor de Hillary Clinton en las primarias, se limitó a aprobar lo que hizo su partido en materia de Relaciones Exteriores.

Viendo la web y la cuenta de Twitter del exgobernador de Rhode Island, su falta de una opinión crítica y formada sobre los acuerdos con Cuba es concomitante con la aprobación a todo lo que hace la administración Obama.

Tuit: “Saludo al presidente Obama y a Kerry en este avance histórico. Primero Cuba y después Irán, ambos bien”.

Éstas son algunas de las opiniones más representativas de los precandidatos. Por supuesto que entre los 16 precandidatos republicanos y 5 demócratas hay otras opiniones, pero las aquí incluidas son las más definidas y relevantes en lo que va de la campaña.

Algunos precandidatos como Donald Trump, el multimillonario que dio la vuelta en los telediarios del mundo después de decir que la solución a la inmigración ilegal era “construir un muro más grande” en la frontera con México, no se manifestaron al respecto de Cuba. Aunque muchos coincidirán con que probablemente su lógica siga los lineamientos de su partido.

Esta breve mirada hacia las posturas de los precandidatos al respecto de los acuerdos con Cuba demuestra que los avances en las relaciones diplomáticas peligran ante la presión de algunos candidatos, específicamente, los del Partido Republicano.

Así, la estrategia de la administración actual podría caerse ante un eventual cambio de Gobierno. Habrá que ver si, una vez en ejercicio, los aspirantes a presidente estarían dispuestos a desandar lo andado. Todo dependerá del éxito del plan de Obama. Por ahora, hay que esperar para ver.

 

Los comentarios están cerrados.