Entradas etiquetadas como ‘oregon’

Monta un atasco por detener su coche para orinar en medio de una autopista

autopista_orinarp

Un conductor paró su vehículo en medio de la autopista I-84, en Oregón (EE UU), y como si el mundo se hubiera congelado a su alrededor, se puso a mear sin importarle las consecuencias. O-O

En un vídeo subido a Youtube, se observa como un coche de color rojo se desvía continuamente de su recorrido para frenar inexplicablemente en el carril derecho. Lee el resto de la entrada »

Roba en un restaurante usando repelente contra insectos

Si no fuese por aquel tipo que intentó robar una bici usando como arma salchichas congeladas, estaríamos ante el atraco más raro que he visto nunca. Porque uno piensa que la crisis no llega a todos, que los ladrones aprovechan esta circunstancia para sacar partido… pero no creáis, que a ellos también les cuesta. Por eso, en Estados Unidos, ese lugar en el que un tipo va a ver una película al cine, se sienta y se pega un disparo en el culo con el arma que llevaba en el bolsillo… un tipo ha atracado un restaurante usando repelente contra insectos.

Los hechos sucedieron en el restaurante Elmer’s, en Roseburg (Oregon), cuando un ladrón irrumpió en el local hace unos días a última hora del día y descargó su bote de espray contra los bichos en la cara del barman (que, aunque no se ha precisado, suponemos que se encontraba solo en el restaurante), según publica la prensa estadounidense.

Aunque el encargado del bar intentó esquivarlo, fue incapaz de regatear el espray, de modo que quedó aturdido y dio vía libre al caco para que vaciara la caja registradora y pudiera huir posteriormente con el dinero, si bien no se ha precisado el montante del robo.

Como supondréis, las autoridades (que aún siguen buscando al ladrón) se han sorprendido de esta técnica y el sargento Aaron Dunbar, de la Policía de Roseburg, confirma que es un caso “extremadamente inusual”.

“Hemos tenido robos en el pasado, pero es la primera vez que alguien usa un bote de espray como arma” cuenta el bueno de Aaron. Por cierto, no sé cómo os imaginabais al sargento de Policía, pero yo que lo he visto (en vídeo) os confirmo que es un señor de unos 40 años y con bigote. No sé, he querido contarlo porque me lo imaginaba de otra manera, es como cuando lees un libro, que luego hacen la película… en fin, que me lío.

El caso es que las autoridades han pedido la colaboración ciudadana y han difundido una descripción del sujeto (que no voy a reproducir porque me da que os importa poco si vestía de verde o de azul). Ahora me queda la duda de si la localidad de Roseburg se volverá loca, prohibirá la venta de repelentes contra insectos, empezarán a tener barra libre los mosquitos y sus ciudadanos perecerán a causa de un picor insoportable. Hay películas de zombis que empiezan así, #nodigomás.

PD: Se me hace tan raro que los medios de comunicación hayan ocultado esta noticia hasta ahora… suerte que estoy yo aquí para hablar de cosas serias.

Cómo perder 1.800 euros en menos de medio minuto

Buenos días [buenos días, buenos días, buenos días…]. Vaya, parece que hay eco. Veo mucho puente por ahí, ¿eh? Bueno, esto más que un puente parece Nueva York, porque eso de que el martes y el jueves sea fiesta hace que toda esta semana sea un jolgorio continuado para muchos entre los que, como sospecháis, no está un servidor. Aquí me tenéis, un casi viernes más, listo para rellenar cinco minutos de vuestras vidas con algo insulso que no hará mejores nuestras vidas. Solo aspiro a que os entretengáis un rato.

Y empezamos hablando de dinero. Imaginad que os proponen un juego. Tenéis 1.800 euros y solo medio minuto para gastarlo todo. ¿Qué hacéis? Suponiendo que estéis en el lugar adecuado (y si no pedís consejo a El Dioni) podéis equipar vuestro comedor con algún cacharro electrónico. Con 1.800 euros también podéis decirle al del bar: “Voy a comer de menú todo este año, cóbratelo ya” o, si queréis perderlo en vez de gastarlo, podéis gritar eso de “todo al rojo” y rezar por que salga negro.

Pero por si necesitáis más ideas vamos a consultar el caso práctico de Kurtis Hough, quien consiguió la proeza que da origen a este post. Kurtis es un fotógrafo que fue a grabar las olas que había provocado una tormenta en Oregon (EE UU) y dejó su cámara de 2.400 dólares (unos 1.800 euros) grabando el mar.

Allí estaba la cámara, a unos metros del agua, grabando las idas y venidas de las olas cuando el agua se puso revoltosa y…

Efectivamente, si habéis visto el vídeo (si no os lo cuento yo), la marea se lleva la cámara y deja al pobre fotógrafo con un palmo de narices. Kurtis explicaba al Huffington Post los hechos y recordaba que “estaba al lado de la cámara” pero no reaccionó lo suficientemente rápido cuando subió la marea.

Cogió la cámara, que estaba llena de arena, agua y sal, y comprobó que no se encendía, si bien la tarjeta de memoria no había resultado dañada, lo que le permitió subir el vídeo a Internet y compartirlo con más de un millón de personas.

Además, ha tenido suerte, porque unos buenos samaritanos le regalaron una cámara de repuesto que, aunque seguro que no valdrá el dineral perdido, probablemente le hace el apaño.

PD: Por eso yo no valgo como rico. Me pasaría la vida acojonado temeroso por si se me rompe lo que tengo.