BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Siria: crece la lista negra

periodistasdn

Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova

“Siria es el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo. Desde el inicio de la guerra, más de 55 informadores han sido asesinados y cerca de 40 secuestrados o detenidos. Desde que el  ISIL (Estado Islámico de Irak y Levante)- grupo vinculado a Al Qaeda- apareció en escena en el último medio año, informar sobre el terreno es prácticamente imposible”, así empieza un texto escrito por varios periodistas y que suscriben cien profesionales de este sector.

Hace una semana, nos levantábamos con otra noticia trágica para el periodismo, Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova los habían secuestrado en Siria. Hace tres meses que estaban desaparecidos en el país, el medio para el que trabajaban, El Mundo, mantenía en secreto conversaciones para conseguir su liberación. Ahora, parece que estas negociaciones se han empantanado y han decidido hacerlo público para presionar a su captores para que los liberen.

“¿Dónde estabais todos vosotros durante la caída de Baba Amr (un barrio de Homs bombardeado por el ejército del régimen)? No os vi. En cambio, Javier (Espinosa) estaba allí, ayudándonos a evacuar a nuestros heridos”, dijo un activista sirio a los secuestradores de los dos reporteros. Este activista durante tres días cruzó el país, de sur a norte, sorteó las bombas, para llegar hasta Raqqa, para pedir al ISIS, una fracción vinculada a Al-Qaeda, que liberara a los periodistas.

Esta era una de tantas veces que Espinosa y García Vilanova iban a Siria, más de una decena, desde que empezó el conflicto. De hecho, son de los periodistas internacionales que más han ido a cubrir el conflicto sirio. Después de ir a la destruida ciudad de Deir Ezzor, poco antes de salir del país, cerca de la frontera con Turquía, el ISIS los detuvo, junto cuatro combatientes del Ejército Libre de Siria, grupo rebelde, que los acompañaban. Los sirios fueron liberados al cabo de doce días, pero los dos reportes siguen secuestrados. Lo peor, es que no piden nada a cambio, simplemente, los retienen.

Precisamente, la mujer de Espinosa, la periodista Mónica García Prieto, también se refirió a la tragedia de Homs: “Javier no sólo sobrevivió al bombardeo contra Baba Amr que mató ante sus ojos a dos colegas: eligió quedarse en el barrio hasta que el último civil fue evacuado. Cuando le pedí que se marchase antes de la caída de Homs, me respondió que tenía la obligación de contarlo. Le recordé que nuestros hijos, Nur y Yeray, le necesitaban vivo, y me respondió que los niños sirios necesitaban la atención del mundo”.

Javier, Ricardo, se suman a la tragedia de centenares periodistas, engrosan una lista negra en Siria, que según un informe que presentó en noviembre Reportes sin Fronteras (RSF) alcanza a los 110 reporteros asesinados y más de 60 detenidos, secuestrados o desaparecidos. Entre ellos otro grande del periodismo internacional, Marc Marginedas, periodista de El Periódico de Catalunya, que desde septiembre está desaparecido.

Personalmente, no conozco a Marc, ni a Javier ni a Ricardo, pero sé, por lo que he podido leer en sus crónicas, ver en sus fotos, que son de esos periodistas de los que quedan pocos, que viven la profesión por encima de todo, que sienten el deber de dar a conocer lo qué pasa, que luchan contra las adversidades de la guerra para explicar la verdad, el drama de las víctimas. Casi no quedan periodistas como ellos, de esos que arriesgan su vida por la profesión, una profesión tan necesaria, porque sin sus letras y sus imágenes la realidad quedaría oculta tras las sombras.

Por eso como periodista, como ciudadana, solo puedo pedir su libertad, por el bien del periodismo, por el bien de la profesión, por el bien de sus vidas y sus familias, pero también, sobre todo, por el bien de la información y de la verdad y del derecho que tenemos todos los ciudadanos de estar informados.

Si te ha interesado esta información, tal vez también querrás leer:

http://goldmansachsisnotanaftershave.com/2013/09/24/profesion-de-alto-voltaje/

Nuria Segura Insa

nuriasegura@gmail.com

@Nuriasein

4 comentarios

  1. Dice ser ZIAD

    LOS NIÑOS DE SIRIA SOLO NESECITAN QUE LOS DEJEN EN PAZ TANTO LOS TERRORISTAS ARMADOS DESDE OCCIDENTE COMO LOS PERIODISTAS QUE SE CREEN HERUES CUANDO CUENTAN UNA DE LAS DOS REALIDADES Y ESCONDEN LA SEGUNDA….

    28 enero 2014 | 15:19

  2. Dice ser nuriasein

    Agradecemos tu opinión, que no compartimos. Creemos que la función de un periodista en un conflicto de guerra siempre es vital para mostrar y denunciar las acciones desmesuradas que protagonizan ambas partes del conflicto.

    28 enero 2014 | 15:25

Los comentarios están cerrados.