Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Archivo de noviembre, 2014

Disputas de mediohombres

Blas de Lezo

Blas de Lezo, vestido con el uniforme de teniente general de la Armada.

Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas. El alcalde de Barcelona se ha puesto hecho una furia porque el Ayuntamiento de Madrid ha instalado una estatua en honor a Blas de Lezo, marinero del siglo XVIII, apodado el ‘mediohombre’ por haber acabado sus días sin un ojo, un brazo y una pierna.

Dice el alcalde Trías que el almirante bombardeó la capital catalana hace 300 años y que esto es motivo suficiente para retirar la estatua. Con todo el lío que debe tener un alcalde, preocuparse por este detalle debe ser tarea prioritaria.

Mientras, responsables del Ayuntamiento de Madrid, e incluso de la oposición, le han pedido rápidamente al alcalde de Barcelona que reflexione sobre su propuesta e incluso le invitan a que abandone su “provincianismo”.

Políticos hechos y derechos metidos en disputas de mediohombres por un trozo de piedra. Así nos va.

Test (de pacotilla) a candidatos del PP

Un nuevo invento de la cazatalentos Esperanza Aguirre: un examen público a los candidatos del PP que quieran ocupar puestos públicos de responsabilidad.

Un jurado les interroga sobre su vida y su manera de entender la política. Todo muy bonito, aparentemente útil y… cuestionable.

Mariola Vargas

La alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, la primera candidata del PP que se sometió al test. (FOTO: Chema Moya / EFE)

¿Quién examina al examinador? ¿Es lo más idóneo que los miembros de ese jurado sean del propio partido?

¿Acaso el examinado, viéndose en tal tesitura, va a mentir o a decir algo contraproducente a sus intereses o los de su partido? Y si suelta algo que no conviene, ¿qué se hace con él?, ¿lo mandan a galeras?, ¿se da paso al siguiente?

¿Este examen vale para todo tipo de candidatos?, ¿se puede negar algún gran elefante con mando en plaza a someterse a este tercer grado de pacotilla?

Y tres dudas más: ¿Aguirre se presentará a los test como candidata a algo?, ¿se autoexaminará?, ¿se autoaprobará?

Placas conmemorativas

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido homenajear a las víctimas del terrorismo colocando 800 placas conmemorativas con el nombre de los asesinados.

Empezará rindiendo homenaje al almirante Carrero Blanco, el que fuera presidente de Gobierno durante la etapa final de la dictadura de Franco.

Las placas serán «un recuerdo permanente a todas las personas que dieron su vida por la libertad y la democracia», según argumenta el Ayuntamiento.

Placa junto a un árbol

Uno de los azulejos con el nombre de niños que se colocaban junto a los árboles. FOTO: Cuadernos para la reflexión

Salvando las distancias, esta iniciativa –avalada por todos los grupos municipales– me recuerda a aquella peregrina idea que tuvo el alcalde Álvarez del Manzano Agustín Rodríguez Sahagún hace unos cuantos años: colocar en el alcorque de los árboles recién plantados un azulejo con el nombre de cada recién nacido en la capital.

Nadie que las veía sabía a qué se debían. Años después muchas placas se borraron; hoy día quedan algunas, pero la gente sigue sin saber qué pintan ahí.

Corrupción en Madrid: las sorpresas

La trama más importante de corrupción a nivel regional hasta el momento –Gürtel aparte– tiene como epicentro al municipio de Valdemoro y más concretamente al que fuera su afable alcalde durante años.

Todos en el pueblo sabían o intuían que el simpático Granados era el rey de los tejemanejes, pero sin pruebas contundentes… hasta ahora.

Francisco Granados

Francisco Granados con Esperanza Aguirre.

Nos quejamos con frecuencia de que la Justicia en este país no funciona, pero gracias al abnegado trabajo de unos cuantos jueces y sus equipos vamos sabiendo qué ha habido detrás de estos oscuros años de clientelismo y caraduras.

Lo mejor de todo es que lo mejor todo está aún por llegar.

El propio Granados dijo recientemente: «Si me buscan me van a encontrar». Pues nada, don Francisco, buscado está. Ahora solo hace falta que encontremos…

Seguro que alguna sorpresa nos vamos a llevar.