Con reservas Con reservas

"Lo que tenemos que hacer es montar un bar. Y si no funciona, lo abrimos". Viejo adagio periodístico

Entradas etiquetadas como ‘agencias de calificación’

Hacer el pino con las orejas o cómo bailar al son de los mercados

“Si quiere mejorar las expectativas de los mercados sobre su capacidad para impulsar el crecimiento y reducir la deuda dentro de los límites de la eurozona, debe sorprender positivamente a los inversores con un programa de reformas fiscales y estructurales ambicioso y radical”.

La frase la firma Fitch, una de las tres principales agencias de calificación, esas que en los últimos tiempos se han convertido en el principal látigo de las economías occidentales y cuyo trabajo consiste básicamente en poner nota a productos que se compran y venden en los mercados financieros.

Ese “debe sorprender” tiene un destinatario con nombre y apellidos: Mariano Rajoy. Y el mensaje tiene su miga, porque deja muy claro que ya no basta con recortar, ahora hay que hacerlo, además, innovando; lo que popularmente se llama hacer el pino con las orejas, vaya.

La ‘recomendación’ de Fitch es un recordatorio en toda regla de los problemas que, a juicio de la agencia, nos acechan. Y contiene un cierto tono amenazador: la nota de España podría empeorar (ya nos la bajaron en octubre, de AA+ a AA-) si no se cumplen los objetivos de déficit, empeoran las perspectivas de crecimiento o se disparan los costes de recapitalización de la banca. Ahí es nada.

Para Fitch no parecen problemas la cifra del paro, ni el bloqueo de la tarjeta sanitaria en Galicia a personas sin recursos, ni los recortes en la Enseñanza en la Comunidad de Madrid, ni las bajadas de sueldos de empleados públicos, ni el tijeretazo en Sanidad en Cataluña, ni…

Señores, bienvenidos al circo: los inversores y las agencias se sientan alrededor de una pista circense cubierta de brasas al rojo vivo sobre las cuales bailan distintos gobernantes; van saliendo a la pista unos y otros, azuzados y jaleados por ese público (los mercados, en definitiva). ¿Que se queman los pies? Que bailen con las manos. ¿También se queman las manos? Que lo hagan con los codos… Y así hasta que queden consumidos por las brasas mientras el respetable come palomitas. Es el espectáculo del siglo XXI. Y el aforo está ya completo.

—————–

También puedes encontrarme en Twitter (@virginiapalonso) y en Facebook.