BLOGS
Smelly Cat Smelly Cat

El 'happy place' de las series de televisión

Entradas etiquetadas como ‘series finale’

‘American Crime’: el adiós definitivo del último gran milagro seriéfilo

American CrimeUna American Crime aburrida es mejor que el 90% de todas las series estrenadas en Estados Unidos en los últimos años. También lo son una American Crime irregular, una American Crime obvia, una American Crime trágica, una American Crime cruel. Porque American Crime es una serie importante. No importante en plan “es imperfecta, pero pone sobre la mesa una cuestión imprescindible”, no. Es una gran serie que además es necesaria. Mientras veía la segunda temporada, que emitió la cadena ABC en 2016 (en España lo ha hecho Movistar+), tenía todo el rato la sensación de que estaba ante algo que ya conocía, hasta que me di cuenta de que era The Wire: el espíritu realista, la vocación social, la maestría narrativa… El caso de American Crime era en cierta manera todavía más encomiable, porque se emitía en un canal en abierto, no en uno de pago, con la libertad que implica. Por ello no ha sobrevivido a la última quema.

Hace unas semanas, en plenos upfronts de las networks estadounidenses, cuando deciden qué ficciones continúan con ellas y cuáles no, supimos que ABC no renovaría American Crime de cara a una cuarta temporada. Era una pequeña tragedia, pero algo sin importancia si consideramos que ha existido. Fue un milagro irrepetible, producto de un lugar y un momento concreto (la Norteamérica sumida en la desigualdad, previa a la era Trump), de un creador y un reparto en estado de gracia. Quizá ni siquiera sepáis qué es American Crime, así que ahí va: una antología centrada en diferentes crímenes que hacen saltar por los aires los resortes sociales, sobre todo el racismo, el clasismo, la xenofobia y el machismo. ¿Una serie criminal en la que quién lo hizo no es lo más importante, sino la crítica cultural? ¿En un canal en abierto? No nos lamentemos porque se despida, alegrémonos porque existió. Así es el legado de American Crime.

Lee el resto de la entrada »

Adiós a ‘2 Broke Girls’, la pequeña revolución sexual de Max y Caroline

2 Broke GirlsMayo es un mes de infarto para los aficionados a las series. En la antesala del verano (perdón por esto) las cadenas estadounidenses en abierto celebran los upfronts, donde se anuncian sus renovaciones, cancelaciones y nuevos proyectos para la temporada que comienza en otoño. Los últimos días han sido moviditos, y hoy nos hemos despertado con una noticia importante para algunos de nosotros: CBS ha cancelado 2 Broke Girls. Los rumores ya estaban en la arena mediática desde hace unas semanas, cuando la serie emitió los últimos capítulos de la sexta temporada, y a pesar de la negativa de sus productores, la muerte se ha confirmado. Seamos sinceros: no ha sido un acontecimiento de gran impacto, ya que la serie ha tenido una evolución muy irregular (por no decir ninguna), pero existía un pequeño culto que, habiéndola abandonado incluso, seguía apreciando sus pequeños riesgos y el carisma irreplicable de sus protagonistas.

2 Broke Girls, creada por Michael Patrick King (Sexo en Nueva York) y Whitney Cummings, vio la luz en 2011, una temporada memorable en la pantalla norteamericana por la cantidad de ficciones creadas y protagonizadas por mujeres. Meses antes de que Girls debutara en HBO, y en la misma entrega en que Fox estrenó New Girl, las aventuras de Max y Caroline se alzaron como un entretenimiento más humilde, una comedia de situación tradicional, que no obstante mostró cierto atrevimiento en el tono. Las dos camareras a las que han dado vida Kat Dennings y Beth Bers se conviertieron en las chicas peor habladas de la televisión, y además plantearon una idea novedosa, por mucho que pueda sorprender: aparcar la vida romántica y emocional de sus personajes femeninos para permitirles lograr su ambición, montar su propio negocio de cupcakes. El sueño se les puso difícil, pero ellas lo pelearon con amistad y girl power.

Lee el resto de la entrada »

‘Girls’ se despide con un epílogo agridulce y un legado generacional imborrable

GirlsHay muchos tipos de finales de series de televisión, y hay incluso varios para la misma. Un ejemplo muy interesante al respecto es Girls, de la que sus seguidores ya habían coronado dos desenlaces antes de que HBO emitiera el suyo: I Love You Baby, el capítulo perfecto, que clausuró la quinta entrega con un genial broche de oro para todas sus tramas, y Goodbye Tour, el episodio previo al último, dedicado a una de las grandes inquietudes de la ficción, la amistad entre sus protagonistas. El final verdadero, “el que vale”, es Latching, lanzado hace solo unas horas en Estados Unidos y en España, y podríamos describirlo como epílogo ya que, teniendo en cuenta que todo lo importante estaba contado, funciona más como una coda que como un punto y final. Por eso decepcionará a muchos, pero es en cierta manera el sino de los finales de series; los incondicionales tienen las expectativas tan altas a estas alturas de la película que apenas podemos recordar un par de ellos que hayan convencido a todo el mundo.

SPOILERS! Si no sabes dónde hemos dejado a Hannah Horvath, no sigas leyendo.

Latching, escrito por Lena Dunham, Judd Apatow y Jenni Konner, y dirigido por esta última, productora y mano derecha de la primera durante las seis temporadas de Girls, realiza, como muchos sospechábamos, un salto en el tiempo a la Hannah Horvath madre. Considerando que las líneas narrativas principales (su relación con Adam, y con Marnie, Jessa y Shoshanna) ya estaban resueltas, lo único interesante es retomar todo el relato un tiempo después. Cinco meses después de su mudanza, la protagonista vive junto a Marnie, que se ha propuesto una especie de sacrificio personal ayudando a su amiga a cuidar a su bebé, pero esa convivencia tiene todas las papeletas de saltar por los aires. Con una Hannah hormonal, una Marnie parásita, y una aparición un tanto necesaria de Loreen, la madre de la primera, el desenlace de Girls opta por recuperar temas clave de la ficción y darles un cierre positivo y satisfactorio a través de otra cuestión inédita en sus figuras centrales: la maternidad joven.

Lee el resto de la entrada »

‘Big Little Lies’ demuestra por qué necesitamos más series protagonizadas por mujeres

Big Little LiesReconozco que tuve mis recelos en la recta inicial de Big Little Lies, y que en realidad no me parece una serie ni mucho menos redonda. No me parece que el trabajo de David E. Kelley al guion (Ally McBeal, El abogado) sea tremendamente sofisticado, ya que solo un par de tramas convergen en un punto interesante, y solo una es realmente buena. Tampoco que Jean-Marc Vallée (C.R.A.Z.Y., Dallas Buyers Club) destaque especialmente en la dirección, más allá de un par de escenas brillantes y un montaje bastante cargante. Pero esto puede ser solo cuestión de preferencias. Lo que sí está claro es que si ha atrapado a gran parte de la crítica ha sido por algo, más allá de su despliegue de producción; el regreso de actrices muy populares con papeles atractivos e interpretaciones increíbles; un tema doloroso y de triste actualidad, la violencia sexual y machista; y un final que da la vuelta a lo que ha propuesto antes, desmontando las expectativas de forma inspiradora.

Hace unos días, la columnista estadounidense Emily Nussbaum, que escribe para The New Yorker y que recibió el pasado mayo el premio Pulitzer de crítica, publicaba un tuit bastante irónico y acertado: Big Little Lies va exactamente de los mismos temas que True Detective (abuso sexual, matrimonio, asesinato y paisajes), pero es cien veces mejor”. Metía el dedo en la llaga de un debate que está siempre en las páginas de los críticos más lúcidos: si algunas series estuvieran protagonizadas por hombres, tendrían mejor recepción. HBO, la misma cadena que emitió True Detective, ha realizado a este respecto un movimiento político con Big Little Lies: la ficción nos propone entrar en un juego de intrigas de mujeres enfrentadas para deconstruir el mito de la rivalidad femenina y destruir así todas esas ideas preconcebidas.

Lee el resto de la entrada »

‘Bones’ se despide para siempre y recordamos otras parejas con química de las series de televisión

BonesMuchos seriéfilos recordarán esta noche, la del 28 de marzo de 2017, como una histórica. Se despide para siempre una de las ficciones modernas más populares, o al menos una que ha formado parte de una etapa muy influyente: la generación de 2004, que alumbró series como Perdidos, House, Mujeres desesperadas o Veronica Mars, creó también una cosecha posterior de interesantes series procedimentales, las del caso de la semana. Bones, que ha sobrevivido en Fox durante 12 temporadas, destacó en sus comienzos por su tono divertido, algo cínico, así como por su protagonista femenina, a quien dio vida la querida Emily Deschanel, pero sobre todo lo hizo por su pareja protagonista, una química incuestionable que conquistó a un culto notable de fans.

Aprovechamos la despedida (¿algo trágica, o eso parece?) de Bones para recordar otros grandes dúos emocionales y profesionales que han marcado las series de televisión, ya recogidos en un artículo de Gonzoo.

Bones Brennan y Seeley Booth (Bones)
De compañeros de trabajo a esperadísimo matrimonio de ficción. Tras años de tensión sexual no resuelta, los fieles de Bones consiguieron que Huesos y Booth pasaran por el altar después de tener su propio hijo. ¿Se rompió entonces la magia? Emily Deschanel y David Boreanaz han dado vida a uno de los romances históricos de la pequeña pantalla durante doce temporadas.

Lee el resto de la entrada »