Ni libre ni ocupado Ni libre ni ocupado

Elegido Mejor Blog 2006.Ya lo dijo Descartes: ¡Taxi!, luego existo...

El Síndrome del Taxista

Soy un taxista que sufre el Síndrome del Taxista aun fuera del trabajo, cuando me disfrazo de civil y me dejo llevar por mis más bajos instintos cardiacos. Las novias me duran lo que dura un trayecto (corto o largo; pero un trayecto al fin y al cabo). Y es que siempre me pasa lo mismo: Conozco a la mujer de todos mis flechazos, bajo la bandera del amor urgente y en un abrir y cerrar de puertas los flechazos, el amor urgente y la mujer se apean de mi taxi o de mi vida, mueren, y desaparecen (como en el anuncio de Cucal). Y si no se apea ella, la echo yo al alcanzar un destino que siempre aparece de súbito, nada más doblar la próxima esquina del alma.

Los trayectos amatorios son siempre apasionantes, pero cortos. En cuanto salgo de mi zona A y cambio la tarifa me da por mirar hacia atrás y me entra el pánico, como si no pudiera resistir ningún viaje sentimental más allá de las fronteras del Área de Prestación Conjunta. Entonces me detengo en cualquier cuneta, abro la puerta de mis costillas y la echo a patadas; o bien es ella quien se baja, superada por mis dudas, para volver a dedo a su punto de partida.

No sabría explicarlo mejor.

52 comentarios

  1. Dice ser Mora Malú

    Lame tus heridas después de cada encuentro…Y siente en cada beso que se llevan un poco de tu alma.Limpia y sana cada grieta de tu cuerpo…Dicen que ” el buey solo bien se lame” aunque no te veo perfil de buey y solo buscas saber con qué bueyes estás arando.Abrazo tibio. Chao.

    16 junio 2009 | 12:42

  2. Dice ser esther

    a mi también me pasa…eso que dicen de que cuando llegue la persona de tu vida sabrás amarla…no es cierto. porqué te SEGUIRÁ PASANDO.a mi me ha pasado.y es que el miedo no es algo que hagas, es algo que pasa.trabaja un poco tus michelines emocionales.con cariño.esther

    16 junio 2009 | 18:30

Los comentarios están cerrados.