BLOGS
Estado crítico Estado crítico

"Ya no se hacen películas como las de ahora"

El Test Bechdel: ‘stop’ al cine machista

En 1985, la escritora y dibujante Alison Bechdel se percató de que todas las películas que veía estaban protagonizadas por hombres o, en su defecto, por mujeres que sólo hablaban de hombres. Fue entonces cuando decidió crear, con mucha ironía, el “Test Bechdel”, una clasificación cinematográfica que distinguiría a las películas que se salieran del camino (masculino) imperante. ¿Los requisitos para obtener un aprobado? Sólo tres: que haya en la película dos personajes femeninos con nombre propio, que hablen entre ellas a lo largo del metraje y, por supuesto, que hablen de otra cosa que no sean varones.

'Lazos ardientes', de los hermanos Wachowski

Muchos años después, el “Test Bechdel” se está poniendo de moda en lugares como Suecia. Cuatro cines, el Bio Rio de Estocolmo, el Roy de Gotemburgo, el Spegeln de Malmö y el Röda Kvarn de Helsinborg han empezado a proyectar (y publicitar) películas que cumplen con los requisitos de Bechdel, convirtiéndose en un fenómeno de público.

Morena, simpática y, aunque suene un poco machista, muy atractiva, Ellen Tejle es la directora del Bio Rio, un cine especializado en películas alternativas y relacionadas con los derechos humanos, los valores democráticos, la igualdad de género o la defensa del medio ambiente.  “Ese tipo de contenidos”, me explica, “no entran en conflicto con el entretenimiento, sino todo lo contrario: se complementan. Nuestro objetivo es proyectar películas que tengan un profundo efecto en el espectador pero, pese a buscar historias que representen a toda la sociedad, nos resulta muy complicado hallar títulos centrados en la perspectiva femenina. Cuando vimos que les pasaba lo mismo a otras salas suecas decidimos reflexionar sobre el tema, y subrayarlo con el sello del “Test Bechdel”.

El objetivo, cuenta Tejle, es “destacar lo poco igualitaria que es la industria del cine. Vivimos en un mundo en el que las historias femeninas no son tan valoradas como las de los hombres, pero hay un enorme potencial en ellas. Esperamos que, involucrando al espectador, algunas lleguen a tomar vida en la pantalla”.

Que conste: el “Test Bechdel” no tiene nada que ver con la calidad de la película, ni tampoco se detiene en clasificarla como machista, feminista o cualquier otra definición. Simplemente, busca que la gente se dé cuenta de lo poco representadas que están las mujeres en las películas, ya que reconocer ese hecho sería el primer paso para cambiar la situación.

¿Qué películas no obtendrían, nunca, un aprobado en el test? Para Tejle, sin ninguna duda, toda la avalancha actual de títulos sobre superhéroes. “Estoy muy cansada de esas películas”, explica, “de las de ahora y de las que llevo viendo toda mi vida. ¿Por qué tantos hombres? ¿Por qué las mujeres pintan tan poco en ellas? ¿No hay ninguna alternativa?”

Las mujeres suponen, aproximadamente, la mitad de los espectadores que van a ver una película. Sin embargo, sólo una de cada diez películas está dirigida por una mujer. El “Test Bechdel” tiene mucho de broma pero, desde luego, es sintomático: el porcentaje de protagonistas femeninas en las cien películas más taquilleras del año en EE UU ha bajado del 16 al 12% en el último lustro, y menos de la tercera parte de los personajes con diálogo en las películas estrenadas en EE UU en 2012 eran mujeres.

 

9 comentarios

  1. Dice ser FONSETE

    Y? Luego te coge una peli la Coixet o la Querejeta y abarrotan las salas con su gracejo, su profundidad y su savoire faire, no te jode. Tampoco salen enanos y podrían quejarse igual (bueno, en el señor de los anillos, sí salen). O podemos decir que no salen los suficientes negros, homosexuales, etc. Si queremos sacar las cosas de quicio, pues vale. Por cierto, llevo gafas y los protas de las pelis generalmente no las llevan, o no tienen barriga cervecera, o son altos y guapos…. Venga, vamos a hacer más test.

    21 Noviembre 2013 | 13:09

  2. Dice ser El Soberano

    Otra imbecilidad progre.

    -Dos mujeres con nombre propio (se cumple en casi todas las películas)
    -Que hablen entre ellas (¿Lol, por qué, qué tendrá que ver?)
    -Que no hablen de hombres (Ahá, el amar a un hombre o simplemente hablar de él es machismo. Dentro de esta estúpida categoría entraría, por ejemplo, decir “mi jefe me cae mal porque es un machista. Toma contradicción)

    Os pongo una película ejemplo muy clara. Pacific Rim.

    Es una película que trata de robots gigantes y monstruos gigantes. Argumento profundo cero. Vas a ver robots pegarse contra monstruos.

    -Hay dos mujeres con nombre propio (la rusa que es piloto principal del robot Chernobil Alpha, y la japonesa protagonista) otra cosa es que no recuerde ningun nombre de dicha peli.
    -Que hablen entre ambas. Joder, son pilotos de robot gigante. De dos robots gigantes diferentes. De hecho, de cuatro tripulaciones que salen en la peli, dos tienen mujeres. 50% clavado.
    -Que no hablen de hombres. No, no lo hacen. Habla una de su familia y de como un hombre la adopta y la protege (igual que cualquier madre con su hijo varón) y no quiere que vaya a la guerra (igual que cualquier madre con su hijo varón, sorpresa). La otra es rusa, es dura, y mata monstruos. Mismo trato que el resto de pilotos secundarios.

    ¿Pacific rim es machista?

    JAJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJA.

    STOP FEMINAZISMO

    21 Noviembre 2013 | 13:16

  3. Dice ser ajfn

    Menuda mierda de gilipolleces tienen las feminazis.

    21 Noviembre 2013 | 13:22

  4. Dice ser john

    Las feministas siempre son problemas, nada nuevo, es su triste sino.

    21 Noviembre 2013 | 14:51

  5. Dice ser ana

    Estos comentarios muestran lo necesario que sigue siendo luchar por la visibildad de la mujer. Cambiar el status quo pone nerviosos a aquellOs que temen perder sus privilegios??

    21 Noviembre 2013 | 15:27

  6. Dice ser dead

    Llamar a una mujer atractiva no es machista. Machista es decir que está donde está porque “tiene una bufas…” Lo otro es un halago igual que decir que es inteligente.

    Otra cosa, yo creo que es muy importante la visibilidad femenina y dejar el cliché, típico por otra parte, de la mujer arrobada a los pies de su marido/novio/amante/futurible, etc, etc. Las pelis que consumimos habitualmente son las primeras de aquello de cásate y sé sumisa. Y para la mayoría si la chica al final no acaba con el chico (aunque por el camino mate a todos los malos, libere EEUU, cree una sociedad nueva e igualitaria y asegure la felicidad del resto del universo) no es un buen final.

    Hay que hacer más por la mujer en todos los campos. Acaban de sacar que cada vez menos mujeres maltratadas denuncian su situación y que cada vez más adolescentes sufren acoso y agresiones por parte de su pareja. Y eso si que no es una película.

    21 Noviembre 2013 | 17:40

  7. “Esta semana alguien me preguntó si el feminismo seguía siendo necesario en los tiempos en los que vivimos.

    El argumentario para justificar la no necesidad del feminismos en nuestra sociedad actual fue el que he escuchado miles, por no decir millones de veces: Que si la Constitución y su artículo catorce, que si la “discriminación positiva” que se está dando, que si las mujeres somos unas maltratadoras psicológicas, que pretendemos que nos “mantengan”, que si hay tantas denuncias por violencia de género es por los medios que exageran mucho y sólo sacan los casos de mujeres pero también hay hombres maltratados y no salen en los telediarios, que si los “pobres hombres” se encuentran acorralados y ya no saben cómo relacionarse con nosotras porque temen ser denunciados a la mínima broma que nos pueden gastar,…y así un largo etcétera.

    Aseguro a quien pueda leer esto que hice un ejercicio de paciencia voluntaria para escuchar (de nuevo) este argumentarlo por ver si alguna novedad pero sólo había una y no estaba en el mensaje, sino en quien lo sustentaba: Una mujer joven, de unos apenas veinte años.

    Y voy a comenzar mi respuesta diciendo lo mismo que le dije a ella: que soy feminista por convicción y que mi pretensión es que los derechos humanos de hombres y mujeres sean realmente los mismos en todas partes y desmaquillar y desnudar las desigualdades para hacerlas visibles y corregirlas. Que no me vale el llamado “derecho natural” que justifica que somos diferentes porque la naturaleza nos ha hecho diferentes.

    A partir de ahí intenté (creo que sin mucho éxito al menos de inmediato) explicarle a esta joven que el feminismo no sólo era necesario, sino que es imprescindible si realmente nos creemos que somos una sociedad democrática.

    Y es necesario porque aunque no se quiera ver, seguimos tratando de forma desigual a niñas que a niños incluso antes de nacer, porque nos socializamos de manera desigual y por tanto asumimos roles desiguales. Porque el patriarcado pervive en cada rincón de nuestra mente e incluso de nuestros corazones permitiendo incluso que haya gente que justifique la mayor de las desigualdades: el terrorismo machista. Porque sigue habiendo instituciones como la iglesia católica que niega explícitamente derechos a las mujeres y sigue considerándonos como subsidiarias de los hombres, y otras como la RAE que considera, a través de sus definiciones, que las madres no engendramos sólo parimos. Porque se siguen pisoteando nuestros derechos y libertades, como por ejemplo nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y nuestra maternidad. Porque se nos siguen relegando a puestos de segunda o tercera categoría en los espacios de toma de decisiones. Porque seguimos cobrando menos por realizar el mismo trabajo. Porque aunque las aulas universitarias están llenas de mujeres, son los hombres quienes las dirigen. Porque aunque las mujeres tenemos una mayor expectativa de vida, los estudios sobre salud se siguen realizando mayoritariamente sobre los hombres. Porque la historia nos sigue ocultando las obras de arte y aportaciones de todo tipo realizadas por mujeres. Porque nuestros cuerpos de mujeres son utilizados como campos de batalla allá donde los hombres lo deciden, sea en un conflicto armado o en un conflicto de pareja. Porque nuestros cuerpos de mujeres son secuestrados y maltratados para ser explotados sexualmente en otros países o lugares del mundo. Porque los derechos humanos de las mujeres son pisoteados sistemáticamente en muchas zonas del mundo e incluso de nuestro mundo particular. Porque en los espacios simbólicos que nos imponen ya existe toda esa desigualdad y violencia simbólica o estructural desde antes de nacer. Porque la pobreza de ceba en mujeres y niñas. Porque nos matan por ser mujeres.

    Y así muchísimos argumentos más que se podrían resumir en uno: Mientras exista una sola mujer en el mundo a quien hayan pisoteado uno sólo de sus derechos humanos, el feminismo no sólo será necesario, será imprescindible”.

    por Tere Mollá
    21/01/2013

    21 Noviembre 2013 | 17:58

  8. Dice ser Uno raro

    si no fuera porque todas estas feminazis terminan gordas, solas y amargadas o debajo de las piernas de un moro tras un velo podría tomarlas por una amenaza para mi libertad, pero hoy por hoy hay enemigos mas loables que merecen todo mi tiempo, como los wombats o los gamusinos.

    21 Noviembre 2013 | 19:36

  9. Dice ser Sara

    Qué de comentarios ofensivos he tenido que leer en un momento. Por favor, para empezar hay que criticar con respeto y razonando las cosas. Centrándome en el comentario de FONSETE, es evidente que la mujer está poco representada al menos en el cine comercial, SÍ, igual que los “negros, homosexuales, etc.” No es sacar las cosas de quicio, es luchar por una igualdad a la que tenemos derecho todos los colectivos marginados por el patriarcado y la sociedad capitalista.

    27 Noviembre 2013 | 00:24

Los comentarios están cerrados.