BLOGS
Con reservas Con reservas

"Lo que tenemos que hacer es montar un bar. Y si no funciona, lo abrimos". Viejo adagio periodístico

Variaciones machistas: del intelecto de Arias Cañete al despido de Jill Abramson

En apenas tres días han pasado ante mis ojos algunas variaciones machistas que me han dejado atónita. Atónita, a pesar de todo: a pesar de ser mujer, a pesar de mi edad y a pesar de mi posición profesional, tres factores que, sumados, deberían haberme inmunizado hace ya tiempo contra la indignación y el cabreo ante ciertos comentarios.

Pero no. Sigo siendo virgen en lo que respecta a la aceptación de ciertas actitudes machistas, aunque admito que mis poros ya absorben sin provocar graves enrojecimientos cutáneos ese machismo cotidiano, de alcoba o de fogón, esa rutina de acero inoxidable que provoca la asunción generalizada de una serie de responsabilidades por parte de la mujer, y la interpretación -obviamente interesada- de que son los genes, el instinto femenino y no sé qué estupideces más los elementos que nos convierten en idóneas, simplemente perfectas, para ciertos desempeños, no más complicados de desentrañar que el mecanismo de un chupete.

Luego están los machismos de todo a 100: los del vocativo que tan bien cumple desde tiempos inmemoriales su función apelativa (los “cállate, bonita, que no tienes ni idea”) o los físico-exclamatorios para cuando una mujer adquiere una posición relevante en cualquier entorno (“pero qué fea es”; cámbiese “fea” por “gorda”, “vieja”, “buenorra”, “tonta”, “imbécil”, “qué acento tiene”, etc.). También a la orden del día, en la calle y en otros ámbitos (incluso parlamentarios). Sin ir más lejos, hace solo un par de días, me topé con esta conversación en Twitter, en este caso, entre reconocidos periodistas:

Sobra cualquier añadido a la respuesta de Carme Chaparro. 140 caracteres fueron más que suficientes para explicarse con meridiana claridad.

Otro ejemplo, este ya de hace unas semanas, puede aún consultarse en los comentarios de este mismo blog. En un texto sobre la muerte de Gabriel García Márquez, el primer comentario rezaba así:

“Felicitaciones por el artículo y por su rebosante salud física”.

Sí, me sobran unos kilos. Nada que no sea obvio mirando la foto que preside este blog; nada que haya pretendido ocultar nunca. Lo que no creí yo que fuera tan evidente es la relación entre intelecto, capacidad periodística y talla de ropa… Pero está claro que esa relación a tres bandas solo debe de darse entre las mujeres, porque no recuerdo ni un solo comentario en un blog firmado por un varón que haga referencia a su apariencia física.

Arias Cañete y Valenciano se saludan antes del debate (EFE).

Arias Cañete y Valenciano se saludan antes del debate (EFE).

Por si las mujeres no tuviéramos suficiente con eso, hay señores aspirantes a representar a parte de la ciudadanía (incluidas nosotras) que se descuelgan con comentarios tan ilustrativos y poco ilustrados como el que sigue, haciendo gala de otro tipo de machismo, el de plató, menos extendido por las consecuencias que podría tener (aunque en España nunca las tiene): “Si el hombre demuestra superioridad intelectual, da una impresión machista”. Arias Cañete, ex ministro y aún no ex candidato a las europeas por el PP, suelta esta perla el día después de un tedioso y nada europeo debate con su contrincante: una mujer, Elena Valenciano (PSOE).

¿Será esa la verdadera razón de que el señor Cañete haya preferido no desplegar esa superioridad intelectual ni siquiera como ministro? Hace apenas unas semanas dijo “ignorar” las actividades de la petrolera de la que es accionista tras publicar 20minutos que pugnaba por adquirir un negocio en Ceuta valorado en 600 millones de euros. Un pequeño despliegue intelectual, minúsculo, le habría evitado decir tal sandez. Lo hizo en los Los Desayunos de TVE ante una presentadora (mujer). ¿Debemos buscar ahí la razón de su contención intelectual? ¿Se habría ella sentido acorralada si el hasta ese momento ministro de Agricultura hubiera sacado a pasear su intelecto?

Podríamos seguir hablando de machismos y sus tipologías hasta completar una enciclopedia del disparate, pero me detendré solo en uno más: el que le acaba costando el puesto de trabajo a una mujer o pone fin de una manera u otra a su carrera profesional. Me viene a la mente el reciente despido de Jill Abramson, la primera directora mujer del New York Times. Es seguro que su salida del periódico se ha producido por una confluencia de circunstancias (asuntos “de gestión”, argumentó el editor del diario), pero también en este caso se dan algunos factores que apuntan a ciertas consideraciones de género como motivadoras de su marcha.

Por un lado, y según apuntan distintos medios, Abramson se enteró hace relativamente poco de que su salario y pensión eran inferiores a los del anterior director (en el caso de la pensión podía tener sentido ese desequilibrio, dado que su antecesor en el cargo llevaba más años que ella al frente del diario). Al parecer, reclamó al equipo gestor la iguala de sus condiciones. A quién se le ocurre…

Jill Abramson (Fuente: Wikimedia).

Jill Abramson (Fuente: Wikimedia).

Por otro, parece que Abramson era un tanto ‘brusca’, una ‘borde’, en definitiva, con los integrantes de su redacción, y que esto también ha influido en su salida forzosa del NY Times. Pregunten ustedes en distintas redacciones si los directores (varones) que han pasado por ellas eran dechados de dulzura y amor fraternal. Luego me cuentan la respuesta.

Hace algo más de un año ya se levantó cierta polvareda por un artículo publicado en Politico en el que se relataba una discusión entre la directora y uno de los máximos responsables editoriales (varón) del diario; este salió airadamente del despacho de ella, dio un golpazo en la pared con una mano y abandonó la redacción durante toda la tarde. Sin embargo, el foco de las críticas de la redacción se centró en la directora, a la que algunos calificaban como “obstinada y condescendiente” o “imposible”. El airado responsable editorial del puñetazo en la pared, Dean Baquet, es desde esta semana el nuevo director del periódico.

Durante los tres años de mandato de Jill Abramson, el New York Times ha logrado ocho premios Pulitzer, ha alcanzado 800.000 suscriptores digitales y ha vuelto a ganar dinero. Pero esto, en el caso de una mujer, no parece ser relevante frente a su ‘bordería’ o a sus conflictos con el editor.

—————————————–

También puedes encontrarme en Twitter (@virginiapalonso) y en Facebook.

26 comentarios

  1. Dice ser Madre Reciente

    Y en mi blog hoy, además, el informito de los que cuidan nuestra salud sexual y reproductiva sobre la menstruación. Mucho camino por andar. Maratón no, ultratrail de montaña. :-/

    16 mayo 2014 | 21:01

  2. Dice ser pepe

    Bueno es este país también han echado a algún director de periódico y no ha pasado nada, eran hombre por cierto. Aunque bien es cierto que el machismo todavía existe, también es cierto que se busca hasta de bajo de las piedras, porque cuando se critica a un hombre nunca se habla de hembrismo? Porque cuando se critica a una mujer nunca se piensa si la critica esta justificada?

    Me pasa como cuando hace años ocurrió el caso del hombre que fue apaleado por la policía en EEUU solo por ser negro, de repente todos los detenidos negros eran inocentes y los detenían solo por racismo, ahora pasa lo mismo, en cuanto critican a una mujer es por machismo como si las mujeres no tuvieran el mismo derecho que los hombres a ser malas profesionales.

    16 mayo 2014 | 21:43

  3. Dice ser realidad

    Valenciano… no es esa que dijo aquello ” Me desnudaría para pedir el voto si fuera imprescindible”…

    Cañete ha demostrado que realmente puede ser gilipollas, pero hombre… rebajar el debate a hombres y mujeres… es aparte de no ser serio ( las elecciones lo son ?)… es encontrarse a dos candidatos, uno, un gilipollas y la otra una retrasada mental…

    Como se puede medir la superioridad intelectual? por los titulos que uno tiene? en ese caso no hace falta ser muy machista para ser superior intelectualmente a Valenciano,

    16 mayo 2014 | 21:53

  4. vperez

    Hola, Pepe. ¿Los resultados de Jill Abramson eran merecedores de una crítica profesional? Te invito a poner en cada nombre que figura en este post el de un varón. Creo que no te parecería tan lógico y natural. Saludos.

    16 mayo 2014 | 22:02

  5. Dice ser realidad

    Me has descubierto, yo soy accionista del Barclays y del Citybank…es una pena que con el numero de acciones que tengo… no tenga un puesto en los consejos directivos… igual si pido… me daran un puesto de botones en la City…

    Segun el argumento que dices sobre Cañete, tendrias que pedir la dimision de todos los parlamentarios y senadores en Madrid, asi como practicamente el 95% de todos los politicos españoles… ya que todos ellos son accionistas de compañias en el Ibex o tienen inversiones en fondos de inversiones en el extranjero…

    han cometido alguna ilegalidad?

    puedes aclararlo?

    16 mayo 2014 | 22:03

  6. vperez

    Hola, realidad. Está aclarado en los links que aporto al hablar de ese asunto. Saludos.

    16 mayo 2014 | 22:07

  7. Dice ser Héctor Tilla

    Querida (con perdón), manque te pese, Cañete tiene razón: decir frente a una mujer que un hombre es inteligente (sobre todo si está demostrado) es sinónimo de apaleamiento, denostación pública y patíbulo.
    Y, que se sepa, desde luego, y a la espera de nuevos informes, ser mujer, hoy, no significa ser la repanocha, por mucho que algunas muchas os empeñéis en contradecir los estudios no realizados.

    Por cierto, prefiero estar en casa fregando y cocinando, cuidando a los niños y limpiando su mierda antes que estar subido en una torre de alta tensión un día de invierno o una tarde de verano. Y es que me extraña que nunca, jamás, se preparen manifestaciones para limpiar tal agravio: la mujer en una torre de alta tensión (o empujando un trafo desde el suelo) y el hombre viendo ‘Sálvame’. Eso sí, si las propuestas legales o políticas son para ‘mandamasas’ hay ostias para apuntarse.

    16 mayo 2014 | 22:23

  8. Dice ser María Victoria

    Con 63 años tengo que leer, y escuchar los mismos o parecidos comentarios y opiniones SUPERMACHISTAS que hace 40 o 45, pero más retrógrados hoy, porque entonces salíamos de 40 años de una dictadura opresiva para la que la mujer que no era madre o esposa era simplemente inexistente o fulana. Hoy es peor, porque nos quieren encajar el mismo traje tras 40 de ¿democracia?

    16 mayo 2014 | 23:49

  9. Dice ser Subconsciencia bloguera

    Honestamente, desconocía que adjetivos como “vieja”, “buenorra” o “tonta” -referidos hacia una mujer que adquiere una posición relevante o no- respondieran a criterios machistas. De la misma forma, se me antoja harto complicado que los ingentes grupos de mujeres que vociferan “buenorro” a Cristiano Ronaldo -por poner el ejemplo fácil y cuya posición relevante sobra mencionar- lo hagan renegando de su condición de mujer y en base a un “machismo de base”.

    Tengo la sensación de que, en un buen número de ocasiones, se confunden aspectos de género con hechos que tan sólo responden -como en el caso citado- a la sexualidad latente o a otros elementos inherentes en todo ser humano, con el único objetivo de atizar a todo lo que se mueve.

    Igualmente, ¿acaso una mujer -con poder o sin él- no puede ser fea, gorda, vieja, buenorra, tonta o imbécil? ¿Acaso no hemos llamado nunca a un hombre con poder feo, gordo, viejo, buenorro, tonto o imbécil? ¿Lo hacíamos con la inquina de la cuestión de género? ¿No será que nos parecía que esa persona lo era, sin más? Sobre Cañete, sobran las palabras para referirse al personaje -aunque le añadiría casi todos los adjetivos anteriores, sin referirme a su virilidad por supuesto-.

    17 mayo 2014 | 00:05

  10. Dice ser Gabriel

    “(asuntos “de gestión”, argumentó el editor del diario), pero también en este caso se dan algunos factores que apuntan a ciertas consideraciones de género como motivadoras de su marcha”

    Entonces me temo que el problema no es el machismo. El problema es que no se puede despedir a una mujer nunca. Porque en cuanto se haga y sin importar los motivos, siempre habrá “factores que apunten a que es machismo”. En resumen: el machismo cuando no existe, lo creáis. Sospechas, factores, apuntar a… cuando el enemigo no existe, nos lo inventamos.

    Conclusión: siempre hay machismo.

    Realidad: Cuando no hay machismo se crea de forma que lo haya.

    17 mayo 2014 | 01:14

  11. Dice ser pepe

    Aunque en el caso de Jill Abramson no sabemos las verdaderas razones de su despido y puedes tener mas razón que un santo, tienes que reconocer que despidos polemicos de su estilo los hay muchos entre hombres y mujeres por causas diversas, politicas, personales, etc… pero cuando el despedido es un hombre nunca se pone su condición como excusa y en el caso de las mujeres si. Empiezo a ver cierto victimismo que desgraciadamente enmascara a las que tienen lo usan de excusa con las que tienen razón (a su condición de mujer me refiero). Y sino mira a Esperanza Agirre lo que tardo en sacar el machismo a relucir para ocultar su propia culpa.

    Y me reitero que en este caso puedes tener razón.

    17 mayo 2014 | 01:18

  12. Dice ser samuel

    Confundir el UNO con el TODO es la perversión feminista del lenguaje. Si digo que UNA mujer es tonta, soy un machista ?

    La lógica no la veo por ningún lado… y no, por ahí no paso, a mi no me vais a aborregar con lo políticamente correcto.

    17 mayo 2014 | 08:13

  13. Dice ser Raul Fernandez

    Respecto al asunto de Abramson creo que queda claro que su despido se debió a su caracter, a su forma poco asertiva de tratar con sus subordinados, es obvio que no hubo machismo porque fue elegida para ocupar ese cargo. Que el periodico tuviera premios no tiene nada que ver con su calidad profesional o como persona. Respecto al salario dudo mucho que cobrara menos por ser mujer, si hubiera sido hombre cobraria menos tambien, hay muchos hombres que cobran menos que otros hombres ocupando el mismo puesto. Tambien hay mujeres que cobran mas que los hombres de su misma categoria, lo he comprobado.

    Lo de Cañete francamente… este señor no demuestra superioridad intelectual sino un poco de prepotencia pero no machismo. Es cierto que en ocasiones algun hombre ha dicho que los hombres son superiores intelectualmente pero no es menos cierto que desde el feminismo se ha dicho cientos de veces (en ensayos escritos por feministas) que la mujer esta mejor dotada intelectualmente. En ambos casos se equivocan.

    (si Cañete hubiera dicho que nacen muchos mas hombres superdotados que mujeres no se habria equivocado y no habria quedado tan mal)

    Saludos…

    17 mayo 2014 | 09:41

  14. Dice ser manuel

    Deberían los políticos de mirarse unos a otros, como eso, como políticos. Y dejarse de tonturas. La mujer y el hombre, con la preparación adecuada, pueden ser magníficos gestores, defensores de los derechos de los ciudadanos a quienes representen. Tampoco tiene mucho sentido hablar de “la mujer” o “el hombre” como grupos absolutamente homogéneos desde el punto de vista sexual. El cerebro de cualquier individuo humano es una mezcla del femenino original, con el que todos nacemos, y del masculino al que conduce la testosterona en la fase de crecimiento. Hay, de hecho, infinitos sexos, no dos no tres… tal vez tantos como clases o variaciones de machismo o feminismo.
    Cañete, bien preparado políticamente, ha demostrado ser “tonto” con sus declaraciones, que un hombre serio nunca haría, ni siquiera se les pasarían por la cabeza. Elena sólo podrá demostrar que es “lista”, porque su preparación política es muy inferior a la del primero; quizá con eso sea suficiente, si es una mujer “de armas tomar”; pero siempre es mejor por un lado no ser tonto y por el otro estar bien preparado. Me parece que nos hemos quedado como estábamos, y que podrían habernos ahorrado el bochorno del estúpido debate.

    17 mayo 2014 | 09:50

  15. Dice ser el sexo, ohhh, qué peligro, ohh, qué horrooor, qué cosa más antinatuuura

    Cuando la gente que se dice libre, igualitaria y todo eso que se dice, se acepte desnuda en las playas, entonces tal vez verán igualdad de sexo. El sexismo, el machismo, el feminismo, el hombre, la mujer…
    Cuando el ser huamno descubra que el sexo es más digno que las ideas que nacen de su cerebro, cuando el cuerpo no sea afrenta para su intelecto, cuando no se indignifique ni se condene, no se demonicen ni marginen, no se estigmaticen… a aquellxs seres libres que no ven indignidad en su ser natura, tal vez entonces den un pasito adelante en la normalización de los sexos.

    17 mayo 2014 | 14:38

  16. Dice ser ¿el sexo? ¿eso qué es?

    ¿No será que bajo estas etiquetas de machismos, feminismos, sexismos y sexualismos… lo que yace es una verdadera negación e intolerancia a la naturaleza sexual humana? ¿Una vergüenza a la realidad del cuerpo? ¿Tabúes, represiones…?
    ¿Qué es eso del sexo? ¿Es algo qeu se esconde incluso más que las armas, es peor su visión que imágenes de una guerra, gente destrozada…? ¿Qué terrorífica cosa es esa que se llama sexo? ¿Alguien puede poner alguna imagen o es esotérica, inexistentes o cuesta encontrarlas?

    17 mayo 2014 | 14:43

  17. Dice ser Ortopédico

    No sabéis lo que es el auténtico machismo , lo viviremos dentro de poco.

    17 mayo 2014 | 15:42

  18. “Esta semana alguien me preguntó si el feminismo seguía siendo necesario en los tiempos en los que vivimos.

    El argumentario para justificar la no necesidad del feminismos en nuestra sociedad actual fue el que he escuchado miles, por no decir millones de veces: Que si la Constitución y su artículo catorce, que si la “discriminación positiva” que se está dando, que si las mujeres somos unas maltratadoras psicológicas, que pretendemos que nos “mantengan”, que si hay tantas denuncias por violencia de género es por los medios que exageran mucho y sólo sacan los casos de mujeres pero también hay hombres maltratados y no salen en los telediarios, que si los “pobres hombres” se encuentran acorralados y ya no saben cómo relacionarse con nosotras porque temen ser denunciados a la mínima broma que nos pueden gastar,…y así un largo etcétera.

    Aseguro a quien pueda leer esto que hice un ejercicio de paciencia voluntaria para escuchar (de nuevo) este argumentarlo por ver si alguna novedad pero sólo había una y no estaba en el mensaje, sino en quien lo sustentaba: Una mujer joven, de unos apenas veinte años.

    Y voy a comenzar mi respuesta diciendo lo mismo que le dije a ella: que soy feminista por convicción y que mi pretensión es que los derechos humanos de hombres y mujeres sean realmente los mismos en todas partes y desmaquillar y desnudar las desigualdades para hacerlas visibles y corregirlas. Que no me vale el llamado “derecho natural” que justifica que somos diferentes porque la naturaleza nos ha hecho diferentes.

    A partir de ahí intenté (creo que sin mucho éxito al menos de inmediato) explicarle a esta joven que el feminismo no sólo era necesario, sino que es imprescindible si realmente nos creemos que somos una sociedad democrática.

    Y es necesario porque aunque no se quiera ver, seguimos tratando de forma desigual a niñas que a niños incluso antes de nacer, porque nos socializamos de manera desigual y por tanto asumimos roles desiguales. Porque el patriarcado pervive en cada rincón de nuestra mente e incluso de nuestros corazones permitiendo incluso que haya gente que justifique la mayor de las desigualdades: el terrorismo machista. Porque sigue habiendo instituciones como la iglesia católica que niega explícitamente derechos a las mujeres y sigue considerándonos como subsidiarias de los hombres, y otras como la RAE que considera, a través de sus definiciones, que las madres no engendramos sólo parimos. Porque se siguen pisoteando nuestros derechos y libertades, como por ejemplo nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y nuestra maternidad. Porque se nos siguen relegando a puestos de segunda o tercera categoría en los espacios de toma de decisiones. Porque seguimos cobrando menos por realizar el mismo trabajo. Porque aunque las aulas universitarias están llenas de mujeres, son los hombres quienes las dirigen. Porque aunque las mujeres tenemos una mayor expectativa de vida, los estudios sobre salud se siguen realizando mayoritariamente sobre los hombres. Porque la historia nos sigue ocultando las obras de arte y aportaciones de todo tipo realizadas por mujeres. Porque nuestros cuerpos de mujeres son utilizados como campos de batalla allá donde los hombres lo deciden, sea en un conflicto armado o en un conflicto de pareja. Porque nuestros cuerpos de mujeres son secuestrados y maltratados para ser explotados sexualmente en otros países o lugares del mundo. Porque los derechos humanos de las mujeres son pisoteados sistemáticamente en muchas zonas del mundo e incluso de nuestro mundo particular. Porque en los espacios simbólicos que nos imponen ya existe toda esa desigualdad y violencia simbólica o estructural desde antes de nacer. Porque la pobreza de ceba en mujeres y niñas. Porque nos matan por ser mujeres.

    Y así muchísimos argumentos más que se podrían resumir en uno: Mientras exista una sola mujer en el mundo a quien hayan pisoteado uno sólo de sus derechos humanos, el feminismo no sólo será necesario, será imprescindible”.

    por Tere Mollá

    21/01/2013

    17 mayo 2014 | 22:22

  19. Dice ser Deepah Mehta

    Sé que no es lo más relevante del artículo. Que por cierto me ha parecido buenísimo. Pero tengo que decir que he tenido que subir otra vez a ver la foto, para comprobar esa “rebosante salud física” de la que ni me había percatado en un primer vistazo. Y he de decir que incluso con un segundo vistazo sigo sin ver que sobren kilos a nadie.

    Respecto al tema del machismo, cuando los comentarios de hombres que hablan de que también hay discriminación a los hombres y de eso no se habla tanto:

    1) Nadie dice en el artículo que todos los hombres sean machistas. El artículo explica muy claro, desde mi punto de vista, que de lo que habla es de que aún hay mucho machismo. NO dice en ningún momento que todos los hombres sean machistas. Por lo que sigo sin entender que haya hombres que se ofendan con ellos.

    2) Lo que me lleva a otra línea de pensamiento. Los hombres que conozco que defienden la igualdad entre hombres y mujeres. Que son muchos aunque no suficientes. No se ofenden por este tipo de artículos. Lo que me lleva a Cañete: si alguien tiene que esforzarse por demostrar que no es machista ENTONCES ES QUE LO ES.

    3) Por otro lado, en ningún momento en el artículo se afirma que los casos citados sean aplicables a todas las situaciones y ámbitos. No todos los ambientes de trabajo son machistas. Ni todos los hombres lo son. Pero las cifras ganan y aún hay mucho machismo en muchos sitios. Y mucho trabajo que hacer.

    17 mayo 2014 | 22:42

  20. Dice ser imposible que avance este país de gilipollas (machos y hembras)

    Cañete se equivocó, era cuestión de sustituir demuestra por muestra. Y eso es totalmente cierto, si el hombre muestra superioridad intelectual se le vilipendia, generalmente los vilipendios no proceden de mujeres inteligentes, las mujeres inteligentes no necesitan subterfugios para ser ni más, ni menos que los hombres.

    La genética es un tanto caprichosa y reparte inteligencia sin reparar en el género, las personas no agraciadas recurren al victimismo y a todo tipo de excusas. Afortunadamente hombres y mujeres inteligentes y superiores intelectualmente se dedican a temas más productivos que las reyertas electorales mediocres. Por poner un ejemplo la de Cañete y Valenciano, son tal para cual, inferiores intelectualmente, lo mismo da que sean Cañeta, Cañete, Valenciana o Valenciano. Si una mujer es inteligente y superior intelectualmente no ha de temer nada, lo mismo ha de suceder con un hombre de las mismas características. O sea que por ser mujer u hombre no se tiene nada ganado, yo creo que hay casi la misma proporción de estupidez en ambos géneros, para muestra Cañete, Valenciano y toda la horda de comentaristas que no encuentran nada mejor que hacer, aparte de “disertar” sobre las paridas de Cañete y Valenciano.

    Pero que nadie se rasgue las vestiduras, mujeres gilipollas hay a cientos, y hombres también. No pasa nada por manifestarlo.

    18 mayo 2014 | 03:02

  21. Dice ser Naino

    Iba a escribir un comentario la mar de razonado y de repente me tropiezo con lo del “hembrismo” juasss dice llamarse Pepe eso era una muestra de comportamiento “intelectualmente superior”? creo que es más humor amarillo…

    18 mayo 2014 | 10:43

  22. Dice ser ALEJANDRO

    Hola, sólo me gustaría subrayar el hecho de que, por lo que indicas, MEDIO ARTICULO se basa en ESPECULACIONES. No digo que la periodista del NY Times no sea buena periodista, ni digo que el motivo por el que la hayan despedido no sea el q tu comentas, pero sí tengo claro que tú estás dando por hecho que ese es el motivo; Es decir, metiendo mierda en algo que no sabes de primera mano.

    En cuanto a los vocativos o calificativos, creo que es más que obvio que cuando quieres diferenciar o calificar a alguien, casi siempre se habla de condiciones fisicas que diferencian a unos y otros (“pero qué fea es”; cámbiese “fea” por “gorda”, “vieja”, “buenorra”, “tonta”, “imbécil”, “qué acento tiene”, etc). Creo que esto mismo lo puedes hablar de hombres y mujeres, y lo puedes hacer ya seas hombre mujer homosexual y heterosexual…. Y creo que el acento lo tienen ellos y ellas…. no creo que sea algo de mujeres.. ¡¡¡A saber como hablan ellas de ellos en los baños del congreso!!! ¿Eso se sabe? ¿Se dice?

    Y por último…. quizá deberías pensar que te insultas tú a tí misma.

    “Felicitaciones por el artículo y por su rebosante salud física”.

    1.- Te han felicitado
    2.- Hablan de salud física
    3.- No te insultan.

    En cambio, tú, una mujer cabal y de vanguardia – nótese la falta de adjetivos despectivos y la falta de.. ¿ironía ? – lo ves como insultos hacia tu cuerpo. Tu primera reacción es la negativa y la pataleta, y lo consideras un atentado hacia tu persona. Consideras que esa persona te ha visto gorda y así te insulta.

    Así que cuando promulgas esto: “Lo que no creí yo que fuera tan evidente es la relación entre intelecto, capacidad periodística y talla de ropa… ” tú misma estás dejando claro que:

    1.- Te has visto ofendida personalmente porque alguien te ha dicho “tu rebosante salud física” en un post de trabajo.
    2.- Al hacerlo, es obvio que tú relacionas tu capacidad periodística, tu intelecto y tu talla de ropa.
    3.- Al relacionarlos, has conseguido que tu talla de ropa y tu preocupación por ella esté por delante de tu intelecto y no por detrás, ya que pareces responder pataleando, días después en un foro a parte porque alguien te ha llamado gorda (en vez de decir que te agradeció y felicitó por el post)

    Tener unos kilos de más es una cosa que según tú, no debería importar y menos en ámbitos periodísticos. En cambio a tí te afecta tanto que hasta tres semanas después continúas hablando de ello y dándole bombo…. no resulta coherente, ¿no?

    Por tanto, siento decirte, que a pesar de ver y valorar lo bueno de tus capacidades como escritora, y entender y compartir gran parte de lo que dices y de lo que opinas, de lo que defiendes como mujer, también tengo que decir que a mi parecer te estás comportando como una niña y pataleando por algo que ni siquiera, te está afectando de manera directa. Tú eres la que ha especulado sobre la directora del Times. Tú eres la que se ha llamado gorda y tú eres la que ha relacionado intelecto, capacidad periodística y talla de ropa. Al poner tu foto en el blog lo haces. Si no quieres que tu imagen sea juzgada o criticada, no pongas una foto, y si no quieres ser un personaje público, no publiques en medios públicos con tu nombre.

    Para terminar, te diré que mientras escribía este artículo, mi compañera (mujer, novia, amor, cosita, vida, o como quieras decirlo) se ha levantado y ha venido al ordenador. Le he explicado el motivo porque te escribía y me ha dado la razón. Ella es mujer, inteligente como ella sola y me maravilla todos los días por su belleza, delicadeza, e inteligencia.

    En cuanto a los insultos.. Creo que cada uno se enfada cuando le subrayan algo de lo que tiene un complejo. Para mi gusto, y sin que tenga nada que ver con las capacidades periodísticas, en la foto estás bien guapa.

    Espero que entiendas el motivo de mi comentario, y comprendas también el qué estoy defendiendo yo de las mujeres

    Con cariño
    Alejandro

    18 mayo 2014 | 12:18

  23. Dice ser ESESDEBUGATI

    Hasta las narices de varones (mismo sexo que el menda) brutos que maltratan a cualquier inferior en fuerza, mala-leche u otra medida.
    Hasta las narices de religiones que menosprecian a las mujeres; por no se que mandato divino.
    Hasta las narices de cualquier forma de abuso del que ostenta un status, poder o habilidad superior a otros ser humano.
    Especialmente hasta los huevos ( ¡si!, expresión machista), de las bestias que hacen daño a los niños.
    Pero señora, fémina, mujer, hembra o como coño prefiera que se le llame;…igualmente hasta las narices de las feministas agrias, estúpidas, arrogantes, que se creen con la única verdad del universo………………..Toda expresión de un varón contrario que no les sea afín y que aluda a su feminidad, física, mental u otro,….¡es un machista a repudiar!.
    ¡Venga ya hombre!,…uy…¡expresión machista!,o ¿queeee?. Miedo me da ya expresarme de cualquier manera.
    Habéis convertido una reivindicación justa en una pantomima, en una ridiculez; en un aburrimiento, por lo falso e hipócrita de vuestra exposición.
    Si yo le contara señora las cosas que he oído ( no de incógnito, sino en conversación abierta) infinidad de veces, respecto a varones ( incluido a este que le escribe), por mujeres podría hacer un comic.
    ¿jugamos a ver cual de los dos sexos, expresa más para vd. groserías sexuales?. ¿ Montamos los varones una campaña y sus correspondiente lobby?.
    Por favor un poco de sentido común………………Al machista de verdad,…¡caña!, pero a cualquier manifestación de un hombre hacia una mujer no se le puede machacar.
    Conste que el tal Cañete, me cae como una patada en sendas partes.

    18 mayo 2014 | 17:13

  24. Dice ser Me parto y me mondo

    Pues cuantos hombres aquí leyendo un artículo sobre machismo y comentando sintiendose ofendidos… ¿será que la autora ha dado en el clavo? Yo personalmente cuando no me siento aludido tampoco me siento atacado…Para los que argumentan que el comentario sobre el físico de la autora era positivo y no es como para ofenderse: ¿no os enteráis o lo hacéis adrede? Que sea un piropo o un insulto no importa, el fondo del problema es que CUALQUIER VALORACION FISICA SOBRA! ¿Qué tiene que ver la apariencia de la escritora con el contenido de su artículo? De verdad, no hay más ciego que el que no quiere ver…

    21 mayo 2014 | 10:27

  25. Dice ser Pernales

    Al final, el tiempo pone a cada uno en su lugar y, en el caso de la campaña electoral montada alrededor del presunto machismo de Cañete por la Sra. Valenciano, los resultados son que la Sra. Valenciano se ha pegado una hos.ia de cuidado. ¿Será que ya no vale tanto eso de recurrir al feminismo casposo para conseguir votos?

    29 mayo 2014 | 17:35

  26. “Esta semana alguien me preguntó si el feminismo seguía siendo necesario en los tiempos en los que vivimos.

    El argumentario para justificar la no necesidad del feminismos en nuestra sociedad actual fue el que he escuchado miles, por no decir millones de veces: Que si la Constitución y su artículo catorce, que si la “discriminación positiva” que se está dando, que si las mujeres somos unas maltratadoras psicológicas, que pretendemos que nos “mantengan”, que si hay tantas denuncias por violencia de género es por los medios que exageran mucho y sólo sacan los casos de mujeres pero también hay hombres maltratados y no salen en los telediarios, que si los “pobres hombres” se encuentran acorralados y ya no saben cómo relacionarse con nosotras porque temen ser denunciados a la mínima broma que nos pueden gastar,…y así un largo etcétera.

    Aseguro a quien pueda leer esto que hice un ejercicio de paciencia voluntaria para escuchar (de nuevo) este argumentarlo por ver si alguna novedad pero sólo había una y no estaba en el mensaje, sino en quien lo sustentaba: Una mujer joven, de unos apenas veinte años.

    Y voy a comenzar mi respuesta diciendo lo mismo que le dije a ella: que soy feminista por convicción y que mi pretensión es que los derechos humanos de hombres y mujeres sean realmente los mismos en todas partes y desmaquillar y desnudar las desigualdades para hacerlas visibles y corregirlas. Que no me vale el llamado “derecho natural” que justifica que somos diferentes porque la naturaleza nos ha hecho diferentes.

    A partir de ahí intenté (creo que sin mucho éxito al menos de inmediato) explicarle a esta joven que el feminismo no sólo era necesario, sino que es imprescindible si realmente nos creemos que somos una sociedad democrática.

    Y es necesario porque aunque no se quiera ver, seguimos tratando de forma desigual a niñas que a niños incluso antes de nacer, porque nos socializamos de manera desigual y por tanto asumimos roles desiguales. Porque el patriarcado pervive en cada rincón de nuestra mente e incluso de nuestros corazones permitiendo incluso que haya gente que justifique la mayor de las desigualdades: el terrorismo machista. Porque sigue habiendo instituciones como la iglesia católica que niega explícitamente derechos a las mujeres y sigue considerándonos como subsidiarias de los hombres, y otras como la RAE que considera, a través de sus definiciones, que las madres no engendramos sólo parimos. Porque se siguen pisoteando nuestros derechos y libertades, como por ejemplo nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y nuestra maternidad. Porque se nos siguen relegando a puestos de segunda o tercera categoría en los espacios de toma de decisiones. Porque seguimos cobrando menos por realizar el mismo trabajo. Porque aunque las aulas universitarias están llenas de mujeres, son los hombres quienes las dirigen. Porque aunque las mujeres tenemos una mayor expectativa de vida, los estudios sobre salud se siguen realizando mayoritariamente sobre los hombres. Porque la historia nos sigue ocultando las obras de arte y aportaciones de todo tipo realizadas por mujeres. Porque nuestros cuerpos de mujeres son utilizados como campos de batalla allá donde los hombres lo deciden, sea en un conflicto armado o en un conflicto de pareja. Porque nuestros cuerpos de mujeres son secuestrados y maltratados para ser explotados sexualmente en otros países o lugares del mundo. Porque los derechos humanos de las mujeres son pisoteados sistemáticamente en muchas zonas del mundo e incluso de nuestro mundo particular. Porque en los espacios simbólicos que nos imponen ya existe toda esa desigualdad y violencia simbólica o estructural desde antes de nacer. Porque la pobreza de ceba en mujeres y niñas. Porque nos matan por ser mujeres.

    Y así muchísimos argumentos más que se podrían resumir en uno: Mientras exista una sola mujer en el mundo a quien hayan pisoteado uno sólo de sus derechos humanos, el feminismo no sólo será necesario, será imprescindible”.

    por Tere Mollá
    21/01/2013

    31 mayo 2014 | 20:35

Los comentarios están cerrados.