BLOGS

Los cinco verdaderos problemas de la mujer trabajadora

Por María Ramos, investigadora en la UC3M y editora de Politikon.

Como cada año el 8 de marzo al llegar el Día Internacional de la Mujer se repiten en los medios de comunicación datos diferentes sobre brecha salarial entre hombres y mujeres. En muchos casos se habla de diferencias salariales medias, en otros se ajusta según horas trabajadas y en algunos se intenta afinar para comparar las diferencias trabajos equivalentes. El problema de este baile de cifras es que al final las discusiones se centran en los cálculos y se olvidan de tratar las causas de los problemas a los que se enfrentan las mujeres trabajadoras.

LAS MUJERES GANAN MENOS

Las cifras más recientes procedentes de la Encuesta Anual de Estructura Salarial muestran que en España la diferencia de género en salarios hora (no ajustada a las características individuales) es de 13,6%. Esto quiere decir que en promedio el salario por hora de las mujeres con jornada completa, que fue de 12,9 euros en 2013, es un 13,6% menor que el de los hombres (16,1 euros). La brecha salarial es mayor entre trabajadores de más edad y en trabajos a tiempo parcial.
TABLA

Estos datos, sin embargo, sólo reflejan parte de la realidad de la desigualdad laboral entre hombres y mujeres. Pensemos por un momento lo que sucede dentro de una oficina cualquiera de España: si comparamos el salario medio de las mujeres y el salario medio de los hombres, probablemente veamos que el de ellos es relativamente más alto. En gran medida se debe -y así sucede en muchos casos- a que ellos ocupan más puestos de dirección y mejor pagados. El estereotipo de jefe (hombre) y secretarias (mujeres) refleja lo que sucede en muchos centros de trabajo. Esto puede ocurrir que trabajen en diferentes ocupaciones (jefe o secretaria como en el ejemplo), pero también puede deberse a que tengan distinto nivel educativo, edad, años de experiencia o productividad.

Los análisis más sofisticados sobre esta cuestión acaban concluyendo que cuando se controlan con mucho detalle las características de la persona y del puesto las diferencias salariales entre hombres y mujeres se reducen bastante. Pero siguen existiendo. Que existan diferencias salariales no justificadas económicamente puede ser un problema. Pero si sólo nos centramos en el resultado (que en media ganan menos) no identificamos las causas de por qué ganan menos.

REDUCEN LA JORNADA PARA CUIDAR A FAMILIARES

Los contratos a tiempo parcial son más frecuentes entre las mujeres que los hombres. En realidad esto sucede prácticamente en todos los países. La particularidad de España es que aquí el empleo a tiempo parcial es en gran medida involuntario y hay diferencias considerables entre hombres y mujeres en cuanto a los motivos. No sólo es que las mujeres tengan más contratos a tiempo parcial y con sueldos más bajos que los hombres, sino que además las razones de estos contratos son muy distintas. Los hombres que trabajan a tiempo parcial lo hacen más para compatibilizar con su formación mientras que las mujeres reducen su jornada para cuidar a otros. Por ejemplo, si nos fijamos en los datos más recientes de la EPA se comprueba que prácticamente el 20% de las mujeres que trabajan a tiempo parcial lo hacen para dedicarse al cuidado de niños, adultos enfermos, incapacitados, mayores u otras “obligaciones personales”, mientras que entre los hombres este porcentaje apenas llega al 3%.

Además, como se ve en la siguiente tabla las diferencias de género en las tasas de empleo a tiempo parcial son mayores cuando se tiene hijos. Esto parece sugerir que cuando las parejas tienen hijos las madres tienden a reducir la jornada laboral, pero no sucede lo mismo entre los padres.

graficotiempo

SIGUEN TRABAJANDO CUANDO SALEN DEL TRABAJO

El reparto de las tareas del hogar es bastante desigual entre hombres y mujeres. Un estudio de Pablo Gracia y Daniela Bellani que analiza estas diferencias con datos de la Encuesta de Empleo del Tiempo muestra que en promedio en 2010 las mujeres dedicaron unas 5 horas y media diarias a tareas domésticas o cuidado de hijos, mientras que los hombres emplearon apenas 2 horas a estas tareas. Podríamos pensar que estas diferencias se deben a que hay más mujeres en paro o inactivas que hombres. Y en parte es así, porque las diferencias son especialmente acentuadas cuando es la mujer la que está en paro y el hombre está ocupado. Lo sorprendente es que incluso cuando ambos están ocupados siguen siendo ellas las que dedican más tiempo a las tareas del hogar y el cuidado de hijos (4 horas diarias ellas, 2 horas ellos).

PREFIEREN OCUPACIONES CON SALARIOS MÁS BAJOS

Gran parte de la desigualdad salarial entre hombres y mujeres se explica por la segregación ocupacional. Es decir, por el hecho de que hombres y mujeres trabajan en ocupaciones diferentes que no están igualmente remuneradas. El estereotipo de jefe hombre y secretaria mujer de hecho se confirma con los datos. Los puestos de directores y gerentes están ocupados en mayor medida por hombres, mientras que las mujeres trabajan más en puestos con salarios bajos como trabajos administrativos o de cuidados personales.

graficodiferenciasocupacionales

Parte de las preferencias sobre el tipo de trabajo preferido se forman desde la infancia, y tanto los comportamientos como las características de los padres tienen mucha influencia en ellas. En un estudio reciente con datos longitudinales, Javier Polavieja y Lucinda Platt observaron que los niños y niñas que afirmaban querer trabajar en profesiones donde hay segregación ocupacional por género (como por ejemplo “enfermera” o “mecánico”) tenían una probabilidad mayor de acabar en este tipo de ocupaciones cuando crecían. Además vieron que esa probabilidad de ocupar un empleo segregado por género es mayor en las niñas que tenían madres en ocupaciones típicas de mujeres, y en niños que tenían padres con ocupaciones típicas de hombres o que participaban menos en las tareas domésticas. Lo interesante es que para las niñas el efecto se reduce cuando los padres tienen nivel educativo alto. Esto demuestra que no es que las niñas tengan menos ambición que los niños (como a veces se afirma) sino que en gran medida las diferencias en ambición y las preferencias se forman dentro de la familia.

MENOS HORAS TRABAJADAS HOY, PENSIONES MÁS BAJAS MAÑANA

Las diferencias de ingresos entre hombres y mujeres son mucho mayores durante la jubilación que en la edad activa, y en España son particularmente altas. La pensión media de los hombres en 2010 era de 1.168 euros y de 774 euros para las mujeres. Es decir, las mujeres de más de 65 años en España contaban en promedio con una pensión un tercio menor (exactamente un 32,2%) que la de los hombres. Esta otra brecha de género de la que se habla menos, la brecha de género en las pensiones, refleja que las diferencias de género en el mercado laboral se mantienen al salir del mercado de trabajo.

Que las mujeres trabajen en empleos peor pagados, que dediquen más tiempo a las cuestiones del hogar o que reduzcan sus jornadas para cuidar a familiares puede considerarse una decisión personal y respetable que entra dentro del ámbito privado. Al fin y al cabo puede tratarse de una decisión racional tomada de mutuo acuerdo dentro de la pareja (especialmente si el hombre gana más), o incluso una preferencia de las mujeres. Sin embargo, lo cierto es que todas estas decisiones que se acumulan a lo largo de la vida laboral tienen una incidencia en la capacidad de negociación dentro de la pareja y se reproducen, amplificadas, en la jubilación. Trayectorias laborales más discontinuas, con menos horas trabajadas y con salarios más bajos acaban repercutiendo en pensiones de jubilación más bajas.

 madre trabajadora obras documento juguete escritorio buscar clasificar documentos juguetes despacho buscando madre mujer una persona informacion portadocumentos ordenador de oficina grupo de objetos oficina interior dia profesional sostener seccion mediana vista parcial foco selectivo imagen a color color trabajo a domicilio periodico vista acotada cropeo colores mujeres madres oficinas vistas parciales vistas acotadas cropeos periodicos vistas parsiales

(GTRES)

20 comentarios

  1. Dice ser El Soberano

    Primer problema gigante:

    LOS HOMBRES TENEMOS MENOS BAJA PATERNAL QUE LAS MUJERES.

    Por tanto, si tienes que contratar a alguien, ¿a quién contratas?

    ¿Al que va a estar 4 meses de baja, o al que va a estar 15 días? Y peor, ya que está 4 meses, y que ya lleva 3.5 meses más al cuidado exclusivo del bebé… ¿Quién es LÓGICO que te pida media jornada?

    Lo que es realmente DESIGUAL es el tema de la maternidad. Si se igualan (para arriba, siempre), el cuidado del niño se reparte al 50%, y el empresaurio ya no tiene motivos para preferir a un hombre desde el punto de vista del rendimiento.

    Respecto a las tareas domésticas, encuesta SESGADA. yo hago la mitad siempre que puedo (ya que echo más horas que nadie me paga), y cuando puedo, compenso en fin de semana. Y como yo, la totalidad de mis amigos sin hijos.

    Claro, si encuestas solamente a gente de 50 para arriba, somos como arabia saudita, no te jode.

    08 Marzo 2016 | 08:31

  2. Dice ser sergioCC

    Vaya dia que vamos a tener…que si igualdad….igualdad los cohons…pa lo que quieren

    08 Marzo 2016 | 08:45

  3. Dice ser Humorcillet

    Cánsate de ser sumisa y se tu misma, no a la violencia de género, ni a ningún tipo de violencia:
    http://humorcillet.blogspot.com.es/2013/12/el-libro-del-ano-cansate-de-ser-sumisa.html

    08 Marzo 2016 | 08:53

  4. Dice ser calypso

    a El Soberano es fácil, muy pocas mujeres de aqui en adelante con esta crisis van a tener hijos PUNTO. Luego ya si eso preocupate de que te paguen tus pensiones los extraterrestres o los panchitos que cotizen o que te hagas un plan de pensiones si cobras un buen sueldo, pero por mi parte no pienso tener hijos para como se agradece y como te tratan prefiero que todos ardan en la miseria.

    08 Marzo 2016 | 09:05

  5. Dice ser Tich

    Dice el “Soberano: “Yo hago la mitad SIEMPRE QUE PUEDO y, CUANDO PUEDO compenso en fin de semana” evidencia buena voluntad. Y no es poco. Pero es insuficiente.

    Yo también hago todo lo que puedo. El problema es “cuando no puedo” y tengo que seguir haciendo. Y sacrifico mi desarrollo profesional, para “poder”.

    Cuando llega ese momento (bebés enfermos, adolescentes que requieren atención, mayores dependientes….) nuestro sentido de responsabilidad (y también el estereotipo que llevamos grabado en nuestro ADN) nos lleva a renunciar a trabajos que supongan un compromiso que no nos vemos capaces de asumir.

    Aquí es donde las mujeres necesitamos la corresponsabilidad real con los hombres, para que juntos hagamos lo imposible para “poder”. Y repartamos esfuerzos y logros en función de nuestra elección libre y no del estereotipo que hemos heredado.

    Esto es un trabajo aún pendiente. Necesitamos de medidas impulsadas desde los gobiernos. Pero también necesitamos la implicación de mujeres y de vosotros los hombres.

    08 Marzo 2016 | 09:22

  6. Dice ser Paz

    Yo promocionaba en mi trabajo, hasta que quise tener hijos y tuve que elegir entre seguir promocionando o cuidarlos en condiciones. La elección para mí es clara, lo primero son mis hijos. La igualdad real y total? Creo que no es posible, realmente, ni ellos se implican ni nosotras lo soltamos, ni la sociedad ha cambiado… todos tenemos parte de “culpa” en esto.

    08 Marzo 2016 | 10:09

  7. Dice ser marian

    Opino como Paz, mientras seamos las mujeres las que nos embaracemos y paramos, difícil lo llevamos (el sentimiento también difiere entre hombre y mujer), pura morfología, una cosa compensa la otra, a mi modo de ver.

    08 Marzo 2016 | 10:58

  8. Dice ser españayole

    Oye, El Soberano, qué suerte que puedes hacer las tareas “siempre que puedes y cuando puedes compensas” no?

    08 Marzo 2016 | 11:16

  9. Dice ser Daniel Torres

    Por suerte yo vivo en otra España diferente a la noticia, en las muchas empresas que he recorrido la mujer y el hombre siempre han cobrado lo mismo por el mismo trabajo. La España de verdad no es la que se describe aquí, tanto el hombre como la mujer luchan por salir del desempleo, que este es el auténtico problema social. Por suerte en este país el hombre y la mujer ya viven y trabajan en igualdad. Yo soy hombre y llevo luchando por conseguir un empleo medio digno 7 años, 7 años sin amparo de mi gobierno y con abuso de los empresarios y mi mujer también esta en mis mismas condiciones. Ya está bien de esta demagogia barata de estar enfrentando y midiendo constantemente al hombre y a la mujer. Los medios de comunicación deben de una vez ocuparse de criticar el desamparo institucional y del abuso de la patronal a los parados y paradas de este país.

    08 Marzo 2016 | 11:17

  10. Dice ser Miguel

    Feliz día de la mujer áridas!!

    08 Marzo 2016 | 11:22

  11. Dice ser Miguel

    Quise decir a todas jjejej, dichoso corrector XD

    08 Marzo 2016 | 11:24

  12. Dice ser Lorena

    La igualdad existe siempre hasta que una pareja decide formar una familia, en ese momento la mujer ya está en clara desventaja…Yo ha sido decir que estoy embarazada y la empresa ya ha empezado a hacerme la vida imposible…Mi marido sin embargo sigue con su vida tan ancho…

    08 Marzo 2016 | 11:57

  13. Dice ser Miri

    ¿pero qué me estás contando?
    ¿qué las mujeres ganamos menos que los hombres? ¡¡¡pero que me cuentas!!! A IGUAL PROFESIÓN –> IGUAL SALARIO.

    La cajera del mercadona, por ser cajera cobrará igual que el cajero del mercadona… o es que haciendo el mismo trabajo, ¿el cajero cobrará más? pero obviamente el médico cobrará más que la enfermera, o la juez cobrará más que el que arregla las bombillas. Esto no va por género, va por posición.

    estas encuestas de M*****…. si preguntas a la secretaria…pues claro, ¿qué te va a decir? pues que cobra menos que su jefe… está claro, no???

    08 Marzo 2016 | 12:01

  14. Dice ser Mujer Trabajadora sin opción de HOY NO PUEDO .... MAÑANA O EL FINDE COMPENSO

    No iba a comentar pero leyendo lo de:”…. Primer problema gigante “Misma baja paternal que las mujeres” no me he podido resistir. Lo primero ahora mismo hay muchas parejas sin hijos, con lo cual muchas mujeres no van a tener bajas maternales, y las parejasque tienen hijos: tienen 1, 2 o 3 como mucho con lo cual no contratar a una mujer por que va a estar de baja durante el embarazo o tiene una baja de maternidad de 16 semanas no es ni un problema ni mucho menos.

    El “PROBLEMA” si es así como lo quieren llamar, VIENE DESPUÉS ahi es donde la MAYORIA DE LOS HOMBRES NO DAN LA TALLA y resulta que claro … tanto la limpieza de la casa, como cuidar a los crios y/o a personas dependientes, hacer la compra, la cena, etc… no se hace sólo… no hay un “duende” o “hada madrina” que nos haga las cosas .. y nosotras también venimos cansadas de trabajar. Y eso SUCEDE TODOS LOS DIAS Y SIN EXCEPCIÓN.Y cuando estamos las mujeres en esa situación que lo apuntamos todo por que se nos olvida la cita del niño con el pediatra, la lista de la compra, y que tenemos que salir del trabajo con el tiempo cronometrado para llegar a todos lados…. y tenemos que decir al jefe que no nos podemos quedar hoy por que no tenemos quien se quede con los niños asi de repente sin haberlo planificado ….. ahí si que los empresarios ven el problema. Y claro eso se llama CONCILIACION, y esa palabra a muchos de ellos les “duele” solo de oirla. Y nosotras por como nos han educado y como es la sociedad…. nos vemos abocadas a reducir la jornada laboral, el sueldo.. y ver como se aleja la posibilidad de ascender en la empresa ya que hay muchos hombres sin ese “handicap” de niños, personas dependientes, calendarios escolares, médicos,…. etc. Y eso de compensar el fin de semana NO SIRVE……. tu llegas y a plato puesto, todo hecho. Nosotras no tenemos opción de hoy no puedo…… que tengo que quedarme en el curro a terminar unas cosillas… ya compensaré el fin de semana. Los niños y/o personas dependientes requieren de nuestra atención y dedicación diaria, la casa y la compra ya es otra historia es cuestión de organizarse bien en el fin de semana.

    08 Marzo 2016 | 12:44

  15. Dice ser Sara

    ….2 cositas:
    – soy mujer y el “tengo que quedarme en el curro a terminar unas cosillas”… a mí la hora se me cae el boli y no tengo hijos, pero tengo otras cosas fuera del trabajo que también tengo que hacer. Y eso tendría que ser así siendo hombre o mujer.

    – y el ” tu llegas y a plato puesto, todo hecho”… eso es porque tú lo consientes…. quien quiera cena que se la haga. Las tareas del hogar y las tareas con los niños se reparten a partes iguales… si todas las tareas las tienes que hacer tú, es porque tú lo consientes… yo le enseño dónde está la puerta y que lo aguanten en su casa.

    08 Marzo 2016 | 12:52

  16. Dice ser El_Soberano

    @Tich

    Eso me pasa por currar 14 horas todos los días. El día que mi señora las curre y yo no, pasará lo mismo. Eso es un toma y daca. Cuando está mala, o cansada, lo hago yo aunque esté cansado. Creo que es tan obvio que sobra decirlo.

    Mucho me temo que mi alternativa (la mía, eh) es irme a la calle. Y mucho me temo que el día que me salga un trabajo a igual salario, a esto le dan, porque no llegaría a cuidar hijos.
    ¿A la hora de niños y adolescentes? Pues toca lo mismo. El que haga más horas, tenga pene o no, tendrá menos carga.

    @españayole

    Si tu le llamas “suerte” a trabajar 14 horas diarias… pues bueno. Me refiero a que si en vez de barrer el martes barro el domingo (mi único día de descanso, la pelusa no llega a comerse mis pies, ¿sabes?

    @Dice ser Mujer Trabajadora sin opción de HOY NO PUEDO …. MAÑANA O EL FINDE COMPENSO

    ¿Y qué me cuentas conque no dan la talla? El problema DE BASE es que han dedicado menos tiempo a sus hijos que sus madres. Lógico, les han robado tres meses y medio y con ese tiempo de experiencia en cualquier cosa, venticuatro horas, te aseguro que sacas un huevo de ventaja.

    Ya sé que las cosas no se hacen solas. Pero igual que dice @Sara, puede caersete el boli. Es decir, yo no voy a plato puesto, señora mía. Yo hago mis cosas tarde, pero las hago. En cuanto hay un hueco. Lo que obtengo es una prórroga de las cosas para cuando puedo, hacerlas. No sé si has trabajado alguna vez 14 horas, pero te aseguro que no es igual que trabajar 8. El día tiene 24, duermes 6, te quedan 18. Trabajas 14, empleas una en ir y otra en volver.

    Incluso en el supuesto caso de que uses esas dos horas para tareas domésticas, no tienes las 6 horas libres de alguien que trabaja “solamente” ocho. Es una mierda, lo sé, pero el día que a tí te pase eso, desearás que tu marido/novio sea tan comprensivo y te cubra. ¿No?
    Y si vives sola, harás extra-limpieza y tareas los domingos, como hago yo. Parece que os cuesta distinguir entre “no quiero” y “no puedo”.

    Ah, y remato mi post diciendo que la comida precocinada se hace en tres minutos, y su plato se friega en otros dos.

    08 Marzo 2016 | 13:52

  17. Dice ser Ramón Ramiro

    Una mujer y un hombre por hacer las mismas tareas perciben igual salario.

    El problema viene en la cualificación y en las jornadas a tiempo parcial. En nuestros planes de empresas muchas mujeres rechazan puestos directivos por el tema de conciliación, algo muy extraño que un hombre rechace. Así las carreras de las mujeres quedan interrumpidas. Igual pasa con la jornada a tiempo parcial. En el 90% que se piden de forma voluntaria es por una mujer. Incluso si se trata de una jornada propuesta por la empresa, las mujeres suelen aceptarlas en un porcentaje mucho mayor que en los hombres, que en muchos casos prefieren incluso perder el puesto de trabajo pactando su salida.

    Hoy en día el problema del empleo femenino no es un problema empresarial, al menos en mi entorno. Es un claro problema de conciliación y educación social.

    08 Marzo 2016 | 15:51

  18. Dice ser Sulpicio Rufo

    Me gustaría saber si al calcular la diferencia entre las pensiones de los hombres y las mujeres se han incluido o no las pensiones de viudedad que son por definición mucho mas bajas y de las que disfrutan mas las mujeres que los hombres.

    12 Marzo 2016 | 10:27

  19. Dice ser santo varón

    Me quedo con esto que ha escrito Tich:

    Yo también hago todo lo que puedo. El problema es “cuando no puedo” y tengo que seguir haciendo. Y sacrifico mi desarrollo profesional, para “poder”.
    Cuando llega ese momento (bebés enfermos, adolescentes que requieren atención, mayores dependientes….) nuestro sentido de responsabilidad (y también el estereotipo que llevamos grabado en nuestro ADN) nos lleva a renunciar a trabajos que supongan un compromiso que no nos vemos capaces de asumir.
    Aquí es donde las mujeres necesitamos la corresponsabilidad real con los hombres, para que juntos hagamos lo imposible para “poder”. Y repartamos esfuerzos y logros en función de nuestra elección libre y no del estereotipo que hemos heredado.

    15 Marzo 2016 | 21:08

  20. Dice ser Detalles

    Muy bien, la consiliación laboral es un tema complicado

    21 Marzo 2016 | 19:03

Los comentarios están cerrados.