Entradas etiquetadas como ‘reportero’

Un reportero se defiende de un hombre con una patada en pleno directo

El reportero mexicano Javier Hernández ya era conocido en la pequeña pantalla, pero nunca había alcanzado tanta fama tras responder con una patada, al más puro estilo Jackie Chan o Bruce Lee, a las amenazas verbales de un hombre en estado de embriaguez. O-O

Todo comenzó cuando el periodista realizaba una conexión en directo, en la localidad de Saltillo, donde informaba sobre una camioneta cargada con bebidas alcohólicas que circulaba en sentido contrario y, posteriormente, paró en un sitio prohibido. Lee el resto de la entrada »

Un reportero ‘clarividente’ predice un accidente de tráfico en directo

Un reportero de una televisión local de Brasil se ha convertido en el centro de atención en las redes sociales, y ha sido catalogado como ‘clarividente’, porque durante una conexión en directo ‘predijo’ un accidente de tráfico. A Rappel le ha salido un rival de altura.

En las imágenes, se puede observar como el periodista relata cómo se produjo un grave accidente, por culpa de un bache en el pavimento que por la noche se transforma en una trampa muy peligrosa. Hasta aquí todo normal. Lee el resto de la entrada »

Realizaba una conexión en directo y casi no lo cuenta

reporterop

Una rutinaria conexión de un informativo casi les cuesta la vida al reportero Alex Savidge, del canal estadounidense KTVU, y a su cámara.

El periodista se encontraba en los alrededores de San Francisco realizando una crónica del descarrilamiento de un tren, cuando de la nada surgió un objeto no identificado en forma de coche que casi se los lleva por delante. Lee el resto de la entrada »

El reportero le pide matrimonio a la presentadora en directo

Sé que algunos de vosotros, escondidos entre la muchedumbre, protestáis cada vez que publico un vídeo de pedida de matrimonio. No siempre, es cierto; depende de cómo os pille, sí, pero los hay que pertenecen a la facción: “Ya tengo demasiado azúcar como para que tú te me pongas pasteloso y me dé hiperglucemia” y estos posts directamente se los saltan.

Pues bien, hoy es uno de esos días, llámalo romántico, llámalo menudo papelón, así que decidid rápido si os quedáis u o ponéis la televisión. Después de una racha complicada en lo que a peticiones de mano se refiere (últimamente hemos dado con un tipo detenido por hacerlo de la forma equivocada, una mujer que no estaba preparada y un perro que fastidió la sorpresa) tratamos un caso positivo, de los que acaban bien, de ésas propuestas que están más cerca (aunque aún lejos) de la mejor petición de mano de la historia y más lejos del vídeo del chaval que da repeluco declarándose a su novia (dos millones de visitas para que te insulten y se rían de ti… joé, parece coadministrador de el blog del becario, el pobre).

Bueno, al lío, que llevamos dos párrafos llenos de recuerdos y enlaces: vamos al caso que nos ocupa. El periodista Alexandar Spasovski estaba despidiendo un reportaje en un programa informativo que es la repanocha (o al menos eso dicen) en Macedonia. En plató hablaba con él Slavica Arsova, la bella presentadora y novia del joven reportero dicharachero (algo que descubriremos después y que de antemano no sabíamos).

Justo antes de que ella le dé boleto (laboralmente hablando), él le dice que la tiene que interrumpir, que tiene una pregunta para ella y que quizás no se lo espere (eso pasa allá por el segundo 29 del vídeo que os traigo, que está subtitulado en inglés). Le dice que se conocieron en Sitel  (el canal en el que trabajan), que su relación empezó ahí y que es en la cadena donde más tiempo pasan juntos de modo que… lo vemos:

Como habréis visto, ella ya se lo empezaba a oler y no para de reírse, una risa que no puede aguantar cuando él saca el anillo y los trabajadores en plató aplauden (con poco entusiasmo, las cosas como son). Ella dice que sí, evidentemente, y despide el programa emocionada, según vemos y según cuenta la prensa internacional.

Esto no fue casual, como supondréis. La cadena estaba al tanto de todo y no fue un arrebato pasional del chico saltándose las normas o el protocolo en plan Casillas-Carbonero, pero qué queréis que os diga, tal y como está el día a día, a mí estas noticias me gustan. Muchos dirán que la vida privada de los reporteros no les importa, que si quiere declararse no debe aprovechar los informativos para contar su vida… bueno, para protestar siempre podemos sacar hueco, pero casi mejor hoy lo sacamos para sonreír, que está más caro y se lo pasa uno mejor.

PD: Si estas noticiazas que os doy a diario os saben a poco, sabed que en la página de Facebook pongo a diario vídeos chorras, que de vez en cuando caen viñetas o ¿Dónde está Trolly? y que en Twitter doy más noticias estúpidas, más vídeos y alguna que otra opinión futbolera.

Cuando te roban el protagonismo en una entrevista

[Si vas con prisa puedes ver el vídeo y volver a tus quehaceres]

Sabéis que la mezcla de periodistas y animales no siempre sale bien. Yo admiro a Almudena Ariza, corresponsal de TVE, porque es capaz de transmitir tensión en todos sus reportajes, pero también os digo que a mi Almudena me la quiero yo ver corriendo delante de una alpaca o atacada por un reno. Eso sí que da tensión.

Bien entonces, tratando el tema que nos ocupa, hablemos de los camellos y tratémosles con la seriedad que se merecen, que está llegando su fecha clave. El camello, para quienes no lo conozcáis, no es solo ese tipo con chándal que veis mirando para todos lados, acercándose a la gente, con aspecto desaliñado y unas papelinas en la mano. El camello también es ese animal que tiene a veces una joroba, a veces dos (según el belén) y que trasladó a los reyes magos hasta el pesebre en el que dieron oro, incienso y mirra (un regalo de mierda este último, con perdón) al niño Jesús. Si los llega a pillar Urdangarin al final esos regalos no llegan a Belén.

¿Sabéis ya cómo es un camello? Más o menos, ¿verdad? Bueno, si queda algún despistado siempre puede recordar aquel mítico post en el que un bichejo con jorobas (a ver, ese que ha dicho “Quasimodo”, cara a la pared lo que resta de clase) quiso comerse a un reportero. Hoy viviremos la segunda parte de aquella película, o el remake… o la versión española, si queréis, porque hay amor, es peor que la original y hay un señor que se parece a Antonio Resines. Poco a poco te vas dando cuenta de que meter a Resines en un chascarrillo es tan recurrente como que te pregunten por una calle y empieces diciendo: “No me hagas mucho caso, pero…”.

Cuatro párrafos después, si eres uno de los que no ha entrado a ver el vídeo y ha vuelto a sus quehaceres; es más, si no eres uno de los que ha saltado después del primer párrafo a la sección de comentarios a escribir insultos, mereces saber de lo que estamos hablando hoy.

Recientemente, un reportero y su cámara del Kanal Urfa TV hacían una entrevista a dos turistas en Şanlıurfa, Turquía. Todo parecía ir bien hasta que un camello (entenderéis que no vuelva a explicar qué tipo de animal es) se acercó y besó en primera instancia al más calvo de los dos entrevistados. Su amigo no se inmutó y, pese a la sonrisilla del periodista, siguió respondiendo… hasta que la cosa se puso fea. Lo vemos y seguimos.

La cosa se puso fea cuando el camello quiso algo más que un par de besos y buscó compartir cena y desayuno con quien fuera. Yo he tenido amigos que actúan igual en las discotecas a las cinco de la mañana. Es más, he tenido amigos que se han acercado a una chica, el han preguntado “¿Quieres rollo?”, ella ha dicho que no, y él ha respondido “¿Y tu amiga?”. Aquel amigo mío no liga desde que retiraron el anuncio de “Curro se va al Caribe”, haceos una idea del tiempo que hace.

Os parecerá una chorrada (lo del reportero… lo de mi amigo es obvio que sí), pero a lo tonto a lo tonto el vídeo lleva un chorro de reproducciones en YouTube (es difícil medirlo con exactitud, porque lo han subido y resubido desde decenas de cuentas distintas) en poco más de cuatro días y se ha colado en numerosos medios de información internacionales. Vivir para ver.

PD: Nunca des calabazas a un camello. Por si las moscas.

El camello quiso comerse al reportero

BecConsejo: “Plantéatelo a veces, ¿eres más listo que un animal?”

Llegó el fin de semana después de siete intensos días marcados (en mi rutina) por el resfriado que ya da sus últimos coletazos y por el subidón de la comunidad becaria en Facebook que, por primera vez desde que empecé con esta aventura, ha superado a la de Twitter.

No obstante, si en lugar de ser el becario de 2o minutos hubiese elegido ser (ahora no, claro, hace unos años, unos 25) Steve Harman, reportero de la cadena norteamericana CBS, quizás hoy tendría otra historia que contaros bien diferente. Tendría un blog serio sobre cosas muy sesudas pero en el post de hoy, donde os cuento mis peripecias, os diría…

“Queridos amigos, trolls y lectores… me ha querido comer un camello”.

¿Casualidad o ficción? Pues no sé, yo os cuento la película y vosotros, después de ver los fotogramas (o el vídeo, si es que hay algún indeciso), me decís.

Estaba Steve grabando al camello desde el interior de su coche cuando observa que el animal se está intentando comer el espejo del vehículo. “Bueno -debió pensar Steve-, el camello está intentando comer un objeto extraño, con lo que no debería tener ningún problema si bajo la ventanilla y quedo al descubierto… él no tiene hambre, no intentará comerme porque los camellos no comen personas (¿retrovisores sí?)”. Es entonces cuando finalmente bajó la ventanilla y…

Hombre, era de prever, ¿no? Yo cuando vi el vídeo ya me imaginaba cómo iba a acabar (aunque claro, yo sabía que iba a ver un camello mordisqueando a un reportero, porque era el título del vídeo… así que me da que no cuenta).

Lo que digo es que este hombre es un peligro, porque es capaz de irse a la sabana africana, ver cómo un tigre está comiéndose a otro tigre vivo, o intentando comerse una piedra y pensar… “oye, están comiendo tigres y piedras… ¿será que han cambiado la alimentación? Ay, pobres… voy a acercarme y le doy un abrazo”… (bueno, vale, igual estoy exagerando).

PD: ¿Era o no era previsible que un camello le pegara un bocao si está mordisqueando el espejo y baja la ventanilla para ofrecerle su brazo?

La conexión en directo salió peor de lo que ellos esperaban

BecConsejo: “Asegúrate de que sabes hacerlo antes de decir delante de todo el mundo eso de ‘tranquilos, yo sé hacerlo'”

Os lo he dicho alguna vez, pero os lo repito: el rollo reportero cercano tiene sus inconvenientes y los que mejor lo saben, desgraciadamente, son los de Giralda TV, una tele sevillana que saltó a la fama por “Sin ánimo de lucro, de Algeciras” y, sobre todo, por el hombre que tenía previsto irse a Matalascañas a… bueno, ya sabéis.

Pues bien, del reportero que aguantó el chaparrón de Matalascañas llega una nueva entrega, gracias a Antonio (el lector que me envió el vídeo), y que también termina pasada por agua (esta vez, de forma literal).

(Adelantad el vídeo hasta el minuto 1:00)

Sé que el muchacho (Manuel) no empieza a hundirse hasta unos segundos después del minuto 1:oo que os recomendaba, pero coincidiréis conmigo que esa frase “lo voy a girar ahora, porque ya tengo habilidad hasta para girarme…” es premonitoria.

El problema de este reporterismo vivencial en directo es que uno depende, demasiado, de factores externos. En este caso, tu reportaje depende de que sepas llevar la embarcación, sin ir más lejos. Pues bien, Manuel había empezado bien, con frases como “estoy peleándome un poquito con el remo” y “voy a buscarte, si puedo”, muy útiles si luego te hostias sufres un pequeño imprevisto.

Sin embargo, se va viniendo arriba y no sospecha que lo peor puede estar por venir. Todo lo contrario, dice ese “ya tengo habilidad hasta para girarme” y por poco no termina la frase. Empieza a entrar agua en el kayak y se va al agua como quien se tropieza por la calle y se cae a cámara lenta.

De todos modos, lo peor de todo no es llevarse el chapuzón, en absoluto. Lo peor es que el presentador, que está tan tranquilo (y seco) en el plató, tenga el cuajo de decir, mientras se parte de risa: “Quiero subrayar que lo que ha ocurrido es que la canoa se ha hundido por la popa como consecuencia de la torpeza de Manuel Rodríguez que iba de chulito“.

Vale, Manuel ha sobrevalorado sus conocimientos. Vale, ha estropeado el directo. Vale, el micro posiblemente ha quedado inservible. De acuerdo con todo eso, pero… si no fuese por Manuel… ¿quién conocería Giralda TV fuera de Sevilla? Pensad que ya lleva dos exitazos (Matalascañas y esto), algo nada fácil de conseguir, en los tiempos que corren.

PD: Este chico termina en Telecinco… si no, al tiempo.

PD2: Gracias a Antonio, nuevamente, por mandarme el vídeo cuando sólo llevaba 5 reproducciones en YouTube.

PD3: ¿Recordáis el otro mítico chapuzón de un reportero?

Hoy hace un año

O tienes un iPhone, o te vas

Un milagro nunca visto

– Envía el post:

Bookmark         and Share

El reportero se comió una mosca en directo

BecConsejo: “No intentes matar una mosca con ambientador. Sólo conseguirás que huela mejor”

Quienes tenéis la paciencia de aguantarme en la página de Facebook sabréis que lo de la mosca y el ambientador me pasó el viernes por la tarde. A los defensores de las moscas (que los hay), he de daros la mala noticia de que al final, aunque olía muy muy bien, se fue al otro barrio.

En cualquier caso, y sin dejar el tema de las moscas… hoy es un día triste para el gremio mosquero. Sí, amigos, la mosca de la tele ha muerto (quizás debí decir “Españoles, la mosca de la tele ha muerto”, en fin… ya es tarde). Sé que muchos la disteis por fallecida tras su accidente con Obama, pero no. Simplemente estaba durmiendo, como Piticli.

A mí, qué queréis que os diga, me da un poco de lástima. No por las moscas en sí, que tampoco es un animal al que le tenga especial aprecio, sino por su tradición televisiva. A la mosca de la tele la hemos visto en El diario de Patricia, en Crónicas Marcianas, en el Telediario… ¡es imposible no cogerle cariño a un animal que canta tan bien!

El problema es que nuestra amiga se fue a Luisiana para ver cómo informaba Mark Potter (NBC) sobre el vertido de crudo. Al parecer, no entendía muy bien lo que decía nuestro amigo Mark y se acercó un poco para ver si lo oía mejor. Seguía sin tenerlo muy claro, así que se acercó más y más… hasta que se metió en la boca del lobo (bueno, de Potter, que para el caso…). Si te va a dar asco, mejor no veas el vídeo. Desde luego que, después del titular que he puesto y toda esta explicación, no me vale que me digas “oye, ¿por qué no avisas de estas cosas?”. ¡¡¡Allá va!!!

PD: Gracias a @tinoserrano, que los fines de semana son siempre suyos. ¡Menudo crack!

Hoy hace un año

Si me convences, te pongo un 10

Demasiados toques de testículos

– Envía el post:

Bookmark    and Share

Perdió los papeles en directo

Es una historia muy de viernes, no me digáis que no. Supongo que es al final de semana cuando los periodistas (y becarios) nos relajamos, nos dejamos llevar. Decimos… “al fin acaba la semana” y nos ponemos a pensar en nuestras cosas. Por eso pasa lo que pasa.

Ya le pasó a Steven Jacobs, atacado por un pelícano y a Marie Elise Nystad, a la que un reno quiso fecundar (consejo: si vas a sitios donde hace frío, no te disfraces con pieles, porque luego pasa lo que pasa).

Pues bien, ahora le ha tocado a Gordon Boyd, un intrépido reportero (sí, siempre digo de todos los reporteros que son intrépidos, pero bueno, peor sería decir que son dicharacheros, ¿no?) de la tele estadounidense, al que la conexión en directo no le fue tan bien como esperaba.

La noticia que estaba dando no daba lugar a muchos chascarrillos, porque trataba de un asesino, y quizás por eso (cosas del directo) se trabó mientras estaba dando la información.

Cuando creyó que la conexión había finalizado (no era así) lanzó su bloc de notas contra el suelo con una cara de mala leche que sólo he visto en mi madre cuando me dejaba la cama sin hacer o dejaba los deberes para última hora.

PD: La cara del presentador que estaba en el estudio era un poema. “Dificultades técnicas” dijo…

Hoy hace un año…

‘Topanga’ engordó muchísimo… y le supo sacar partido

Franco escupiendo a Stalin y mucho más

– Envía el post:

Bookmark and Share

Lo peor que puede pasarte en directo

David Cuéllar-Montero es un reportero mexicano de la televisión Azteca que se ha hecho famoso… muy a su pesar.

Estaba informando de las inundaciones de México, que están causando grandes complicaciones en algunos puntos del país, cuando sucedió lo que nunca debe pasar en un directo.

Sabéis que yo no soy experto, ni mucho menos. Mi poca experiencia periodística no engloba (aún) los directos, pero una cosa tengo clara después de ver al pobre David: si alguna vez tengo que hacer uno, examinaré bien el terreno sobre el que andaré antes de lanzarme a la piscina (perdón por la expresión).

¡Ah! Que aún no os he dicho lo que pasó… mejor vedlo vosotros mismos:

Sí, el pobre se cae por el desnivel del suelo y deja a las claras que el nivel del agua está bastante alto en algunos puntos de la ciudad.

Gracias a Dios que había gente alrededor para rescatarle, aunque el micro imagino que habrá quedado inservible y el reportaje tuvo que acabar ahí.

PD: “Creo que esto nos sirve de experiencia”, dicen desde el plató. Encima recochineo…

PD2: A David le pasó sin querer, pero los hay que lo hacen a propósito. Basta con recordar a Paqui Peña

– Envía el post:

Bookmark and Share