BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Una pareja despistada

Su esposa lo abrazó para saludarlo antes de salir hacia el trabajo y fue tal el despiste, que se olvidó de soltarlo. Caminó algunas cuadras, entró al túnel y pasó la tarjeta del subte sin darse cuenta de que su mujer estaba colgada a su espalda. Tal si fuera una capa, subió con ella al vagón y se sentó sobre sus piernas sin siquiera notar su presencia. Bajó después de cuatro paradas, caminó otras cuadras, sacó las llaves que estaban guardadas en el bolsillo izquierdo de su sobretodo y la usó para abrir el negocio. Al entrar y cerrar la puerta, el sonido de las campanas sonó estrepitosamente y al seguir caminando hacia el mostrador sintió un tirón en el cuello, como si alguien lo estuviera enlazando con los brazos. Al darse vuelta pudo ver que su esposa, quien se había enganchado la pollera en la puerta, seguía abrazada a él.

5 comentarios

  1. Dice ser Metamorfosis

    Eso no era despiste, era una forma inequívoca de que la llevara en su pensamiento a todas horas, mucho más contundente que llevar una foto suya. Y él estaba mucho más ocupado en sus pensamientos de lo que pensaba ella, pues no se dió cuenta de que la llevaba a cuestas. Qué triste. A mi no me hace falta ni llevar a los míos a cuestas, ni siquiera mirar sus fotos, que pueblan mi cartera. Siempre los llevo en mi interior, y puedo pensar en mi trabajo y en ellos, todo a la vez. Por eso las mujeres tenemos más de una neurona…

    12 Diciembre 2010 | 14:45

  2. Dice ser cacolain

    Estoy con Metamorfosis. Ella pedía, indirectamente, que pensara más en ella y menos en los demás. Y ni abrazándose a él, se daba cuenta de su presencia. Eso pasa en el 90% de las relaciones. Ellos se acomodan y en cuanto saben que la tienen, no se esfuerzan. Pero es que los hay tan sumamente cómodos y secos que les da igual todo!!! Puff no sigo ¬¬

    12 Diciembre 2010 | 15:41

  3. Dice ser Clica aqui

    Pues yo opino que o el tio era Superman o ella era un esperpento de cuatro huesos y cuatro quilos de peso, o el un imbecil retrasado porque mira que no darse ciuenta que llevaba una tia colgando . A mi eso me pasó una vez y a los ciento cincuenta quilometros , le dije ..Anda descuelgate que te estas pasando y todo el mundo nos mira con estupor.

    12 Diciembre 2010 | 15:49

  4. Dice ser Carla

    Esa sensación la tengo algunas veces con mi pareja. Despues de pasar una buena noche de sexo a la mañana siguiente sigue ahí rodenado mi cuerpo con sus brazos y piernas. Es una sensación de calor increible.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    12 Diciembre 2010 | 16:47

  5. Dice ser Al S.de Gomaranto

    Por no soportar la ausencia
    al despedirse se agarra,
    al hombre al que tanto ama.
    Más fuerte que una ventosa,
    como si fuese una lapa.
    Convirtiéndose en simbionte,
    adherida de manera,
    que el marido ni la note,
    que la está llevando a cuestas.
    Tendremos que deducir,
    que es una mujer liviana
    (que ella es, de muy poco peso,
    y no de poca importancia,
    o ligerita de cascos)
    Después de cuatro manzanas,
    de llevarla cual mochila,
    entró en la boca del metro,
    sin que él se percatara.
    Con la tarjeta individual,
    se colaron dos por uno.
    Lo disculpa el no saberlo,
    de lo contrario.. ¡Qué cara!
    Encima de ella se sienta.
    Después de cuatro estaciones
    sale abandonando metro.
    Camina varias manzanas,
    llega a su establecimiento
    y después de abrir la puerta.
    Las campanas de la iglesia,
    daban el último toque,
    llamando a misa de nueve.
    Al ir hacia el mostrador
    él, de pronto sintió un tirón,
    de alguien que lo agarraba.
    Se dio la vuelta asustado,
    con estupor constatando,
    que lo agarraba su mujer,
    con los brazos alargados.
    Los tenía de tres metros
    ya que se había quedado,
    de las faldas enganchada,
    a la manilla en la puerta.
    pero a él seguía abrazada.

    12 Diciembre 2010 | 18:04

Los comentarios están cerrados.