Estado crítico Estado crítico

"Ya no se hacen películas como las de ahora"

Entradas etiquetadas como ‘estocolmo’

El Test Bechdel: ‘stop’ al cine machista

En 1985, la escritora y dibujante Alison Bechdel se percató de que todas las películas que veía estaban protagonizadas por hombres o, en su defecto, por mujeres que sólo hablaban de hombres. Fue entonces cuando decidió crear, con mucha ironía, el “Test Bechdel”, una clasificación cinematográfica que distinguiría a las películas que se salieran del camino (masculino) imperante. ¿Los requisitos para obtener un aprobado? Sólo tres: que haya en la película dos personajes femeninos con nombre propio, que hablen entre ellas a lo largo del metraje y, por supuesto, que hablen de otra cosa que no sean varones.

'Lazos ardientes', de los hermanos Wachowski

Muchos años después, el “Test Bechdel” se está poniendo de moda en lugares como Suecia. Cuatro cines, el Bio Rio de Estocolmo, el Roy de Gotemburgo, el Spegeln de Malmö y el Röda Kvarn de Helsinborg han empezado a proyectar (y publicitar) películas que cumplen con los requisitos de Bechdel, convirtiéndose en un fenómeno de público.

Morena, simpática y, aunque suene un poco machista, muy atractiva, Ellen Tejle es la directora del Bio Rio, un cine especializado en películas alternativas y relacionadas con los derechos humanos, los valores democráticos, la igualdad de género o la defensa del medio ambiente.  “Ese tipo de contenidos”, me explica, “no entran en conflicto con el entretenimiento, sino todo lo contrario: se complementan. Nuestro objetivo es proyectar películas que tengan un profundo efecto en el espectador pero, pese a buscar historias que representen a toda la sociedad, nos resulta muy complicado hallar títulos centrados en la perspectiva femenina. Cuando vimos que les pasaba lo mismo a otras salas suecas decidimos reflexionar sobre el tema, y subrayarlo con el sello del “Test Bechdel”.

El objetivo, cuenta Tejle, es “destacar lo poco igualitaria que es la industria del cine. Vivimos en un mundo en el que las historias femeninas no son tan valoradas como las de los hombres, pero hay un enorme potencial en ellas. Esperamos que, involucrando al espectador, algunas lleguen a tomar vida en la pantalla”.

Que conste: el “Test Bechdel” no tiene nada que ver con la calidad de la película, ni tampoco se detiene en clasificarla como machista, feminista o cualquier otra definición. Simplemente, busca que la gente se dé cuenta de lo poco representadas que están las mujeres en las películas, ya que reconocer ese hecho sería el primer paso para cambiar la situación.

¿Qué películas no obtendrían, nunca, un aprobado en el test? Para Tejle, sin ninguna duda, toda la avalancha actual de títulos sobre superhéroes. “Estoy muy cansada de esas películas”, explica, “de las de ahora y de las que llevo viendo toda mi vida. ¿Por qué tantos hombres? ¿Por qué las mujeres pintan tan poco en ellas? ¿No hay ninguna alternativa?”

Las mujeres suponen, aproximadamente, la mitad de los espectadores que van a ver una película. Sin embargo, sólo una de cada diez películas está dirigida por una mujer. El “Test Bechdel” tiene mucho de broma pero, desde luego, es sintomático: el porcentaje de protagonistas femeninas en las cien películas más taquilleras del año en EE UU ha bajado del 16 al 12% en el último lustro, y menos de la tercera parte de los personajes con diálogo en las películas estrenadas en EE UU en 2012 eran mujeres.