BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Palestina, Estados Unidos, Israel y la Unesco

unesco

La nueva directora de la Unesco, la francesa Audrey Azoulay, elegida el viernes / Etienne Laurent / EFE

Mientras todo el mundo seguía con la resaca de lo que había sucedido en Cataluña, el jueves nos levantamos con una noticia sorpresiva: las dos facciones que representan a la comunidad palestina, Al Fatah y Hamás, habían llegado a un acuerdo.

La muerte de Yasser Arafat, de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), marcó el inicio de las hostilidades entre los nacionalistas de Al Fatah y los islamistas de Hamás. Ahora bien, el clímax fue que Hamás, considerado por la comunidad internacional un grupo terrorista, ganó las elecciones del 25 de enero del 2006. A partí de ahí, el conflicto se volvió caliente con ataques de líderes de ambos lados. Finalmente, Hamás se quedó con el control de Gaza y Al Fatah el de Cisjordania.

El acuerdo que sellaron los dos líderes el jueves en el Cairo busca crear un Gobierno de unidad, que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) vuelva a la franja de Gaza, de donde fue expulsada, así como convocar elecciones generales.

Casualidad o no, el mismo jueves a la tarda Estados Unidos anunciaba que se retiraba de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Pocas horas después, también lo hacía Israel.

La Unesco, un organismo de cooperación, es la única agencia de la ONU que tiene como país miembro a Palestina, que entró como un país de pleno miembro en 2011. A raíz de esto, el entonces inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama, dejó de pagar la cuota a esta institución en el 2011 y, finalmente, la agencia de la ONU le retiró el derecho a voto.

Un discurso en pro a la bandera israelí, que ahora también ha recogido la administración de Donald Trump. De hecho, el mismo jueves el gobierno de Washington anunció que dejaba la institución porque era anti-israelí y considera que necesita una reforma. Estados Unidos abandonará su asiento como miembro de pleno derecho el 31 de diciembre del 2018, pero continuará como país observador.

Estados Unidos llegó a ser el país que más aportaba en el seno de la Unesco. En concreto, un 22% de su presupuesto hasta que Obama decidió suspender la cuota de Washington. Ahora bien, desde entonces, la Casa Blanca ha contraído una deuda de más de 500 millones de dólares con esta agencia de la ONU.

En el caso de Israel, su primer ministro Benjamin Netanyahu aseguró que Tel Aviv abandona este organismo porque ofrece una visión distorsionada de la historia. En este sentido, calificó como “un teatro del absurdo porque en lugar de preservar la historia la distorsiona”, según unas declaraciones que recoge el rotativo catalán La Vanguardia.

La Unesco es una agencia que, fervientemente, apuesta por el diálogo, la paz y multilateralismo como herramientas para combatir los conflictos. Una paz que también se tiene que consolidar con la expansión de la cultura, la ciencia y la educación.

Por todo ello, la directora general, Irina Bokova, manifestó que esta decisión es “una pérdida para la Unesco, la familia del multilateralismo”, según un artículo de BBC Mundo. “En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que Estados Unidos se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”, añadió Bokova, según la cadena británica.

Y, seguramente, como conjugar este multilateralismo sin Estados Unidos e Israel es de los principales problemas con los que tendrá que lidiar la nueva directora general de la Unesco, la francesa Audrey Azoulay, exministra de Cultura de febrero del 2016 a mayo del 2017, que este viernes fue elegida para ocupar este cargo. El eterno conflicto de entre Palestina e Israel, posiblemente, también estarán en el punto de mira, pero esta vez sin Tel Aviv dentro del organismo.

Ahora bien, casualidad o no, la salida de Israel y Estados Unidos coinciden con el acuerdo de Al Fatah y Hamás. Las dos cosas se produjeron en la misma jornada. Además, al día siguiente se eligió la nueva directora general de la Unesco. Dicen que las casualidades no existen.

2 comentarios

  1. Dice ser pibelo

    bien por la UNESCO. y a pesar, de no recibir dinero de estos paises opresores y oportunistas

    14 octubre 2017 | 18:10

  2. Dice ser Yomismo

    Sabido es, desde hace años, que la ONU es un cachondeo, y que la UNESCO no sirve para absolutamente nada, excepto para que unos señores, en unos despachos, redacten normas que sirven para poco y se lleven un buen dinero…. Nada hicieron para evitar la destrucción de la biblioteca de Sarajevo, los Budas de Bamiyán, las ruinas de Palmira… Y lo de admitir en su seno a un estado de terroristas como es Palestina ya es de traca. Me duele decirlo, porque no me caen demasiado simpáticos, pero me parece una postura absolutamente consecuente por parte de Estados Unidos e Israel, hartos de tanto llorón hipócrita y tanto abrazamoros.

    14 octubre 2017 | 20:11

Los comentarios están cerrados.