BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Fedea, Garicano y las presiones que recibe en España el pensamiento crítico

“Personalmente a mi me han llamado amenazándome con un expediente disciplinario por escribir (…) Esto parece una república bananera. Dan ganas de exiliarse, la verdad”. Quien me dijo esto, hace unas semanas, es editor de uno de los blogs de opinión y análisis más influyentes de España. Hablábamos de las presiones recibidas por quienes a través de bitácoras como Nada es Gratis, ¿Hay derecho? o De Cigarras y Hormigas tratan de, entre otras cosas, alimentar el debate sobre las políticas más indicadas para salir de esta crisis.

Muchas veces, y a pesar de su tono moderado, las críticas procedentes de estas webs (soportadas algunas por think tanks más grandes detrás) son las que más duelen en el Gobierno, ya que a menudo los que las exponen son colegas de promoción, académicos o funcionarios. Colectivos con especial incidencia en el Ejecutivo. No es lo mismo que yo diga que la venta de entidades financieras nacionalizadas ha sido un desastre a que lo diga, por ejemplo, el profesor Tano Santos. Porque son expertos, son influyentes, y porque saben que el alcance de sus críticas es internacional.

Es sabido que desde hace meses, varios de los principales editores de Nada es Gratis, los economistas Luis Garicano y Jesús Fernández Villaverde (dos de los investigadores españoles más prestigiosos a nivel internacional) han dicho adiós tanto a su participación en el blog como en sus respectivas cátedras en la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), el think tank impulsado por el Banco de España y financiado por las grandes compañías españolas. Una pérdida irreparable.

¿Presiones? ¿De quién? ¿A quién? A pesar de que es vox populi que los más altos poderes del Estado han tenido algo que ver con la marcha de Garicano y Fernández Villaverde, nadie se atreve a dar detalles de lo ocurrido. Unos porque no quieren perjudicar a los actuales miembros de Fedea y otros porque aseguran no haber recibido ningún tipo de presión.

Más allá de que varios miembros de Fedea se hubieran significado como grandes críticos del Gobierno a lo largo de la legislatura (también en la pasada, con Zapatero, por si alguien no lo recuerda), lo cierto es que han sido varios artículos de NeG (y otros publicados en El País o en El Mundo) los que han molestado especialmente al Ejecutivo. Por ejemplo, este de Fernández Villarde sobre los nombramientos de la recién creada CNMC. Tras dejar el blog dependiente de Fedea, ha encontrado acomodo en ¿Hay Derecho?, una bitácora independiente de cualquier interés corporativo que pueda ser influido por el Gobierno o las grandes corporaciones.

Esta tarde hemos sabido (lo publica El Mundo) que el profesor Ángel de la Fuente será a partir de ahora el nuevo director de la Fedea, en sustitución del hasta ahora máximo responsable, Michele Boldrin. De la Fuente, que es un prestigioso académico —autor de algunos de los mejores estudios sobre balanzas fiscales y financiación territorial— no es culpable de lo ocurrido antes de su llegada. Ni mucho menos. Sí que ha dejado clara su intención de no hablar de política, sino de políticas. Espero de verdad que lo ocurrido con Garicano y Fernández Villaverde no suponga una futura autocensura tanto para él como para el resto de magníficos investigadores que aún quedan. Porque les necesitaremos.

2 comentarios

  1. Dice ser Juan

    A eso, querido indignado, se le llama censura. Y sí, la practican todos los gobiernos y grupos de poder fácticos aledaños, precisamente porque no soportan que alguien con más prestigio les lleve la contraria en público. Así de frágiles y patéticos son los políticos. Todo su poder reside en inmensas marañas de mentiras y cuando alguien tiene la capacidad de ponerles en entredicho le atacan con todo cuanto tengan hasta que deje de ser peligroso..

    26 marzo 2014 | 10:32

Los comentarios están cerrados.