BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

La OCDE nos saca los colores: España gasta el doble en beneficios sociales para los más ricos que para los más pobres

Miren esta gráfica situada debajo de este párrafo. Deténganse en ella un minuto o dos. Mide los porcentajes de beneficios sociales en dinero contante y sonante que se pagan a los quintiles* de población más ricos y a los más pobres. Es una gráfica que aparece en un reciente informe de la OCDE sobre gasto social y del que he conocido gracias al politólogo (y amigo) José Fernández Albertos. Lo que muestra en esencia esta gráfica es que el gasto social en España no se reparte con equidad entre las distintas clases sociales. Bien al contrario, parece estar sirviendo para aumentar la desigualdad: Mientras que el 20% de la población de renta más baja recibe un apenas un 10% del total del gasto público social, el 20% de población más rica recibe algo más del 25%.

ocde beneficios sociales

El gasto público, tal como está diseñado en España, tiene efectos regresivos y no permite redistribuir la riqueza, sino al contrario. El país se sitúa así en el entorno de países como Italia, Grecia o Portugal, pero también como Austria o Luxemburgo. En el otro extremo, Australia, Noruega y Dinamarca, entre otros, muestran altísimos niveles de redistribución en favor de los quintiles más pobres.

En este blog he hablado muy frecuentemente del tema de la desigualdad económica (aquí o aquí, por ejemplo). Es uno de mis temas preferidos ya que cada vez hay más y mejor investigación científica al respecto. La lucha contra la desigualdad no es solo un tema moral o político. La evidencia muestra que es un tema de eficacia económica. Está claro que toda sociedad que quiera disponer de incentivos para la innovación y la creación de riqueza ha de sufrir con ciertos niveles de desigualdad, pero ésta no puede ser (en mi opinión) extrema, ya que en ese caso destruye los fundamentos de los sistemas democráticos tal cual los conocemos y genera un montón de externalidades negativas. Así, hay estudios recientes que concluyen que los países menos desiguales son los que luego crecen de forma más estable y resisten mejor las crisis.

Los datos de Eurostat (ver gráfico inferior) demuestran que España está muy por debajo aún en el gasto público social respecto a la media europea (6.026 euros por persona, por debajo incluso de Grecia). Pero a nivel de PIB per cápita el país está mucho más cerca de la convergencia con la UE. Es decir, que en teoría hay margen para cambiar y mejorar la recaudación y el gasto público, así como la distribución del mismo. La sostenibilidad futura de la economía española depende de ello. No es posible continuar con estos niveles de desempleo, pobreza infantil, desahucios y pobreza energética. No son asumibles más bajadas de salarios “lentas ineficaces e injustas”. No es propio de un país todavía rico. Lo diga Podemos o lo diga quien sea.

gasto social ue

*Quintiles son los grupos de ciudadanos resultantes de dividir la población entre 5 partes iguales, según su renta. El quintil más bajo sería el 20% más pobre, mientras que el quintil más alto sería el 20% más rico.

13 comentarios

  1. Dice ser NeoElSalteador

    Lees estos datos y ves la correlación entre los datos económicos y lo que se puede ver en la calle.

    Este estudio certifica que no fue una crisis, es una estafa. Igual que con el atentado de falsa bandera de las Torres Gemelas se consiguió poder espiar a cualquiera, con esta crisis se ha permitido saquear a cualquier país.

    Están sacudiendo a conciencia el árbol para que caiga la fruta madura: pensionistas, personas en riesgo de exclusión y todo aquel con pocos recursos.

    Es triste darte cuenta que los políticos son psicópatas que no tienen respeto por el pueblo llano y que prefieren agasajar al rico. Estamos en un estado feudal mangoneados por un rey loco.

    El sistema está montado por ellos y para ellos. Difícilmente cambiará desde dentro. La transición debe darse desde fuera y probablemente, violentamente.

    03 diciembre 2014 | 09:15

  2. DETERMINISMO BIOLÓGICO
    El resurgimiento de los discursos sobre la “desigualdad natural” y el determinismo está relacionado con el retroceso político y el aumento de las desigualdades.

    “El hombre es desigual biológicamente, nadie duda hoy que se heredan los caracteres físicos como la estatura, color de piel… y también el cociente intelectual. La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social: no es posible la igualdad del poder político, tampoco la de la autoridad, o de la actividad, o la del premio, o la de oportunidades, ni si quiera la económica. […] Demostrada de forma indiscutible que la naturaleza, que es jerárquica, engendra hombres desiguales, no tratemos de explotar la envidia y el resentimiento para asentar tan negativas pulsiones la dictadura igualitaria. […] La igualdad implica siempre despotismo y la desigualdad es fruto de la libertad”. No, no me estoy alucinando. El más avispado rápidamente reconocerá la pluma y asomará en su mente un nombre; y reirá por no llorar. Para aquellos que todavía no lo tengan claro, decirles que estas palabras fueron escritas por Mariano Rajoy el 24 de julio de 1984 en el “Faro de Vigo” al realizar una crítica “cualificada” de una obra titulada “la envidia igualitaria”. Ahora comprendemos mejor lo que está ocurriendo, ¿verdad? Stephen Jay Gould denomina a estos momentos actuales en los que vivimos como “momentos de retroceso político” y escribía en 1996: “los resurgimientos del determinismo biológico se correlacionan con episodios de retroceso político, en especial con las campañas para reducir el del Estado en los programas sociales, o a veces con el temor de las clases dominantes, cuando los grupos desfavorecidos siembran cierta intranquilidad social o incluso amenazan con usurpar el poder”. Hay abundantes escritos sobre la relación entre la ciencia, en este caso el determinismo biológico que cita Gould, y que podemos leer y sentir en nuestro presidente, y la legitimación del poder. Por ejemplo, el historiador de la ciencia aragonés Mariano Hormigón y el ruso Sergey Kara-Murza, en 1990, escribían que “cualquier régimen político que pretenda lograr la más mínima estabilidad precisa demostrar su legitimidad, su correspondencia con ‘el orden natural de las cosas’, utilizando argumentos que sean convincentes para una parte de la población suficientemente grande”.

    Gould identifica tres “momentos de retroceso político” en la reciente historia de EE.UU. que, por añadidura, podríamos situarlos en un contexto también global; a saber, el crac de 1929 donde las tesis del determinismo biológico triunfan en EE.UU, Alemania y Gran Bretaña, la década de los 70, donde se implementan los programas neoliberales y, (y este exclusivo de EE.UU) un tercer momento en la década de los 90. La historia va demandando incorporar un cuarto “momento de retroceso político”.

    Creo, firmemente, que existe una dimensión que, pese a estar considerada en los debates actuales sobre las hipótesis que mejor explican la situación actual, no se le ha dado la importancia que tiene: el odio de clase; de aquellos que poseen cantidades ingentes de dinero, propiedad y poder, frente a los que todos los días batallamos con la vida. Nos hacemos un flaco favor si no entendemos bien esta perspectiva; si no entendemos que los que actualmente ostentan el poder no sienten ningún tipo de empatía frente a un desahucio, frente a un suicidio, frente al drama del paro, frente a las muertes en las fronteras del “paraíso”. ¡No sienten nada! No hay otra explicación posible a frases como “¡Que se jodan!” pronunciada por Andrea Fabra, diputada del PP e hija de Carlos Fabra, durante la convalidación del decreto que incrementaba las condiciones para acceder a la prestación por desempleo. Qué otra cosa que el racismo, la sensación de superioridad y el odio al pobre pueden llevar a decir al directivo de la multinacional Bayer, Marijn Dekkers, “No creamos este medicamento para los indios, sino para los occidentales que pueden pagarlo”. Esta frase contiene, condensada en ella, toda la lucha que deberemos de librar durante las próximas décadas: neo-imperialismo, los derechos de propiedad intelectual y el monopolio del conocimiento que suponen, la desigualdad social, la privatización de la sanidad (“occidentales que puedan pagarlos”), etc.

    En una situación, que el politólogo Robert Jessop define como una transición del “Estado de bienestar keynesiano” al “Estado competitivo Schumpeteriano o Estado trabajista”, y que un mortal denominaría “retorno al esclavismo”, cabe dotar al proceso de una justificación, y esta no va ser otra que el “determinismo biológico”. La propia reforma de educación planteada por el ministro Wert encaja como anillo al dedo en este marco conceptual. Según lo que se conoce hasta ahora, los institutos pasarán a financiarse dependiendo del rendimiento escolar de los alumnos. Aquellos institutos con menores notas, recibirán menor presupuesto. ¿Alguien duda en que barrios se situaran estos institutos? Para ellos es la “envidia de la igualdad”, para nosotros es “un sueño de igualdad”.

    Un fantasma recorre el mundo, es bigotudo y se esconde tras trajes, dinero, poder y corbatas”.

    Álvaro González Molinero
    Es biólogo
    diagonalperiodico.net 03/04/14

    03 diciembre 2014 | 09:36

  3. Dice ser castarco

    Aunque estoy en desacuerdo con lo que está pasando y creo que tendría que haber más y mejores políticas redistributivas, esta gráfica no significa que las medidas actuales sean regresivas. Se está malinterpretando completamente.

    El 20% más rico de la población seguramente tiene más del 25% de la riqueza del país, eso significa que se les detraen recursos, no que se les den (aunque tal vez hubiera que exigirles más y darles menos, solo tal vez).

    Igualmente, habría que ver qué porcentaje de la riqueza nacional posee el 20% más pobre de la sociedad, pero si por casualidad posee menos del 10% de la riqueza, entonces sí que existe redistribución, aunque no sea suficiente.

    Que se puede ser más generoso con la población pobre lo demuestran los países que aparecen en el lado izquierdo de la gráfica, ahora bien, eso no quita que el artículo esté muy mal redactado y sea poco serio.

    03 diciembre 2014 | 12:05

  4. Dice ser Roberto

    Lo peor es que lo saben y lo hacen a propósito.

    Quieren acabar con las clases medias y transformar a España en un paraíso de la contratación esclava.

    03 diciembre 2014 | 12:49

  5. Dice ser Roberto

    Me encanta pinchar en los “aquí o aquí”
    Que intriga… Dónde iré… Quizá a aquí… o aquí…

    😉

    03 diciembre 2014 | 12:55

  6. Dice ser santaklaus

    Hablamos de gasto. ¿Qué hay de los ahorros? Los ricos se ahorran los impuestos que no pagan.

    03 diciembre 2014 | 14:44

  7. Dice ser Eduard

    Nicolàs,

    En primer lugar quiero agradecer que cites la fuente e incluyas un enlace al informe original. Poca gente lo hace.

    Sin embargo debo criticar el sesgo del artículo.

    En el titular te refieres a beneficios sociales pero el contenido del artículo versa sobre los beneficios recibidos en efectivo (ver encabezados de la figura 5).

    El 60% de los beneficios en efectivo corresponde a las pensiones. (obtenido de la figura 4 del informe.) El mismo informe explica la forma de la figura 5 justo debajo de ella. Viene a decir (traducción libre) que las personas que más han cotizado reciben pensiones más altas.

    Aunque claro un titular “Las personas que más han cotizado reciben pensiones más altas” dudo que fuera portada de menéame.

    Saludos,
    Eduard

    “in these latter countries social transfers often go to richer households, because these
    benefit payments are often related to a work history in the formal sector, and often concern pension payments to retired workers”

    03 diciembre 2014 | 21:42

  8. Dice ser jones-lope

    Para rajoy, desde la prehistoria, la raza humana se ha comportado de forma jerárquica,(como los animales,),como lo que somos.Pero no se nos puede olvidar,que gozamos de racionalidad y sentido común,gracias a la evolución,como para saber que el estado del bienestar,esta construido para los elegidos (según rajoy y compañia).porque no es repartir equitativamente la riqueza,sino poder mantener e incrementar la seguridad juridicoreconomicasocialde la que disfrutan,según rajoy por herencia casidivina ,”como el rey”.Yo pienso igual esto cambiara,pero por desgracia con violencia …

    04 diciembre 2014 | 13:02

  9. Dice ser silvia

    Entendemos entonces Eduard q en los países q muestran otra gráfica se paga mas jubilación al q menos cotiza. De cajón q te pasas de listo

    04 diciembre 2014 | 14:47

  10. Dice ser Federico

    Como dice Eduard,la cosa es exactamente así. En España es casi el 80% de los “social benefits in cash” lo que tiene forma de pensiones. Hay dos modelos de pensiones en la OCDE:

    -El anglo-neerlandés-escandinavo (al que Alemania y Austria se van apuntando poco a poco): pensiones planas de entre 800 y 1600 euros (según pàís, bajas en UK, la mayor en Noruega) y cotizaciones sociales bastante planas y relativamente bajas. El resto de la pensión no es gasto público sino privado. EN Dinamarca, UK, USA, Holanda, Australia, etc, uno cotiza poco y la pensión estatal es escasa y muy igualada, pero hay obligación de aportar a un segundo pilar privado y a veces a un tercero también privado. Un holandés o noruego que cobra 3000euros de retiro, perciobe menos de la mitad, y a veces de un tercio, de las arcas públicas.
    -El mediterráneo que sigue vigente en Alemania (aunque transicionando) y algún otro: abanico amplio de cotizaciones (de 3000 a 15.000 euros en España por persona) y a cambio pensiones también muy abiertas (de 600 a 2400). En estos países NO hay apenas modelo privado, el poco que existe es voluntario tanto de segundo como de tercer pilar.

    Y esta es la UNICA razón de que los beneficios sociales monetarios se repartan muy equitativamente en Australia o UK (donde el Estado reparte en pensiones un 5-6-7% del PIB de modo muy igualitario) y menos en Italia, España o Grecia,, donde hay (Italia) pensiones de hasta 3.500 euros mensuales, y 2.500*14 en España (en Alemania el maximo es 2300*12 y hace falta cotizar muchos años por el máximo,más que en España).

    Es decir, que por no saber (por eso el autor no tendrá el valor de publicar esto), un gráfico que demuestra que las pensiones del Sur europeo son altas, es utilizado como arma para decir no-sé-que sobre los ricos.

    Aparte, en el quintil superior de renta en España se entra con 30.000 euros si se es asalariado y 20.000 si computamos a todos los adultos,eso son los hogares “ricos”:

    04 diciembre 2014 | 15:50

  11. Dice ser MIGUEL

    *Cuantil

    04 diciembre 2014 | 16:41

  12. Dice ser Elidio Flores

    hola un saludo a todos desde Jandia estamos unidos 35625

    04 diciembre 2014 | 21:35

  13. Dice ser jose luis fernandez de castro diaz

    Estais haciendo un buen trabajo. Animo

    07 diciembre 2014 | 10:00

Los comentarios están cerrados.