Smelly Cat Smelly Cat

El 'happy place' de las series de televisión

‘American Crime’: el adiós definitivo del último gran milagro seriéfilo

American CrimeUna American Crime aburrida es mejor que el 90% de todas las series estrenadas en Estados Unidos en los últimos años. También lo son una American Crime irregular, una American Crime obvia, una American Crime trágica, una American Crime cruel. Porque American Crime es una serie importante. No importante en plan “es imperfecta, pero pone sobre la mesa una cuestión imprescindible”, no. Es una gran serie que además es necesaria. Mientras veía la segunda temporada, que emitió la cadena ABC en 2016 (en España lo ha hecho Movistar+), tenía todo el rato la sensación de que estaba ante algo que ya conocía, hasta que me di cuenta de que era The Wire: el espíritu realista, la vocación social, la maestría narrativa… El caso de American Crime era en cierta manera todavía más encomiable, porque se emitía en un canal en abierto, no en uno de pago, con la libertad que implica. Por ello no ha sobrevivido a la última quema.

Hace unas semanas, en plenos upfronts de las networks estadounidenses, cuando deciden qué ficciones continúan con ellas y cuáles no, supimos que ABC no renovaría American Crime de cara a una cuarta temporada. Era una pequeña tragedia, pero algo sin importancia si consideramos que ha existido. Fue un milagro irrepetible, producto de un lugar y un momento concreto (la Norteamérica sumida en la desigualdad, previa a la era Trump), de un creador y un reparto en estado de gracia. Quizá ni siquiera sepáis qué es American Crime, así que ahí va: una antología centrada en diferentes crímenes que hacen saltar por los aires los resortes sociales, sobre todo el racismo, el clasismo, la xenofobia y el machismo. ¿Una serie criminal en la que quién lo hizo no es lo más importante, sino la crítica cultural? ¿En un canal en abierto? No nos lamentemos porque se despida, alegrémonos porque existió. Así es el legado de American Crime.

American CrimeSu existencia se la debemos a John Ridley, guionista de 12 años de esclavitud, y a la valentía de ABC para producirla, una alianza que, junto a actores como Felicity Huffman, Tim Hutton, Lili Taylor o Regina King, hoy vemos más necesaria que nunca, y seguro que en el futuro también. La idea me resultó algo extraña al principio (de hecho, mis reacciones ante el primer capítulo fueron bastante negativas): la temporada inicial narraba cómo el asesinato de un matrimonio joven implica a varios sospechosos que lo son solo por sus orígenes y su complicada situación social, y me pareció una especie de Crash (hablo de la cinta de Paul Haggis, de 2004) un tanto lastimera y evidente al mostrar ese microcosmos social. Pero la segunda entrega supuso toda una revolución; no solo por suponer el paso natural de una ficción que quería hacer sangre en la desigualdad, sino que se acercaba a la violencia sexual desde otro punto de vista.

La dura historia de Taylor (gran Connor Jessup), un joven al que viola un compañero de clase y al que todo el mundo da la espalda, no solo por ser un chico gay, sino por pertenecer a los alumnos pudientes de una escuela elitista, se convirtió en un pequeño fenómeno. Sirvió para enganchar a la ficción a algunos indecisos y para ganarse el favor de la crítica, colándose en las listas de lo mejor de 2016. Eso ayudó a que todos estuviéramos deseando hincarle el diente a la tercera temporada, y aunque ha vuelto al espíritu de la primera entrega, menos impactante, más solemne y más dispersas (un conjunto de historias sobre el esclavismo en el siglo XXI), por fin hemos entendido que de eso va American Crime. Es una ficción sencilla, humilde, sensible, que pasa tan de puntilla como sus polémicas, pero de la que no hay manera de levantar cabeza cuando te has sumergido. American Crime nos ha dado tanto en tan poco tiempo que merece marchar en paz; la recordaremos incorruptible y necesaria.

¿Habéis visto American Crime? ¿Cómo os habéis tomado la cancelación?

También os puede interesar:

‘Young Sheldon’ y otros tráilers de series nuevas que debes conocer

Adiós a ‘2 Broke Girls’, la pequeña revolución sexual de Max y Caroline

Pues claro que ahora nos interesan más los personajes femeninos que los masculinos

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.