BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

La búsqueda ‘in extremis’ de un acuerdo para Grecia

El presidente de la Comisión Europea recibe al primer ministro griego Alexis Tsipras.  (JULIEN WARNAND/ EFE)

El presidente de la Comisión Europea recibe al primer ministro griego Alexis Tsipras. (JULIEN WARNAND/ EFE)

El corresponsal del Financial Times en Bruselas Peter Spiegel bromeaba con el hashtag #Neverendingstory en un tweet sobre el transcurso de las negociaciones entre los altos cargos de la Troika –Christine Lagarde (FMI), Jean Claude Juncker (Comisión Europea) y Mario Draghi (BCE)- y el gobierno de Alexis Tsipras.

A pocos días de la fecha límite para que expire la segunda prórroga del rescate –Grecia tiene que pagar al FMI el próximo martes y al BCE el 20 de julio- y cuando parecía que tras meses de tensión el gobierno heleno y los socios negociadores habían llegado a un acuerdo que permitiría refundar el programa de asistencia –está pendiente el desembolso de 7.200 millones de euros-, algunos puntos han impedido que los distintos documentos presentados en forma de propuesta por parte de Tsipras no hayan visto luz verde.

Buscar un consenso ‘in extremis’ que cuente con el sí de los acreedores, el del Eurogrupo, el del gobierno griego (y complazca especialmente al alemán) no está siendo nada fácil, como se ha demostrado esta semana. Desde el lunes se ha pasado por impresiones –que sí que llegan a un acuerdo, que parece que no- y fases bien distintas – avance, o paralización o “retroceso” –que por ahora han terminado por posponer la reunión que el Eurogrupo tenía prevista hoy para discutir las trabas que dificultaban la negociación. Según parece, sin embargo, la reunión de los ministros de finanzas de la eurozona se hará finalmente el sábado (¡cómo les gusta reunirse los fines de semana y terminar a horar intempestivas!).

Mientras la Troika apuesta sobre todo por medidas de recorte, el gobierno de Tsipras prefiere optar por medidas para una mayor recaudación, como subir los impuestos, puesto que más recortes sin previsión alguna de crecimiento mantendrían a Grecia en esta crisis permanente en la que se encuentra tras años de austeridad y que ha dejado el país con un 25% menos de PIB, una deuda del 180% y una tasa de paro de más del 25%.

La semana empezó con un principio de acuerdo que fijaba el ahorro (recorte) griego en 7.900 millones de euros. La cuestión que se debate ahora es qué tipo de malabares debe hacer Grecia para conseguirlo. Algunas de las medidas presentadas por Tsipras no han convencido al FMI y de ahí que se haya tumbado el principio de acuerdo del lunes. La institución dirigida por Lagarde pide a Grecia que en lugar de aumentar el impuesto para los hoteles hasta el 13% -actualmente es del 6,5%- se aplique un 23%. Otra petición –ésta compartida por las tres instituciones- es la de subir las contribuciones de los jubilados del 4 al 6%, un punto más de lo que propone Grecia. Si bien la troika acepta tocar las pensiones no acepta una modificación del tipo impositivo que perjudicaría las rentas más altas o aquellas sociedades con beneficios empresariales más elevados.

Por si no fuera de por si complicada la posición de Tsipras, que debe ceder en lo justo si no quiere volver a casa como un vendido pero con un acuerdo en mano, también debe valorar a la hora de negociar la posible (aunque no probable) oposición de la parte más radical de su partido, que consideraba que era el momento clave para no claudicar ante las exigencias de la Troika y apostar, de ser necesario, por una declaración unilateral de impago. Si los diputados de este sector no votaran a favor de la propuesta en el Parlamento nacional Tsipras debería buscar el apoyo en otros partidos puesto que Syriza no tiene la mayoría absoluta y puesto que los representantes más radicales en su partido ocupan buena parte de los escaños en la cámara. Pase lo que pase al final cada uno seguirá tensando la cuerda desde su extremo y presentando el acuerdo final (si lo hay) como una victoria.

1 comentario

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Yo también quiero un par de millones para no devolverlos nunca y prometo que el año próximo tambien aceptare otros dos con las mismas condiciones.

    A mí no me gusta insultar
    pero si no lees ni una novela mía
    creo que voy a empezar.
    aunque sea por tu puta tia

    http://antoniolarrosa.com

    25 junio 2015 | 22:47

Los comentarios están cerrados.