BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

El funambulismo literario

Es altamente peligroso trabajar el arte del funambulismo literario. Un escritor funambulista es aquel que se aventura cual Quijote a caminar sobre las líneas de sus propios textos, haciendo equilibrio arriba de su prosa y atrapando así la atención del lector. Paso a paso, conscientes y concentrados avanzan los escritores funambulistas sobre la delgada línea de letras, sosteniendo un largo palo que sobresale hacia sus costados y que les ayuda a mantener el equilibrio. Pero el problema surge cuando la trama se torna aburrida. Si la historia no atrapa a los lectores y estos comienzan a pensar en dejar de leer, los escritores funambulistas empiezan a padecer las fuertes oscilaciones de su creación, los temblores propios de la falta de expectativa que producen finalmente la pérdida del equilibrio. Tal es así que muy pocos practican el funambulismo literario ya que ante la decepción total del lector, sobreviene un blanco precipicio.

14 comentarios

  1. Pues prefiero a los fonambulista a los que no arriesgan y siempren escriben igual… para ofrecer algo distinto y gustar a los lectores hay que asumir riesgos.

    aprovechate de la guerra por captar dinero de los bancos. Consulta los mejores depositos bancarios 2010
    http://www.miseuritos.com/depositos-bancarios/

    02 Julio 2010 | 07:51

  2. Dice ser metamorfosis

    Sigue andando en la cuerda floja, Walter. Bajo tus pies hay una red de seguridad, formada por tus incondicionales. Aunque caigas nunca chocarás contra el duro suelo.

    02 Julio 2010 | 08:37

  3. Dice ser Clarinete

    Te digo lo mismo que metamorfosis, a ti no te hace falta ni siquiera esa barra para contrarrestar las oscilaciones y evitar caer, cada día lo demuestras con más acierto.

    Sigue así…

    02 Julio 2010 | 09:03

  4. Dice ser Imprenta Málaga

    No es el relato que más me ha gustado de los que has escrito en el blog, pero tampoco esta mal. un saludo

    02 Julio 2010 | 09:22

  5. Dice ser Con todo mi respeto

    Mira Walter, espero que no te lo tomes a mal, pero creo que debes saber que un funambulista de la literatura no lo es por decisión propia, sino simplemente porque no es capaz de escribir de otro modo.
    También creo que debes saber que no hay nada de funambulista en tus escritos. Precisamente porque “están muy escritos”, hay mucha estructura rígida en ellos; antes de que termines una frase soy capaz de terminarla sin leerla. En realidad en tus escritos no hay verdad, sino el deseo de ser el equilibrista que no eres. Antes de escribir, hay que ser.
    Saludos y enhorabuena por tener este espacio a pesar de tus limitaciones.

    02 Julio 2010 | 11:16

  6. Dice ser Abogado Malaga

    Has tenido relatos mucho mejores, bajo mi punto de vista éste está flojillo, pero bueno, para gustos colores. Un saludo y buen fin de semana!

    02 Julio 2010 | 11:48

  7. Dice ser antonio larrosa

    Era indudable que había adquirido un espíritu luchador. Se ganaba la vida haciendo equilibrios sobre una cuerda floja en el circo, el típico funambulista, pero es que además , ya de siempre le gustaba escribir; sin embargo no llegaba a triunfar en nada, aunque procuraba no mezclar una cosa con otra nunca, E funambulista, escribia versos a la domadora de tigres, la cual ni caso le hacia,lo miraba con desdén y si este se le acercaba lo insultaba incluso diciendole desgraciado y cosas así ,pues estaba enamorada de Pipo el payaso. Se lamentaba El funambulista escritor y pensaba- (Algún dia le demostraré que soy el mejor escritor y el mejor funambulista.
    El circo tenia dos pistas y el siempre actuaba arriba mientras ella lo hacia encerrada abajo con los tigres. Un día un tigre se abalanzó sobre la domadora, el grito de terror de los espectadores resonó en todo el circo y se pudo oír desde muy lejos. La domadora con una silla y su látigo intentaba defenderse mientras los otros tres tigres contempalaban la escena impávidos.Nadie se movía, el payaso intentó gritar y se desmayó.
    Desde lo alto el funambulista , como un caballero medieval, se lanzó desde los veinticinco metros que lo separaban y empleando la barra de equilibrio cual pica, cayó sobre el tigre que ya se disponía a devorar a la bella, quedando atravesado de parte a parte por el cuello, muriendo en el acto,mientras que los otros tigres como si la cosa no fuera con ellos siguieron tan tranquilos bostezando aburridos. presurosa, se hizo inmediatamente ama de la situación, abrió la puerta e hizo salir al funambulista , al que desde aquel día miró distinto, con ternura y admiración. Nuestro hombre se hizo famoso por su acción tan valerosa y un editor le publicó un libro titulado Veinte versos de amor y un poema para una domadora de tigres” Al poco tiempo la domadora tanto lo apreciaba que lo invitó a su boda con el payaso.

    Clica sobre mi nombre

    02 Julio 2010 | 11:54

  8. Dice ser xulita

    Todos tenemos algo de funambulistas.
    En la vida , en el trabajo……………….¡que te voy a decir yo que soy autónoma.!
    Hay que mantener bien el equilibrio y si caes, pues a lavantarte y otra vez al alambre.
    Buen finde semana a tod@s.

    02 Julio 2010 | 16:13

  9. Dice ser antonio larrosa

    Era indudable que había adquirido un espíritu luchador. Se ganaba la vida haciendo equilibrios sobre una cuerda floja en el circo, el típico funambulista, pero es que además, ya de siempre le gustaba escribir; sin embargo no llegaba a triunfar en nada, aunque procuraba no mezclar una cosa con otra nunca, El funambulista, escribía versos a la domadora de tigres, la cual ni caso le hacia, lo miraba con desdén y si este se le acercaba lo insultaba incluso llamándole desgraciado y cosas así, pues estaba enamorada de Pipo el payaso.
    Se lamentaba El funambulista escritor y pensaba- (Algún día le demostraré que soy el mejor escritor y el mejor funambulista.
    El circo tenia dos pistas y el siempre actuaba arriba mientras ella lo hacia encerrada abajo con los tigres. Un día un tigre se abalanzó sobre la domadora, el grito de terror de los espectadores resonó en todo el circo y se pudo oír desde muy lejos. La domadora con una silla y su látigo intentaba defenderse mientras los otros tres tigres contemplaban la escena impávidos. Nadie se movía, algunos empleados del circo corrían de un lado para otro profiriendo órdenes, el payaso intentó gritar y se desmayó como una damisela.
    Desde lo alto, el funambulista, sin meditarlo ni un instante, como un caballero medieval, se lanzó desde los veinticinco metros que lo separaban y empleando la barra de equilibrio cual pica, cayó sobre el tigre que ya se disponía a devorar a la bella, quedando atravesado de parte a parte por el cuello, muriendo en el acto, mientras que los otros tigres como si la cosa no fuera con ellos siguieron tan tranquilos bostezando aburridos. Nuestro héroe pudo haberse matado pero solo se rompió una pierna de la que se quedó cojeando un par de semanas.
    La bella domadora con la ropa destrozada y chorreando sangre por los zarpazos de la fiera, se levantó presurosa, controló la situación de inmediato, abrió la puerta e hizo salir al funambulista, al que desde aquel día miró distinto, con ternura y admiración. Nuestro hombre se hizo famoso por su acción tan valerosa y un editor le publicó un libro titulado Veinte versos de amor y un poema para una domadora de tigres” Al poco tiempo la domadora tanto lo apreciaba que lo invitó a su boda con el payaso.

    02 Julio 2010 | 16:18

  10. Walter de 150xdia

    Gracias a Metamorfosis y Clarinete por incluirme entre los practicantes del funambulismo literario, y gracias por ser esa red de la que hablan. De todas formas, estoy muy lejos de realizar ese tipo de hazañas, entre otras cosas por la extensión de los escritos. Jajaja!
    Imprenta y Abogado Malaga, aprecio la sinceridad y objetividad, como siempre.
    “Con todo mi respeto”, gracias por el análisis y en consecuencia voy a tratar de ser menos predictivo. Por otro lado, no sé en qué sentido utilizás el término “verdad”.
    Antonio, seguramente era un problema estético el del funambulista.
    Es verdad Xulita, acertada la observación.

    02 Julio 2010 | 16:36

  11. Dice ser Marisa G.S.

    “El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura.” Es una frase muy acertada para quien quiere conseguir algo. Y pienso que Walter escribe para conseguir, a base de fallar algunas veces , conseguir estar en el otro extremo del alambre.
    ” El escritor sólo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad.”. Otra frase muy acertada.Las dos, se me vinieron a la memoria al leer tu microrrelato.
    Ah, que no he dicho de quien son, son Don Miguel Unamuno.
    Ya se sabe, el español tiene tres escritores de nombre Miguel conocidos en el mundo entero

    02 Julio 2010 | 16:57

  12. Dice ser Enmascarado

    Pues yo también creo que el secreto del literato es ser buen funanbulista, además, de mago del circo de Antonio.
    Hay que saber dar emoción, crear expectación y tener siempre el truco para dejar con la boca abierta.
    El día que uno escribe y logra conjugar bien los infinitivos, no es ni necesario tener tema para escribir, fluye directamente.
    En tu caso Walter, ya te dije una ocasión que eres de la escuela de Messi y Maradona, la escondes, driblas y la sueles clavar.
    Saludos

    02 Julio 2010 | 17:06

  13. Dice ser Szarlotka

    Tu ensayo me parece interesante.

    Hay algo que me hizo mucho ruido: “Si la historia no atrapa a los lectores y estos comienzan a pensar en dejar de leer”. Si la historia no te atrapa, la dejás de leer y listo. No comenzás a pensar en dejar de leerla. Digo, por ahí le das una oportunidad, páginas más, páginas menos, pero lo cierto es que cuando uno se aburre de un texto, lo abandona.

    A otra de las cosas que prestaría atención es al uso de los gerundios. Me han hecho tanto hincapié en eso que siempre que veo alguno me llama la atención: “se aventura cual Quijote a caminar sobre las líneas de sus propios textos, haciendo equilibrio arriba de su prosa y atrapando así la atención del lector”. Mi versión: se aventura cual Quijote a caminar sobre las líneas de sus propios textos haciendo equilibrio arriba de su prosa. Así atrapa la atención del lector. (Una sutileza)

    ¡A ver con qué nos sorprendés mañana! Por si acaso (por cábala), en lo posible que no tenga que ver con el fútbol.

    ¡Saludos!

    03 Julio 2010 | 05:22

  14. Dice ser Víctor

    Pero vale la pena arriesgar, Walter, como tú en este texto. Saludos.

    03 Julio 2010 | 11:51

Los comentarios están cerrados.