Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Archivo de diciembre, 2014

Ideas de sol y sombra

Cento de convenciones Cuatrro Torres

Agujero destinado a los cimientos del Centro de Convenciones de Madrid, bajo las Cuatro Torres. FOTO: Jorge París

Con dinero y sin crisis todo son buenas intenciones e incluso despilfarro. Así fue en 2007, en plenas vacas gordas, cuando el por aquel entonces alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón vendió a bombo y platillo el proyecto de construcción de un mega centro internacional de convenciones en un gran solar a espaldas de las cuatro torres de la Castellana: un edificio circular con forma de sol de 120 metros de altura y 70.000 metros cuadrados de superficie.

Y al poco llegaron los nubarrones de la desaceleración, la tormenta de la crisis y el sol no solo se escondió, sino que no llegó asomar en el horizonte. Tan solo quedó un deslumbrante agujero en la tierra, los cimientos del aparcamiento del gran edificio.

¿Y qué hacemos ahora con este desaguisado?, se preguntó el Ayuntamiento. Entonces se devanaron los sesos: hagamos unas dependencias municipales, espacios de ocio y centros comerciales. Lo de siempre, vaya.

Camarero, póngame otro sol y sombra, que el cerebro no me da para más.

Palabras gruesas

 

Niño en El Gallinero

Un niño con bolsas de chuches, en el poblado chabolista del Gallinero, en Madrid. FOTO: Jorge París.

 

“Es falso que hay niños desnutridos. El principal riesgo que tienen los niños de la Comunidad de Madrid en malnutrición es la obesidad“. Palabras dichas por el presidente regional en plena Asamblea de Madrid.

El señor Ignacio González lo soltó y se quedó tan ancho, nunca mejor dicho. Y no se le ocurrió ni por un momento recapacitar y pensar que sí, que puede haber niños obesos por culpa de una malnutrición (se puede comer mal y tener exceso de peso).

Pero, señor presidente, por muchos niños obesos que pueda haber por una alimentación inadecuada o por ingestas desmesuradas, tantos más habrá que estén malnutridos por no poder hacer al menos tres comidas al día.

Y mientras haya niños que sufran esta situación –que seguro no son cientos sino miles– no vale llenarse la boca con palabras gruesas de este calibre.

El Canal hace aguas

Pocos bienes son más de todos los madrileños que el Canal de Isabel II, con más de un siglo y medio de existencia.

No valen estrategias de economía financiera para intentar pseudoprivatizar esta empresa pública.

No es potable que nos vendan una emisión de bonos por valor de 500 millones de euros con la excusa de amortizar préstamos bancarios, cuando el Canal cierra el ejercicio de este año con unos beneficios de 202 millones.

Canal de Isabel II

Depósito del Canal de Isabel II en plaza de Castilla.

Señores gestores del Canal, con el agua no se juega. En el caso de que de verdad hicieran falta ingresos, súbannos de manera razonable la factura.

Y no jueguen con la misérrima bajada del 0,1% del recibo para el año próximo. Una bajada de tarifas –en año electoral, por cierto– tras habernos subido el recibo un 7% en lo que va de legislatura.

Todo en el Canal hace aguas y lo que necesitamos es que la gestión sea limpia y cristalina.

Aficionados a la violencia

Ultras

Grupos de violentos, en una pelea en el entorno de Río Manzanares.

Se hacen llamar a sí mismos aficionados al fútbol. Hay quien dice que son los seguidores más acérrimos de sus clubes. Los ultras de los equipos de fútbol llevan años campando a sus anchas por los estadios. A veces incluso con ubicaciones preferentes en las gradas y con descuentos en el precio de las entradas.

Pero no nos engañemos; estos no son ni de lejos aficionados al fútbol, ni amantes del deporte, ni siquiera fieles seguidores de los equipos a los que dicen defender. Son simplemente delincuentes, personas violentas que buscan la zona oscura del deporte, la amenaza y la violencia gratuita, escudándose en el fútbol como se podían parapetar en cualquier otra afición.

No merecen ni un minuto más en ningún campo de España. Si quieren seguir amenazando, insultando y pegando, que lo hagan… pero en el turno de patio de Alcalá-Meco.