BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

La explosión de quitarse el burka

Mujeres sirias despojándose del burka tras cruzar la frontera con Kurdistán / Fuente: @jackshahine

Mujeres sirias despojándose del burka tras cruzar la frontera con Kurdistán / Fuente: @jackshahine

Cruzar la frontera de Siria al Kurdistán occidental y decir sin necesidad de hablar “por fin soy libre”. Gritar sin voz. La imagen de la semana pasada la protagonizaron un grupo de refugiadas sirias: atraviesan la frontera, se levantan aún a bordo de las camionetas que las transportan y comienzan a despojarse de sus burkas. Debajo, sin que nadie pudiera preverlo, había rostros de mujer, expresivos y pintados de sonrisas, y una explosión de color en forma de telas encendidas y brillantes que hablan de libertad. A los diseñadores de alta costura les ha tenido que doler el trasero del impacto tras la catarsis, y probablemente les ha dado una gran idea para futuros desfiles. Las fotos serían dignas de ganar el World Press Photo por lo que ha significado el terror de Estado Islámico a lo largo de todo el año para el mundo entero, pero también y muy especialmente para las mujeres en el mundo islámico; de no ser porque las imágenes, compartidas en Twitter por el periodista sirio Jack Shahine, son capturas de este vídeo filmado por su compañero y cámara Shervan Derwish.

La simbología del burka, tan ligada a la opresión, es también un arma de protección ante un fanatismo religioso que pretende arrasarlo todo, incluso arrasarnos a nosotras del mapa de la libertad y la igualdad. Las protagonistas de las imágenes ahora son libres, pero todavía son miles las mujeres que permanecen atrapadas en Siria e Irak y cuyo mayor deseo es pasar desapercibidas ante sus captores, como si fueran ovejas de un rebaño temeroso de quién será el próximo en ser sacrificado. El burka es miedo, y el miedo es lo más incompatible con la libertad. Lo de Estado Islámico con las mujeres consiste en aplicar, sin límites ni escrúpulos, un régimen de violencia que busca la sumisión, el maltrato y la esclavitud extremas de niñas, madres y abuelas.

En la cultura musulmana el papel de las mujeres en la sociedad está estrechamente ligado a la educación y a la paz, dos elementos que producen urticaria a los yihadistas. Exceptuando las zonas devoradas por la pobreza y el analfabetismo (véase Pakistán), las mujeres universitarias ya ganan terreno a los hombres en buena parte del mundo islámico. Marruecos, Irán y Arabia Saudí son buenos ejemplos de ello. En Afganistán, el papel de las trabajadoras sanitarias, las profesoras y las activistas es fundamental en la lucha contra los abusos y la exclusión social de las mujeres. Jugándose la vida, claro está.

Fenómenos como el saudí No woman, no drive o la performance de Happy en Irán proliferan hoy con el trampolín de las redes sociales, que tuvieron su explosión más evidente durante las revueltas árabes en Túnez, Egipto o Yemen. Esos pequeños avances, que en Túnez están dando ya sus frutos en clave de democracia e igualdad, con el yihadismo sólo pueden ir hacia atrás. La alergia de Estado Islámico al empoderamiento de las mujeres ha desencadenado un tratamiento paliativo altamente nocivo. Prácticas como la lapidación, la ablación, la violación y la esclavitud sexual (también de menores), el aborto provocado a golpes o los matrimonios concertados vuelven a estar a la orden del día, incluso allí donde hacía décadas que ya no existían. Aunque todas ellas nunca han sido erradicadas del todo en el mundo islámico, lejos de dejarlas atrás, los yihadistas las están haciendo resurgir dondequiera que ponen un pie.

Muchas mujeres ya hablan de Estado Islámico como la peor atrocidad que han conocido en sus vidas, siendo las iraquíes y las sirias quienes más sufren bajo su yugo. Los periodistas autores de las imágenes aseguran que la escena de las sirias despojándose con euforia de sus burkas se repite con frecuencia. Y visto lo visto, no es de extrañar.

5 comentarios

  1. Dice ser panchenko

    lo primero que se debria entregarte seria el titulo de desinformador y retirarte el de prensa y prohibirte publicacion alguna.
    lo segundo, informarte sobre las religiones etnicas y la realidad en los territorios donde se practica. o acaso crees que los miles que van a los nuevos estados, reconcidos internacionalmente por los paises progresistas, dejando atras un decadente y recalcitrante mundo fachista.
    y por ulitmo respetar las costumbre de la religiones etnicas, poque eso es dicriminacion negativa, y que recordemos ello es un delito serio desde el punto de vista de los derechos humanos. en otras palabra un crimen contra el pueblo. no porque si el presidente nos unio a la alianza para las civilizaciones. su incomensurable vision por encima de los tiempos, nos hizo ver que las religiones etnicas son nuestros aliado naturales en la lucha contra el fachismo.

    zapatero es el guia,
    lenin el salvador.

    11 junio 2015 | 15:41

  2. Dice ser el cuerpo es dignísimo

    El día que la mujer piense, bueno ya hay muchas libres que lo hacen…, que su cuerpo no es indigno, que no es afrenta ni motivo de perturbación en las gentes, que el cuerpo es algo básico, que merece el respeto de todos y todas, que es esencia de creación del ser humano, que la mente no puede convertirse en enemiga de el resto de su ser, cuando sea capaz de liberarse de las corazas de los bras y vestir braless, por ejemplo, ese día se amplificarán las posibilidades de las modas, se revolucionarán las neuronas cerradas, se verá el mundo de otro modo, como siempre pasa cada vez que se supera un muro de miedo. Entonces, mirando atrás, sólo quedará lamentarse por todo el tiempo perdido. Y como ellas, ellos. El día que el cuerpo no sea objeto de afrenta, tal vez comience una verdadera, sana y libre evolución humana. Y no es para que vayan sin ropa por las calles, que también ya hay gente que lo hace y no se hunde el Universo, sino que esa limitación emotivo.cognitiva del espíritu no suponga freno para la expresión libre de las conductas humanas, se afronte seriamente la sexualidad y sin tapujos, se pierdan complejos… se respete al ser humano en toda su verdad sin que su propia corporeidad suponga objeto de temor u ofensa.
    Dentro de poco, segunda entrega de Adán y Eva. La Humanidad libre es maravillosa. Rompe muros suavemente para beneficio global.

    11 junio 2015 | 16:13

  3. Dice ser Nogod

    Qué DELIRANTE el comentario Nº 1, y que pena da seguir observando como las religiones obnubilan cualquier pensamiento racional. En nombre de seres imaginarios imponen sus retorcidas ¿morales? y siempre sale alguien a defender conductas aberrantes, totalitarias y arcaicas en nombre de un pretendido derecho a la libertad religiosa. Lo que SÍ es “…un delito serio desde el punto de vista de los derechos humanos” es obligar a personas indefensas a comportarse, vestirse o aceptar normas arbitrarias, denigrantes y profundamente antidemocraticas con el argumento de que un señor invisible e intangible, con el que de ninguna manera podrás contactar, lo quiere así (?).
    Justificar cosas como la lapidación, la ablación o la esclavitud es inadmisible desde cualquier punto de vista minimamente racional y quién lo hace queda perfectamente retratado.
    No soy mujer, pero condeno rotundamente las ignominias que la práctica totalidad de las religiones llevan imponiendo a las mujeres desde hace miles de años. No obstante también manifiesto mi absoluta decepció al comprobar que en multitud de ocasiones son mujeres las que contribuyen (algunas encantadas) a difundir, imponer y justificar conductas tan injustas.

    11 junio 2015 | 18:24

  4. Dice ser paulinc

    Deberían largarse todas y dejar a los machos musulmanos solitos a ver lo que duraban esos jumentos retorcidos.

    11 junio 2015 | 20:50

  5. Dice ser panchenko

    Nogodc creemos que un tribunal popular que te condenara a cadena perpetua con trabajos forzados, te vendria muy bien para que reflexiones sobre tus afirmaciones fachistas…

    12 junio 2015 | 01:26

Los comentarios están cerrados.