BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Cuernos de carnero

—Yo soy un hombre de trueques; un hombre de negocios —me dijo con voz ronca y silenciosa, como tratando de apagar su vozarrón para hablar en confidencia. Luego continuó presentándose—: Cambio algo, a cambio de algo. Doy, pero también saco. Soy justo, por supuesto, y por lo tanto mis recompensas no son más que las merecidas. Existo desde el comienzo de la existencia, y le he otorgado reinos e imperios a quienes lo han sabido pagar. Por lo tanto, lo que tú me pides puede ser otorgado con gran facilidad, mas resta saber si estás dispuesto a pagar el precio.
El hombre tenía cuernos de carnero, pero ese detalle no me pareció motivo para desconfiar y después de dudar algunos segundos, me animé a firmar el contrato. Embebí la pluma en tinta y manché el papel con mi nombre y apellido, las únicas dos cosas que me quedaban por perder.

11 comentarios

  1. Dice ser Laena

    Sólo echarle un vistazo ya me hace pensar en “La caza del carnero salvaje”, de Murakami…
    Al leerlo ya no hay duda, demasiado parecido y demasiadas coincidencias…

    24 Marzo 2011 | 13:10

  2. Dice ser helena

    QUE OS DEN A TODOS

    24 Marzo 2011 | 13:32

  3. Dice ser ana...

    Caramba Walter, creo que andas un poco depre…
    Ayer el “peso de la vida” y hoy vendes tu alma al diablo jejeje (esto en el supuesto caso que tus relatos tengan algo que ver contigo). Bueno, ya vendrán días mejores mientras tanto mira a ver si por allí encuentras en letras super chiquitas (como en todos los contratos) si hay alguna manera de anular esa firma y que te quedes de nuevo con tu nombre y apellido.
    Los apellidos que de por si, no nos pertenecen. Lo tuyo es el nombre, pero el apellido es de toda tu familia y no se debe vender sin la aprobación y el consenso de todos los integrantes de ese mismo apellido. 🙂

    24 Marzo 2011 | 14:21

  4. Dice ser Metamorfosis

    El portador de los cuernos de carnero de voz profunda nunca pierde en los trueques, y los negocios con él nunca salen redondos, el interesado siempre pierde.
    Yo también firme un pacto con el diablo, un día 13 de junio (no sé si era martes) de hace siete años. Él llevaba un traje muy elegante y lucía una sonrisa satisfecha cuando le vendimos nuestra alma a cambio de una vivienda.

    24 Marzo 2011 | 14:29

  5. En los albores del mundo,
    tan solo era el comienzo,
    el germen de la humanidad
    ya que solo cuatro eran.
    Los cuatro eran muy ricos,
    de ellos y para ellos eran
    las riquezas del planeta.
    Y sin ninguna necesidad,
    ya comenzó el mercadeo,
    el toma y daca, el cambiar.
    El hijo de un tal Adán
    y de su esposa, que era Eva,
    que habían tenido otro hijo,
    pero el primero ya era,
    el que debía heredar.
    Al llegar un día al hogar,
    agotado del trabajo.
    Su único hermano Abel,
    de un guisado de lentejas,
    buena cuenta estaba dando.
    La boca se le hizo agua,
    suplicó él su comida,
    por lo visto, más no había.
    Y para saciar el hambre,
    otra solución no encontró.
    Que cambiar por aquel plato
    sus derechos de primogenitura
    y, por su herencia lo cambió.
    Aquí comenzaron los males
    de todos los después,
    por aquí hemos ido llegando.
    Ya que la afición por cambio,
    la venta y el trapicheo
    y el prestar dinero con réditos,
    (bueno, eso es cosas de banqueros)
    en los genes quedó incrustado.
    Y todos, sin que ninguno se escape,
    cambia o vende lo que tenga,
    para ganancias obtener.
    Y cuando no queda nada,
    a un ser diabólico y cornudo
    Bajo contrato firmado,
    a cambio de algunos favores
    venden y entregan su alma.

    24 Marzo 2011 | 16:08

  6. Dice ser xulita

    Ese documento debe firmarse con sangre.
    Es el elemento principal del pacto.

    ¿Has firmado sin leerlo?Muy mal.
    Acaso no sabes los tiempos que corren.
    Cualquier timador se puede haber hecho pasar por el diablo.Ayyyyy!

    24 Marzo 2011 | 17:46

  7. Dice ser Clica aquí

    Muchos no lo saben pero algún antepasado los vendió al Diablo y otros se han vendido con sus actos, engañados . Todos esos solo tienen una forma de caer en el infierno eterno y es devolviendo todas las riquezas adquiridas con el esfuerzo de sus semejantes , esa es la única salida. y el tiempo se esfuma muy rapidamente , asi que deberás espabilarse antes de que sea tarde.

    24 Marzo 2011 | 17:55

  8. Dice ser Clica aquí

    Muchos no lo saben pero algún antepasado los vendió al Diablo y otros se han vendido con sus actos, engañados . Todos esos solo tienen una forma de escapar del infierno eterno y es devolviendo todas las riquezas adquiridas con el esfuerzo de sus semejantes , esa es la única salida. y el tiempo se esfuma muy rapidamente , asi que deberán espabilarse antes de que sea demasiado tarde.

    24 Marzo 2011 | 18:00

  9. Dice ser Marisa

    Desde luego hay que tener un cuidado exremo con lo que se firma, que como dice Ana…, las letras pequeñas son nuestras espinas futuras; y lo que pone metamorfosis sobre que el de los cuernos es el del banco (eso entendí) ,ella dijo el diablo con traje y todo al hacer el pacto pr una vivienda, así es. Que no quiero decir yo que los de los bancos tengan cuernos, que a lo mejor sí, pero esa es otra historia.
    saludos a todos, que ya sé que hace días que no aparezco por aquí

    25 Marzo 2011 | 16:14

Los comentarios están cerrados.