Entradas etiquetadas como ‘mujer’

“¡Daniela! ¡Una chica rusa quiere casarse conmigo!”

Lo posteó Naroh en Twitter a las 19.30 de ayer. Decía: “Si queréis MORIR DE RISA mirad esto”… y yo, como culo veo, culo quiero, pinché.

Es un vídeo buenísimo de una mujer con acento gallego (algo forzado eso del acento, para qué engañarnos) en el que intenta aprender a usar un ordenador.

Hay momentos gloriosos como el de “me manda muchos correos Viagra, ¿cómo supo lo de tu padre?” o “¿la foto está en la papelera? ¿cómo pudo haberse caído?” que define a la perfección las dificultades con las que se encuentran las personas que se enfrentan por primera vez a un ordenador.

El vídeo tiene un mes, si no me equivoco, y es de una campaña de publicidad, pero merece la pena echarle un vistazo. Echo de menos que reciba algún forward del estilo “Johnny necesita 14.000 dólares para operarse” o “Peggy se perdió hace tres meses en Ohio”, pero bueno, lo de “¡Una chica rusa quiere casarse conmigo!” lo compensa.

Con la de cosas que tiene Internet, y al final tenemos todos los mismos problemas. “¿Que cierre la ventana? ¡Pero si no hace frío!”. Esa mujer podría ser perfectamente mi madre, jejeje.

¿Vuestros padres se manejan bien con el ordenador e Internet?

Envía el post:

http://www.wikio.es

¿Qué te cabe en la boca?

Víctor Hugo

“El hombre encierra una serpiente: el intestino. Tienta, traiciona y castiga”

¿Cómo saber si una hamburguesa cabe en tu boca? Veo este anuncio y me parece un poco chorra. ¿Por qué meterse toda la mano para comprobarlo? Qué guarrería. Ni que te la fueses a comer como un tiburón. Existen una cosa que se llaman bocados, ¿no? Primero uno, masticas, tragas… luego otro…


Vale que una macrohamburguesa no es el prototipo de comida sana (si se come todos los días, porque de vez en cuando…) pero de ahí a relacionarlo siempre con el ansia y los carrillos llenos… A mí a veces me dejan con hambre y me como un yogur de fresa bien fresquito de postre. Eso cuando no son dos.

PD: Lo dicho, para mi gusto, original, pero raro. Y digo estas dos cosas porque, al margen de que no entienda muy bien qué tiene que ver con la hamburguesa, he intentado meterme la mano entera en la boca y no llego ni a los nudillos. Esta chica es un auténtico genio (no hagáis chistes en los comentarios, please).

PD2: No quiero hacer sangre, pero el jueguecito sexual deja un poquito de tufo machista, ¿eh? Porque vamos, cuando se saca la mano, se relame con una sonrisilla que fijo que no está buscada. Sólo le falta un eructito.

Envía el post:

La fortuna de Soraya

Soraya, la que en otro momento fue “mi Soraya”, es una mujer con suerte.

No creáis que lo digo por decir. Es verdad que con Efrén la cosa le fue muy mal, pero a la segunda ha encontrado el amor y ahora se le ve muy feliz con Javi.

Yo también me considero un tipo afortunado, porque también he encontrado el amor a la segunda, aunque no con Javi, sino con Eva González. Ahora sólo me falta que sea correspondido.

Una mujer con muy mala suerte

Toda la suerte que le falta a una mujer que cuando nació se llamaba Linda Lou Taylor pero luego, cosas de la vida, se convirtió en la señora de Scott, de Smith, de Moyer, de Massie, de McMillan… así hasta las 23 veces que se ha casado hasta el momento esta recordwoman del matrimonio.

Así que una de dos: o es muy enamoradiza, o es una viuda negra (quién sabe si las dos). El caso es que, desde que se casó por primera vez en 1957 (tenía 16 años), por su vida han pasado convictos, predicadores, músicos, camareros y electricistas.

La pobre tiene menos suerte con el amor que la mayoría de tronistas de Mujeres y hombres y viceversa y ya está pensando en casarse otra vez.

“Me siento muy sola”, dice. Con lo poco que le dura el amor, no es para menos.

Envía el post: