Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Archivo de enero, 2015

Los vídeos del PP

No, no nos hemos recuperado aun del impacto de vídeo de los tótems de PP. Ese en el que se reúnen en torno a una mesita para contarnos lo bien que lo han hecho y lo mucho que les queda por hacer.

Tras este golpe de efecto de Rajoy y los suyos, llega ahora Ana Botella con el cortometraje Momentos Madrid en el que nos muestran los parabienes de los tres años de gestión municipal de la señora alcaldesa; la bonita historia de un argentino retornado a Madrid que redescubre las maravillas de la ciudad (Ojo, casi 14 minutos, si tenéis ganas y tiempo de verlo).

Cutrillo. Idea, guion e interpretación del mejor equipo de aficionados. He visto cortos de chavales de mejor factura. Menos mal que este producto #paramayorgloria se habrá pagado a cargo del presupuesto del Grupo Municipal de PP… supongo.

Como reza el eslogan del spot de Rajoy, al PP aun le “queda mucho por hacer”… fundamentalmente encontrar una buena agencia para sus vídeos de autobombo.

La mentira de Teresa

Vaya por delante que celebro la recuperación de Teresa Romero y alabo su fuerza tras superar el ébola.

Quizá fue esta situación tan extrema, quizá fue ese momento de debilidad física y psicológica lo que le llevó a mentir cuando aseveró que sí informó a su doctora de que había atendido a pacientes con ébola y había rebasado un umbral crítico de fiebre. No era verdad, ni lo uno ni lo otro, tal y como ahora ha reconocido en un acto de conciliación para evitar una querella de la médico.

Teresa Romero

Teresa Romero, a su llegada al juzgado. FOTO: Juan Carlos Hidalgo / EFE

Teresa pudo dar una explicación incorrecta en un primer momento, confusa cuando el virus recorría sus entrañas. Pero lo que no es de recibo es que una vez recuperada, ella y su marido insistieran en la falsa versión en platós de TV a golpe de talonario.

Las mentiras tienen las patas muy cortas, te llames Bárcenas, Granados o Romero. Y a todos pasa factura.

Meses de patos cojos

En argot político se usa la expresión “pato cojo” para referirse al dirigente que está en el final de su mandato y que probablemente no volverá a ser reelegido. Y lo que es más significativo, esta ‘discapacidad’ se traduce casi siempre en dificultad de movimiento, es decir, los patos dejan de correr y sus tareas se pudren en el comedero.

Ana Botella e Ignacio González

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el presidente de la Comunidad, Ignacio González. FOTO: Ballesteros / EFE

Recién estrenado el año, las grandes administraciones madrileñas se parecen bastante a una granja de patos cojos. Quedan apenas cuatro meses de legislatura y muchas de las promesas que nos hicieron patos y patas se quedarán en el saco de los deseos.

Serán meses de transición para no meter la pata, para hacer solo pequeños guiños que puedan asegurar un puñado de votos a su propia prole. Y lo gordo, si eso, que lo resuelva el que venga por detrás con las dos patitas bien fornidas.