BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Cuba concilia, pero los vecinos siguen jugando a la Guerra Fría

Panamá, la Cumbre de las Américas, fue el escenario de la foto histórica.

Obama y Castro (Raúl), sentados delante de una escasa escenografía con una mesita con flores. Juntos. A sus costados, las traductoras. Frente a ellos, un grupo de periodistas acreditados aguarda la palabra, una frase que corte como un cuchillo el aire denso de los que esperan, sabiéndose testigos de un momento histórico.

 “Estoy de acuerdo con todo lo que Obama acaba de decir”, sentencia  Castro.

20 minutos foto obama castro

Raúl Castro y Barack Obama en la conferencia de prensa de la Cumbre de las Américas. Panamá.

Más de 50 años de enfrentamientos, de luchas anti-imperialistas, de secretos de espías, de la CIA, de la Revolución, del fin de las relaciones bilaterales, Bahía de Cochinos, la URSS, Reagan, el embargo, las cartillas de racionamiento, el Che Guevara, Gorbachov. Todo englobado en una nebulosa que dos países están dispuestos a dejar de lado para avanzar al Siglo XXI.

Es que en cuatro meses hubo más avances en la relación que en el último medio siglo. Un acto simbólico que cierra un capítulo de la historia que, por más que Putin o Kim Jong-Un insistan, marca el cambio de siglo y la caída del uno de los últimos bastiones de la Guerra Fría, quizás el más significativo.

Cuba decidió negociar para encontrar un poco de oxígeno financiero, por su alta dependencia de las remesas, su economía en baja y la crisis en Venezuela, su “salvavidas” hasta el momento. Obama está escribiendo lo que los libros de historia van a decir de él cuando terminen los ocho años de mandato.

Las negociaciones son largas y difíciles. Quedan por tratar temas que pueden ser bastante espinosos.

Cuba exige la eliminación del bloqueo comercial y financiero, si es necesario incluso a través de un decreto presidencial, y la remoción del país de la lista de patrocinadores del terrorismo en la que se la agregó durante la presidencia de Ronald Reagan.

Estados Unidos buscará que se respete una agenda de Derechos Humanos que le haría ganar credibilidad frente a los principales detractores del deshielo, que lo acusan de ayudar a que se perpetúe el régimen en la isla.

Pero la sociedad no entiende sobre los ritmos de la política, y ya hay signos de un mayor intercambio entre cubanos y estadounidenses. Después del anuncio histórico el 17 de diciembre de 2014, se anunció una suba en los montos y el número de remesas recibidas desde el extranjero, que benefician a un 34% de los cubanos. Sólo en enero, apenas días después del anuncio, el número de visitantes en La Habana aumentó 16%. Los turistas se apuraron a entrar en la isla antes de que lo hagan Mc Donalds o Starbucks. Eso sin mencionar las pequeñas iniciativas privadas con las que sueñan algunos cubanos de cara al futuro.

Entonces, si el deshielo es una realidad política y social, ¿por qué Maduro junta 10 millones de firmas contra Obama y Evo Morales, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner insisten en criticar a EE. UU. en sus discursos?

El presidente Maduro juntó 10 millones de firmas para la eliminación del decreto que acusa a Venezuela de “amenaza” para Estados Unidos, después de que Washington impusiera sanciones a Caracas por violaciones a los Derechos Humanos (después del encarcelamiento de varios opositores).

De cara a la Cumbre, Barack Obama le bajó el tono a la discusión y dijo que “Venezuela no es una amenaza para Estados Unidos”. Pero el bolivariano insistió.

“Los problemas que tengamos en Venezuela, son nuestros problemas”, dijo Nicolás Maduro en Panamá. “Yo me encabrono cuándo hablan de Venezuela, yo no hablo de ningún país”.

“Le extiendo mi mano al presidente Obama”, dijo -menos mal-. Sin embargo, también aclaró que “no le tenía confianza” al estadounidense. Además destacó valores como el “anti-imperialismo” y la no injerencia de otros países en su política nacional.

Evo Morales adhirió y dijo que el decreto no se trataba sólo de “una agresión contra Venezuela, sino contra toda América Latina”. Por su lado, Rafael Correa insistió con que “en el continente continúa el intervencionismo ilegal”.

Cristina Fernádez de Kirchner también respaldó al venezolano y dijo que el calificativo de “amenaza” le parecía “ridículo”.

Pero Obama no escuchó el mensaje. Mientras Maduro y Kirchner criticaban la política exterior estadounidense, el presidente norteamericano abandonaba la sala para llevar una serie de encuentros bilaterales.

Toda una metáfora.

La Guerra Fría terminó. El muro ya cayó y las relaciones bilaterales Cuba-EEUU son una realidad. Pero algunos insisten. ¿Será que el discurso del Siglo XX sirve para distraerse un poco de los problemas del Siglo XXI, como el narcotráfico o la inflación?

 

 

3 comentarios

  1. Dice ser Mauricio Macri

    Osea que latino America se tiene que callar la boca y dejar que USA se siga metiendo por medio de su embajada o directamente como hizo Obama en temas internos de los paises asi como hace en Europa???

    La junta de firmas que hizo Maduro es y fue pre existente a la declaracion de Obama de que Venezuela no es una amenaza…

    Y lo de cuba todos sabemos que fue una movida geopolitica de Estados Unidos para meterse en el bolsillo a un aliado Historico de Rusia… Estamos viviendo una guerra fria a todas las luces, te tiro algunos tips: Guerra de Siria Intervencion Otan y rusia, guerra de Ucrania intervencion Otan Rusia, militarziacion del Artico, sanciones a Rusia de Europa alentadas por USA, Militarizacion y ejercicios militares de Paises Europeos que comparten frontera con Ruisa…

    14 abril 2015 | 18:08

  2. Dice ser Huechu

    USA es un país intervencionista y siempre que lo hace es porque lo guía un interés afín a sus grupos de poderes económicos,este acercamiento es histórico,pero no es sino como un juego perverso de encastre, en dónde el pez grande se sigue comiendo al chico.

    14 abril 2015 | 19:24

  3. Dice ser Venezolano

    Señorita, considero que su análisis está totalmente errado, y que incluso, es tendencioso…

    Cuando Obama anunció las conversaciones con Cuba dijo claramente: “50 años de bloqueo NO han dado resultado y es necesario CAMBIAR DE ESTRATEGIA”

    Esto significa que la Casa Blanca ya no ve a Cuba como una amenaza “IDEOLÓGICA” que pudiese influenciar al resto de países de Latinoamérica. Ahora, la “amenaza” en ese aspecto proviene de VENEZUELA. Es por ello que abrírá la mano a las restricciones hacia Cuba, mientras que endurecerá las relaciones con Venezuela.

    14 abril 2015 | 21:12

Los comentarios están cerrados.